La candidata

Un vecín, del que desconozo la filiación política, comentábame, nel ascensor, los resultaos de les primaries locales del PSOE xixonés:

—Un hara-kiri de libro.

Consolé: ya pensaba yo que yera una obsesión personal.

El socialismu playu viose na coyuntura d’escoyer ente sustu y muerte. Nun ta claro por qué s’enclinó, eso vamos sabelo d’equí a siete meses, cuando se voten les municipales. Pero algo sí paez evidente: la o les persones responsables d’evitar una demediación tan ostensible algo debieron facer mal. A les poques hores de conocese’l resultáu que-y daba la candidatura a Ana González por 19 votos, el secretariu de la FSA presentóse na ciudá cola intención de clausurar la disputa y pronunció cinco veces, en trenta segundos, la espresión «se acabó», preba de que nun s’acabó. Con un marxe tan escasu, los perdedores pueden esperar una temporadina a ver cómo se desarrollen los acontecimientos: la partida sigue abierta.

Parafraseando’l refrán, «les sigles y el cuchu pueden muchu, pero más el cuchu». El PSOE de Xixón sigue enfotándose nel superpoder de les sos cuatro lletres, y nun s’entiende, porque ya lleva dos castañazos, bastantes como pa caer de la burra. PP o PSOE tienen garantizáu, por etiqueta, un colchonín de votos incondicionales de xente a la que-y da igual que presenten un oriciu encabezando la lista electoral pero, con eso, nun llega. El candidatu tien qu’aportar un plus, ¿qué otru sentíu tien rompese la cabeza buscándolu? La electa pola metá del socialismu xixonés da señales de restar más que de sumar.

Por promocionala, Barbón dio a entender que gozaba de predicamentu local en dos ámbitos: el del feminismu y el del «movimientu cultural». «Se necesita tener determinada representatividad en sectores que en Gijón son cada vez más pujantes», afirmó’l secretariu xeneral astur. Nun sé si’l feminismu basta pa poner y quitar alcaldes nesta ciudá pero lo segundo, «el movimientu cultural», dígo-y yo que non. De mano, l’observador atentu nun se va decatar de mases movilizaes culturalmente avanzando del brazu pela calle Corrida mientres griten proclames cevantines; y, d’otra manera, l’afirmación barbónica ye un plizcu valiente: el compromisu cultural de González, si esiste, debe ser bien sutil y enforma parcial: siendo conseyera de Cultura, nun se personó nin una sola vez na entrega de los premios que la Dirección Xeneral de Política Lingüística convoca anualmente, ausencia clamorosa.

Pero esto son caxigalines. Xixón, que nun ye escepción urbana, vive pal equipu de fútbol local, non pa la cultura: pa qué nos vamos engañar. Y los rivales electorales ya empezaron a pinchar per ehí: González, amás de carbayona, ye accionista del Real Oviedo, apuráronse a delatar militantes de Foro con una rapidez sorprendente. González, en vez de callar la boca y sacar entrada pa un palcu del Molinón pa dexase ver xiblando a la directiva en consonancia espiritual coles grades, que ye lo que fadría una política prudente y esperimentada, en vez d’eso, digo, entra el trapu y diz que la ataquen con un argumentu casposu. Esti cursu, tovía, comentába-yos yo a los mios alumnos de Bachilleratu si nun valía más xuntar Sporting y Oviedo y facer un equipu de verdá, en vez de dos mierdeces de segunda. Quinxeron comeme. Ta claro que yo nun diba ser un bon candidatu a l’alcaldía de Xixón pero, polo menos, nun los llamé casposos cuando ellos me trataron d’ignorante. El “gijonudismo” ye una fuerza electoral esférica y temible y cualquier políticu con pretensiones nun tien más remediu que la cortexar. González empieza mal. Ser la candidata cultural, nun suma, si nun ye que resta. Ser la candidata accionista del Real Oviedo, resta claramente. Menos mal que, polo menos, ye la candidata feminista.

Anuncios

Actes incompletes

La Nueva España, 12/03/18

Poner silicona nel escañu ye como querer espiar pel furacu del coxín: una incongruencia que, amás, nos dos casos acaba con un güeyu ciegu. Nun-y deseo ninguna de les dos cegueres a Mercedes Fernández (nun sé cuála de les dos más terrible y desgraciada), vaya eso per delantre, pero esta solidaridá mía contra la oclusividá nun quita pa qu’alcuentre instructives les répliques que recibió, de parte de la izquierda, la so metáfora antigüelguista. El que manda agora na FSA dio a entender que nun anda périta en sustancies pegañoses y l’amenaza comunista pidió-y que nun cobre los díes que nun va a trabayar al plenu de la Xunta, que, polo visto, yeren unos cuantos más qu’esti pasáu 8 de marzu.

