Comentarios (de más) al casu de la conceyala de Los Yébenes

Ilustración de Ruma Barbero

Finalmente, la conceyala de Los Yébenes, Olvido Hormigos, ratificó una denuncia contra l’alcalde del pueblu por difundir el video del escándalu. Ya sabe: la conceyala grabóse col teléfonu masturbándose (nótese la importancia esclariadora de la sintaxis: nun ye lo mesmo “la conceyala grabóse masturbándose col teléfonu”), mandó-y la grabación a un “amigu especial”, y, a les poques hores, cumplíase-y el deséu de Roberto Carlos (el cantante): tenía un millón d’amigos.

Dicen nun sé qué y qué sé yo de si esi amigu especial ye un futbolista del Club Deportivo Los Yébenes: asuntu escuru y baxo investigación xudicial del que lo único que podemos afirmar ye que l’involucráu nun se llama Roberto Carlos. A too esto, l’equipu resiéntese del follón: tres derrotes (2-4 en casa col C.D. Illescas, 2-1 en campu del ACDM [?] Horche, 3-1 tamién fuera contra’l Sonseca) y un ruin empate en casa colos de Mota del Cuervo tiñen d’escuro’l notable palmarés del club toledanu, ocho glorioses temporaes en Tercera y agora pates arriba en Primera Autonómica Preferente.

Pero voi centrame. Queda poco que decir sobre’l vídeo. Ya se gritaron insultos contra l’actriz aficionada, acusándola d’inmoral. La Vanguardia hasta se refirió a ella como “la edil yebenosa”, que, pamidea, ye de les coses más fees que se-y pueden decir a una muyer. Tamién comentaron les plumes progresistes, hasta l’aburrimientu, el papel indignu d’esi “amigu especial” y probable porteru qu’arrastró pel barru la honra femenina. Llamo l’atención sobre’l fechu de que la difusión del video coincide nel tiempu cola segunda derrota del C. D. Los Yébenes. ¿Quién nos diz que nun empezó a correr, n’acabando’l partíu, nos mesmos vestuarios del Campu de Fútbol Municipal San Roque, testigu del trunfu horchanu? El futbolista que nun ye Roberto Carlos, rabiáu pola humillación deportiva, recibe’l MMS, mira la pantallina del móvil y ve a la edil reblincona gozando insolidariamente nun momentu tan amargosu; píntase-y na cara una mueca d’odiu y da-y a la opción de reenviar. Ehí empezó la gloria y la desgracia d’Olvido Hormigos, el debate ente la inmoralidá femenina y la indignidá masculina, l’eternu desalcuentru de les dos Españes, etc. Dos públicos distintos y los dos contentos: eso ta bien.

Quiero pensar que l’ésitu social d’esti acontecimientu priváu nun tien que ver cola represión y la envidia d’un país que nun s’orgasmea. Hai madera pa muncho más. Los personaxes en xuegu son impagables: la conceyala salida (¿la política lleva al sexu o’l sexu lleva a la política?); l’home de profesión humilde y bíblica (carpinteru), ignorante de les empreses libertines de la muyer y perprobable corníforu; y esi amigu especial, deportista de tercera fila, babayu y machistón, un Álvaro Mesía del presente. ¡Qué película diba facer Billy Wilder con estos caracteres y una ambientación municipal y futbolera! Piense nesa escena na que’l carpinteru, lloramingón, écha-y en cara los fechos a la conceyala y cónyugue:

—¡Mira qué guapo! ¡Y, pa mi, les fotos de la boda!

