Comentarios (de más) al casu de la conceyala de Los Yébenes

Ilustración de Ruma Barbero

Finalmente, la conceyala de Los Yébenes, Olvido Hormigos, ratificó una denuncia contra l’alcalde del pueblu por difundir el video del escándalu. Ya sabe: la conceyala grabóse col teléfonu masturbándose (nótese la importancia esclariadora de la sintaxis: nun ye lo mesmo “la conceyala grabóse masturbándose col teléfonu”), mandó-y la grabación a un “amigu especial”, y, a les poques hores, cumplíase-y el deséu de Roberto Carlos (el cantante): tenía un millón d’amigos.

Dicen nun sé qué y qué sé yo de si esi amigu especial ye un futbolista del Club Deportivo Los Yébenes: asuntu escuru y baxo investigación xudicial del que lo único que podemos afirmar ye que l’involucráu nun se llama Roberto Carlos. A too esto, l’equipu resiéntese del follón: tres derrotes (2-4 en casa col C.D. Illescas, 2-1 en campu del ACDM [?] Horche, 3-1 tamién fuera contra’l Sonseca) y un ruin empate en casa colos de Mota del Cuervo tiñen d’escuro’l notable palmarés del club toledanu, ocho glorioses temporaes en Tercera y agora pates arriba en Primera Autonómica Preferente.

Pero voi centrame. Queda poco que decir sobre’l vídeo. Ya se gritaron insultos contra l’actriz aficionada, acusándola d’inmoral. La Vanguardia hasta se refirió a ella como “la edil yebenosa”, que, pamidea, ye de les coses más fees que se-y pueden decir a una muyer. Tamién comentaron les plumes progresistes, hasta l’aburrimientu, el papel indignu d’esi “amigu especial” y probable porteru qu’arrastró pel barru la honra femenina. Llamo l’atención sobre’l fechu de que la difusión del video coincide nel tiempu cola segunda derrota del C. D. Los Yébenes. ¿Quién nos diz que nun empezó a correr, n’acabando’l partíu, nos mesmos vestuarios del Campu de Fútbol Municipal San Roque, testigu del trunfu horchanu? El futbolista que nun ye Roberto Carlos, rabiáu pola humillación deportiva, recibe’l MMS, mira la pantallina del móvil y ve a la edil reblincona gozando insolidariamente nun momentu tan amargosu; píntase-y na cara una mueca d’odiu y da-y a la opción de reenviar. Ehí empezó la gloria y la desgracia d’Olvido Hormigos, el debate ente la inmoralidá femenina y la indignidá masculina, l’eternu desalcuentru de les dos Españes, etc. Dos públicos distintos y los dos contentos: eso ta bien.

Quiero pensar que l’ésitu social d’esti acontecimientu priváu nun tien que ver cola represión y la envidia d’un país que nun s’orgasmea. Hai madera pa muncho más. Los personaxes en xuegu son impagables: la conceyala salida (¿la política lleva al sexu o’l sexu lleva a la política?); l’home de profesión humilde y bíblica (carpinteru), ignorante de les empreses libertines de la muyer y perprobable corníforu; y esi amigu especial, deportista de tercera fila, babayu y machistón, un Álvaro Mesía del presente. ¡Qué película diba facer Billy Wilder con estos caracteres y una ambientación municipal y futbolera! Piense nesa escena na que’l carpinteru, lloramingón, écha-y en cara los fechos a la conceyala y cónyugue:

—¡Mira qué guapo! ¡Y, pa mi, les fotos de la boda!

Un aspectu de tou esti enguedeyu que nun me cayó embaxo (será deformación profesional) ye l’eufemismu col que la conceyala esplicó l’envíu de la grabación: yera pa “consumu personal” d’esi amigu especialísimu. Usté y yo entendemos a lo que se refier. Mandó-y el vídeo pa que se la cascare ad maiorem aedilis gloriam. ¿Eso denota una personalidá espléndida o presuntuosa? ¿Y esperaba la conceyala, a cambiu, contestación multimedia?, ¿contaba con una grabación del atleta, a vuelta de corréu, dándo-y al rabil con una mano mientres cola otra aguanta’l móvil nel que se reproducen los xemíos regalaos de l’autoridá municipal? Una conxunción orgásmica podía ser un final apoteósicu. Claro: pa esti segundu viedo faen falta dos móviles: reproductor y grabador. Técnicamente, la producción complícase, tamos a un pasu del arte: igual ye esperar muncho d’un futbolista. Aparte, si pegamos el saltu y pensamos ya nuna cinta comercializable, impónse cambiar el nome y la patria de la estrella en beneficiu del efectu libidinosu que se procura. Piénselo:

—¡Tío, mira que peli porno!

—¿Quién sal?

—Hormigos la yebenosa.

Qué va, qué va: deserotiza, nun funciona. Polo menos, comigo. Pero nun s’entienda, por eso, que la faigo de menos: al revés. Yo, personalmente, téngo-y simpatía, como-y la tengo a cualquier persona atrevida, decidida… emprendedora.

Anuncios

Solidarios, probes y artistes

Vi unes imáxenes de la lectura del fallu del Premiu Príncipe de la Concordia d’esti añu y, a lo primero, confundílo con un homenaxe a la factoría de dibuxos animaos Hanna-Barbera. La hiena Tristón lleía’l testu y alredor tenía a Pedro Picapiedra, Supersónico (un poco cascáu pol pasu de los eones), Betty Mármol… ¿Sería posible que’l mundu de la ficción ficticia hubiere pegao, por fin, el golpe d’estáu al mundu de la ficción impostada? Pero non: vana ilusión: yeren ellos, los de mentira de verdá, non los de verdá de mentira.