Esta última insinuación llevóme a mirar les actes de los plenos celebraos pola Xunta Xeneral de Principáu, consultables na web de la institución (si eches un tiempu pa dar con elles, tamién hai que lo decir). Nes de los diez últimos plenos trescritos, que correspuenden ocho a febreru y un par d’elles a marzu, Mercedes Fernández intervieno namás qu’en tres (3). Una d’elles, la del 9 de febreru, entrugó cuestiones relatives a una posible cooficialidá del asturiano y na del día 23 quinxo saber por qué-y refugare la cámara, al Grupu Parlamentariu Popular, una llei sobre parroquies rurales. Aldeanismu a tope. ¡Cuidáu, que dicho por mi ye emponderanza! Pero nun sé si, con esa temática, va cerrar la ferida pela que sangren los votos que sorbe la nueva derecha ciudadanista, tan remocicada, urbana y cosmopolita. De toles maneres, nun sabemos si asistió a les demás, y diben ser munches perres a devolver si facemos casu de la desixencia podemita.

Echo en falta, neses actes de los plenos de la Xunta, una relación d’asistentes. Igual la señora Fernández sí ocupaba l’escañu, ensin falta d’adherente, en silenciu atentu, pigarciosu o coléricu, vaya usté a saber. Pero, qué quier que-y diga, por poner un casu d’agraviu o de modelu, según se quiera entender, les actes d’una sesión d’evaluación de cualquier institutu, con ser un actu muncho menos relevante, recueyen la nómina y firma de los asistentes amás de lo que los profesores traten. Y si algún profesor convocáu falta, tendrá que xustificar l’ausencia de manera formal, por exemplu con un papelín del médicu. Nun digo que tengamos que saber los ciudadanos, vía web, si tal parlamentariu fue al proctólogu o tal otra a la xinecóloga, pero… bah… una esplicación xenérica, como la del funcionarín d’a pie… nun sé… ¿usté cómo lo ve?

El llargu brazu de Puigdemont

La Nueva España, 5/3/18

foto_milio

Cuéntolo como pasó y la cámara de seguridá del recibidor del institutu ye testigu:

Ún d’estos díes d’atrás, un bedel fue a buscame al despachu de xefatura:

—Milio, mira a ver si atiendes a una paisana.que ta ahí fuera, porque yo nun sé qué quier.

—¿Pero busca algún guaje, un tutor…?

—Qué va. Diz nun sé qué d’un cartel.

Salí al recibidor. Esperábame una muyer camín de los sesenta, si nun los gastaba ya, mui curiosa: ropa de calidá y peluquería del centru. Igual que yo a ella, escaneóme cola mirada y supongo qu’alguna conclusión sacaría.

—Buenos días. Soy uno de los jefes de estudios. Dígame usted —presentéme, correctu y diglósicu.

—Mire, igual no es cosa suya, pero no puedo evitar decirlo. ¿El cartel de fuera lo han puesto ustedes?

—¿A qué cartel se refiere?

—A uno que anuncia una obra.

Tán cubriéndonos una de les dos pistes deportives esteriores y, como suel pasar nestos casos, el primer llabor que se fexo fue mangar, per fuera d’ún de los muros del institutu, un cartelón dando cuenta de la obra y del presupuestu dedicáu.

—En realidad, no —espliqué—, la obra no la contratamos nosotros, así que tampoco es competencia nuestra anunciarla.

—¡Es que está mal escrito!

«¡Coime!», pensé, «¡una persona sensible al mundu verbal!»

—Tiene una palabra que no existe en español —siguió la muyer—: cubrición.

El cartel, efectivamente, ta encabezáu, en mayúscules ostentories (acertadísimu neoloxismu que-y debemos a nun sé qué ignorante de la farándula), col siguiente testu: OBRA DE CUBRICIÓN DE PISTA DEPORTIVA. La observación nun me garraba por sorpresa: yo ya viere la metedura de pata cuando punxeron l’anunciu, asina que me permití la trampa de quedar como un Lázaro Carreter:

—Tiene usted razón… en parte. La palabra está mal empleada aquí, aunque existir, existe, pero sólo para referirse al acto de montar el macho a la hembra.