Un aspectu de tou esti enguedeyu que nun me cayó embaxo (será deformación profesional) ye l’eufemismu col que la conceyala esplicó l’envíu de la grabación: yera pa “consumu personal” d’esi amigu especialísimu. Usté y yo entendemos a lo que se refier. Mandó-y el vídeo pa que se la cascare ad maiorem aedilis gloriam. ¿Eso denota una personalidá espléndida o presuntuosa? ¿Y esperaba la conceyala, a cambiu, contestación multimedia?, ¿contaba con una grabación del atleta, a vuelta de corréu, dándo-y al rabil con una mano mientres cola otra aguanta’l móvil nel que se reproducen los xemíos regalaos de l’autoridá municipal? Una conxunción orgásmica podía ser un final apoteósicu. Claro: pa esti segundu viedo faen falta dos móviles: reproductor y grabador. Técnicamente, la producción complícase, tamos a un pasu del arte: igual ye esperar muncho d’un futbolista. Aparte, si pegamos el saltu y pensamos ya nuna cinta comercializable, impónse cambiar el nome y la patria de la estrella en beneficiu del efectu libidinosu que se procura. Piénselo:

—¡Tío, mira que peli porno!

—¿Quién sal?

—Hormigos la yebenosa.

Qué va, qué va: deserotiza, nun funciona. Polo menos, comigo. Pero nun s’entienda, por eso, que la faigo de menos: al revés. Yo, personalmente, téngo-y simpatía, como-y la tengo a cualquier persona atrevida, decidida… emprendedora.

Anuncios

Monseñor y los vampiros

Investiguen a monseñor Reig Pla, obispu d’Alcalá de Henares, pola homilía que predicó en Televisión Española na misa de Vienres Santu. Un xuez d’Alcalá pidió-y el vídeo a TVE pa decidir si monseñor ye un delincuente o non. Yo mirélu en YouTube, que s’acaba primero, pa investigar pola mio cuenta, gratis et amore, ensin gastu públicu y en beneficiu de la ciudadanía española.

Lo que fai l’obispu nel sermón ye prevenir a “aquelles persones […] que van a clubs de hombres nocturnos.” Y l’avisu ye: “Os aseguro que encuentran el infierno.”

Vamos por partes: ¿quién son esos “homes nocturnos” a los que se refier monseñor? (porque hai que ser mui tosquín pa nun ser dar cuenta que l’axetivu “nocturnos” vincúlase al sustantivu al que s’arima, “hombres”… ¿o vamos pensar que los obispos, supervivencia preciosa de la oratoria antigua, nun saben organizar correctamente una oración?, ¿que tamién ellos, y los seminarios católicos que los producen, son víctimes d’un sistema educativu degradáu, nel que se da p’alantre al que tien tres asignatures suspenses [Ontología, Teodicea, Lengua Castellana…], con tal de conseguir el númberu de titulaos requeríu pola autoridá educativa clerical?, ¿que puedes acabar siendo obispu cola Homilética suspensa…?). Usté mismu (si ye caballeru o paisanu) puede ser un “home nocturnu”, vamos poner por casu, los sábados a la nueche, si-y apetez salir a beber un cacharru, si va a la última sesión del cine o si tien guardia de bomberu. El propiu monseñor Reig Pla puede ser un “home nocturnu” si pierde de dormir por ver España en la memoria n’Intereconomía. Entendío asina, la categoría “home nocturnu”, de tan global, nun tien razón de ser. Va per otru llau l’obispu complutense. Si la so referencia tien algún valor, será por específica, por aludir a un tipu d’homes que nun son nocturnos esporádicamente, sinón sustancialmente. Y d’esos, namás esiste una clase: los vampiros.

Sí: monseñor Reig Pla referíase a los vampiros. Y claro que los que traten con vampiros “encuentran el infierno”. Los vampiros son espíritus condenaos, son el mal encarnáu, son l’infiernu bípedu y ambulante. Enemigos de la Fe (con mayúscules de nome propiu, como correspuende a l’auténtica), reculen delantre la Santa Cruz, glayando como cuervos y tapando, cola capa, la cara esblanquiñada del que vive na sombra perpetua. ¡Nuna mano la Cruz y na otra la estaca, y a facer polvu d’ellos: pa eso recibieron de Dios dos estremidaes superiores los cristianos! Tamién ye verdá que venía bien otra tercera pa garrar el martiellu col que pegar na estaca, pero, bueno, la Cruz tien un diseñu polivalente del que se puede echar mano en casu d’apuru. Si hai qu’espetar la estaca a cruzazos, faise.

