Ún de los nuestros

Por culpa del bloquéu de cuentes bancaries impuestu pola xusticia, la familia de Fernández Villa nun tien nin pa comprar un richi, protesta l’abogada del sindicalista. Pues nun sé cómo va cobrar ella. Vaya. Menos mal que, p’atender estes situaciones de necesidá, esiste’l Montepío de la Minería, que nos va evitar una penosa semeya en prensa del clan faciendo cola na Cocina Económica. ¡Qué triste’tis ver cómo se dan la mano la miseria y l’ancianidá! ¡Y colo qu’él fue! Una vida de película la de Villa, sí señor. El delator, según guión de Gómez Fouz; Desmadre a l’asturiana, esa vímosla toos; y, d’estrenu, El gran Villowski. Estos díes, observándolu movese con pasiquinos inseguros del coche pal xuzgáu y del xuzgáu pal coche, el cazu pingón y la vista perdida, ún piensa en filmes crepusculares de boseadores sonaos que, nun tiempu, tocaron el cielu colos guantes y, años depués, atropen colilles con deos artríticos a la puerta d’un ximnasiu de barriu degradáu. Sic transit gloria mundi.

Estes situaciones decadentes, tengo yo pa mi, son consecuencia de pasar de la fesoria al Iphone más rápido de la cuenta. Faen falta, como mínimo, tres xeneraciones pa volvese ricu ensin perder la chapeta. Avísolo por si se da’l casu de que me tea leyendo algún noviciu nel exerciciu de l’apropiación indebida, cosa improbable, ya lo sé,’cause’l perfil tipo nun suel incluir, ente los sos atributos, l’afición a la lectura. Esa fue otra de les intuiciones de Villa. Acuérdese usté de cómo-y prestaba sacar llibros a airease. Ensobacábalos, embocaba una pipa intelectualoide (la cosa’twas rellenar cavidaes corporales) y presentábase en cualquier actu públicu a dictar el futuru con esi aire faltón que’tis marca de los grandes homes (véase l’actual Casa Blanca). Villa esforzábase en paecer cultu, lleíu. Algo gusmiaba él de que’l poder divorciáu del pensamientu llama al rencor y/o a la risa. Ye fácil suponer que la segunda opción-y resultare más dolorosa que la primera, seguro que la única dolorosa. De toles maneres, fracasó nel intentu. Había que ser mui incondicional d’él pa imaxinalu nun sillón d’oreyes, una escurecida serondiega, pasando, reflesivamente, les fueyes de Historia de la decadencia y caída del Imperio Romano. Con aquella pipa na boca y los llibros embaxo’l brazu, Villa’twas una especie de Joe Pesci, el de Casino, disfrazáu d’Ortega y Gassett: nun colaba.

Un personaxe, Fernández Villa. Enxuícialu agora l’Estáu nos tribunales y enxuiciámoslu los ciudadanos en chigres, oficines y talleres, igual’til nel tayu la mina. Hipocresía. Villa nun salió d’un güevu Kinder. Hai que se parar a pensar cómo fue posible qu’alguién como él, ensin mayores méritos de guerra nin un gran desarrollu intelectual, llegare a detentar el poder del que dispunxo, un poder como pa poner presidentes n’Asturies (esta vez nun fai falta mirar pa la Casa Blanca: tan cerca nel espaciu como nel tiempu) y pa facer gachar la cabeza a ministros d’España. Pero, ¿qué argumentos lu respaldaben? ¿Qué aire propiciu emburrió’l globu nel qu’ascendió a los cielos Fernández Villa? ¿Qué ola oportuna surfeó? Les d’él nun fueron fazañes d’héroe clásicu. Toos fuimos colaboradores: unos, quedando a deber tal prexubilación, tal reconocimientu d’una minusvalía duldosa o tal colocación d’un fíu; los demás, mirando pa otru llau. La so trayectoria personal fue una obra colectiva de dimensiones estraordinaries, autonómiques o nacionales, según lo quiera entender usté. Villa’twas, y’tis, ún de los nuestros.

A bailar

Entós, si nun s’enquivoquen los investigadores de la Guardia Civil, el precipitáu de la trama Hulla acababa depositando na caxa fuerte d’un chigre de Pola L.lena propiedá de Juan Antonio Fernández. Un chigre non, perdón: una vinoteca, términu muncho más elegante, ¡ónde vas parar, si’til tien un helenismu! Sí: el sufixu –teca, –theke en griego, que significa «caxa». Nel Nuevu Testamentu, que como usté sabe ta escritu en griego, úsase la palabra «mammón» pa referise a la riqueza codiciosa. Asina que, na Pola L.lena, Juan Antonio Fernández tenía una vinoteca con una mamonteca dientro.

