Independencia

La Nueva España, 14/10/17

El bachilleratu antiguu, aquel de les reválides, ta sobrevaloráu. Fixéronlu’l presidente del Gobiernu asturianu y el del Gobierno español y ningún de los dos ye a entender les palabres que pronunció, el martes 10, el del Govern catalán. Javier Fernández aprueba la petición d’aclaraciones de Rajoy sobre si hubo o non declaración d’independencia porque, diz valientemente, «yo creo que nadie lo sabe». Bueno, a ver: tampoco vamos insultar la intelixencia de los demás. Lo que se dixo, voi esplicá-ylo yo (que soi del BUP, como Puigdemont) p’aforra-y la humillación de que-y lo espliquen los de la CUP, que tán acabantes salir de la LOMCE, poco más o menos, y esos sí que lo entendieron bien y por eso tán col focicu retorcíu.

«Assumeixo […] el mandat del poble…», «asumo […] el mandatu del pueblu pa que Cataluña se convierta nun Estáu independiente en forma de república.» Dexando pa prau la validez d’esi mandatu y la discusión de si’l presidente puede sustituir al parlamentu nesti tipu de decisiones trescendentales, ye evidente que «asumir» y «declarar» son coses distintes. Con esa asunción, podemos entender, tolo más, que Puigdemont comprométese a facer la declaración algún día o a echar a rodar el procedimientu pa que’l parlamentu catalán lo faiga: ya veremos. Pero’l martes nun hubo declaración d’independencia. Lo qu’oímos fue una notificación, por boca del presidente, de que se daba por enteráu de los resultaos del referéndum (o lo qu’usté quiera) del día 1 y de les obligaciones a les que quedaba obligáu en consecuencia. Y puntu. Cuando, al momentu siguiente, pide la «suspensión de los efectos de la declaración d’independencia», ta faciendo comedia, porque nin hubo declaración nin efectu consecuente de ningún tipu. Pero nun sé qué me da ofrece-y estes esplicaciones a don Javier Fernández, nun acabo de creer que-y faigan falta. Él ye home casáu y digo yo que, el día que se comprometió cola muyer, declararíase, nun-y propondría asumir un mandatu conyugal… ¡Bueno, a saber!

Por si val d’algo, sustento la mio autoridá na materia que tratamos nun fechu autobiográficu: yo formé parte, munchu tiempu atrás, allá pela década de los 90, d’una declaración independentista que se celebró n’Uviéu, concretamente en casa de la escritora Berta Piñán un fin d’añu. Yéremos un puñáu d’amigos (amás de l’anfitriona, y respetando rigurosamente orde alfabéticu d’apellíos, acuérdome de la presencia de Bello, Cortina, Duque, Forga, Iglesias, Mori, Prieto, Recio y un servidor, Rodríguez: si me falta alguién pído-y sinceramente que perdone la memoria floxa que me caracteriza) y la fiesta, a saber cómo, ente turrón, vinu y pedantería xuvenil, derivó, nel momentu de les campanaes, nuna solemne declaración d’independencia p’Asturies, copes n’alto. Hai que reconocer que l’actu tuvo poca trescendencia política, nin siquiera Sidra El Gaitero corrió a llevar la sede social pa León, y eso que’l brinde féxose con cava.

Yo, sinceramente, aconséyo-y a tol mundu que faiga una declaración d’independencia polo menos una vez na vida. Munches más tampoco porque, cola repetición, la cosa pierde efectu (pasa como col hara-kiri: el méritu ta na singularidá del actu). Ún puede independizase del país, sí, pero tamién de la comunidá de vecinos, del Sporting de Xixón, de la empresa onde trabaya o de los medios de comunicación. Don Javier Fernández, por poner un casu, ta tovía a tiempu d’independizase, como presidente asturianu, del secretariu xeneral del PSOE. Tampoco fai falta convertilo nun acontecimientu públicu. Basta que, na intimidá del so despachu, nel Palaciu Mariellu, llevante dramáticamente la mano derecha delantre un espeyu (apuesto perres a que lu hai) y se declare independiente y insumisu. Sí: ye verdá que, más pronto o más tarde, el teléfonu va sonar con una llamada procedente de Llaviana y va haber que lu garrar. Pero, mientres… ¡qué momentos!