Y yo nun duldo qu’eso ye lo que quier facer monseñor Reig Pla: espetá-yosla a los homes nocturnos. ¡A saber si nun procedería ya unes cuantes veces! La Humildá, virtú cristiana por antonomasia, nun lu diba dexar presumir de cuántu polvu fexo con ellos. Pero hai veces qu’hai que dexar la Humildá pa prau y confesar los trunfos, ofrecese de modelu en voz alta y pública, si d’esa manera se puede ayudar a otros que tamién quixeren espetar y espetar, pero nun se deciden o nun saben nin cómo se remana la estaca, nin aú tán esos clubs onde cazar nosferatus. Esperamos, con ilusión y esperanza, un pasu al frente, una salida a la lluz reveladora, apostólica, d’esti nuevu Abraham van Helsing de la Fe: l’obispu d’Alcalá d’Henares.

La fame del Rei

El Rei tien fame. Dizlo’l fíu, que lu visitó nel hospital. Agora podía yo poneme farrucu y presumir de pitonisu, de la noticia que di, na entrada anterior d’esti blog, sobre la voracidá de la familia real. Pero nun soi presumíu. Amás, tengo mieu que se tean malinterpretando los síntomas. El Príncipe proclama la fame del Rei pa tranquilizar la natural preocupación de los súbditos pol estáu del monarca, según aquella certificada relación ente apetitu y salú. Pero nun ye lo mesmo tener fame a la salida del turnu de noche del pozu Nicolasa qu’a la vuelta d’un safari n’África. La fame, si tien raíz africana, ye mala señal.

La xente ta mui refalfiao, saca billete pal continente negru a lo xole, ensin parase a pensar nos riesgos. Depués vuelven como vuelven: con malaria, ébola, tatuaos a la henna o con fame. Hai que tar mui pendiente cuando se visita África. El Rei, andando tan campante pela sabana cola escopeta al costazu, lo mesmo enganchó, ensin dase cuenta, una fame africana. Y cuidáu, qu’aquelles fames nun son benignes como les d’equí, que se curen, como si tal cosa, con una visita a La Nueva Allandesa o a Casa Koty. Les fames africanes son insidioses, recurrentes, insondables.

Si usté o yo sufriéremos de fame africana, l’asuntu nun diba tener trescendencia ninguna alluendi la ruina familiar y l’inevitable estropiciu de vida social. Pero, tratándose de la másima representación del Estáu, les consecuencies pueden ser gravísimes. La tensión que se puede apoderar del monarca, por poner un casu, nun cóctel protocolariu que-y ofrezan na Casa Blanca viendo pasar bandexes con arcees turriaes sobre pan de centén, ¿quién nos garantiza que nun lu faiga perder la compostura delantre la primer dama neovexetariana que-y fala, cortésmente, de les bondaes de la dieta mediterránea?; ¿y si una acumulación salivar y empapiellona, causada pola tardanza del camareru nipón en saca-y la bolsina venenosa al pexe globu, dificulta tovía más, delantre del emperador, el verbu ya enforma líquidu y escuru del Rei y estropia un conveniu salvador de compra de lletres del Estáu?; ¿o cuánto diba pescar la flota del sur si don Juan Carlos pon más atención nos pinchos morunos de corderu que nes palabres cariñoses y meliflues del homólogu marroquín? Considere usté la circunstancia de qu’esta gana infartucable se faiga de dominiu públicu y cuerran peles cancilleríes primero, y depués per toles calles, caminos y caleyes d’Europa, espresiones pol estilu de «pasar más fame que’l rei d’España»: la humillación definitiva nel momentu económicamente dramáticu que vivimos.