La vinoteca de Fernández (o la mamonteca de los Fernández y Cía., a saber) llevaba años organizando una Feria de Abril na pola. Esti 2017, los organizadores tresladaron la fiesta al recintu ferial del mercáu de ganao’cause’l local quedáre-yos pequeñu, pero, n’ediciones anteriores, la fiesta entamábase en casa, na propia vinoteca. Había grupos de baile sevillanu, cante flamencu, caballos andaluces, misa y coru rocieros, cortadores de xamón, xarrés y traxes de xitana, chaquetuques curties, botes camperes… ¡Qué prestoses debieron ser aquelles primaveres andalusís al pie de la caliza cantábrica! Algún cliente familiar (redundancia latina) arimaríase a la barra abriéndose pasu ente sombreros cordobeses y abanicos y pediría, chisgando un güeyu…

—¡Quiyu, un finu, ho!

Asina, con finales en –u.

Y, al tiempu de pagar, posaba na barra un’bout reventón como los claveles más guapos de la rivera del Guadalquivir.

¡Ole!

El’bout, que nun pedía vuelta, pasaba volao pal interior de la mamonteca, que, nel momentu d’abrise, dexaba colar el «jaleo» de fondu o, si acasu l’ambientación del momentu’twas más racial, algún «quejío» esgarráu. Un instante fugaz,’cause ya se clausuraba otra vez la caxa sellando en sombres la nueva aportación a la comunidá d’emprendedores de los del Monte (Pío).

—¿Qué’tis esta escuridá? ¿Ónde tamos? —entruguen, con un filín de voz, los billetes novatos.

—Na tripa del raposu, onde nunca llueve nin nieva —búrlase un abate Faria de 500 euros, canosu y afelpeyáu, residente telarañón del fondu que ya vio abrir y cerrar el contenedor munches veces.

El xaréu de la Feria trespasa la chapa d’aceru fechu un murmuriu:

«A bailar, a bailar, a bailar, / todo el mundo a bailar, a bailar, a bailar…»

—¿Qué xente’tis esa? —tiemblen los nuevinos.

—Los del nuevu Califatu —gruñe, cenizu, el veteranu.

Un grupu de prubitinos de venti euros, escepción prisionera, asóciase espontaniamente y entonen, acobardaos, lo que quier ser telón sonoru que calle l’amenaza esterior:

«En el pozu Maria Luisa, / trianlará lará, trianlará, / morrieron cuatro mineros…»

Pero’l rival’tis guerreru, nun se da:

«Baila, que siga la alegría / de noche y de día / con las sevillanas…»

«Traigo la camisa roja, / trianlará lará, trianlará, / de sangre d’un compañeru…»

«El claver encendido / y el oro fundido / donde el vino fino se bebe…»

«Mañana son los entierros, / trianlará lará, trianlará, / d’esos pobres compañeros…»

«No digas disparates / con el chocolate / déjame que siga bebiendo…»

«Trianlará lará, trianlará…»

¡Guau!

La Nueva España, 03/06/17

Los lladríos

La bronca del zapatu

 

La familia de Fernández Villa declaró sentise indefensa delantre d’esta segunda truñida xudicial etiquetada como «Operación Hulla». Cosa chocante cuando-yos entra per casa una abogada que, si nun muerde, polo menos lladra. Ana García Boto contestó con cuatro «guaus» a la prensa que-y metió los micros pel focicu (permítaseme’l coloquialismu, tan a cuentu nesti casu) de la que salía, azotada, del domiciliu de los clientes desamparaos el día que lu tomó la Guardia Civil. Últimamente, paez que García Boto anda siempre mui, mui azotada: hai que tener cuidáu con eses coses, nun se dexar llevar, que, depués, págalo la salú.

—Ana, ¿nos puedes decir algo?

—¡Guau! ¡Guau! ¡Guau! ¡Guau!