Anuncios

Disparando a les llargateses

cartel polesu

Seré yo (claro que soi yo, seguro), que nun veo, nel cartel qu’anuncia la Oktoberfest polesa, les razones d’alarma y escándalu que sí ven los conceyales de Somos y d’IU, pa los que «atenta gravemente contra la igualdad y ofende a las mujeres», amás de que les característiques del anunciu «perpetúan y fomentan los estereotipos sexistas que son la base de la violencia contra las mujeres».

Si se quier torcer el focicu pol eventu, abulta causa bastante lo innecesario d’otra fiesta foriata, desvinculada de los ciclos agrarios del país, copiada al serviciu del continuum consumista. Pero gravedá sexista o fomentu de la violencia contra les muyeres, si los hai nesti casu, a mi escápenseme. Ya lo sé, nun ignoro que puedo resultar sospechosu: un paisanu nesa etapa de la vida aceleradamente fuxitiva que la delicadeza social designa como «mediana edá» y que precede a esa otra, pa la que ya nun esisten paños calientes, que s’espresa cola etiqueta despectiva de «viejo verde». En fin: contra la bioloxía lluchen namás los fatos y fatu hai que ser, tamién, pa espresar opiniones que nos mazcariten biolóxicamente. Asina que:

Yo, l’únicu fantasma que soi a ver nel cartel de la Oktoberfest de La Pola ye’l del aburrimientu. La semeya ye un bostezu gráficu. Quiero pensar que ta sacada d’ún d’esos repositorios impersonales d’Internet onde lo que más se valora ye un enfoque nítidu. Por dir descartando coses, nun fui a atopar nella matiz sexual indecente que pudiere alterar al padre Escrivá de Balaguer nin siquiera nos sos díes de más estricta penitencia pascual (a nun ser que te pongan verracu les puntillines y los bordaos camiseros a consecuencia d’alguna imprevista visión colorada escucada per casa nes inocentes carreres de la infancia, pero desconozo les biografíes de los conceyales polesos como pa tener camientos a esi respectu). Pulcritú de tendera conforme a norma ISO ye lo que tresmite la neña que nos apurre les cerveces. Y nel fondu borrosu, ente castañales de les Indies, apreciase la violencia d’un congresu de pedagogos LOMCE.

Dizlo la indumentaria: la rapaza, de polesa tien poco, ye una inmigrante bávara que s’esfuerza por integrase na sociedá sierense, por ser un miembru (umm…) productivu y cotizante. ¿Refuerza esta imaxe los estereotipos femeninos? ¿Contribuye a encaxellar a la muyer nun determináu rol laboral denigrante, xenéricamente discriminatoriu? Nun sé: d’un llau, a mi los/les camareros/es nun me paecen casta paria, gústame que me tuteen y que charren comigo con confianza, nun sufro d’ínfules de señoritu distante que ve un sirviente asociáu a cada bandexa y a cada servilleta; d’otra, yo nun asocio necesariamente mostrador a muyer, casi veo más camareros que camareres per onde paro (tamién ye verdá que suelo salir de día: igual los conceyales esmolgaos tienen otru horariu o visiten otros locales, qué sé yo).

Y, a fin de cuentes, ya sabemos que, cola perspectiva actual, resulta inxusto, triste y un estereotipu sexista, por exemplu, que les institutrices decimonóniques fueren siempre muyeres (y muyeres, pa encima, condenaes a la subordinación, la humildá y la soledá), pero eso nun ye razón pa que los rapacinos nun puedan ver «Mary Poppins» amás de «Pipi Calzaslargas»… nun sé si m’esplico.

Que’l sueñu de la razón produz monstruos. Que, si gastamos la munición disparándo-yos a les llargateses, nun nos van quedar bales pa cuando lleguen los cocodrilos.

Razones pa marchar d’España

La Nueva España, 30/09/2017

«Si hay algunos que no están a gusto viviendo en España, pueden buscar otro país que les acoja.» Son palabres recientes de Gabino de Lorenzo, delegáu del Gobiernu español n’Asturies. Dexando pa prau la ofensa gramatical que supón el leísmu, la propuesta de don Gabino tien una vuelta rompedora, positiva: si tolos ciudadanos descontentos con España-y fixeren casu a De Lorenzo, el país podía llegar ensin esfuerzu a una situación de paru cero, más tovía, al pluriempléu obligatoriu y por decretu pa los pocos que quedaren residentes. Porque les categoríes d’afectaos pol desafectu son múltiples, van alluendi del fervor nacionaliegu catalán: tán los republicanos, los laicistes, los antitaurinos, los amantes del silenciu…