Peor tovía: nun podemos descartar qu’esta fame-y la pegare alguién al Rei allá alantrones. Si ye esi’l casu, y la fame ye pegañosa, la situación garra tintes apocalípticos. Porque ya anunciaron que, namás salga del hospital, va celebrar l’audiencia habitual col presidente del Gobiernu, don Mariano Rajoy. Y, depués, el señor Rajoy verá a los ministros y a otros presidentes autonómicos pa dicta-yos normes y planes salvadores. Y los presidentes autonómicos volverán a los sos despachos más o menos periféricos y convocarán a conseyeros pa treslada-yos les disposiciones de La Moncloa. Y los conseyeros echarán cuentes, en mangues de camisa, con asesores y secretarios arrenegando de los presupuestos ordenaos, y al final d’esa imparable y terrorífica cadena andanciosa, ensin falta de que cuerra más d’un par de díes, tamos usté y yo, pasando fame.

Impónse una cuarentena real.

Carne d’elefante

Mio padre comió carne de melandru. De chaval, subía pal monte con Xosepín de Benilde, un cazador del pueblu. Comíen de lo que caía. Con un melandru (que, según el relatu de mio pá, ye grasientu y pesáu) fartucábense los dos y sobrába-yos. Por eso m’espanta pensar cómo serán les cenes y les dixestiones de la familia real española, que, cuando s’echa al monte, nun ye pa menos d’un osu. Na Zarzuela, los melandros deben servilos de pinchinos col vermú, rebozaos como les gambes a la gabardina. Cada vez que’l Rei sal cola escopeta, el bichu a pol que va ye más grande: en 2004, fue un bisonte polacu; al otru añu, falóse d’un osu rusu; agora, un elefante d’Okabango; ya lu toi viendo, en cuantes la prótesis de cadera lu dexe, arponear una ballena nel Pacíficu norte.

En palaciu son munchos a la mesa, ye verdá, y l’únicu que mete comida en casa ye él, pero, con eso y con too, lo del elefante alcuéntrolo un poco desaxerao. Deben tener en sótanu un arcón de la de mi madre pa que nun se-yos pierda la carne. Y eso contando con que los elefantes tienen munchu desperdiciu, pol estilu de les ñocles. Ente pelleya, cabezona y pates, desaprovéchense una montonera d’arrobes. Porque hai que suponer qu’eso nun lo comerán. Yo, polo menos, nun lo diba comer, y fui mediopensionista na Universidá Laboral de Xixón. Pero, a saber: la nobleza ta fecha d’otra pasta. Lo mesmo se peguen poles uñes o’l rau. Y, d’otra manera, tán los neños.

–¡Güelito!, ¿acabóse l’osu? ¡A mi gustábame más l’osu del otru día!

–Ya, guapina. Pero hai qu’aprender a comer de too, que nunca se sabe cuándo van venir mal daes.

Polo visto, el meyor mes pa cazar elefantes en Botsuana ye esti d’abril. Informéme n’Internet (soi funcionariu de la enseñanza y tengo munches vacaciones, tol mundu lo sabe), y, si quies un safari d’home blancu, con agua caliente y televisión vía satélite a la vuelta de la cacería, la cosa sal por unos 30.000 €. Paezme que ya toi viendo a más d’ún echar les manes a la cabeza y protestar, con maldá republicana, polo cara que nos sal la monarquía. Pues non, mira tu. Primero de ponese a espatuxar convién garrar una calculadora y parase echar cuentes pa nun acusar a lo xo nin facer el ridículu.

