¡Vamos reínos un poco más!

La Nueva España, 17/02/2018

woodyallenstatuespain

Paez que la estatua de Woody Allen va seguir faciendo como que pasea per Uviéu. La prensa usó’l términu “indultu” pa notificar que’l Conceyu d’Igualdá del ayuntamientu decidió nun la quitar d’en mediu, términu mal usáu por más d’una razón, la más evidente que les estatues son inocentes, toes elles, a priori y, la que nos ocupa, a fortiori al nun tar condenáu el modelu humanu.

Toa esta historia, qu’entendemos que namás sufre un aplazamientu si facemos casu de les declaraciones de delles de les protagonistes de la polémica (“Seguiremos luchando”, Alejandra Matallanas, IU; “La estatua creo que quedará una temporada”, Laura Díez, Asociación Trece Rosas; “El tema no se ha cerrado”, Eva Irazu, Plataforma Feminista d’Asturies), dexa nel aire la impresión faltona, insultante y que nun tien que ver sólo colos grupos feministes (tamién cola corporación municipal), de que la ciudá-y fixere una gracia especial a Allen al espetalu nuna calle, y ye al revés, nun se pierda de vista. Uviéu ye una localidá mui guapa y prestosa pero Allen ye un iconu pa la cultura mundial. La estatua ye un recursu urbanu, un reclamu turísticu. Ye Uviéu la que se beneficia de Woody Allen, non al revés. Di tu qu’él, a fin de cuentes hiperactivu, tendrá la cabeza ocupada con tres guiones futuros y una realización en cursu y nun se parará a pensar lo que pasa col cachu bronce que lu representa a 5.500 kilómetros del centru del mundu. Pero, si lo fai, igual-y da por pedir la retirada del monumentu, ofendíu. ¿A cuentu de qué tien qu’aguantar que lu linchen o que lu perdonen en figura nuna localidá menor de la periferia del Vieyu Mundu?

Pero tampoco quiero yo que se piense que me toi sumando a la carcundia antifeminista: nun me meta usté nesa banda. Por eso, agora que (de momentu, ya ta dicho arriba) lo d’Allen queda pa prau, planteo otra polémica. El miércoles, la conceyalía de Cultura d’Uviéu propunxo declarar Fíu Predilectu de la ciudá a Ángel González, que ya tien consagraos parque infantil, plaza pública y escuela. El día 12 del pasáu mes de xineru, por aquello de que se cumplíen diez años de la so muerte, dedicáron-y un espaciu radiofónicu na cadena SER, nel programa Hora 25 que lleva la conocida locutora Angels Barceló. Si usté sigue’l programa, sabrá que Barceló condena regularmente cualquier sucesu que tenga que ver col abusu machista, la desigualdá de xéneru, esplotaciones y agresiones contra la muyer. Nesta ocasión, en cambiu, rió alegremente les gracies de contertulios que fueron conocíos o amigos d’Ángel González y que relataben, con desenvoltura mundana, que’l poeta frecuentaba puticlubs de la calle La Ballesta, en Madrid, a veces en compañía de Jaime Gil de Biedma. Contaba ún de los tertulianos cómo González-y esplicaba estes visites: “Bueno, cada uno íbamos a buscar cosas distintas, ¿eh?” Acuérdese usté que Gil de Biedma yera homosexual. Minutos 20 a 23 del audio, a disposición n’Internet. (A mi, si soi sinceru, lo que más m’espanta ye la doble moral de la señora Barceló, que ríe cuando’l que va de putes tien la bendición de “la gauche divine” pero señala col deu, condenando, si ye un camioneru en ruta.)

Pues ehí lo tenemos: el poeta oficial de la ciudá, particularmente del progresismu, colaboraba, como tantos otros, cola esplotación y cosificación de la muyer, despersonalizada y convertida en vil materia de compraventa nel mercáu carnal. Escuela pública, plaza, parque infantil y agora Fíu Predilectu. ¡Vamos reínos un poco más, ho!

Anuncios

Una epifanía doblemente triste

La Nueva España, 12/02/18

Nel conceyu de Cangas, una mina quema embaxo la nevada. Nada diz la blanca capa callada, al aire xelón d’esti mes cumplidor, de los xiflíos y chasquíos de la combustión subterránea, el ruíu del engranaxe mineral del infiernu. Fumu y ceniza, indistinguibles na nueche permanente de la sesta galería de la mina Carbonar, despréndense y deposítense como’l precipitáu secreto d’un sueñu blancu del mundu esterior.

Muerren les mines, ¿y qué meyor manera qu’ardiendo a escures, en silenciu? Acaba una época, ciérrase una novela de Zola y el sudariu que la tapa ye la vieya Europa de François Villon, cíclicamente resurrecta, esta sí inmortal. Ún entrúgase qué va quedar d’esti tiempu, qué recreación d’esti tiempu va facer el futuru. D’equí a cien años, pasaes ya dos xeneraciones que nun tengan memoria de los derrabes mortales, del afuegu del silicosu, del vale del carbón, del economatu de Bustiello, de les tualles d’HUNOSA en colgaderu, de les vacaciones nel balneariu de Ledesma, de la canción de Víctor Manuel o de “Santa Bárbara Bendita”… cuando la tesis del mundu vuelva a ser la del druida que cuida la caña del árbol sagráu, ¿qué lectura van facer, entós, d’estos años?, ¿quedará namás el testimoniu gráficu, condenable y llamentable, d’unes cuenques degradaes urbanística y ecolóxicamente?, ¿el relatu d’una historiografía nueva y apartada de tesis polítiques d’ascendencia marxista, pa entós antigües, qu’espiece corrupciones y caciquismos de clase obrera como agora pueda facese del reináu de Pidal y Mon?

Ya nun se va quemar carbón en Lada, paez ser. Depués va toca-y a Aboño. Y habrá que ver si’l procesu de descarbonificación de la enerxía, l’aumentu del preciu de la lluz y la política sancionadora d’emisiones de CO2 de la UE nun tumba tamién la industria del aceru. Ye normal que la mina Carbonar, en Veiga de Rengos, se suicide a lo bonzo. Acábase un mundu. Yo, y perdóneme la pretensión, tuvi una epifanía a esi respectu cuando, va pocos años, morrió mio padre. Dende los 18 años, llevaba na espalda un repulgu grande, en forma de media lluna, consecuencia d’una operación que lu dexó ensin mediu pulmón, afectáu d’una tuberculosis que garró nun taller de Sama a los 15, trabayando d’aprendiz. Depués d’una vida de torneru, ya nos 70, estirpáron-y inútilmente, poco enantes de morrer, la cabeza del páncreas, y trazáron-y otra gran media lluna, esta per delantre del troncu. Cuando la vi, entendí que yera un home ente dos paréntesis: cerráren-y, en quirófanu, aquel otru que-y abrieren en 1950, acabárese-y l’arrogante plazu de gracia d’aquella otra intervención. Y entendí tamién, o paecióme entender ensin razón nin argumentu pa ello, porque eso ye una epifanía, qu’esi paréntesis que se clausuraba escedíalu a él: afectaba a la clase obrera asturiana del sieglu XX, la de la mina y la del taller. Una revelación indeseable y doblemente triste.

Cuestión de llimpieza

La Nueva España, 03/02/18

El Partíu Popular nun quier a Caunedo de candidatu pa l’alcaldía d’Uviéu pero a Cherines, pa presidenta d’Asturies, sí. Algo sabrá d’eso’l vicepresidente de política social y sectorial del PP, Javier Maroto, que lo dixo aprovechando una vueltina que pegó esta selmana, de casualidá, per equí y que se dexó fotografiar cola protocandidata pero non col autocandidatu… o anticandidatu…, por nun decir pseudocandidatu, hipocandidatu, lipocandidatu, necrocandidatu, paquicandidatu, tóxicocandidatu o a saber si, d’equí a poco, exocandidatu. Esi mesmu día, enterémonos de que l’Estáu va llibrar Asturies de la prohibición de cuchar la tierra. Les dos noticies, cruzaes, dan un resultáu esmolecedor: «El PP refuga de candidatu a Caunedo, que nun va tener problemes si quier esparder cuchu.»

Maroto declaró na radio que Caunedo nun daba pinta de «limpio y transparente». Pues eso nun lo puede estropiar más el cuchu. Deducimos qu’a Cherines, la candidata encontiada, sí la ve llimpia y tresparente. Bueno, nun ye d’estrañar: a mi siempre me lo abultó. De toles maneres, da que pensar que lésicu propiu de la publicidá de productos hixénicos acabe tresformándose en currículum políticu. Paez que Maroto plantea la situación del PP asturianu y carbayón como un duelu a manga y esprái ente Cuchumán y miss Proper. Cuidáu: nesa coyuntura, yo diba mirar con más respetu a Cuchumán, que tien un chisme más grande y chisca más.

Por una vez, Cherines y los comunistes (en simpática espresión de la propia candidata tresparente) del ayuntamientu d’Uviéu coinciden nel so desdén por Caunedo. El puntu afín debe ser, efectivamente, esi de la llimpieza. Rubén Rosón, conceyal de Somos, llegó a interesase, en comisión municipal d’investigación, hasta poles coses que salíen d’embaxo los colchones en casa les tíes de Caunedo, cosa que ya raspia (por nun decir roza, que diba ser peor) el trestornu obsesivu-compulsivu. Pel so llau, Mercedes Fernández, ratita presumida, lleva años barriendo la casa del PP autonómicu de conceyu en conceyu. Pero, anque agora Madrid mande a cortexala a Maroto en xusta recompensa pol so llabor infatigable, el futuru sentimental de la parexa abúltame inciertu. Tamién ye verdá qu’eso ye lo de menos: los partíos políticos practiquen, internamente, el poliamor. De toles maneres, el cortexu va depender muncho de si ella atopa, nes elecciones de 2019, la moneda d’oru cola que comprar el llacín rosa que caltenga’l romance y de qu’acierte a llenar bien la cestina de la merienda. Si non, el ratonín del cuentu conviértese en gatu traidor y… ¡ñam!

Más cabeces que ñalgues

La Nueva España, 1/2/2018

El públicu del patiu de butaques del teatru Campoamor, respetuosu o indiferente coles locuciones inglesa y castellana que daben pasu a la representación de “Pélleas et Mélisande”, zapatió y berró-y a la locución asturiana. Arriba, en gallineru, aplaudiéronla. Butaca de patiu: 150 €. Butaca de xeneral: 45 €. Nun fai falta decir más. “La heroica ciudad despertó de la siesta y abucheaba al bable.” Y tampoco, porque hai que ser bien tosquín pa berra-y a una llingua, a una estructura insensible, a una abstracción. Berráron-y, los de los 150 €, a lo que’l bable representaba nesi patiu de butaques: un rasgu del mundu menesterosu entendíu como amenazadora invasión del club… perdón, del casinu vetustu onde apigacen, igualmente, los de Sagasta y los de Cánovas; berráron-yos a la boina del güelu y a les madreñes de la güela, inconfesables y vergonzantes; berráron-yos a Antón de Chinta, a Rosa y a Pinín por ser cuentu humilde, poca cosa pa pretender entemecese coles páxines de la gran novela decimonónica y perenne por consustancial a la ciudá, a ciertu sector de la sociedá ovetense. Ya sabe la FSA, y en particular el presidente Javier Fernández, a quién dan gustu aplazando la cooficialidá del asturiano hasta ver si un nuevu parlamentu, más entorniáu al berríu preoperísticu, evita una situación políticamente comprometida. Afortunadamente, el patiu de butaques del Campoamor tien asientu pa 884 ñalgues pareaes, mientres el censu d’Uviéu cuenta más de 220.000 cabeces.

Séneca y un chocolatín

La Nueva España, 27/01/2018

Tampoco hai que descartar que Javier Fernández acabe votando PSOE nes prósimes elecciones. Eso sí: les posibilidaes son mayores pa les autonómiques de 2019, en particular si se diere’l casu, improbable pero non imposible, de que’l candidatu fuere algún de los conseyeros por él nomaos: el parleru Guillermo Martínez o l’hiperactivu Fernando Lastra. Pero hai que reconocer que, pa les xenerales de 2020, el partíu de la rosa va tener que mayar enforma si quier ganar un votu, esi votu concretu, na parroquia de Somió, en Xixón.

Porque los sos amores, agora mesmo, tienlos na derecha. El diariu ABC, qu’en tiempos de la Xestora lu describió como “el hombre que ha desbloqueado España”, acudía otra vez a él, estos díes, pa denunciar los errores del actual secretariu xeneral (“Javier Fernández celebra que Pedro Sánchez rectifique y se abra a pactos con el PP”) y les aventures lingüístiques de la nueva dirección de la FSA (“El presidente de Asturias alerta de los riesgos que supondría la cooficialidad del bable”). La Razón tamién-y dedicaba algún titular, consolador pa los sos lectores angustiaos pol peligru de desaparición d’España (“Javier Fernández cree que Sánchez ha desechado la plurinacionalidad”; “El presidente de Asturias, que dirigió la Gestora del PSOE, se alegra porque es contrario a entregar palabras simbólicas a los nacionalistas”). Ensin tener claro per qué parte del espectru políticu sigo, El País, que va viendo la vida de color naranxa, aprofiaba col tema d’ABC: “Javier Fernández celebra que Pedro Sánchez «rectifique» y se abra a pactar con el PP.” Pel mediu la noticia, reproduzse alguna perla paternalista, en cita literal del mierense: “No voy a juzgarlo, voy a comprenderlo.” La Vanguardia tamién nos lu asitiaba nesi puntu que namás-y puede resultar indiferente (¡o igual estimulante!) al que ya nun cuenta nin siquiera col regalín d’un escañu pigarciosu nel Senáu, áurea mediócritas del políticu gotosu: “El PP asturiano insta al PSOE a hacer caso a Javier Fernández y negociar con Rajoy.” Ente los diarios dixitales de la periferia racional, l’entusiasmu pola figura del presidente crepuscular nun ye menor. Hispanidad titulaba: “Javier Fernández: el nuevo PSOE me acusó de poner el culo en pompa con el PP y ahora negocia con Rajoy.” “Brillante ironía de Javier Fernández sobre el nacionalismo y Asturias”, proclamaba Libertad Digital. Anque la emponderanza más encesa de la que tengo noticia vien ya de cuando’l presidente garró les riendes d’aquella Xestora que fexo’l tránsitu a ninguna parte, una etopeya de poner coloráu por cuestión de forma y de fondu, algo pol estilu al porno pasáu pel filtru de Palacio Valdés que-y aconseyo disfrutar, lector paciente, y que puede alcontrar n’Internet googleando “Javier Fernández, líder normal”. De nada.

Quierlu la derecha. Ye esi tipu de galán. Alluendi’l Negrón, en munches families d’orde y sentíu del Estáu, nun deben ser a entender cómo ye posible que la militancia socialista tea tan ciega como pa facer de menos a un señor seriu y formal, convidable a merendar chocolate con bizcochos de soletilla nel salón de casa, respetuosu cola Corona y cola Ilesia, patriota y, a fin de cuentes, conservador nes coses importartes, trescendentales. Él tampoco lo debe entender, vistes les estocaes que-yos mete, perende que-y ponen un micru delantre la boca, a los que van ser los sos herederos indeseaos. Ye la condición del machu alfa, que, como la regla ente les femes de los cánidos, nun desapaez cola edá: hai bien d’exemplos na clase política. Nun s’inventaron pa ellos, pa Javier Fernández, les cañes de pescar o les valles de les obres. Nun escribió Séneca pa ellos, pa él, aquelles palabres d’una de les cartes a Lucilio: “¿Qué quexa nin qué incomodidá hai en que s’escose lo que tenía que s’acabar?”

Manipulación

La Nueva España, 20/01/2018

La detención y posterior condena d’un conseyeru y una directora xeneral d’Educación asturianos nun merecieron mayor interés pa los medios de comunicación d’ámbitu estatal. Poco más o menos, lo mesmo pasó col casu del que fuere más de tres décades secretariu xeneral del SOMA. La Guardia Civil investiga a la UGT asturiana por un presuntu fraude en relación coles perres de los cursos pa paraos y eso tampoco ye asuntu relevante pa la prensa radicada alluendi’l Negrón. Les manifestaciones contra la monarquía que se celebren en paralelo a la entrega de los Premios Princesa d’Asturies a pocos metros del Campoamor resulten invisibles pa telediarios, noticiarios radiofónicos y prensa en papel madrileños. Nun fai falta decir que los retrasos na llegada de l’alta velocidá ferroviaria a Asturies son cosa insignificante pal conxuntu d’España n’opinión d’eses redacciones. Etcétera, etcétera.

