Femenín plural

La Nueva España, 14/02/2015

Álvarez Cascos renuncia a postulase pa presidente d’Asturies. Siempre fue mui per delantre de Fernández y Fernández y esta vez ’tain’t la escepción. Primero de pasar vergüenza electoral, échase pa un llau. Cuando llegue’l temporal, en mayu, y desencuaderne los vieyos galeones de los Fernández, náufragos al debalu espatuxando enganchaos a un tablón (al mesmu tablón: los dos xuntos’til la Fosa de les Marianes, pero que nadie lo llame amor: nun son DiCapio y Winslet, ningún se suelta en beneficiu del otru), cuando llegue esi día, ehí va tar, estudiando l’océanu implacable, el vieyu llobu de mar tralláu en mil galernes, el capitán Cascos, seguru en puertu, calentando les tripes con un prestosu grog d’ascendencia caribeña y con una sonrisa llaína trevesada pola caña d’una cachimba.

Mientres Cascos se decidía a renunciar, una corverana, lectora de La Nueva España, en coincidencia inspirada, mandaba al periódicu una carta col títulu «Enhorabuena», felicitándose y felicitándonos a toos por tanta despedida política como se gusmia que va haber d’equí a unos meses. Miento: felicítanos a toos y toes,’cause asina lo escribía: «todas y todos». Y tamién: «vecinos y vecinas», «ciudadanos y ciudadanas», «asturianos y asturianas». A esti humilde comentarista, esa desixencia de correción paragramatical (que ya va garrando solera) consistente en duplicar el xéneru nun-y gusta. Tampoco me gusta que la xente faiga chistes fáciles con ella. Por una vez, ’tain’t cosa de desacreditar ridiculizando (procedimientu, d’otra manera, tan válidu como’l que más). Entiendo l’argumentu de que’l sexismu infíltrase insidiosamente na cañada del idioma, na gramática, como un prion foín qu’infecta’l discursu del que ta fechu la vida. Pero la escritura (refiérome a los aspectos formales), digo yo, degrádase si la entendemos como acta notarial de les inxusticies presentes na sociedá o como compensación virtual, vicaria de la realidá que nun nos presta. La escritura, pa que mereza la pena gastar los güeyos con ella, tien qu’aspirar a ser regalu pal lector de bona voluntá. Yo soi esi lector de bona voluntá, predispuestu al aplausu y n’armonía cola sustancia política que denuncia la corresponsal corverana, pero lleer toes eses duplicaciones de xéneru fáiseme subir unes escaleres teniendo que posar los dos pies en cada pasu enantes de pisar el siguiente. Ye pesao, desanima y, amás, amazcarita la razón última y principal del escritu, subordínala o sustitúyela, conviértela en disculpa pa otra reivindicación que s’albidra más deseada: dante la comunión ensin catequesis preparatoria, gran pecáu.

Que l’administración pública, lingüísticamente zombi nesi adormecimientu d’amapoles del que salen les sos circulares y documentos internos, lo pida o imponga a los funcionarios,’tis un mal menor y asumible: los escritos d’esi partu infinitu ensin llibramientu nacen condenaos al ostracismu. Pero’l lector de prensa merez otru tratu, el mesmu que’l lector de noveles. Cuando de noveles se trata, nin la pluma más reivindicativa s’atreve a duplicar los xéneros. Por algo será.

Si se busca una compensación a la tradicional afrenta xenérica, ¿por qué nun defender la inversión en vez de duplicar? Quiero decir: cambiamos los plurales al femenín. Ye remediu enforma más racional y los argumentos que se-y opongan nunca diben ser de raíz estética, como estes repunancies qu’acabo d’esponer yo más arriba: nun diben ser quien a tapar un tufu sospechosamente machista. Nun soi el primeru que lo propón, suéname que Francisco García Pérez, nestes páxines, ya planteó la solución tiempu atrás. Ye cosa de facese a ello. Y nun cuesta tanto:

«Namás dos de les tres presidenciables de los principales partíos asturianos siguen na carrera autonómica: Mercedes Fernández pol PP y Javier Fernández pol PSOE. La renuncia de Francisco Álvarez Cascos sumió nel desconciertu a conocíes dirixentes de Foro Asturias, como Isidro Martínez Oblanca o Carmen Moriyón. El 14 de marzu, el partíu va escoyer la so nueva candidata por votación directa de les sos 12.000 afiliaes. Suenen pa encabezar a les foristes los nomes de destacaes representantes del partíu, como Enrique Álvarez Sostres o Cristina Coto.»

