La candidata

Un vecín, del que desconozo la filiación política, comentábame, nel ascensor, los resultaos de les primaries locales del PSOE xixonés:

—Un hara-kiri de libro.

Consolé: ya pensaba yo que yera una obsesión personal.

El socialismu playu viose na coyuntura d’escoyer ente sustu y muerte. Nun ta claro por qué s’enclinó, eso vamos sabelo d’equí a siete meses, cuando se voten les municipales. Pero algo sí paez evidente: la o les persones responsables d’evitar una demediación tan ostensible algo debieron facer mal. A les poques hores de conocese’l resultáu que-y daba la candidatura a Ana González por 19 votos, el secretariu de la FSA presentóse na ciudá cola intención de clausurar la disputa y pronunció cinco veces, en trenta segundos, la espresión «se acabó», preba de que nun s’acabó. Con un marxe tan escasu, los perdedores pueden esperar una temporadina a ver cómo se desarrollen los acontecimientos: la partida sigue abierta.

Parafraseando’l refrán, «les sigles y el cuchu pueden muchu, pero más el cuchu». El PSOE de Xixón sigue enfotándose nel superpoder de les sos cuatro lletres, y nun s’entiende, porque ya lleva dos castañazos, bastantes como pa caer de la burra. PP o PSOE tienen garantizáu, por etiqueta, un colchonín de votos incondicionales de xente a la que-y da igual que presenten un oriciu encabezando la lista electoral pero, con eso, nun llega. El candidatu tien qu’aportar un plus, ¿qué otru sentíu tien rompese la cabeza buscándolu? La electa pola metá del socialismu xixonés da señales de restar más que de sumar.

Por promocionala, Barbón dio a entender que gozaba de predicamentu local en dos ámbitos: el del feminismu y el del «movimientu cultural». «Se necesita tener determinada representatividad en sectores que en Gijón son cada vez más pujantes», afirmó’l secretariu xeneral astur. Nun sé si’l feminismu basta pa poner y quitar alcaldes nesta ciudá pero lo segundo, «el movimientu cultural», dígo-y yo que non. De mano, l’observador atentu nun se va decatar de mases movilizaes culturalmente avanzando del brazu pela calle Corrida mientres griten proclames cevantines; y, d’otra manera, l’afirmación barbónica ye un plizcu valiente: el compromisu cultural de González, si esiste, debe ser bien sutil y enforma parcial: siendo conseyera de Cultura, nun se personó nin una sola vez na entrega de los premios que la Dirección Xeneral de Política Lingüística convoca anualmente, ausencia clamorosa.

Pero esto son caxigalines. Xixón, que nun ye escepción urbana, vive pal equipu de fútbol local, non pa la cultura: pa qué nos vamos engañar. Y los rivales electorales ya empezaron a pinchar per ehí: González, amás de carbayona, ye accionista del Real Oviedo, apuráronse a delatar militantes de Foro con una rapidez sorprendente. González, en vez de callar la boca y sacar entrada pa un palcu del Molinón pa dexase ver xiblando a la directiva en consonancia espiritual coles grades, que ye lo que fadría una política prudente y esperimentada, en vez d’eso, digo, entra el trapu y diz que la ataquen con un argumentu casposu. Esti cursu, tovía, comentába-yos yo a los mios alumnos de Bachilleratu si nun valía más xuntar Sporting y Oviedo y facer un equipu de verdá, en vez de dos mierdeces de segunda. Quinxeron comeme. Ta claro que yo nun diba ser un bon candidatu a l’alcaldía de Xixón pero, polo menos, nun los llamé casposos cuando ellos me trataron d’ignorante. El “gijonudismo” ye una fuerza electoral esférica y temible y cualquier políticu con pretensiones nun tien más remediu que la cortexar. González empieza mal. Ser la candidata cultural, nun suma, si nun ye que resta. Ser la candidata accionista del Real Oviedo, resta claramente. Menos mal que, polo menos, ye la candidata feminista.

Anuncios

Más cabeces que ñalgues

La Nueva España, 1/2/2018

El públicu del patiu de butaques del teatru Campoamor, respetuosu o indiferente coles locuciones inglesa y castellana que daben pasu a la representación de “Pélleas et Mélisande”, zapatió y berró-y a la locución asturiana. Arriba, en gallineru, aplaudiéronla. Butaca de patiu: 150 €. Butaca de xeneral: 45 €. Nun fai falta decir más. “La heroica ciudad despertó de la siesta y abucheaba al bable.” Y tampoco, porque hai que ser bien tosquín pa berra-y a una llingua, a una estructura insensible, a una abstracción. Berráron-y, los de los 150 €, a lo que’l bable representaba nesi patiu de butaques: un rasgu del mundu menesterosu entendíu como amenazadora invasión del club… perdón, del casinu vetustu onde apigacen, igualmente, los de Sagasta y los de Cánovas; berráron-yos a la boina del güelu y a les madreñes de la güela, inconfesables y vergonzantes; berráron-yos a Antón de Chinta, a Rosa y a Pinín por ser cuentu humilde, poca cosa pa pretender entemecese coles páxines de la gran novela decimonónica y perenne por consustancial a la ciudá, a ciertu sector de la sociedá ovetense. Ya sabe la FSA, y en particular el presidente Javier Fernández, a quién dan gustu aplazando la cooficialidá del asturiano hasta ver si un nuevu parlamentu, más entorniáu al berríu preoperísticu, evita una situación políticamente comprometida. Afortunadamente, el patiu de butaques del Campoamor tien asientu pa 884 ñalgues pareaes, mientres el censu d’Uviéu cuenta más de 220.000 cabeces.