Yo mesmu, si me pongo a numberar toles partes, aspectos, coses y facetes d’España que m’ofienden, tengo falta de munchu más espaciu del que me facilita esta columna. Por poner un casu, nun me gusten les provincies de Badajoz o Murcia. Nun me gusta’l desiertu de Los Monegros, tampoco la ciudá de Huelva o’l barriu del Monte Naranco, con tanta cuesta p’arriba y p’abaxo. Nun me gusten los arrebatos de les procesiones de Selmana Santa (nacíes pol esfuerzu de camuflar sangre morisca o marrana), los sanfermines navarros, los moros y cristianos llevantinos, la voracidá pulpera gallega, el Rocío andaluz o’l día de la Santina nuestru. ¿Y los premios Príncipe / Princesa d’Asturies? ¡Una enervante tontería protocolaria! Espántenme les mantilles tenebroses y los caperuchos kukluxklaneros de les cofradíes. Indígname la bobada foriatera de poner un pañuelu alredor del pescuezu na fiesta de Les Piragües (¡Dios, Les Piragües…!). Pónenme los pelos de punta les talles polícromes del barrocu castellanu contrarreformista, técnica virtuosa al serviciu del espantu. La Dama d’Elche véola como un muñecón y la obra de Dalí, un timu. La jota, pal que-y preste. El flamencu repúname hasta la voltura y la sardana fáiseme un coñazu insoportable. Del chistu, nun me merez la pena nin falar. La zarzuela, en xeneral, caime como una patada na tripa. Nun puedo pasar de la tercer páxina de les noveles de Pérez Galdós, toi naguando pola xubilación namás que pa poder llibrame de la condena anual que me supón Los santos inocentes, y los esquisitos de la Xeneración del 27 déxenme fríu como un tocín. El cine casposu de la Transición paezme porno social. Resúltenme antipáticos los Reis Católicos y tola so descendencia Habsburgo, y otro tanto Felipe V y tola so descendencia borbónica, lo mesmo la lexítima de los sepulcros de Trieste que la ilexítima que permanez nel tronu en Madrid. Nun tengo’l menor apreciu pol legáu árabe hispánicu, y el Cid, depués de dedica-y les pertinentes lectures profesionales, preséntaseme como’l xefe d’una banda de matones mercenarios, racista y avariciosu (y, a too esto, independentista). Les maneres empalagoses y afeminaes que son marca profesional del cleru español (probablemente del cleru universal) prodúcenme un noxu insuperable. Nun me gusta’l Real Madrid, tampoco el Barça. Ofiéndeme esa afición castiza y paleta poles banderes, lo mesmo me da que representen a un equipu de fútbol, al Reinu, a una rexón, a un partíu políticu, a un bancu, a una cadena de gasolineres o al orgullu gay. Pónenme frenéticu la impuntualidá española, el supuestu «gracejo» andaluz o la babayonería playa. Y les voces: ¡esa puñetera zuna de les voces! Nun soi pa col ruíu ambiental d’esti país incapaz de la introspeción. Los canales de televisión n’abierto son un delitu y los de pagu, una estafa. L’atrevimientu col que gran parte de los ciudadanos presumen d’agrafía tenía que tar penao nel códigu legal. Nun puedo cola presunción característica de los ricos nin cola dignidá hipersensible de los probes. La desvergüenza y la combayonería rastrera pa colos líderes que demuestra la clase política (con alguna digna escepción) ya va tiempu que me quitó les ganes de votar. Atáquenme la vista’l traxe ridículu de los toreros y la oreya, los clarines y timbales. ¿Qué puedo decir del disgustu estéticu que me producen les places de toros, en particular esti pegote fuera de sitiu que tenemos en Xixón, o los perfiles vacunos d’Osborne nes carreteres asturianes? ¡Y qué ascu les berenxenes en conserva d’Almagro! Y… y… y…

Pero, si me tengo que quedar con algo d’España que me resulta insuperable, absoluta y radicalmente indixerible, son los delegaos del Gobiernu enguizaores, como Gabino de Lorenzo, que mira tu que tranquilu taba yo n’España enantes d’empezar a escribir y, agora, ya me toi entrugando por qué coño nun faigo la maleta y cuelo camín de… qué sé yo… d’Andorra, que ye una Cataluña en pequeño y ensin tonteríes.