Los doce de Fernández

Ofiéndeme muncho que llamen “comité de sabios” a los asesores qu’acaba de buscar el gobiernu de Javier Fernández: vese que soi un repunante. Ún ya nun-yos guarda respetu namás qu’a les palabres,’cause nun tienen capacidá de traicionase. Son inocentes como los perros: si muerden’tis culpa l’amu. Y hai que ser un cabrón pa enguizar perros o palabres.

El que decidió apegá-yos l’axetivu “sabios” a los economistes, abogaos y técnicos que formen el susodichu comité (y atención a l’ausencia d’humanistes: ’tain’t casual, el despreciu a les Humanidaes forma parte de la tradición de la Federación Socialista Asturiana: asina-yos va, cada vez peor)’tis d’esos. Poniéndo-yos tal apelativu insulta al rei Salomón, qu’esi sí’twas sabiu y distinguía les madres verdaderes de les falses mandando partir neños en dos. El disgustu de les madres cuando-yos apurres cachos de fíu debió aprendelu Salomón, de príncipe infantil, oyendo a la d’él llorar les feríes mortales d’Absalón, o viendo a les parientes arrancándose los pelos enriba los fíos que-yos escuaxaringaren los filisteos, los cananeos, los amorreos o los gonorreos naquelles guerres bíbliques qu’entamaba so padre, el rei David.

Y’tis que la sabiduría mana de la fonte constante de la vida; del pozu del estudiu sáquense, con munchos llabores, calderaos irregulares de conocimientu. Nun sé si los de la selección de Fernández andaríen muncho o poco a la fonte, pero eso’tis lo de menos,’cause él llamólos pa que-y dean agua del pozu. Por eso, lo de “comité de sabios” vamos dexalo pa prau. Comité d’espertos, que tampoco ta mal: el comité d’espertos de Fernández.

Pero, pa tras, vien lo del númberu: doce. ¿Por qué nun podíen ser ocho, once o trece? Hai númberos con más tirón, nun se puede ignorar. El cuatro, por exemplu,’tis un probe desgraciáu color mate. Ente los trunfadores brillantes, en cambiu, tán el tres (los tres gochinos, el Trío Calaveras…), el siete (Los Siete Magníficos, Los siete contra Tebas, les siete maravilles del mundu…), el diez (Diez Negritos, los diez mandamientos, les diez plagues d’Exipto…) y el doce (Doce hombres sin piedad, Doce del Patíbulo… los doce apóstoles). La xente tien la cabeza formateada pa que les coses s’axusten a esos númberos guapos, dan meyor titular. Asina que lo del comité de los doce sabios/espertos empieza a feder a operación de marketing diseñada pol gabinete de prensa del gobiernu: los doce apóstoles de Fernández (porque digo yo que-y prestará más vese como Cristo salvador que non como Lee Marvin: mandando un pelotón de delincuentes).

Otra reflexón al rau d’esti comité: la constatación del carácter elitista de la política de la FSA. Históricamente, esti tipu de procedimientos denomináronse despotismu ilustráu y’twas recursu de gobiernos conservadores en tiempos que piden la vuelta de la tortiella. Frente a esto, notru cabu del mapa ibéricu, naide-yos puede negar a los partíos ganadores de les elecciones catalanes, (con independencia de que guste poco o muncho’l so proyectu soberanista), CiU y Esquerra Republicana, que cunten cola complicidá de les mases o, si se quier, que se sumen a les mases que tomen les calles. Qué maneres más distintes d’entender la representación ciudadana: respaldase na xente (Mas, Junqueras) frente al autoritarismu (la auctoritas del Derechu romanu que s’atribuye a dellos “sabios” cualificaos pa emitir opiniones) vertical y torremarfileña de Javier Fernández.

Pero’l de Mieres tampoco lo puede facer d’otra manera. P’apelar al pueblu hai que s’agarrar a factores emocionales, y namás se me/nos ocurren dos: la nación y la clase social. La nación saca ronches na executiva de la FSA y na llucha de clases ya va cuantayá que nun cren (véase cuántos parias de La Tierra figuren ente los dos apóstoles de Fernández: Ø). Nun tien por qué chocar esti gustu del presidente asturianu poles minoríes selectes si tenemos en cuenta l’apoyu que-y dio’l pueblu  nes pasaes elecciones: un ruin octavu (1/8) del universu con derechu a votu. Siete de cada ocho asturianos nun lu queríen(mos). Apréciese nel gráficu.

fraccion_un_octavo_2

Cánidos

Informadores y tertulianos siguen diciendo que marchen del país los mozos más preparaos y con más iniciativa. Ergo, los que queden, deben ser los menos preparaos y más cobardes, los que peor s’adapten a los cambios. Esto traime a la cabeza los perros y los llobos (y entiéndase que, pa mi, «perru» como apelativu’tis emponderanza y nunca insultu).

Paez ser que, va 15.000 años, dellos llobos descubrieron que’twas más fácil vivir en compañía humana y empezaron a llambenos les manes. Nun sé cómo los nuestros antepasaos pudieron vivir’til entós ensin esi xestu,’cause nun hai bichu con más falta de que lu llamban que nosotros… pero’tis otru tema. Aquellos llobos llambemanos asociáronsenos y aceptaron que los cambiáremos d’aspectu (y los castráremos y nos convirtiéremos nos sos censores sexuales y, en tiempos recientes, que los vistiéremos con ropa de payasín)’cause lo que queríen’twas garantizar la comida, y eso consiguiéronlo. Adaptáronse a otra sociedá. Dexaron los altos nevaos y les campes barríes pol airón y guardáronse en cortes (de les del ganáu herbívoru y del real), casones y chamizos. Emigraron.

Mientres, los llobos, los que nun tuvieron cabeza bastante pa dexar la cueva onde nacieron nin los vieyos vezos cazadores, enredáronse nuna guerra inacabable col bípedu humanu que namás pueden perder y que los tien col corazón en focicu nos pocos sitios onde tovía ponen pueblu.

Evidentemente, paez que los tertulianos tienen razón: trunfó l’emigrante.

Si nun’twere que tamién tán los raposos…