Honor mayestáticu

honor-mayestaticu-2

La Nueva España, 02/01/2016

«Esta noche me dirijo a vosotros desde el Palacio Real», empezó Felipe VI el so mensaxe de Navidá. «Me», pronome de primer persona en singular. Del discursu homólogu de Javier Fernández: «Como asturianos y como españoles, creemos que a la fuerza ganadora, la que más votos recibió, le corresponde ahora tanto el honor como la responsabilidad indelegable de transformar esa victoria en una mayoría para gobernar.» «Creemos», verbu en primer persona del plural. La monarquía abandona’l plural mayestáticu, el plural de maxestá. ¿Y adóptalu, agora, el presidente d’Asturies? Porque la otra opción, la de suponer que Fernández tien el don d’interpretar el pensamientu y la potestá d’espresar la voluntá política de tolos asturianos cuando, nes últimes eleciones autonómiques, nin siquiera lu votaron dos de cada diez persones con derechu plebiscitariu (1,6 sobre 10, calificación LODE: mui deficiente), resulta, según pa quién, indignante, ridícula o patética.

Pa mi non. Yo, que, col pasu del tiempu, voi garrándo-y simpatía al personaxe que representa Fernández, enclínome, definitivamente, pol plural mayestáticu. Y paezme bien. Aplaudo al presidente, xacobín na concepción del estáu pero «ancien régime» tocante a les formes. «Creemos» (Nós, «monsieur le Président-Soleil des Asturies»), diz Fernández, que Rajoy tien que formar gobiernu n’España porque ye un honor. ¿Ye tema pa un mensaxe de fin d’añu d’ámbitu autonómicu? Eso vamos dexalo pa prau. Voi al términu «honor». Un sustantivu ranciu y nobiliariu, como la persona verbal referida. Los que somos de familia obrera conocémoslu pola literatura del XVII (los que tamos estudiaos, claro), nun forma parte del nuestru lésicu habitual. Más que d’«honor», educáronnos pa ser d’«obligación». Descolocóme oílu de llabios del secretariu xeneral de la Federación Socialista Asturiana. «Oye, ¡igual ye noble!», pensé. «Igual lo de la “baronía” que-y atribuyen los medios hai que lo interpretar nun sentíu rectu, non metafóricu.» Afortunadamente, nun ta reñío ser noble y militar na socialdemocracia. Apetecióme enterame. Busqué en Google: «Javier Fernández». Lo primero que me salió fue la vida d’un patinador artísticu en Wikipedia. Javier, el nuestru, apaez detrás. Nun alcontré noticia de sangre azul. Diz que nació en Mieres en 1948, qu’estudió Mines n’Uviéu y en Madrid (nun pon en qué añu acabó, nun sé por qué será), qu’en 1978 empezó a trabayar (y esti ye un estímulu magníficu pa tolos rapazos que nun atopen trabayu enantes de los trenta años: tovía podéis llegar a presidentes) y que sacó les oposiciones nel 85 (¡coime, como yo, que soy del 62!). Afiliáu al PSOE nel 87, derrota con Foro nel 2011, trunfu nel 2012… Pero de sangre azul, nada de nada.

Sobre’l mandatu ínfimu de Foro, pon el redactor del ítem de Wikipedia (modelu d’ecuanimidá): «El escaso apoyo con que contaba el gobierno de FAC en la Junta General y la incapacidad de su presidente para alcanzar acuerdos provocan un adelanto electoral en marzo de 2012.» Vaya por Dios. Porque «a la fuerza ganadora, la que más votos recibió», correspondería-y, lo mesmo entós qu’agora, «tanto el honor como la responsabilidad indelegable de transformar esa victoria en una mayoría para gobernar». Nun sé por qué Javier nun-y lo dixo a Álvarez Cascos en 2012, que seguro qu’entós ya lo pensaba. Por eso él, igualmente incapaz pa llograr acuerdos con otros grupos políticos que lu permitan gobernar Asturies, anunció hai poco que nun va cometer la torpeza de seguir el mesmu camín que Cascos: esa ye la sienda del deshonor, «la senda que Nós, Fernández I, noble barón de las Asturias, nunca hollaremos».

Reciprocidá en crisis

La Nueva España, 26/12/2015

Fernando Lastra y yo fiximos el ridículu esta selmana, él como parlamentariu y yo como xefe d’estudios, pero los dos pola mesma causa. Póngome d’exemplu.