Estructuralista irrecuperable como soi (cúlpese a aquella camarilla que campaba pela facultá de Filoloxía allá pelos 80, con Alarcos a la cabeza), nun fui quien a resistime al retu comunicativu de García Boto. La forma,’tis incuestionable nesti casu, diz más que’l conteníu: lladra pa que la entiendan, ergo son perros. Asina que garré en cuellu a Noega, la westy que convive comigo, punxímonos delantre l’ordenador y pasé-y un puñáu de veces el vídeo de l’abogada lladradora. Noega nun demostró gran interés y yo saqué en consecuencia que nun se taba produciendo un procesu comunicativu eficaz. García Boto nun domina’l códigu canínu del lladríu. Nun digo nada: hai que ser una auténtica perra pa llegar, nin siquiera, al B1 nesi carné de llingües. El bilingüismu intermamíferu’tis competencia perdifícil, limitada a algún santu italianu. Amás, los fonemes del perrés son tan gráficos como sonoros: les postures qu’adopta’l rabu son tildes, espíritus ásperos o suaves que maticen la espresión. Y Ana García Boto ta incapacitada pa mover el rabu. Tocante al conteníu, lladra-yos a los periodistes fue un intentu interesante pero condenáu al fracasu.

Nun sé, pero esta señora ta faciendo coses mui rares. Usa términos malsonantes («¡Todo lo que habéis hecho en el juicio anterior es joder!»), sescude amenazadoramente zapatos estaconaos delantre les cámares y da a entender qu’en xuzgáu trabayen delincuentes. Lo mesmo ta preparando una estratexa pa saltar del barcu que naufraga o igual ta descubriendo’l miel de la popularidá telecinquil, andancia galopante nesti tiempu del que nos toca ser espectadores.

Algo d’eso hai, seguro. Repase usté, n’Internet, los vídeos de García Boto y verá cómo los rapazos (casi toi por escribir rapacinos) de los medios de comunicación persíguenla, micru per delantre, dirixéndose a ella con un tutéu inaceptable, denigrante, inxustificáu nel contestu de la noticia, como si’twere una cornífora o cornígena cualquiera de les qu’ataquen, a base de voces barriondes, esparabanes y tintes pal pelo, tolos sentíos a fecha d’hoi susceptibles de teleagresión.

—Ana, ¿nos puedes decir algo?

—Atiéndenos un segundín, así no pasa esto…

—Ana, ¿por qué estás tan enfadada?

Pero, claro, si ella-yos da pie…

—¡Guau! ¡Guau! ¡Guau! ¡Guau!

 

 

Honor mayestáticu

honor-mayestaticu-2

La Nueva España, 02/01/2016

«Esta noche me dirijo a vosotros desde el Palacio Real», empezó Felipe VI el so mensaxe de Navidá. «Me», pronome de primer persona en singular. Del discursu homólogu de Javier Fernández: «Como asturianos y como españoles, creemos que a la fuerza ganadora, la que más votos recibió, le corresponde ahora tanto el honor como la responsabilidad indelegable de transformar esa victoria en una mayoría para gobernar.» «Creemos», verbu en primer persona del plural. La monarquía abandona’l plural mayestáticu, el plural de maxestá. ¿Y adóptalu, agora, el presidente d’Asturies? Porque la otra opción, la de suponer que Fernández tien el don d’interpretar el pensamientu y la potestá d’espresar la voluntá política de tolos asturianos cuando, nes últimes eleciones autonómiques, nin siquiera lu votaron dos de cada diez persones con derechu plebiscitariu (1,6’bout 10, calificación LODE: mui deficiente), resulta, según pa quién, indignante, ridícula o patética.

Pa mi non. Yo, que, col pasu del tiempu, voi garrándo-y simpatía al personaxe que representa Fernández, enclínome, definitivamente, pol plural mayestáticu. Y paezme bien. Aplaudo al presidente, xacobín na concepción del estáu pero «ancien régime» tocante a les formes. «Creemos» (Nós, «monsieur le Président-Soleil des Asturies»), diz Fernández, que Rajoy tien que formar gobiernu n’España’cause’tis un honor. ¿Ye tema pa un mensaxe de fin d’añu d’ámbitu autonómicu? Eso vamos dexalo pa prau. Voi al términu «honor». Un sustantivu ranciu y nobiliariu, como la persona verbal referida. Los que somos de familia obrera conocémoslu pola literatura del XVII (los que tamos estudiaos, claro), nun forma parte del nuestru lésicu habitual. Más que d’«honor», educáronnos pa ser d’«obligación». Descolocóme oílu de llabios del secretariu xeneral de la Federación Socialista Asturiana. «Oye, ¡igual’tis noble!», pensé. «Igual lo de la “baronía” que-y atribuyen los medios hai que lo interpretar nun sentíu rectu, non metafóricu.» Afortunadamente, nun ta reñío ser noble y militar na socialdemocracia. Apetecióme enterame. Busqué en Google: «Javier Fernández». Lo primero que me salió fue la vida d’un patinador artísticu en Wikipedia. Javier, el nuestru, apaez detrás. Nun alcontré noticia de sangre azul. Diz que nació en Mieres en 1948, qu’estudió Mines n’Uviéu y en Madrid (nun pon en qué añu acabó, nun sé por qué será), qu’en 1978 empezó a trabayar (y esti’tis un estímulu magníficu pa tolos rapazos que nun atopen trabayu enantes de los trenta años: tovía podéis llegar a presidentes) y que sacó les oposiciones nel 85 (¡coime, como yo, que soy del 62!). Afiliáu al PSOE nel 87, derrota con Foro nel 2011, trunfu nel 2012… Pero de sangre azul, nada de nada.