Busqué-y una dilatación incontrolable nes neñines de los güeyos, una irreprimible delación d’escándalu. Nada: encaxó’l tiru como una campeona. La paisana diba subiendo puntos na mio consideración.

—Pero, en esa frase, está mal —aneció.

—Sí, en esa frase sí.

—Pero esto es un centro docente. ¿Cómo pueden tener un cartel con errores a la entrada? —púnxose, desaxerando’l sustu.

Yo abrí los brazos, señal d’impotencia y resignación, pero ella, perru de presa de la Gramática, nun soltaba:

—¡No, no! ¡Cámbienlo!

—No podemos. Ya le digo que no lo pusimos nosotros, no es nuestro. ¡No querrá que lo rectifiquemos a golpe de espray!

—¡Pues que lo cambie quien lo haya puesto! ¿Quién fue?

—La verdad… no estoy seguro. Sería la empresa que ganó el contrato… pero igual fue la propia consejería.

—¿Qué «conserjería»?

¡Ai! ¡Que la fina estilista del idioma facía agua!

—La de Educación, claro.

—¡Y encima la «conserjería» de Educación! —repitiólo, cruelmente, p’acabar de matame les ilusiones d’una posible alucinación auditiva—. ¡Pues me voy a dirigir a ellos para protestar.

—Inténtelo —sescudí los costazos con menos fe que ganes de quitala de delantre agora que ya perdiere l’halu de la heroicidá espresiva.

Y entós fue cuando empezó lo guapo:

—¡Claro, así nos va —llamentóse ella—: ¡No sabemos nuestro idioma pero nos obligan a estudiar catalán!

La conversación garraba un rumbu nuevu y prometedor.

—Hombre… no veo la relación, señora.

—¿Cómo que no? ¿No habría que conocer bien el español antes que obligar a estudiar catalán?

El llargu brazu del catalanismu llegaba, insidiosamente, hasta la periferia xixonesa. Pusdemón, Xixón, cubrición… La cosa rimaba, yera evidente, ¿cómo nun me diere cuenta anantes?

—¡Y ahora, aquí, quieren hacer oficial también el bable! —remató la paisana.

Entendílo too, por fin. Aquella muyer nun yera nin del Círculu Lingüísticu de Praga, nin del de Copenhague, nin súbdita xenerativista de Chomsky: pertenecía a la Escuela Apocalíptica de Cherines.

—Señora, dudo mucho que la persona que redactó esa frase haya cursado nunca estudios de catalán ni de asturiano. Probablemente, sea lector de la hoja de resultados futbolísticos de los domingos por la tarde, y nada más.

—¡No, no! ¡Que ponen el asturiano oficial y…!

—Señora —atayéla—, yo soy un ferviente defensor de la oficialidad del asturiano.

Enfrentémonos nun duelu mudu de miraes. Ella acababa de tener, tamién, una revelación inesperada y desagradable. ¡Qué futuru podía esperar a la llingua española cuando l’enemigu taba introducíu nel sistema educativu hasta la cañada!

—Voy a escribir protestando por el cartel —retóme, los dientes apretaos.

—Hágalo. A la «conserjería» de Educación —acizañé.

Y dio media y abandonó l’institutu ensin dame tiempu a recomenda-y destinatariu pa la carta: «A la atención del conserje.»

Crucé una mirada col bedel, el nuestru, candidatu, na so ignorancia, a recibir la carta de protesta, que siguiere la escena dende la cabina acristalada. Pegó colos deos d’una mano nel güesu temporal del craneu. Menos mal, nun yera solo impresión mía. Con esa clase de rivales, la oficialidá yera imparable.

Surníos y el rei Lear

La Nueva España, 26/02/18

El presidente Javier Fernández dixo’l miércoles, nun actu públicu, que ve con optimismu’l futuru de la so agrupación. Mostróse feliz cola fidelidá de los conmilitones, que «formen piña» unánime con él, y remató afirmando que nun los había iguales en toa España. Digo Javier Fernández presidente del Sporting, claro.