En cambiu, una posible oficialidá del asturiano sí ye, polo visto, cuestión d’alarma nacional. Antena 3 emitió, va poco, un reportaxe esmolecedor al respectu, sentenciando, motu proprio, la discrepancia social y l’apaición d’una polémica nueva ente asturianos; el diariu ABC abundó nel tema (¡dos planes!) del supuestu coste y marafundiu que diba suponer tal medida y, hai un par de díes, un mediu dixital, OKDiario, que se diz “el sitio de los inconformistas”, tragó l’anzuelu d’un asturianista coñón que sacó de la manga un institutu asturchale xixonés onde imponíen a los neños, como lectura obligatoria, un llibru en bable que difamaba a España y proclamaba la nación asturiana: sustu xeneral ente los lectores del mediu, que tragaron la xorra hasta les coraes y empezaron a berrar contra la proliferación de separatistes nazis en tierres de don Pelayo.

Hai verdaes irrelevantes y mentires productives. Polo visto, nun convién que vaya amatándose’l fueu que prendió cola declaración de la república catalana, hai qu’alimentar esa foguera emocional, fecunda xeneradora de votantes según pa quién, y nun da más ónde s’eche la gasolina: el fin xustifica los medios. Pero, si nel restu d’España “cuela” la noticia falsa del profesor asturianu qu’instruye, torcidamente, a los alumnos pa facelos del so bandu separatista, ¿por qué nun vamos pensar que tampoco yeren veraces toes aquelles informaciones que nos “colaron”, años y años, sobre los abusos que sufríen, nel sistema educativu catalán, los neños d’espresión castellana?

¡Esta xente nun va para hasta acabar con España! Y nun me refiero a los catalanes.

Voluntá de Dios

La Nueva España, 13/01/18

Anque ya va pa una selmana del sucesu, nun me resisto a comentar la noticia del Lázaro de Villabona que resucitó na morgue d’Oviedo (toponimus castellanissimus Caunedensis). Al saber que conservaba al fíu, el padre de Gonzalo Montoya Jiménez declaró a la radio: “¡Es increíble! ¡Increíble! De la vida a la muerte… ¡hay mucha diferencia!”

Pues sí: incontestable.

Al otru día, el padre del resurrectu diere ya con una esplicación pa lo increíble: “Ha sido un milagro del Señor. Ha sido gracias al Señor.”

Eclesiastés 11:5: “Los caminos de Dios son misteriosos como la sienda l’aire.”

Nesti casu, pa que Dios quinxere salvar de la radial del forense al presidiariu aparentemente muertu, tuvo que ser la So santa voluntá omnisciente, primero, que’l rapaz cayere, na candidez de l’adolescencia o de la mocedá, metafóricamente presu de conductes reprobables y de l’afición a la propiedá ayena; qu’eses aficiones socialmente incomprendíes lu emburriaren a incurrir na delincuencia col perxuiciu subsiguiente a terceros; que la policía lu detuviere y la xusticia lu sentenciare, gastando, nos trámites, una bona cantidá de perres del erariu públicu; que’l gastu continuare na prisión, esta vez literal, onde se determinó que diba cumplir los tres años de reclusión prescritos; qu’a la celda que lu acoyía entraren cocaína, heroína, barbitúricos y jachís, sustancies toes elles qu’apaecieron na analítica que se-y fexo en resucitando, según contaron estos díes los papeles; que’l Gobiernu d’España decidiere recortar gastos de personal en prisiones, acumulándose así, el vienres, el repartu de pastilles correspondiente a tol final de selmana; que tres médicos de la cárcel tengan que se romper la cabeza agora pa esplicar cómo pudo ser que certificaren una muerte que nun fue (un conseyu de funcionariu que se solidariza: nun se desdigan de lo firmao, apelen al milagru, como’l padre: a fin de cuentes, si acaben por denuncialos, la xusticia cola que van tratar ye la española); que la Guardia Civil disponga un retén nel HUCA pa custodiar al resurrectu en vez de tar disponible pa otru serviciu difícilmente menos importante; qu’un abogáu con instintu (pónga-y usté l’axetivu que quiera al sustantivu) tea dispuestu a pedir responsabilidá patrimonial a l’Administración polos fechos sucedíos, lo que quier decir más perres del erariu públicu tiraes al regatu que se va faciendo Nalón; y, finalmente, que les autoridaes penitenciaries tengan que se poner a perder el tiempu, a cumplimentar y mover papeles y vaya usté a saber si, tamién, a buscar una cabeza de turcu pa cerrar, con un suspiru de descansu, esti casu de comedia.

Si esto ye la voluntá de Dios, complíca-yos la vida a unos cuantos y salnos cara a toos. Pero… la sienda l’aire.