A ver: un elefante africanu machu pesa alredor de 7.000 kilos. Vamos poner qu’una tercer parte d’esi pesu ye desperdiciu: quédennos, en númberos redondos, 4.500 kilos aprovechables. Si divido los 30.000 € ente estos 4.500 kilos, resulta que’l kilu d’elefante queda a menos de 7 €. ¿Ye caro? Piense usté a cómo anda’l xatu: a 18,20 el kilu d’entrecot en Carrefour hoi, 14 d’abril. Si don Juan Carlos fuere hoi a Carrefour a por 4.500 kilos d’entrecot, la cosa diba salinos a los ciudadanos españoles por 96.750 €, ¡el triple qu’un elefante!

Si se mira bien, cazar un elefante en Botsuana ye una razonable medida d’aforru digna d’emulación nestos tiempos de carestía. Namás hai qu’invertir un poco nel arcón conxelador, pero amortízase col primer safari: los númberos nun engañen. D’otra manera, los gastos del tresporte medicalizáu y de la prótesis de cadril del cazador cúbrelos el seguru: seguro.

Escribo too esto porque nun se me pasa pela cabeza la otra posibilidá: que’l Rei fuere allá alantrones namás que pol gustu de ver cómo s’esbarrumba un animal que fai vida de familia tan contentu cuando él, a una distancia prudencial, engarfia’l deu índiz de la mano derecha alredor d’un gatillu. Conducta pol estilu ye inimaxinable nuna persona formada nos selectos centros educativos onde tradicionalmente cursen estudios los miembros de la familia real española. Porque, si nun fuere asina (y respígome namás de pensalo), ¿de qué diben valir tolos planes d’escelencia educativa que prepara’l Gobiernu de la nación?

Pol bien del mercáu editorial

Si, al final, la infanta Cristina resulta que ye inocente, mui inocente tien que ser. Trataríase d’un casu d’inocencia inocente, que nun ye lo mesmo qu’inocencia redundante. A algunos, ser inocente por inocencia consolarálos, pero nun ye la meyor manera de ser inocente. Hasta hai maneres de ser culpable preferibles.

Del asuntu de la inocencia o culpabilidá de los duques de Palma, interésenme namás les posibilidaes literaries qu’ofrez: ye l’únicu provecho que se-y va poder sacar. Un esquema (soi otra víctima del estructuralismu) igual ayuda a entendeles:

  1. El duque de Palma ye inocente.
  2. El duque de Palma ye culpable y
    1. La infanta Cristina ye inocente por inocencia.
    2. La infanta Cristina ye inocente ensin inocencia:  oxímoron.
    3. La infanta Cristina ye culpable ab initio.
    4. La infanta Cristina ye culpable por corrupción: paremiolóxicamente, “faise la gocha al gochu”.

El puntu 1 ye despreciable, un end of the line, que se diz nel gran idioma del presente: déxanos ensin trama, mata la historia prenatalmente, abórtala.

La posibilidá 2.2 consiste nuna pieza de Ionesco, teatru del absurdu: un productu ensin públicu nin mercáu que nun diba atopar editor.

2.3 ye Balzac y la so descendencia, hasta llegar a la policiaca francesa y norteamericana (la europea nórdica tien otra filiación, provién de Hansel y Gretel). Puede publicase y producir alguna perruca, pero tampoco un pelotazu, nun hai que s’engañar, porque, por desgracia pal lector mediu contemporaniu, nun se trata d’una pareya agorrumbada alredor d’una mesina redonda tapada con hule a cuadros desteñío, les manes calzaes con mitones roñosos y faciendo montoninos de monedes n’equilibriu inestable a la lluz d’una vela consumida. El tema diba requerir revesosos detalles financieros y conspiratorios que diben humillar l’intelectu mileurista del ciudadán, incapaz d’entender otra maniobra financiera que nun seya poner al día, con mano temblorosa, la llibreta del bancu.