L’otru, nun tonu perdistintu, tristón, anunciaba, un día enantes, que nun va acudir al homenaxe que, por un familiar d’él, Manuel Llaneza, celebra tolos años, en Mieres, el socialismu políticu y sindical asturianu. “No voy a ir a lugares en los que no se me estima.” Surniaba al decilo. Tol ratu. Podía ser pena, podíen ser mocos. Yo, que soi un románticu, quiero quedame colo primero. Los mocos estropien la dignidá igual qu’estropien el sexu, y el momentu que vivió Fernández delantre les cámares requería un destiláu purísimo de dignidá política. De toles maneres, mocos o pena, el surníu resultaba inconveniente, taba de más. Cuando s’escenifica, pal pueblu espectante, la denuncia de la traición, hai que llevar la nariz bien de les riendes, con mano firme. Recree usté a Shakespeare. Lear, rei caducu, desengáñase de la castra que crió y aborrez a les fíes traidores: «¿Hai equí alguién que me conoza? ¿Quién me va poder decir lo que soi? ¡La sombra de Lear! (Surnia.) Adiós. Nun nos vamos volver a alcontrar más (surnia), pero, con too eso, son carne de mio carne y sangre de mio sangre (surnia). O, meyor, venenu enxendrao de mio sangre podre (surnia). ¿Pensabais veme llorar? (surnia). Nun lo vais conseguir. Verdá ye (surnia) que me sobren motivos, pero, primero qu’echar una sola llágrima (surnia) rómpeseme’l corazón (surnia).» Qué va: el testu pierde muncho colos surníos. Unos mocos, reales o presidenciales, nesos momentos de tensión familiar y, al empar, política, entafarren, pegañosamente, la traxedia: corrómpenla, impurifíquenla, acomedícenla.

Pero apaeció Cordelia, la fía lleal. Jesús Gutiérrez, el que fuere nostromo cuando Fernández gobernaba la nave socialista astur, fexo un alarde de retórica atmosférica, tan del gustu del poeta inglés. «Se merecería [Javier Fernández] que se ensalce su labor, como hacen en todo el país, ya sea en el norte, el sur, el este y el oeste.» Gutiérrez ye un estremista, ye evidente. Y acierta, namás, media rosa de los vientos. El sur, por exemplu, ta raramente calláu. Cuatro díes después de los whatsapp, yo tovía nun vi na prensa defensa javieril de Susana Díaz. ¿Ú la Faraona amiguísima, que se-y sentaba al llau en cada congresu y reía chistes con él, simpaticona? ¡La desgracia ye pegañosa, hai que s’apartar d’ella, y más si va emparentada col orgullu! ¡Fuu, fuu! Otru puntu cardinal enemigu: nel este, ya conocemos el pocu filin (ensin tilde) que Fernández tien col PSC y lo que lu «estimen» (preciosu detalle del nuestru presidente escoyer, na puesta de llargo del cisma de la FSA, un verbu común col idioma catalán) los socialistes valencianos, a los que da «un poco de tristeza», según el conseller de Facienda llevantín, el frente interpartidista PP-PSOE pol que fichó esta selmana Fernández. Agora, los amigos: al oeste, en Galicia, el tratu tienlu col probable sucesor de Mariano Rajoy. Y nel norte, que somos nosotros, más de lo mesmo: Mercedes Fernández felicitábalu’l xueves y pedía-y relaciones intracomunitaries. Gutiérrez ye persona abierta y nun mira les sigles del qu’ensalza. Eso ta bien. Lo importante ye que te quieran. Si nun ye en casa, amores mercenarios.

¡Vamos reínos un poco más!

La Nueva España, 17/02/2018

woodyallenstatuespain

Paez que la estatua de Woody Allen va seguir faciendo como que pasea per Uviéu. La prensa usó’l términu “indultu” pa notificar que’l Conceyu d’Igualdá del ayuntamientu decidió nun la quitar d’en mediu, términu mal usáu por más d’una razón, la más evidente que les estatues son inocentes, toes elles, a priori y, la que nos ocupa, a fortiori al nun tar condenáu el modelu humanu.

Toa esta historia, qu’entendemos que namás sufre un aplazamientu si facemos casu de les declaraciones de delles de les protagonistes de la polémica (“Seguiremos luchando”, Alejandra Matallanas, IU; “La estatua creo que quedará una temporada”, Laura Díez, Asociación Trece Rosas; “El tema no se ha cerrado”, Eva Irazu, Plataforma Feminista d’Asturies), dexa nel aire la impresión faltona, insultante y que nun tien que ver sólo colos grupos feministes (tamién cola corporación municipal), de que la ciudá-y fixere una gracia especial a Allen al espetalu nuna calle, y ye al revés, nun se pierda de vista. Uviéu ye una localidá mui guapa y prestosa pero Allen ye un iconu pa la cultura mundial. La estatua ye un recursu urbanu, un reclamu turísticu. Ye Uviéu la que se beneficia de Woody Allen, non al revés. Di tu qu’él, a fin de cuentes hiperactivu, tendrá la cabeza ocupada con tres guiones futuros y una realización en cursu y nun se parará a pensar lo que pasa col cachu bronce que lu representa a 5.500 kilómetros del centru del mundu. Pero, si lo fai, igual-y da por pedir la retirada del monumentu, ofendíu. ¿A cuentu de qué tien qu’aguantar que lu linchen o que lu perdonen en figura nuna localidá menor de la periferia del Vieyu Mundu?

