Encapuchaos

encapuchaos1

La cara esclariada y la esibición dental de Marta Renedo (una sonrisa falsa como la falsa moneda) delantre l’Audiencia Provincial d’Oviéu contrastaben, na prensa del xueves, col encierru (en términos sanfermineros) revueltu y encapucháu de los diez morlacos esportinguistes que dexaben en manada’l xuzgáu de Xixón depués que la maxistrada-yos diere, provisionalmente, suelta. Hasta neso (o neso más que nunca) vese la diferencia ente aristocracia y tercer estáu. Daba tamién noticia La Nueva España, esi mesmu día, del robu masivu de tapes d’alcantarilla en Xixón: déase usté cuenta del riesgu suicida qu’asumíen los lliberaos fuxendo del cuartón a reblagos ciegos.

encapuchaos2

Ún tien la impresión de que nun hai ultra ensin sudadera con capucha, como nun hai yonqui ensin priesa. Enquivocóse Kubrik, en 1971, al uniformar a los «drugos» de La naranxa mecánica con bombín negru, pero enquivocóse namás en materia de vestuariu, pamidea. Esos encapuchamientos a les puertes de la llei, según pa qué mediu sociointelectual, nun dexen de ser una forma de dar la cara. Maquillen al tapáu con una base de faltonería y descaru (evidentemente), que son valores superlativos según en qué chigres y barrios. Sabedor d’ello, yo, enfotáu nes ilustraciones del llibru de testu de Literatura, siempre-yos esplico a los mios alumnos (en xeneral futboleros que desprecien olímpicamente les lletres) que los inventores de la sudadera con capucha fueron fray Luis de León y san Juan de la Cruz, a ver si d’esa manera-yos despierto l’interés pola poesía ascética y mística. Pero nun funciona. Los dos autores tienen cara de ser del equipu perdedor y eso no mola.

encapuchaos3

Ocúrreseme, «calamo currente», que la xueza de Xixón que lleva’l casu de los ultras podía tener en cuenta esta circunstancia si quier imponer un castigu exemplar: en vez (o amás) de prohibi-yos averase al Molinón, condénelos al recitáu públicu, coral y con cobertura mediática, de la «Noche oscura del alma» dende’l puntu central del Carlos Tartiere nos minutos preliminares a l’arrancada del Oviedo – Sporting de la segunda vuelta de la Liga. Cola capucha puesta, si quieren, p’ambientar el testu. Pero non, qué bobu soi: eso diba ser, tamién, un sufrimientu pal respetable inocente.

Anuncios

Milagru marianu

La Nueva España, 09/09/2017

milagru marianu

Un allerán ecoloxista y emprendedor (entamaor, asturianizando’l conceptu), callandino, callandino, ensin que los vecinos de finca se dieren cuenta (¡!), punxo una mata mariguana de más de mil plantes. Los topos y los melandros, muertos de la risa.

Llegó la Guardia Civil (¿quién sería’l chivatu?), incautó les plantes y detúvolu.

La semeya qu’acompañaba la noticia, el xueves, en La Nueva España ye un documentu gráficu inspiráu y dignu de comentariu. Si nun fuere qu’ún sabe que la Benemérita nun concede posaos veraniegos, casi, casi podía camentar que yera’l casu.

Trátase d’una composición monocromática: verde Guardia Civil sobre verde cannabis. D’espaldes, los cadriles delicadamente desequilibraos, una funcionaria del cuerpu llevanta la cabeza pa (ad)mirar la maría altísima, los coldos plegaos como si aguantare, ente los deos, una cañina cola que s’entretién enredando nuna ensoñación melancólica, pueser que resignada, igual pesarosa. Por metonimia, la imponente vexetación esbórra-y la condición militar y tresfórmala en naturaleza, en muyer, sola nel mundu y autosuficiente. Y, duplicando metáfora, la condición psicotrópica de la planta dota a la muyer esguarcivilada d’un misteriu qu’escede lo individual pa tresformala nel mitu del eternu enigma femenín. Un cuadru dignu del Aduaneru Rousseau.

Resumiendo: que, con incautaciones como ensin elles, la maría pudo cola Guardia Civil.

Sentar el culu

La Nueva España, 02/09/2017

Publicada la sentencia del casu Marea, paez que ya se puede contar:

Yo encargábame de la biblioteca del institutu onde doi clase (esto yera poco enantes de salir a la lluz tol asuntu). Un día, el director entrugóme, estrañáu, por una cantidá importante de meses y sielles poles que s’interesaba la conseyería. ¿Acordábame yo de cuándo pudieren llegar?, ¿sabía ónde taben? Non, yo nin m’acordaba nin lo sabía. ¿Seríen seguro pa la biblioteca?, púnxime. Seguro, non, pero, ¿ónde metes unes decenes de sielles y meses si ya tienes les aules amueblaes? Pero’l mobiliariu de la biblioteca yera estable tamién, argumenté, llevaba años ellí… Dímos-y vueltes a tol centru buscando sielles y meses fantasmes de les que, polo visto, hasta esistíen papeles qu’acreditaben la entrega y recepción por parte del institutu. Tengo que confesar que la cosa yera poco prestosa porque, si nun les atopabes, quedabes delantre l’administración interesada como un incompetente incapaz de rexistrar y localizar un envíu de material de bultu notable, con pates pero inánime pa desplazase a voluntá y xugar al esconderite. Dos díes nos llevó rendinos y declaranos culpables. L’administración nun gurgutió. Qué raro. Al poco, arreventó’l casu Marea nos papeles. ¡Amigu, andaben tres d’ello! Descansemos: nun yéremos incompetentes, yéremos gilipollas.

Yo nun sé si nel Tribunal Superior de Xusticia d’Asturies tamién compraron sielles y meses a Igrafo o a Almacenes Pumarín. Nun ye una posibilidá despreciable. Tengo pa mi qu’usté, yo o cualquier asturianu tuvo’l culu, alguna vez, en contactu con un asientu facturáu por eses empreses. Ningún nos llibramos del tratu ñalgal (anal dependiendo de la postura y la constitución de caún) con Almacenes Pumarín o Igrafo. A saber si esa yera la circunstancia na sala del tribunal onde los agora condenaos asistieron al procesu, a saber si xueces, abogaos y sospechosos nun sedíen sobre’l beneficiu d’eses empreses. Nun hai nada que protestar a esi respectu: diba ser una sedencia acorde colos principios de la Física: una masa a la qu’un tableru horizontal-y reprime la pasión gravitatoria. Eso val unes perres, ye correcto pagalo. Si, contra l’escepticismu popular espresáu nos foros internautas estos díes, los reos culpables acaben ingresando en Villabona, pueser que tamién ellí les posaderes-yos alcuentren acomodu, nel refectoriu, na biblioteca o na capiella (dos d’ellos, polo menos, son xente d’ilesia), en bancos d’Igrafo o d’Almacenes Pumarín reales y sólidos como los barrotes de les ventanes.

Pero les sielles que llegaron y nun llegaron al institutu onde yo trabayo queden, pa siempre enxamás, por estrenar. Miento: problablemente les usen estudiosos espíritus cándidos, anxelicales, invisibles como elles, que, inconscientes del final penosu d’aquellos píos proveedores de material empireu, siguen esperando, ilusionaos, pola pizarra dixital.