A mi suéname bien.

El quintu conceyu d’Asturies

La Nueva España, 07/02/2015

El quintu conceyu d’Asturies’tis nómada y llámase Xabaliana (Xabayana pa un purista toponímicu, Jabaliana pa un «amigu de los bables»). Son cincuenta mil almes porcines les que lu componen y van a más: peligra’l cuartu puestu de Sieru. Tamién peligra la integridá de Noreña si-yos da por atacar, vengatibles.

Resulta incontestable: n’Asturies hai cada vez más gochos. La gochización del país (y’tis cosa que nun tien que nos caer embaxo) progresó notablemente estos años de crisis económica. Primer llei de Xabaliana: l’aumentu de gochos monteses’tis directamente proporcional a la disminución de población activa. D’ehí p’alantre, espiculamos: ¿trátase de sustitución o de metamorfosis? Escoyer ente les dos opciones’tis retratase.

Si usté milita nel darwinismu neoliberal, verá con más simpatíes la hipótesis de la sustitución. El gochu montés adáptase, reinvéntase meyor que’l paráu de mediana edá o l’universitariu repunante. Alcuentra afayadizos los basureros, gusmia oportunidaes onde otros s’echen atrás por esquisitos. Merez heredar la tierra.

La otra opción, la metamorfosis, prestará-yos a los espíritus dramáticos y/o líricos:

—¿Qué’tis de Pepe, ho?

—Cuántaya que nun sé d’él. Echáronlu pal paru. Debió deprimise y nun saldrá de casa.

Berra otru gochu en monte. Circe atiende nel INEM:

A Pepe ya los brazos-y crecíen

y en dos llacones vueltos se mostraben,

en gordes serdes vi que se tornaben

los pelos que los peines tarrecíen…

¿Tien límite esti procesu de gochización? ¿O veremos llegar el momentu del sorpasso, el día que los humanos quedemos en minoría n’Asturies, el día que desapaezamos en favor de los xabalinos? ¿Habrá un El planeta de los gochos cola estatua xixonesa de Pelayu, entorniada y a mediu enterrar, llevantando, a la defensiva, una patética Cruz de la Victoria que nunca-y molestó al jalufo, por más que presuma de caniles? Quiero pensar que falta muncho tovía, pero cuidáu, que vivimos tiempos de cambios drásticos.

Hai voces que ya protesten contra esta proliferación porcina que xuega a la ruleta rusa nes autovíes y a los buscamines nes pumaraes. Pídense matances, ecos de tiros pente los valles borrinosos, lladríos fieros y gruñíos desesperaos.

Yo, pa eso, la verdá, nun valgo. Vienme a la cabeza aquella historia qu’escribió María de Francia, va novecientos años, de Bisclavret, l’home llobu bretón que salvó la vida de la xauría que ya-y mordía les partes llandies besando l’estribu del rei caballeru. Ún llevanta la escopeta, busca la frente del bichu que se revuelve azotando perros pa los llaos, cruza na cruz de la mira una mirada y, de golpe, descubre qu’esos güeyos alloriaos tienen un brillu humanu conocíu:

«¡Pepe!»

Y, col deu afalagando’l gatillu, otra vez dos opciones: matar al home o dexar vivu al gochu. Claro: esta’tis la escoyeta sentimental del románticu. La del darwinista neoliberal’tis la inversa: matar al gochu o dexar vivu al home.

Una lletrra en mediu’l pechu

La Nueva España, 31/01/15

Postigo, a la izquierda, entrúga-y al periodista si entiende. Semeya Press

Postigo, a la izquierda, entrúga-y al periodista Xuan Cándano si entiende. Semeya Press.

A José Antonio Postigo llamáronlu a declarar y casi declaró amor. El llunes, a la salida de la Xunta Xeneral del Principáu, onde nun-y apeteció decir nada’bout perres, interesóse poles alegríes privaes d’un periodista y entrugó-y si’twas homosexual. Vese que de les perres ya ta refalfiáu, lláma-y más l’atención lo otro. Indecisu, escapaba y volvía pa escontra’l periodista requeríu trevesando la calle Fruela (con eso va tener que tener cuidáu nel futuru: si llega a ser d’equí a unos meses, cuando entre en vigor la normativa que responsabiliza a los peatones como a los conductores, igual lu paren los de tráficu en mediu’l pasu cebra y lu manden soplar o’til-y saquen sangre). «Los mayores amigos míos son gay», truñó, asina, en singular, prudente en materia de plurales difíciles. Y tovía dixo más, tovía afirmó, empapiellando un poco (el día taba fríu, debieron dormíse-y los llabios) pero a voces, pueser que despecháu, que’l periodista nun entendía: «¡No entiendes el lenguaje minero!» Nesi contestu, nun me queda claro si lo de la mina hai que lo interpretar en sentíu rectu o metafóricu: la galería escura, ya m’entiende usté…  Nun hai que s’estrañar por esti arranque de Postigo. Hai estudios que demuestren que, en temporada d’esámentes, los adolescentes mastúrbense más. El llunes, Postigo, que ta fechu un chaval, esaminábase: dispararíase-y la libido, incontrolable. Lo de la Xunta amaneció como comisión d’investigación y lo mesmo acabó siendo’l Día del Orgullu Gay ensin que naide se diere cuenta.

Nel aspectu que nos ocupa (y nun será l’únicu), la de Postigo’tis una personalidá complexa. Porque tamién llamaren a declarar a una señora, una tal Dorina, que la prensa diz que tien o tenía un vínculu sentimental con él. Con esi nome, lo mesmo piensa usté que’tis de Muñón Cimiru, pero non:’tis danubiana. Trabayaba nuna instalación hotelera de la mutualidá que dirixía Postigo. Algún otru mediu faló d’una relación anterior, de nome Daniela, danubiana tamién, empleada nes instalaciones de Roquetas de Mar del Montepío. Ehí hai un patrón de conducta. Nun puede ser casualidá. Algo tien que nos decir tanta monotonía. A mi, inmediatamente, viénome a la cabeza Supermán. Les novies, buscábales siempre cola mesma inicial: Lois Lane, Lana Lang, Lori Lemaris… Si los periódicos dicen la verdá, Postigo tien esa mesma tendencia nes sos relaciones íntimes: Daniela Danubiana, Dorina Danubiana, Dineru Dócil… La consonante d representa un fonema obstruyente, dental y sonoru. Xuzgue usté si Postigo nun tuvo, el llunes, obstruyente (cola comisión investigadora, a la que nun-y quinxo decir nada), dental (casi muerde al periodista que nun entendía) y sonoru (armóla a voces delantre tolos reporteros y fotógrafos de les cabeceres asturianes).

Les coses nunca son’cause sí. Algo tien Postigo de superhéroe. Uniforme de licra color negru hulla, amplia capa al aire y una gran D mayúscula en medio’l pechu, vuela Postigo ente Asturies y el Mediterraneu cargando en cuellu los sos amores de la D. La xente apunta pal cielu, asustada: «¿Será un páxaru?» Un reporteru atrevíu fai altavoz coles manes y grita pa lo alto: «¿Viste a Villa?» («¿V V?»). Y Superpostigo nota, nel so supertímpanu, una vibración distinta, obstruyente y sonora tamién, pero bilabial, incomparablemente más voluptuosa, una vibración desconocida que lu respiga. Echa’l frenu aereu, abre los brazos y suelta pal vacíu el lastre de tanta D sobada y mate, paez qu’hasta-y pica la lletra en medio’l pechu. Y, el puñu per delantre, desciende como una centella a la llamada del dulce misteriu.