Caridá selectiva

caridá selectiva

Ilustración de Pablo García

La Nueva España, 20/12/14

Estos díes d’atrás, una agrupación patriótica anunció que recaudaba n’Uvieo alimentos destinaos a families españoles necesitaes. Yo visité-yos la páxina web pa informame, por si acasu. De momentu, tengo trabayu pero, ¿qué sé yo lo que va ser de mi mañana? Descansé: paez que sí, que, pa un apuru, cumplo los requisitos. Namás tengo que cuidar el matrimoniu, porque na web nun dicen nada de cebar divorciaos españoles. Si la campaña ye un ésitu, igual tien l’efectu inesperáu de fomentar el matrimoniu (¿heterosexual?) ente indixentes, cosa benéfica, porque ya se sabe que los probes son mui daos a la concupiscencia. ¡A saber lo que pasará nos caxeros automáticos, ente cartón y cartón, a les cuatro la mañana! Tanta fusión bancaria namás podía llevar al porno.

Acierten estos patriotes caritatibles cola so campaña de proteción al probe. Nun hai cosa más española que los probes. Apaecen, pa la Historia, al tiempu que l’Estáu, col matrimoniu d’Isabel y Fernando: nun podemos decir qu’hubiere probes diferenciaos antecesores, na Edá Media: la Edá Media yera un parque temáticu de la miseria. Preséntensenos con Celestina y, con Lázaro de Tormes, algamen l’estatus d’acervu nacional que conserven a día d’hoi (yo abogo por presentar la candidatura de los probes españoles, delantre la UNESCO, al Patrimoniu de la Humanidá, nun tengo claro si material o inmaterial). Hai un probe dientro de cada español: usté entiéndeme perfectamente, nun se faiga’l tontu. El que nun se sienta probe no fondero nun merez gastar el xentiliciu. Asina que podemos catalogar a los españoles, ensin más complicación, en dos grupos: probes en potencia y probes realizaos. El presente paez un tiempu perfavorable pa realizase, pero nun lo tome como una invitación si nun quier.

De toles maneres, habrálos insensibles a la tradición que s’escandalicen col criteriu selectivu del citáu grupu patrióticu. Hipocresía: que tire la primer piedra’l que tea llibre de culpa. Yo tamién soi selectivu, pa que lo voi negar: siempre tuvi preferencia polos probes musicales, subclase acordeonistes. Otros querrán más favorecer a probes flacos o a probes guenuflesos, a probes guapos o a probes con jarsé de cuellu cisne, qué sé yo: pa gustos hai colores. Y, en defensa de l’agrupación patriótica, hai que decir que son los propios probes los que ceben la mecha de la selección nacional. Nun ye novedá alcontrar algún que pide subtituláu: «Parado español», col carné d’identidá posáu xunto’l cartelín a falta de notariu. Y ta empezando a dase tamién la categoría de probe asturianista: «Ayuda Nun tengo trabayu.» Esto xuro que lo vi nuna cera de Xixón. (Si se mira bien, ye motivu d’alegría, porque demuestra que la presencia de l’asignatura de llingua asturiana nes escueles empieza a dar frutu y hasta puede resultar económicamente interesante pa los alumnos que la cursen.) Namás hai que tener cuidáu de que nun coincidan, a la puerta del mesmu supermercáu o de la mesma ilesia, el probe asturianista y algún de los probes españolistes, nun vaya ser…

Permítome avisar a esti grupu caritatible qu’enfotase nel patriotismu de los probes nun paez prudente. Esi español necesitáu que pasa pela sede de l’asociación a por dos kilos d’arroz y un saquín de patates, entra gritando «¡Arriba España!» brazu n’alto y lluz una banderina preconstitucional na solapa de la cazadora donada por Caritas, vete tu a saber si, media hora más tarde, nun se presenta na Casa’l Pueblu xiflando la Internacional y cola foz y el martiellu onde enantes añeró l’aguiluchu. Enciéndese ún pensando en traición tan grande. Lo mínimo que-y puedes pedir al probe qu’alimentes ye la esclusividá. Yo, qué quier que-y diga, cacheábalos a la entrada p’asegurame de que nun guarden nos bolsos simboloxía contradictoria. Otra manera d’evitar doble xuegu ye marcalos na frente. Pero ya sabemos qu’hai quien se diba poner de pates, nun sé por qué: otros tatúense’l logo de la empresa a cambiu d’un plus na nómina.