Pero tampoco quiero yo que se piense que me toi sumando a la carcundia antifeminista: nun me meta usté nesa banda. Por eso, agora que (de momentu, ya ta dicho arriba) lo d’Allen queda pa prau, planteo otra polémica. El miércoles, la conceyalía de Cultura d’Uviéu propunxo declarar Fíu Predilectu de la ciudá a Ángel González, que ya tien consagraos parque infantil, plaza pública y escuela. El día 12 del pasáu mes de xineru, por aquello de que se cumplíen diez años de la so muerte, dedicáron-y un espaciu radiofónicu na cadena SER, nel programa Hora 25 que lleva la conocida locutora Angels Barceló. Si usté sigue’l programa, sabrá que Barceló condena regularmente cualquier sucesu que tenga que ver col abusu machista, la desigualdá de xéneru, esplotaciones y agresiones contra la muyer. Nesta ocasión, en cambiu, rió alegremente les gracies de contertulios que fueron conocíos o amigos d’Ángel González y que relataben, con desenvoltura mundana, que’l poeta frecuentaba puticlubs de la calle La Ballesta, en Madrid, a veces en compañía de Jaime Gil de Biedma. Contaba ún de los tertulianos cómo González-y esplicaba estes visites: “Bueno, cada uno íbamos a buscar cosas distintas, ¿eh?” Acuérdese usté que Gil de Biedma yera homosexual. Minutos 20 a 23 del audio, a disposición n’Internet. (A mi, si soi sinceru, lo que más m’espanta ye la doble moral de la señora Barceló, que ríe cuando’l que va de putes tien la bendición de “la gauche divine” pero señala col deu, condenando, si ye un camioneru en ruta.)

Pues ehí lo tenemos: el poeta oficial de la ciudá, particularmente del progresismu, colaboraba, como tantos otros, cola esplotación y cosificación de la muyer, despersonalizada y convertida en vil materia de compraventa nel mercáu carnal. Escuela pública, plaza, parque infantil y agora Fíu Predilectu. ¡Vamos reínos un poco más, ho!

Una epifanía doblemente triste

La Nueva España, 12/02/18

Nel conceyu de Cangas, una mina quema embaxo la nevada. Nada diz la blanca capa callada, al aire xelón d’esti mes cumplidor, de los xiflíos y chasquíos de la combustión subterránea, el ruíu del engranaxe mineral del infiernu. Fumu y ceniza, indistinguibles na nueche permanente de la sesta galería de la mina Carbonar, despréndense y deposítense como’l precipitáu secreto d’un sueñu blancu del mundu esterior.

Muerren les mines, ¿y qué meyor manera qu’ardiendo a escures, en silenciu? Acaba una época, ciérrase una novela de Zola y el sudariu que la tapa ye la vieya Europa de François Villon, cíclicamente resurrecta, esta sí inmortal. Ún entrúgase qué va quedar d’esti tiempu, qué recreación d’esti tiempu va facer el futuru. D’equí a cien años, pasaes ya dos xeneraciones que nun tengan memoria de los derrabes mortales, del afuegu del silicosu, del vale del carbón, del economatu de Bustiello, de les tualles d’HUNOSA en colgaderu, de les vacaciones nel balneariu de Ledesma, de la canción de Víctor Manuel o de “Santa Bárbara Bendita”… cuando la tesis del mundu vuelva a ser la del druida que cuida la caña del árbol sagráu, ¿qué lectura van facer, entós, d’estos años?, ¿quedará namás el testimoniu gráficu, condenable y llamentable, d’unes cuenques degradaes urbanística y ecolóxicamente?, ¿el relatu d’una historiografía nueva y apartada de tesis polítiques d’ascendencia marxista, pa entós antigües, qu’espiece corrupciones y caciquismos de clase obrera como agora pueda facese del reináu de Pidal y Mon?