L’acta del premiu (vid. páxina web de la Fundación) paez un llamamientu a files de los quintos del pueblu: de venti ringleres, quince son la lista de los miembros. Lo demás, un exemplu de fondura intelectual: “…decide conceder el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2012 a la Federación Española de Bancos de Alimentos como exponente de un esfuerzo internacional solidario para aliviar algunas de las necesidades más apremiantes de la población, hoy agudizadas por la crisis económica.” Trenta y dos (¡32!) cabeces fixeron falta pa redactar esti monumentu a la elocuencia, ente elles la d’algún literatu, unos cuantos padres y madres de la patria y cinco títulos nobiliarios. Depués, pa recuperase, comeríen, y non sería del Bancu d’Alimentos. En fin: que ye un premiu a la solidaridá, y premiar a les persones solidaries faite partícipe de la so solidaridá y, solidariamente, solidariu.

Pa que los trenta y dos de la Concordia esperimenten esi prestosu respiguín solidariu, faen falta los probes. Los probes son imprescindibles pa munches coses, la primera pa qu’haya ricos. Y, si non imprescindibles, tamién vienen siendo un bon recursu pal arte: ehí tenemos a Fernando de Rojas, a Velázquez, a Buñuel… Pero ye inxusto valoralos namás que como suxetu paciente del arte (“El pobre es retratado por el artista”, [asina, n’español, y perdóneme, lector purista, pero ye que n’asturiano nun esisten les oraciones atributives con conteníu pasivu]), porque, paezme que ya le tengo publicao n’algún otru sitiu, hoi son, casi, la única muestra axente d’arte vivo col que podemos zapicar peles calles: los grafiteros piérdense nun barroquismu incapaz de comunicar y la publicidá nació bastarda y miedra combayona. El probe, metíu a artista, practica una disciplina innovadora, mista, que podíemos definir como performance povera. Atentu, atenta a esti brillantísimu exemplu que pudi admirar va poco en Xixón:

Nuna cera ancha y con munchu tráficu de peatones, n’horariu comercial, un probe, con esos atributos indefiníos (y nunca esclusivos) que nos animen a catalogalu como rumanu, pasea ente un Alimerka y un Banco Santander aguantando un cartel que pon, escrito con rotulador gordo: “Pido una limosna.” Hasta equí, l’actuación ye decepcionante. Pero’l material soporte del mensaxe, el fondu sobre’l que ta escrita la demanda, d’unos 40 cm d’alto por 30 d’ancho, ye un cartón polícromu nel que se llee, en caracteres mui grandes de tinta colorao: “ – 50 %”.

Magnífico. Un probe que pide y fai descuentu. Mendicidá en rebaxes. Nun hai vueltes que-y dar: ye la meyor creación artística que pasó per Xixón esti añu, y ensin subvención de ningún tipu, nin falta de grandes medios, nin promoción, nin ná de ná: talentu puro. Arte que fala del discursu neoliberal, de los principios trunfantes de la iniciativa privada y la competencia del llibre mercáu. ¿Denuncia o aquiescencia? Ehí tenemos el territoriu ambiguu onde l’artista aguiya les conciencies apalominaes.

Poco más alantre, mientres sigo camín reflexonando na manifestación sublime qu’acabo de tener el privilexu de gozar y que, de manera incomprensible, paez que la xente que pasa a carreres ignora altivamente (porque esti pueblu nuestru, anestesiáu polos culebrones, el fútbol y los programes divulgativos de dinosaurios nin tien sensibilidá nin da una perra por tenela), doi con otru probe, esti sedente, gachu, de xestu foscón, que plegó otru cartón en suelu y espera del testu estampáu nél la conmoción de les carteres que pasen per delantre. L’argumentu ye’l siguiente: “Español sin recursos.”

Llamentable. La otra cara de la moneda. Pero miro p’atrás y veo, a cincuenta metros, al que fai el descuentu, dando paseínos. Y equí, paráu al mio pie, estáticu, gafu, al qu’apela al sentimientu patriu. Y llego a la conclusión de que, necesariamente, son un dúu, formen parte de la mesma manifestación artística. El segundu probe esclaria los interrogantes del primeru. Mercáu contra patria, adaptabilidá contra inmovilismu, iniciativa internacionalista contra odiu nacionalista qu’acude a los sentimientos tribales como primer pasu, previu a la estigmatización de los foriatos como responsables de les desgracies personales. En conxuntu, un avisu, otru más, de l’amenaza del fascismu. ¿A cuál de los dos probes-y damos, a cuál de los dos modelos nos entregamos? Confieso que yo nun me quinxi retratar y nun metí una mano caritatible en bolsu (pero sí la metí y la saqué más alantre pa un acordeonista: tengo debilidá polos acordeonistes, son los instrumentistes menos intelectuales).

Fáigome cruces, admiráu, y doi gracies por esta performancia que puedo decir que ya me salvó’l día. Pero tovía quedaba más. Casi a la llegada de casa, dos mocinos (mocín y mocina), tamién d’apariencia dacia, vienen puxando por otros tantos carros metálicos, evidentemente adquiríos ensin contrapartida económica n’alguna superficie comercial, nos que carguen chatarra atropao de contenedor en contenedor. Anden en paralelo, ún xunto la otra. Nun momentu determináu, párense y, ensin soltar les agarraderes de los carros chatarreros, acerquen les cabeces y bésense. Bésense ente tubos metálicos misteriosos y garfielles de segunda mano y una muñeca vieya y una mesita de caxones y qué sé yo cuántes coses más. Amor y marxinalidá: romanticismu. Amor miserable nel meyor sentíu.