Manifiesta l’agrupación patriótica, na web, que nun son un partíu políticu nin tienen intención de facer política. Otros nun-yos darán créditu, suponiendo na campaña alimenticia un interés torcíu: la captación d’acólitos, d’estómagos agradecíos que, cuando faiga falta, pueden tresformase en votos. Yo sí los creo. Y total, si m’engaño, engáñense tamién ellos, porque, el día que los probes tengan en so mano decidir gobiernos, vamos ver de vuelta la democracia censitaria: lo que yo-y diga.

Anuncios

Salida falsa

villa cola bolsa

Ilustración de Pablo García

La Nueva España, 13/12/2014

 

Del escándalu económicu de Fernández Villa, interésame l’aspectu material.

—¿Hay otros?

¡Coime, claro! Los billetes son papel; el delitu, conceptu. Los conceptos, pa xente d’espíritu retorcíu: abogaos, xueces o inspectores. Les persones rectes amamos la materia, pensamos nel papel.

La prensa dixo que Villa depositó les perres personalmente y «en fajos» de billetes. Si algún periódicu especificó’l color de los billetes, yo nun m’enteré. Y nun me paez una caxigalina: ta la cuestión del pesu. Un billete vien a ser un gramu, ergo 1,4 millones, en billetes de 10 €, son 140 kilos. Véolo muncho pal llombu resentíu de Villa (acuérdese usté de cuando lu lesionó aquel argayu de caxes de sidra). Los 70 kilos de billetes de 20 € o los 28 de 50 siguen abultándome más de la cuenta. Yo apuesto por 14 kilos de papel verde (el morao compromete muncho), y paezme, tovía, que’l valiente veteranu de la llucha obrera llegaría sudáu a la sucursal bancaria onde fexo’l depósitu, a nun ser que s’ayudare d’un carru de la compra al usu d’ama de casa menesterosa. Pero Villa, emburriando un carru de la compra pel mediu d’Uviéu, diba resultar una estampa indeseablemente llamativa.

—¿Y nun maletín?

Tamos igual. «¡Umm! ¡Sindicalista y maletín!», podía rocear la ciudadanía transeúnte, que ta a la que salta. Non. El contenedor onde mudó de ñeru la llarada de pitinos cantores que Villa guardaba en casa debió ser, pamidea, una bolsa más discreta.

Cuando, depués de selmanes de discusión familiar, el nuestru héroe decide, por fin, arruinase la vida en beneficiu d’una causa mayor; cuando se planta na sala de casa delantre’l retratu enmarcaú de Manuel Llaneza (que lu mira con güeyos cucios y achinaos, como pidiéndo-y el santu y seña) y lu aparta pa un llau pa descubrir la caxa fuerte empotrada na paré; cuando mueve la ruedina de la caxa fuerte pa la derecha y pa la izquierda siguiendo l’orde de los númberos d’afiliación al SOMA y a la FSA; cuando, del interior de la caxa abierta, aflora una claridá esmeralda que-y pinta a Villa una tez batracia, inhumana, improletaria, y les serdes de los bigotes, imantaes pol papel moneda, espúrrense-y, horizontales, como mil pseudópodos ambiciosos, nerviosos, pa escontra la ganancia ilícita… entós, alguién de confianza apúrre-y a Villa una bolsa de la basura.

—¡Home! —escandalízase’l líder.

¡Tantos años de llabor denigraos nun plásticu estigmatizador!

—¿En qué los quies llevar, entós? —replíquen-y, agriamente—. ¿En bolses de lencería?

Les serdes bigotudes altérense, resfriéguense, lascives, unes contra les otres: disfruten un disfrute metonímicu ensin saber que tal cosa esiste, porque tamién ye metonímica la so ignorancia.

Pónen-y al líder, na mano, una bolsa de deporte. Fartúquenla de billetes, empapícenla, fuércen-y la cremallera.

—¡Hala, campeón! ¡Pulveriza les marques!

Villa cierra’l puñu, pero alredor del asa. Siente’l pesu del trunfu, la fortaleza de tantu entrenamientu. Hincha’l pechu y da un pasu al frente, sal a la escalera, al ascensor, sal del portal de casa, sal pal mundu, pal escenariu de los sos trunfos, ruxe l’estadiu, les graderíes reventones, colócase na calle central, blincucos nerviosos, anúncialu la megafonía, saluda, atruena la ovación, on your mark, agáchase, calca los pies nos tacos de salida, set, el xuez llevanta la pistola… doble disparu: salida falsa de Villa.

Nun país distintu

Atlántica XXII, setiembre, 2014

Nun hai deporte más prestosamente solitariu que la natación. Al corredor de fondu, al ciclista, siempre-yos puede caer enriba’l compromisu indeseable d’un compañeru charrán. El nadador ta llibre d’esa desgracia. Nin los más incontinentes son quien a da-y a la llingua embaxo l’agua. Encapsuláu nel líquidu, basta desarrollar la resistencia necesaria pa enriestrar llargos ininterrumpidamente y puede ún despreocupase: naide-y va estorbar esi trance hipnóticu frutu de los movimientos repetíos, rítmicos, esa desconesión del mundu que, a fin de cuentes, ye lo que busca’l deportista de cierta edá.

Pero nun esiste la felicidá absoluta, ya lo sabemos polos clásicos. El peaxe que paga’l nadador son los vestuarios. Voces, riñes, cagamentos… Hai que cuidar la hora. D’otra manera, salir del agua beatu, mayáu, con esi agotamientu feliz del nadar, y furar pa los bancos de les taquilles pente una discusión encesa sobre les perres que merez o dexa de merecer l’últimu analfabetu contratáu pol Madrid o’l Barcelona, ye un menú d’ostres y, de postre, tortos con morciella. (¿A usté gústen-y más los tortos con morciella que les ostres? ¡Oiga, a mi qué me cuenta!)

Hai momentos particularmente difíciles nel vestuariu d’una piscina pública. Por poner un casu, l’apertura matutina, imperiu del xubiláu. Esa ye mala. Pero la peor, tien que me creer, la peor, con muncho, ye la de los cursillos infantiles, en particular si ye usté docente, como esti que firma. (A too esto, nun vestuariu masculín, “cursillos infantiles” resulta espresión redundante, y esta ye una marca distintiva sexual incontestable: nun hai noticia de paisanu de más de quince años qu’acepte sometese a les intruciones riguroses d’una monitora de venticinco, lo mesmo da que medie prescripción médica; esi atrevimientu de les güeles con sobrepesu, que sufren estoicamente bronques por agarrase a les corcheres cada dos brazaes, nun salta la barrera de la paré que separa los vestuarios masculinos de los femeninos.)

Ello yeren, l’otru día, dos neños, caún col so padre. Déase cuenta que nun escribí «dos mozos, caún col so fíu» porque los padres, nel casu que nos ocupa, son la figura subordinada, una especie de complementu resignáu y silente. La mala suerte, o les maldaes poles que tengo que pagar, fixéronmelos vecinos de bancu. De pies los dos enriba les tables, ún en pelota, l’otru en calzonciellos, ximelgándose baxo’l vigorosu resfregar tualleru de los esclavos familiares, alcontraron, aquel primer día de cursillu, que teníen un mundu en común pesie a nun ser alumnos de la mesma escuela.

Head, shoulders, knees and toes… knees and toes! —berraben al unísonu, acompañando la lletra del cantar con movimientos de les manes, buscando les partes del cuerpu citaes.

—Para quieto, Izan (van permitime que reproduza’l nome a la manera que los güelos del guaje deben pensar que s’escribe).

—Estate quieto, Borja.

—¿Te llamas Borja? —ponse Izan.

—Sí.

—Yo me llamo Izan. ¿Qué estudias?, ¿primero?

—No, segundo.

Silenciu admiráu d’Izan. Cuando se repón, sigue:

—Yo estudio en el Atalía. ¿Y tú?

—Yo en los Jesuitas.

—¡Ah!

Había un aire reposáu, suficiente, na afirmación de Borja. Sumada al añu d’edá que-y sacaba a Izan, qu’amás, naquel momentu, yera un verdaderu sans-culotte, tresformábase nun guañu d’orgullu de clase que prometía frutos xugosos na madurez.

Izan, con inxenuidá propia d’un idealista, aneciaba n’establecer una relación que ya se veía ensin futuru:

—¿Cómo se llama tu padre?

