El quintu conceyu d’Asturies

La Nueva España, 07/02/2015

El quintu conceyu d’Asturies’tis nómada y llámase Xabaliana (Xabayana pa un purista toponímicu, Jabaliana pa un «amigu de los bables»). Son cincuenta mil almes porcines les que lu componen y van a más: peligra’l cuartu puestu de Sieru. Tamién peligra la integridá de Noreña si-yos da por atacar, vengatibles.

Resulta incontestable: n’Asturies hai cada vez más gochos. La gochización del país (y’tis cosa que nun tien que nos caer embaxo) progresó notablemente estos años de crisis económica. Primer llei de Xabaliana: l’aumentu de gochos monteses’tis directamente proporcional a la disminución de población activa. D’ehí p’alantre, espiculamos: ¿trátase de sustitución o de metamorfosis? Escoyer ente les dos opciones’tis retratase.

Si usté milita nel darwinismu neoliberal, verá con más simpatíes la hipótesis de la sustitución. El gochu montés adáptase, reinvéntase meyor que’l paráu de mediana edá o l’universitariu repunante. Alcuentra afayadizos los basureros, gusmia oportunidaes onde otros s’echen atrás por esquisitos. Merez heredar la tierra.

La otra opción, la metamorfosis, prestará-yos a los espíritus dramáticos y/o líricos:

—¿Qué’tis de Pepe, ho?

—Cuántaya que nun sé d’él. Echáronlu pal paru. Debió deprimise y nun saldrá de casa.

Berra otru gochu en monte. Circe atiende nel INEM:

A Pepe ya los brazos-y crecíen

y en dos llacones vueltos se mostraben,

en gordes serdes vi que se tornaben

los pelos que los peines tarrecíen…

¿Tien límite esti procesu de gochización? ¿O veremos llegar el momentu del sorpasso, el día que los humanos quedemos en minoría n’Asturies, el día que desapaezamos en favor de los xabalinos? ¿Habrá un El planeta de los gochos cola estatua xixonesa de Pelayu, entorniada y a mediu enterrar, llevantando, a la defensiva, una patética Cruz de la Victoria que nunca-y molestó al jalufo, por más que presuma de caniles? Quiero pensar que falta muncho tovía, pero cuidáu, que vivimos tiempos de cambios drásticos.

Hai voces que ya protesten contra esta proliferación porcina que xuega a la ruleta rusa nes autovíes y a los buscamines nes pumaraes. Pídense matances, ecos de tiros pente los valles borrinosos, lladríos fieros y gruñíos desesperaos.

Yo, pa eso, la verdá, nun valgo. Vienme a la cabeza aquella historia qu’escribió María de Francia, va novecientos años, de Bisclavret, l’home llobu bretón que salvó la vida de la xauría que ya-y mordía les partes llandies besando l’estribu del rei caballeru. Ún llevanta la escopeta, busca la frente del bichu que se revuelve azotando perros pa los llaos, cruza na cruz de la mira una mirada y, de golpe, descubre qu’esos güeyos alloriaos tienen un brillu humanu conocíu:

«¡Pepe!»

Y, col deu afalagando’l gatillu, otra vez dos opciones: matar al home o dexar vivu al gochu. Claro: esta’tis la escoyeta sentimental del románticu. La del darwinista neoliberal’tis la inversa: matar al gochu o dexar vivu al home.

Advertisements

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: