Cuestión nominal

L’ayuntamientu de Xixón va aprobar (paez ser) una nueva ordenanza municipal pa prohibir la mendicidá, ente otres coses. Algo tendrá que ver (eso pensámoslo toos) la presencia de tullíos y humillantes, que paecen transtemporaos de cuando les guerres de Flandes, na calle Corrida. Esi paisanu al que-y falten les piernes, posáu nuna tabla con ruedines, o esi otru que resfrega la frente en suelu en mediu la vía pública, son impactantes. Nun’tis una cosa distinta lo que pretenden bien d’artistes con vocación prevocadora, esponiendo cadáveres humanos o animales, deformidaes, fluidos corporales, miseria y peste. Entiéndese, pues, que tenemos una galería de creaciones espontánea y gratuita nes calles de Xixón. Nun quiero pensar que los munícipes xixoneses quiten de pedir (verbigratia, d’actuar) al tullíu ensin piernes, que nos sal de baldre, pa que Cajastur nos eduque, al poco, con una performancia de Paco Cao disfrazáu de probe de pedir, un cartelu colgándo-y del pescuezu que ponga “Paso hambre” y abriéndo-yos la puerta de la Iglesiona a les paisanes qu’entren al rosariu, too ello a cuenta del presupuestu de la Obra Social y Cultural (si’tis que tovía esiste). En fin: que, p’acabar cola mendicidá, lo único que fai falta’tis cambia-y la denominación y llamala arte. Como toles coses d’esti tiempu que vivimos, el problema’tis estrictamente nominal.