(El vestidor silenciosu, apartáu dos metros escasos.)

—Iván. ¿Y el tuyo?

(L’otru servidor silenciosu. Ente ellos nun había comunicación: ya se distinguíen pol golor ún al otru, pamidea.)

—Avelino.

Borja engurrió’l focicu, estrañáu:

—¿Cómo?

—Avelino.

—¿Avelino?

Izan notó qu’algo raro acababa de decir. Nun sabía bien qué, pero algo incorrecto, algo que Borja, qu’estudiaba segundo, nun veía normal.

—Sí… —reconoció, acobardáu.

—¿Eso es un nombre? —disparó Borja: amás de ser mayor, d’estudiar nos Jesuitas y de tener puestos los calzonciellos, él tenía un padre con un nome normal, non como aquel porriqueru preguntón.

Pueser qu’Izan descubriere, xusto entós, lo que ye la humillación. Indefensu, avergonzáu, miró de rebisgu pal padre, esi cruce ente esclavu y autoridá qu’él tenía por normal, pero que nun lo debía ser, porque guardaba un secretu nefandu: un nome improbable. Pero’l padre, siempre calláu, faciéndose’l bobu, doblaba la tualla mui formal y guardábala dientro la mochila. Naide diba sacar a Izan daquella comprometida situación. Pasába-y el nubláu pela frente. Si miraba pa Borja, zapicaba con una mirada de superioridá inquisitiva. Por fin, Izan tuvo una inspiración:

—Head, shoulders, knees and toes… knees and toes!

Borja sumóse al cantar y al mimu, y el consensu, siempre temporal, reinó.

Guardé los mios tarecos na bolsa de deporte y salí pa la calle.

¡Qué guajes! El ser humanu ye víctima d’un determinismu social contra’l que ye bobada rebelase. Ta fresco, coño. Estos del tiempu nun acierten una. ¡Joder!, ¿por qué nun apañen la mierda’l perru? Depués, métennos nel mismu sacu a los que sí lo apañamos…

Pela cera, pa escontra mío, venía un home emburriando una siella de ruedes. Sentada, tapada con mantes, inerte, perdida ya nel mundu de l’ancianidá inconsciente, ximelgábase, col rodar, la que probablemente yera la madre. L’home enclinábase pa la oreya de la muyer, paecía que-y xuxuriaba algo. Cuando nos crucemos, pudi sentilu. Cantába-y suaviquino:

 

Porque nací al pie del monte,

onde la nublina posa,

y los mios padres son probes,

yo nun puedo ser dichosa.

 

¿Qué-y llegaría, del cantar, a aquella paisana? El rumor, pueser. Un rumor tranquilizador, confortante, solidariu na edá, vieyu como ella mesma. El rumor d’aquel cantar qu’heredare, na infancia, d’otres voces ya difuntes y que’l fíu-y sentiría cuantísimes veces, de neñu, mientres ella poblaba per casa fregando los cristales o quitando’l polvu.

Tamién Izan y Borja, pensé, algún día, dientro casi d’un sieglu, allá per 2090 o 2100, a saber, podíen rodar (per esa mesma calle y, al empar, nun país distintu), semi-inconscientes, emburriaos por un familiar cariñosu o cumplidor que, enclináu al llombu, cantusquiere otru rumor remotu, resucitándo-yos la infancia prometedora:

 

Head, shoulders, knees and toes… Knees and toes!

Antisistema

Atlántica XXII, xunetu, 2014

Llamóme un amigu, misteriosu.

—Tenemos que quedar.

—¿Mañana al mediudía n’El Cartero?

—¡No, no! Nun sitiu más discretu. El cabu San Lorenzo, a eso de les ocho la tarde.

«¡Joder! A sacar otra vez la ropa d’inviernu», pensé.

Nun me dio tiempu a retrucar: colgó.

Si usté nun conoz el parque del cabu San Lorenzo, nel conceyu de Xixón, diré-y que ye una campona, enriba la mar, onde’l fríu tien los cuarteles de veranu. Notru tiempu, siendo yo eso qu’agora llamen adolescente, daquella carapijo, yera zona prohibida, militarizada, terra ignota. Los soldaos marcharon y, agora, el serviciu de parques y xardinos del conceyu tien la pradería n’estáu de revista permanente, pero al fríu nun hai normativa nin Dios que lu eche.