Sobre’l mandatu ínfimu de Foro, pon el redactor del ítem de Wikipedia (modelu d’ecuanimidá): «El escaso apoyo con que contaba el gobierno de FAC en la Junta General y la incapacidad de su presidente para alcanzar acuerdos provocan un adelanto electoral en marzo de 2012.» Vaya por Dios. Porque «a la fuerza ganadora, la que más votos recibió», correspondería-y, lo mesmo entós qu’agora, «tanto el honor como la responsabilidad indelegable de transformar esa victoria en una mayoría para gobernar». Nun sé por qué Javier nun-y lo dixo a Álvarez Cascos en 2012, que seguro qu’entós ya lo pensaba. Por eso él, igualmente incapaz pa llograr acuerdos con otros grupos políticos que lu permitan gobernar Asturies, anunció hai poco que nun va cometer la torpeza de seguir el mesmu camín que Cascos: esa’tis la sienda del deshonor, «la senda que Nós, Fernández I, noble barón de las Asturias, nunca hollaremos».

Reciprocidá en crisis

La Nueva España, 26/12/2015

Fernando Lastra y yo fiximos el ridículu esta selmana, él como parlamentariu y yo como xefe d’estudios, pero los dos pola mesma causa. Póngome d’exemplu.

Por incumplimientu de determinada norma del institutu, el miércoles 23, día d’entrega de notes, trexéronme al despachu un alumnu d’un ciclu formativu. Como siempre nestos casos, pa la reconvención adopté’l tratu d’usté (amás del idioma castellanu: que los puristes me llamen diglósicu si quieren, pero una opción más autóctona, nos barrios del sur de Xixón, limita les posibilidaes comunicatives con menores de cuarenta años). L’alumnu aneciaba en tuteame.

—Tráteme de usted, si no le importa —pedí-y, foscu.

—No me sale.

Nun m’estrañó: nun-y sal a casi ningún rapaz de los que pasen per xefatura.

—Pues haga lo posible por que le salga. Es cuestión de reciprocidad. Hay que saber hablar como procede en cada momento.

—A mí no me parece que hable mal por tratarte de tú. Es cosa de la generación a la que pertenece cada uno —prevocóme, sonriendo irónicu.

—Está equivocado —púnxime cabezón—. No es cuestión de años sino de reciprocidad, le repito. Si le hablo de usted, debería corresponderme con el mismo trato. ¿Cuántos años tiene?

—Veintidós.

—Pues, con veintidós años, ya es tiempo de saber cómo hay que tratar a la gente, joder…

Fue un joder piquiñín, esfamiáu, de cura desesperáu que ’tain’t quien a mete-y el catecismu na cabeza de torollu al fíu del campaneru… la vergüenza de los joderes. Pero l’alumnu tuteador agarróse a él:

—¡Me pides educación a mí y dices «joder»! —apuntóme con deu acusador.

Lo siguiente (la subida de tensión del xefe d’estudios, el berríu autoritariu y la espulsión fulminante del despachu) evíto-ylo’cause nun vien a cuentu.

Razone usté (o tu) comigo: si yo quería facer pedagoxía lingüística o urbana, l’alumnu vivió, estrictamente, una engarrada xeneracional qu’amazcaritaba otra xerárquica de fondu. Nun podemos decir que s’engañare. Sabe que’l Tiempu, que quita y pon la razón en tolos conflictos, ta de la parte d’él. Los trenta años d’edá que lu separen de mi son trenta victories futures del «tú»’bout’l «usted». Que la casta (representada, nesti casu, pol xefe d’estudios, servidor d’usté) apele a la reciprocidá delantre un revolucionariu gramatical xuvenil’tis vergonzoso, patético, un reconocimientu implícitu de debilidá, de causa perdida. Igual,’til m’hereda’l despachu’l día de mañana, vaya usté a saber.