Onde tán les ventes, onde ta la pasta (editorial, digo) ye nes opciones 2.1 y 2.4: la muyer engañada y la muyer seducida/corrompida. Nos dos casos, l’home ye’l malu, el personaxe infame del relatu. Hai un públicu potencial multitudinariu (formáu pola televisión o poles lectures xuveniles con valores) pa esti tipu d’histories sentimentales, cada vez más democrátiques y populares nel camín de vuelta cultural que nos lleva otra vez a Corín Tellado y a la fotonovela, si ye qu’alguna vez nos salimos d’él. Más tovía contando col plizcu esóticu qu’aporten los títulos nobiliarios. Si pudieren amestase querindongues al guión, inmeyorable.

La fiscalía anticorrupción de Mallorca paez que ya lo entendió asina. Esperemos que’l xuez tamién sepa tar a l’altura de les necesidaes del mercáu editorial.

Noblesse oblige

El duque de Palma declaró tol dolmingu delantre’l xuez, señal de que ye un noble d’a perrona. Cuesta imaxinar al marqués de Bradomín, al conde Drácula o al Príncipe Valiente contestando, sumisos, a les preguntes d’un funcionariu pequeñoburgués. Habrálos que digan qu’esos tres son nobles ficticios, pero, ¿y esi otru? Nin siquiera colos títulos de mentira aguanta comparances. Digo yo que tien qu’haber folixa nes cases de los grandes d’España viendo’l resultáu que dan estos ducaos de nuevu cuñu.

Y lo menos noble de la declaración ye’l día de la cita: domingu, fiesta de guardar. Si a Bradomín-y dicen qu’incumpla’l tercer mandamientu pa presentase nun xuzgáu, la contestación ye fácil de suponer:

—Imposible: esi día tengo la mio cita de toles semanes col Crucificáu.

—¡Pero mire que, si nun se presenta, incurre en delitu de desobediencia!

Y equí ye cuando un noble comme il faut da la talla:

—Primero inocente pa Dios que pa los homes.

Va ser verdá qu’esa dignidá inamovible, displicente, heroica, nun s’aprende fuera casa los padres. Fue atributu, in illo tempore, del aristócrata orgullosu y del proletariu en guerra, especies les dos que se sabíen percima los tribunales. Nun yeren espíritus tan democráticos como’l duque (momentaneu) de Palma, qu’asume humildemente la so condición conciudadana, espuesta a la nación pol suegru, de manera exemplar, estes pascues d’avientu pasaes.

Pero, ente un marqués carlista, feu, católicu y sentimental, y un conde post-isabelín (anque igual él nin lo sepa) por réxime de gananciales, guapu, deportista y emprendedor, les mios simpatíes van tar siempre de la parte del primeru, porque sí y por quién ye l’autor de caún de los personaxes.

La duda cartesiana y los gochos monteses

El Tribunal Supremu inhabilita al xuez Garzón por un delitu de prevaricación y por restrinxir el derechu de defensa, argumentando que lo de les escuches a los deteníos ye una práctica propia de rexímenes totalitarios, etc., etc. Dicho d’otra manera, el Supremu inhabilita al xuez Garzón por robar palabres: les palabres privaes de los imputaos nel casu Gürtel. En cambiu, como ya s’encargó de facer notar una parte de la oposición, los imputaos por robar dineru siguen ensin sentencia. Esta situación tan particular (la preeminencia, pal Supremu, de la investigación del robu de palabres frente a la del robu de perres), dignifica’l llinguaxe y tien que ser motivu d’alegría y satisfacción pa los que-yos tenemos más apreciu a les lletres qu’a los númberos: al clan de la escritura creativa.

Pero, d’otra manera, paez razonable pensar qu’esa preeminencia de les palabres sobre les perres nun la comparten los beneficiaos, los imputaos nel casu Gürtel: invertiránla, lo más seguro: son xente aficionao a la inversión. Y nun van solos: el común de la sociedá, el propiu xuez Garzón y los miembros del Tribunal Supremu pondrán les perres percima de les palabres, pamidea, como artículu dignu de sustracción.