Baxé la cuesta arando coles narices l’airón, que, naquel momentu, yo consideré impertinente: depués dime cuenta que tenía más de deidá bondadosa y preventiva. Nun se veía a naide. Al fondu, de la que pasaba xunto ún d’esos matos decorativos de cañes enxareyaes, altos y vanos nel interior, tan amañosos pa metese un chute como pa da-y paz discretamente a una necesitá intestinal (dame la impresión de que les dos coses al tiempu son incompatibles… pero yo qué sé), chistáronme.

—¡Eh!

Ente les cañes xesticulaba una sombra. El mio amigu X (vamos guarda-y l’anonimatu por razones que se van facer evidentes), con gafes de sol y enfundáu nuna sudadera negra con capucha subida, llamábame pal interior.

A lo primero nun lu conocí. X ye auditor de certificaciones de calidá p’AENOR, un puntu al que paez que’l pescuezu, col correr de los años, sufrió-y una mutación, fue adaptándose al nudu de les corbates y desplazando la nuez onde nun estorbe, mui p’arriba, practicamente a techu del cazu. Por eso, facíaseme imposible identificalu naquel cani rimador.

—No, no: paso.

—¡Que soi yo, Milio! —tranquilizóme; y, arrastrándome d’un brazu, metióme pa dientro’l matu.

Tovía escucó pa fuera, p’asegurase de que la operación-y pasare desapercibida al vacíu y a Google Earth. Cuando él quedó seguru de que nun había testigos del nuestru alcuentru y yo de nun pisar mierda, entró en materia.

—¿Cómo andes de dolor d’espalda?

La pregunta yera inesperada. Y la manera de formulada, rara: X, agorrumbáu, adelantaba la cara pa escontra mi con un aquel agresivo.

—Bien… Va tiempu que nun me da guerra.

Chascó la llingua, disgustáu.

—¿Y les piernes? Porque a ti gústate salir a correr, ¿no?

—Voi tener que renunciar –llamenté—. Pónenseme los papos como piedres y depués toi mediu mes coxicando.

Esta contestación sí que-y gustó. L’alegría que-y producíen, aparentemente, les mios contractures, tiró d’él p’arriba, pa enderezalu. Un espasmu dolorosu torció-y la boca y volvió a la posición conspiradora previa.

—¡Tu tienes falta d’un fisio! —nun se confunda, lector: yera él el que me lo decía a mi.

—Ya. Llevo unos cuantos.

—Yo digo un fisio a horariu completu, les venticuatro hores del día a disposición tuya.

—Sí, claro… ¡No te jode!

—Tamién yo tengo falta d’un fisio –ximió—. Nun m’aguanto de dolores. Va pa un mes que nun soi a poneme derechu. Nin puedo auditar. Onde voi, causo mal efectu: con esta inclinación, les corbates cuélguenme como plomaes.

Aquello esplicaba lo de la sudadera… relativamente.

—Vaya.

—Como calmantes –quexóse—. Ya tengo les tripes pa fregar con elles. El médicu pidióme consulta col fisio, ¡y citáronme pa dientro tres meses!

—Coño.

—Pa entós, ya voi tar muertu, Milín.. Si nun me maten los calmantes, mátome yo.

—Nun será pa tanto.

—¡Sí, sí! ¡Mátome! A nun ser que m’arregle un fisio, mátome.

—¿Y por qué nun vas a unu particular, como tol mundu?

Púnxose dignu, dientro lo que la postura-y consentía.

—¡Yo pago unos servicios públicos y tengo derechu a que m’atiendan! —Apoderóse-y el rencor de la cara y xuxurió, ofídicu—: ¡Namás espero’l día que pueda auditar el SESPA!

¡Ai, los derechos! Son como centiminos nos bolsos del espíritu: nun valen pa nada y acaben perdiendose per un furacu, pela pata p’abaxo.

Una mueca fumanchunesca pintóse-y na cara a X:

—Lo que merecen ye que los secuestren.

Yo, a lo primero, interpretélo mal (soi fíu de los tiempos que me toquen vivir) y díxi-y:

—¿Quién?, ¿el conseyeru o’l presidente?

—¡No! ¡Los fisios!

Aquello empezó a dame mal aire. A les palabres acompañábales esa espresión tripartita (aclaración – complicidá – amenaza) que los llocos copien de los malos actores de películes que quieren paecer llocos.