El miércoles, na Xunta Xeneral del Principáu, nuna sesión bronca, gafa, el pesoísta Fernando Lastra pidió-y al podemita Emilio León respetu recíprocu. León tuteare al Gobiernu: «Ponte a currar ya que no renuncias a tus privilegios.» Lastra retrucó-y con un clásicu televisivu: «Respéteme como yo lo respeto a usted.» Amigu Lastra: cuando alguién goza del respetu de los demás, nun fai falta que lo pida; cuando lo pide, humíllase siempre, nun lo va llograr. Apelar a les formes de la cortesía tradicional tien un mercáu cada vez más pequeñu, más caducu, reumáticu, bronquíticu, artríticu y prostáticu: n’estinción. Y, ente los nuevos y áxiles depredadores d’olfatu finu que s’introduxeron va poco na,’til agora, pacífica sabana política astur, una demanda como esa val namás que pa identificar al ñu vieyu, al primeru al que-y van espetar el canil. Venti años-y saca usté a León, venti derrotes futures, como les míes col alumnu irreductible. Amigu Lastra: ta fechu usté un xefe d’estudios en crisis.

Contaminación visual

La Nueva España, 12/12/2015

Les luminaries navideñes, cortocircuitaes col concordatu, va ya unos añucos que decoren les calles de les nuestres ciudaes con motivos propios del naturalismu paganu cuando non d’una xeometría descaradamente iconoclasta. De manera escepcional, enfotándose na estilización tan poco realista que dan les bombilles, puede vese tovía alguna Sagrada Familia colgando de fachada a fachada. La que vi yo hai poco, bicolor, brillaba dorada y blanca: doraos los mantos del santu y la santa y la paya del Neñu; blanques, les carnes de los tres. Pero, al llevantar la mirada, colóseme una mancha azul xusto a la derecha de la Virxe tapándo-y, pol aquel del ángulu que yo tenía, una bona parte del ropón: el presidente del Gobiernu, Mariano Rajoy, engancháu a una farola.

Vaya: torcí’l focicu y crucé, cambié de cera pa llibrame d’aquel ostáculu visual, especie d’antídotu navideñu, raticida de pascues, Grinch electoral. Pero, ¡disgustu doble!, otru Grinch invadía tamién la composición lumínica del llau opuestu, a la izquierda de Xosé, equidistante del Neñu: Pedro Sánchez.

«Pero… ¿qué’tis esto? ¿A cuentu de qué? ¿Por qué hai qu’aguantar esta agresión visual? ¿Por qué, si quiero ver les lluces de la Navidá, tengo que pasar pol fielatu de la campaña electoral?»

Escandalizáu y foscu, fui reculando pela cera pa llograr un planu xeneral de la ofensa («¡Epa…! Perdón, señora:’tis que nun la vi…»)’til que, venti pasos atrás, por fin col ángulu necesariu pa que nin Sánchez nin Rajoy me taparen la Sagrada Familia, dime cuenta de que, en realidá, los candidatos, a la distancia y puestos asina, ún a cada llau, tampoco taben de más, nun desfacíen el conxuntu. Al revés: completábenlu. A fin de cuentes, el belén siempre tuvo cinco figures.

En pasando unes eleciones, l’apuru por quitar de les calles la cartelería nunca’tis igual al qu’hubo por ponela. Por eso, abúltame que los Reis Magos van desfilar solemnemente, la tarde del 5 de xineru de 2016, con escolta doble: de romanos pel asfaltu y otra anxelical no alto formada por candidatos trunfantes (porque toos van ganar, ya se sabe). Los críos pequeños, esos prubitinos a los que se-yos abren güeyos manga redondos y grandes como si-yos los inflaren con una bomba cargada de sorpreses gaseoses, van tener qu’afrontar esti añu un retu intelectual importante cuando los padres los lleven a la cabalgata.

—¡Mira! ¡Ahí vien el Rei! ¡Saluda al Rei Magu! ¡Hola, Rei Magu! ¡Rei Magu!

Y el críu, cola vista arriba, abriendo y cerrado’l puñín contra Rajoy o Sánchez:

—¡Magu…! ¡Magu…!