Ya nun se va quemar carbón en Lada, paez ser. Depués va toca-y a Aboño. Y habrá que ver si’l procesu de descarbonificación de la enerxía, l’aumentu del preciu de la lluz y la política sancionadora d’emisiones de CO2 de la UE nun tumba tamién la industria del aceru. Ye normal que la mina Carbonar, en Veiga de Rengos, se suicide a lo bonzo. Acábase un mundu. Yo, y perdóneme la pretensión, tuvi una epifanía a esi respectu cuando, va pocos años, morrió mio padre. Dende los 18 años, llevaba na espalda un repulgu grande, en forma de media lluna, consecuencia d’una operación que lu dexó ensin mediu pulmón, afectáu d’una tuberculosis que garró nun taller de Sama a los 15, trabayando d’aprendiz. Depués d’una vida de torneru, ya nos 70, estirpáron-y inútilmente, poco enantes de morrer, la cabeza del páncreas, y trazáron-y otra gran media lluna, esta per delantre del troncu. Cuando la vi, entendí que yera un home ente dos paréntesis: cerráren-y, en quirófanu, aquel otru que-y abrieren en 1950, acabárese-y l’arrogante plazu de gracia d’aquella otra intervención. Y entendí tamién, o paecióme entender ensin razón nin argumentu pa ello, porque eso ye una epifanía, qu’esi paréntesis que se clausuraba escedíalu a él: afectaba a la clase obrera asturiana del sieglu XX, la de la mina y la del taller. Una revelación indeseable y doblemente triste.

Cuestión de llimpieza

La Nueva España, 03/02/18

El Partíu Popular nun quier a Caunedo de candidatu pa l’alcaldía d’Uviéu pero a Cherines, pa presidenta d’Asturies, sí. Algo sabrá d’eso’l vicepresidente de política social y sectorial del PP, Javier Maroto, que lo dixo aprovechando una vueltina que pegó esta selmana, de casualidá, per equí y que se dexó fotografiar cola protocandidata pero non col autocandidatu… o anticandidatu…, por nun decir pseudocandidatu, hipocandidatu, lipocandidatu, necrocandidatu, paquicandidatu, tóxicocandidatu o a saber si, d’equí a poco, exocandidatu. Esi mesmu día, enterémonos de que l’Estáu va llibrar Asturies de la prohibición de cuchar la tierra. Les dos noticies, cruzaes, dan un resultáu esmolecedor: «El PP refuga de candidatu a Caunedo, que nun va tener problemes si quier esparder cuchu.»

Maroto declaró na radio que Caunedo nun daba pinta de «limpio y transparente». Pues eso nun lo puede estropiar más el cuchu. Deducimos qu’a Cherines, la candidata encontiada, sí la ve llimpia y tresparente. Bueno, nun ye d’estrañar: a mi siempre me lo abultó. De toles maneres, da que pensar que lésicu propiu de la publicidá de productos hixénicos acabe tresformándose en currículum políticu. Paez que Maroto plantea la situación del PP asturianu y carbayón como un duelu a manga y esprái ente Cuchumán y miss Proper. Cuidáu: nesa coyuntura, yo diba mirar con más respetu a Cuchumán, que tien un chisme más grande y chisca más.

Por una vez, Cherines y los comunistes (en simpática espresión de la propia candidata tresparente) del ayuntamientu d’Uviéu coinciden nel so desdén por Caunedo. El puntu afín debe ser, efectivamente, esi de la llimpieza. Rubén Rosón, conceyal de Somos, llegó a interesase, en comisión municipal d’investigación, hasta poles coses que salíen d’embaxo los colchones en casa les tíes de Caunedo, cosa que ya raspia (por nun decir roza, que diba ser peor) el trestornu obsesivu-compulsivu. Pel so llau, Mercedes Fernández, ratita presumida, lleva años barriendo la casa del PP autonómicu de conceyu en conceyu. Pero, anque agora Madrid mande a cortexala a Maroto en xusta recompensa pol so llabor infatigable, el futuru sentimental de la parexa abúltame inciertu. Tamién ye verdá qu’eso ye lo de menos: los partíos políticos practiquen, internamente, el poliamor. De toles maneres, el cortexu va depender muncho de si ella atopa, nes elecciones de 2019, la moneda d’oru cola que comprar el llacín rosa que caltenga’l romance y de qu’acierte a llenar bien la cestina de la merienda. Si non, el ratonín del cuentu conviértese en gatu traidor y… ¡ñam!