—¡Si secuestres al fisio —siguió X—, ya nun tienes qu’esperar la vez!, ¿nun te das cuenta?

Nun me costó trabayu faceme’l sorprendíu:

—Umm…

—Cada vez que te duela la espalda, bajes al sótanu a que te la arregle.

—Ya…

—¡Y esi día come escalopines! —sentenció, feliz col final feliz.

—Claro… Escalopines…. Pero —vime na obligación d’aportar algo: yo soi asina—, ¿y si ye veganu o una cosa pol estilu?, ¿y si nun come carne?

—¡Sí come, sí! ¡Que va a la carnicería los miércoles de tarde y los sábados al mediudía!

¡Ah! ¡Nun tábemos falando «del fisio» como categoría xeneral, sinón «d’esi fisio» carnívoru en concreto.

—Y, amás —paecióme que se-y resquiebraben les gafes col filu d’una oculta mirada navayera—, va en bicicleta, mui atléticu, el castrón… —Un cambiu repentín—: Entós, ¿qué? ¿Viente bien esti martes a les siete?

Respiguéme.

—¿Si me vien bien… pa qué?

—¡Coño, pa secuestralu! ¿De qué tamos tratando? Los martes va a yoga… ¡pa tar flexible…! —¡El rencor, el rencor!

—Oye, mira… Nun lo acabo de ver…

—¿Qué ye lo que nun acabes de ver? Tengo’l furgón tuneáu con pegatines y nel sótanu ya metí la luz, la camilla pa los masajes y un inodoru químicu. ¡Ta too preparao!

Púnxime gafu: había que cortar:

—¿Y por qué me quies meter a mi nesi enguedeyu?

—Tienen que ser dos. Ya-y di munches vueltes. Pal secuestru, arreglábame yo solu, pero piensa cuando tenga que me dar un masaje. ¿Voi tumbame boca abajo y fiame d’él? ¡Lo mismo-y da por estrangulame! No: tienen que ser dos. Mientres masuña a ún, l’otru apúnta-y cola escopeta.

—Coño, X: con esa presión nun va poder trabayar bien. Igual t’estropia más el llombu, en vez d’arreglátelu.

—Sí lu va arreglar, sí… —llaín—, pola cuentra que-y va traer. Pa soltar contractures, nun tien falta de tolos deos.

Llegaos a aquel puntu, consideré que yera momentu de despedise:

—Mira: lo mío son les afoníes del docente.

—¡Pues secuestramos tamién un foniatra! —ofrecióse—. ¡O un otorrino! ¡O los dos! El sótanu ye ampliu.

—¡Tu quies montar una clínica secuestrada!

—Pero a disposición de los amigos, ¿eh? Home, igual tienen que participar económicamente pal mantenimientu.

Ya. Privatización.

—Paso —fui cortante—. Yo tamién soi funcionariu.

Quitó les gafes con un movimientu enérxicu y miróme con intensidá, dobláu como taba.

—Claro —gruñó—. La casta funcionarial protégese.

Nun retruqué. Que dixere lo que-y diere la gana. A fin de cuentes, l’ausencia de mala conciencia ye rasgu distintivu del mandarinatu.

—Pero, cuidadín –amenazó—. A ver si alguien tien falta de profesor particular pal fíu repetidor.

Oricióseme’l pelu na nuca.

X punxo les gafes, adelantó bien pa la frente la capucha de la sudadera negra y salió pal esterior del matu. Pelos praos pindios p’arriba, fue subiendo, con trabayu, hasta l’aparcamientu: un gran coleópteru abombáu arrastrándose pel verde.

Aquel ser qu’arrepegaba pela cuesta, hasta antiayer, cuando nun tenía conciencia de cargar espaldes al llombu, yera un ciudadanu respetable, modélicu. Pero l’Estáu defraudólu, féxolu un terrorista torgáu, otru antisistema. El desengañu mata más demócratas que les dictadures. Desapaecen los ciudadanos, llega’l tiempu de la poliarquía. Perellí p’arriba, zapicando y pegándose focicazos, Ricardo III, gorrumbu, poseyíu por una rabia xusticiera, disponíase a buscar un fisioterapeuta, y nun ofrecía’l reinu a cambiu.