¿Entós?

Umm…

Amás, ¿tanta entidá tenía’l robu como pa once años de pena? Dicho d’otra manera, ¿qué tipu de palabres robó’l xuez Garzón? Palabres insignificantes: sustantivos muy comunes, vulgarismos, repeticiones, redundancies, estructures sintáctiques incorrectes, cursilaes, pelotillismos, cariñismos empalagosos, rises babayes y morralla en xeneral. Tampoco ye como si-y tuviere robao un sonetu a Quevedo presu en San Marcos de León, una carta a Xovellanos en Bellver o unos apuntes a Wilde na cárcel de Reading. Robó céntimos, non millones.

Claro que, ¿eso qué tien que ver?, ¿nun ye esto una democracia?, ¿nun val lo mesmo’l votu d’un analfabetu funcional que’l de la filósofa Amelia Valcárcel? Entós, ¿por qué van ser menos valioses les palabres de Correa o Álvaro Pérez que les de Wilde o Jovellanos?, ¿por qué diba ser menos delitu atentar contra unes que contra otres?

Umm…

Pero, si lo pensamos asina, desrelativizamos, o deseconomizamos, el réditu de les palabres: entramos nel campu de la dignidá, non del valor material. Y, entós, ¿contra qué dignidá atentó’l robu del xuez Garzón? Una posibilidá: contra la de los que les compunxeron y pronunciaron con independencia de la so formación o de la so intelixencia, lo mesmo da que fueren oradores romanos o hooligans del Molinón; con independencia del valir estéticu del oxetu inmaterial robáu, porque’l robu nun atenta contra esi oxetu, seya un discursu nel Senáu o un berríu nes grades del fondu Sur, sinón, personalmente, contra Marco Tulio Cicerón o contra Joshua Ortiz, pa entendenos.

Pero, ¿y nun tienen entidá propia les palabres (y en consecuencia dignidá y derechos) independizaes ya del humanu fonador que les produxo? Yo siempre lo entendí asina. Les palabres manipulennos, comprométennos, sobrevívennos… Claro que, si la tuvieren, lo de Garzón coles escuches nun diba ser un robu, sinón un secuestru.

Umm…

Volviendo a les reacciones que prevocó la sentencia, hailos indignaos y hailos contentos. Representantes bien informaos de los primeros espliquen qu’esta condena ye subalterna del otru casu en cursu contra Garzón: el de los crímenes del franquismu. Si tuvieren razón, sobraben motivos pal enfadu… más tovía: pa la rabia y el desacatu. Disparar a un indefensu na cabeza ye un crime aborrecible, imperdonable y que nun caduca, y si un xuez decide investigar, fai bien. Afirma esta corriente d’opinión que lo de menos fueron les escuches a los peseteros o vividores de los negocios de Correa: trátase d’un xuiciu ad hominem, destináu ex profeso a acabar cola carrera fadiante d’un paisanu, non a cuidar del imperiu de la llei.

Nel sector de los contentos cola sentencia declárase abiertamente la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre. Y, personalmente, gustaríame conocer tamién la opinión de los ciervos o de los gochos monteses contra los que dispararía Garzón nes caceríes de señoritos nes que participaba allá alantre, pelos latifundios del Sur. Aquellos seríen disparos implacables, ensin parentescu cola fame o la necesidá de la familia del cazador: disparos ad porcum, diríen les víctimes.

Umm… Un asuntu enguedeyáu esti, llenu d’aristes, llenu d’escayos. Nun ta claru’l motivu verdaderu del xuiciu, roceamos de la condena y, por nun saber, nin siquiera sabemos si’l condenáu nos cai bien o mal. Tamién ye verdá que, namás por velo asina, borrinoso, confuso, tamos ya alineándonos con una parte de la sociedá dividida: la que practica la duda cartesiana. De la otra parte tán Esperanza Aguirre y los gochos monteses.