La peste

La Nueva España, 25/08/2017

Desfecha la banda criminal de Ripoll, llega’l tiempu de los opinadores y de les espiculaciones. Tertulianos polivalentes denuncien responsabilidaes en complicidá tendenciosa col públicu de según qué cadena televisiva o radiofónica. Los medios, atentos, aprovechen cada tanxente humana que pueda ampliar les llendes de la noticia.

La onda llega hasta Asturies. Les cámares visiten centros de rezu musulmán abiertos nel país y entrúgase a los responsables qué criterios se siguen pa contratar predicadores. La prensa reproduz pintaes antimahometanes, fresques del día nes paredes de les nuestres villes. Y n’Internet, esi poderosu archipiélagu d’alderiques efervescentes, engárrense, otra vez, la progresía d’inconsciente raigón cristianu, amante del mea culpa, que carga al llombu occidental les responsabilidaes de toles inxusticies del mundu, y el covadonguismu partidariu d’una preventiva desparasitación foriaticida de la llosa astur.

Les voces son munches, tantes que ye fácil supone-yos más aire que sustancia. Procede buscar una intelixente, sensata, iluminadora, y pa eso fai falta apartase del guirigái inmediatu. Yo apártome setenta años, hasta la fecha en qu’Albert Camus publicó una gran novela, «La peste». Abúltame que merez la pena lleer los dos últimos párrafos de la obra a la lluz de los acontecimientos d’estos díes. Déxeme que-y refresque l’argumentu: la peste apodérase d’Orán. Clausúrase la ciudá pa evitar l’espardimientu del mal extra muros. La vida na ciudá, como ye de suponer, altérase radicalmente. Un médicu, Bernard Rieux, ayudáu por un puñáu de colaboradores, conságrase a combatir l’andancia con pocu ésitu. Por fin, depués de munchos meses, de manera tan imprevista como españó, la peste desapaez y la ciudadanía invade les calles pa festexalo. Y remata Camus, refiriéndose al so personaxe, Rieux:

«Pero sabía, de toles maneres, qu’esta crónica nun podía ser la de la victoria definitiva. Nun podía ser más que’l testimoniu de lo que fexo falta cumplir y de lo que, de toes toes, diben tener que cumplir tovía, contra’l terror y la so arma incansable, pesie a los sufrimientos personales, tolos homes que, non pudiendo ser santos y refugando admitir les plagues, esfuércense, con eso y con too, por ser médicos.

»Oyendo, sí, los gritos d’alegría que subíen de la villa, Rieux yera consciente de qu’esta alegría taba siempre amenazada. Porque sabía qu’esti xentíu folixeru ignoraba lo que se puede lleer nos llibros: que’l bacilu de la peste nun muerre nin desapaez nunca, que puede quedar décades apigazáu nos muebles y ente la ropa blanco, qu’espera pacientemente nos cuartos y que, pueser, vendrá’l día que, pa desgracia y aprendimientu de los homes, la peste despierte les sos rates y les mande a morrer a una ciudá feliz.»

Anuncios

Subliminal

La Nueva España, 12/08/2017

 

1001 2017-08-12

D’izquierda pa derecha, l’inseguru Dionisos neñu, la musa musical Euterpe, la fecunda Deméter y l’apolineu fíu de Zeus y Leto.

Pues a mi gústenme los carteles de San Mateo… como tamién me gusten les Pintures Negres de Goya. Alcuéntro-yos (a los carteles) una doble virtú: económica y propedéutica (¡qué ganes tenía d’usar esta palabra!). Lo primero, porque son reciclables: col cambiu mínimu que supón quita-yos la banda superior colorada onde figuren la fecha y l’advocación, valen p’ambientar Difuntos. Lo segundo, porque l’artista, arrogante, prepara, pa otros que vengan detrás, un camín llibre de torgues representatives tradicionales, caduques, preposmodernes. Pa en delantre, cualquier imaxe ye susceptible d’acompañar cualquier testu a efectos icónicos. Lo mesmo qu’él usó cuatro estampes con seres humanos p’aludir a la fiesta carbayona, bien podía echar mano… qué sé yo… d’otros tantos productos de la güerta: calabaza, pepinu, berenxena y rábanu, por caltener un aire compositivu cola obra espuesta.

En cambiu, a los conceyales del Partíu Popular nun-yos dan más, paez qu’hasta los ofienden. Tienen razones pa ello pero, pamidea, más que veles, albídrenles. Opinen de manera irreflesiva anque acertada. Gusmien un aquel que los agravia pero nun son quien a trescalar la sutil ofensa, la maldá subliminal claramente enveredada pa escontra d’ellos. Si la xente de Caunedo me lo permite, voi echa-yos un gavitu.

Primero, tando la fiesta de la capital consagrada a un apóstol del cristianismu, la imaxinería usada ye claramente pagana. Nun hai que se romper muncho la cabeza pa ver que los cuatro personaxes representaos son Euterpe, Apolo, Deméter y una especie de Dionisos infantil. Siendo’l PP, como ye, l’únicu paladín que-y queda a la Ilesia católica nel laicizante espectru políticu asturianu, esti ye un tema que nun-y puede resultar indiferente.

Pero hai agresiones visuales más foínes y, al empar, más directes. Obsérvese la composición de les cuatro semeyes. La lluz entra siempre pela izquierda mientras que la derecha ye la zona escura, el territoriu de les sombres. Más tovía: esi perfil qu’adopten los olímpicos, más o menos acusáu según qué estampa, nun ye caprichosu: conlleva que-y dean el culu, siempre, a la derecha. Y nun tien que nos caer embaxo la particular postura de les manes de los dioses. Apolo y Deméter espurren cuatro deos de la mano izquierda d’una manera desaxerada, podía pensase qu’hasta faltona. Cuatro son los conceyales que-y falten al PP p’aventar al tripartitu pa fuera’l poder. Por si la cosa tuviere poco clara, Euterpe enseña los mesmos cuatro deos, tiesos, evidentes y prevocatibles, pero de la mano derecha, dominada, eso sí, por una mano izquierda superpuesta en clara metáfora política. Dionisos neñu medio espurre tres deos namás. Esplicáron-y que teníen que ser cuatro pero como, por voluntá del fotógrafu, representa a tolos preadolescentes ordinarios y verdaderos, esos pa los que’l sistema educativu ye la Gorgona y les Matemátiques los misterios eleusinos, él, inseguru, punxo tres.