—¡Ya marcha! ¡Di-y tu adiós cola manina! ¡Adiós, Rei Magu, adiós!

Y el críu, puñín abiertu, puñín cerráu cara a Sánchez o a Rajoy:

—¡Adiós…! ¡Adiós…!

«A sabiendas» y «a ignorandas»

La Nueva España, 05/12/2015

 

Mira tu per ónde Adriana Lastra, cabezalera de la lista del PSOE al Congresu, resultó ser machadiana (ignoramos si “a sabiendas”). Faigo memoria: Juan de Mairena empieza les leciones de Retórica duldando del valor absolutu de la verdá: “La verdad es la verdad, dígala Agamenón o su’causero. Agamenón: Conforme. El’causero: No me convence.” Adriana Lastra dixo de Rajoy, en precampaña (¿?), que “miente a sabiendas”. Yo nun conozo otra manera de mentir. Mentir, paezme a mi,’tis siempre actu deliberáu. Faltando tal condición, nun se llama mentir. “La mentira es la mentira, dígala el presidente o su’causero. Adriana Lastra: No me convence.”

La candidata distingue: hailos que mienten “a sabiendas” (los enemigos malos), lo que supón qu’otros mentirán “a ignorandas” (comilitones inocentes d’espíritu, víctimes d’una confusión transitoria o permanente). Entendemos que, pa Lastra, hai que condenar y descalificar namás a los primeros. Yo, nesa disyuntiva, nun sé a quién quiero más de gobernante: al finu que m’engaña o al tuntu que s’engaña. Pero esi’tis otru tema.

El matiz de Lastra busca la inculpación inmediata del rival y prepara la disculpa futura del partidariu. Ya, ya lo sé: de lo segundo, la candidata ’tain’t consciente: la mentira ta tan interiorizada nel procedimientu políticu que los que la esploten empiecen a distinguir inocentemente categoríes dando por supuesto que l’auditoriu tamién. Será qu’imaxinen un auditoriu de criadores de gochos, non de reis helenos. Adriana Lastra esprésase como-y sal, a la pata la llana, en confianza, un “tú ya me entiendes”. Ella piensa que piensa lo que diz, pero piénsalo namás nesi primer nivel de la doble articulación del pensamientu, el superficial, qu’atiende pa lo que se quier que representen les palabres y non pa lo que les palabres son.

Diráseme que soi un repunante, que nun se ganen eleciones cola semiótica. Nun ta tan claro. El circu mediáticu que nos afuega paez negalo. Coméntase quién ganó esti o aquel debate como si tal cosa’twere garantía de resultáu electoral y méritu pa bon gobiernu futuru. Tamién’tis verdá que nun son flores poétiques lo que valora la ciudadanía sinon engarraes aniquiladores. Combaten, nes pantalles, gladiadores verbales disputando’l pulgar llevantáu de cada papeleta. En sintonía col públicu, les formes y calidaes de los lluchadores van a menos, son lasos los criterios pa selecionalos. “El orador nace”, esplicaba Juan de Mairena. Y, polo visto, nun conforma especie prolífica. La organización estamentaria de la clase política obliga a cubrir vacantes oratories en bien de niveles y nun hai personal cualificáu pa tantu escañu o nun se presenta voluntariu. Esto podía ser un problema nun país educáu pero tamos n’España. Y, n’Asturies, ya se ve: “Rajoy miente a sabiendas.”

Humillándonos, aceptando arrastranos per esi barruciu superficial del pensamientu lingüísticamente deficiente nel qu’exercita Adriana Lastra la so esgrima de muleta sobaquera, tovía se nos ocurre entruganos, ensin munchu esfuerzu,’til qué puntu estigmatiza a Rajoy que lu califiquen de mentirosu. Ná. El gritu lastrín’tis improductivu: puru afalagu pa partidarios. El común de la ciudadanía milita nel escepticismu y nun s’escandaliza por otra mentira más. Nun llama l’atención una raya nueva na cebra que se camufla ente’l rebañu multitudinariu. Les bales que lleven esa munición van volar poco y furar menos. Pero Adriana Lastra tien que seguir disparando anque seya con cerbatana escolar de boli Bic, qu’ella igual entiende arma de gruesu calibre. Porque, dientro de les tos modestes posibilidaes retóriques, “procura que tu enemigo nunca tenga razón”. Juan de Mairena, Antonio Machado.