Por incumplimientu de determinada norma del institutu, el miércoles 23, día d’entrega de notes, trexéronme al despachu un alumnu d’un ciclu formativu. Como siempre nestos casos, pa la reconvención adopté’l tratu d’usté (amás del idioma castellanu: que los puristes me llamen diglósicu si quieren, pero una opción más autóctona, nos barrios del sur de Xixón, limita les posibilidaes comunicatives con menores de cuarenta años). L’alumnu aneciaba en tuteame.

—Tráteme de usted, si no le importa —pedí-y, foscu.

—No me sale.

Nun m’estrañó: nun-y sal a casi ningún rapaz de los que pasen per xefatura.

—Pues haga lo posible por que le salga. Es cuestión de reciprocidad. Hay que saber hablar como procede en cada momento.

—A mí no me parece que hable mal por tratarte de tú. Es cosa de la generación a la que pertenece cada uno —prevocóme, sonriendo irónicu.

—Está equivocado —púnxime cabezón—. No es cuestión de años sino de reciprocidad, le repito. Si le hablo de usted, debería corresponderme con el mismo trato. ¿Cuántos años tiene?

—Veintidós.

—Pues, con veintidós años, ya es tiempo de saber cómo hay que tratar a la gente, joder…

Fue un joder piquiñín, esfamiáu, de cura desesperáu que nun ye quien a mete-y el catecismu na cabeza de torollu al fíu del campaneru… la vergüenza de los joderes. Pero l’alumnu tuteador agarróse a él:

—¡Me pides educación a mí y dices «joder»! —apuntóme con deu acusador.

Lo siguiente (la subida de tensión del xefe d’estudios, el berríu autoritariu y la espulsión fulminante del despachu) evíto-ylo porque nun vien a cuentu.

Razone usté (o tu) comigo: si yo quería facer pedagoxía lingüística o urbana, l’alumnu vivió, estrictamente, una engarrada xeneracional qu’amazcaritaba otra xerárquica de fondu. Nun podemos decir que s’engañare. Sabe que’l Tiempu, que quita y pon la razón en tolos conflictos, ta de la parte d’él. Los trenta años d’edá que lu separen de mi son trenta victories futures del «tú» sobre’l «usted». Que la casta (representada, nesti casu, pol xefe d’estudios, servidor d’usté) apele a la reciprocidá delantre un revolucionariu gramatical xuvenil ye vergonzoso, patético, un reconocimientu implícitu de debilidá, de causa perdida. Igual, hasta m’hereda’l despachu’l día de mañana, vaya usté a saber.

El miércoles, na Xunta Xeneral del Principáu, nuna sesión bronca, gafa, el pesoísta Fernando Lastra pidió-y al podemita Emilio León respetu recíprocu. León tuteare al Gobiernu: «Ponte a currar ya que no renuncias a tus privilegios.» Lastra retrucó-y con un clásicu televisivu: «Respéteme como yo lo respeto a usted.» Amigu Lastra: cuando alguién goza del respetu de los demás, nun fai falta que lo pida; cuando lo pide, humíllase siempre, nun lo va llograr. Apelar a les formes de la cortesía tradicional tien un mercáu cada vez más pequeñu, más caducu, reumáticu, bronquíticu, artríticu y prostáticu: n’estinción. Y, ente los nuevos y áxiles depredadores d’olfatu finu que s’introduxeron va poco na, hasta agora, pacífica sabana política astur, una demanda como esa val namás que pa identificar al ñu vieyu, al primeru al que-y van espetar el canil. Venti años-y saca usté a León, venti derrotes futures, como les míes col alumnu irreductible. Amigu Lastra: ta fechu usté un xefe d’estudios en crisis.

Contaminación visual

La Nueva España, 12/12/2015

Les luminaries navideñes, cortocircuitaes col concordatu, va ya unos añucos que decoren les calles de les nuestres ciudaes con motivos propios del naturalismu paganu cuando non d’una xeometría descaradamente iconoclasta. De manera escepcional, enfotándose na estilización tan poco realista que dan les bombilles, puede vese tovía alguna Sagrada Familia colgando de fachada a fachada. La que vi yo hai poco, bicolor, brillaba dorada y blanca: doraos los mantos del santu y la santa y la paya del Neñu; blanques, les carnes de los tres. Pero, al llevantar la mirada, colóseme una mancha azul xusto a la derecha de la Virxe tapándo-y, pol aquel del ángulu que yo tenía, una bona parte del ropón: el presidente del Gobiernu, Mariano Rajoy, engancháu a una farola.

Vaya: torcí’l focicu y crucé, cambié de cera pa llibrame d’aquel ostáculu visual, especie d’antídotu navideñu, raticida de pascues, Grinch electoral. Pero, ¡disgustu doble!, otru Grinch invadía tamién la composición lumínica del llau opuestu, a la izquierda de Xosé, equidistante del Neñu: Pedro Sánchez.

«Pero… ¿qué ye esto? ¿A cuentu de qué? ¿Por qué hai qu’aguantar esta agresión visual? ¿Por qué, si quiero ver les lluces de la Navidá, tengo que pasar pol fielatu de la campaña electoral?»

Escandalizáu y foscu, fui reculando pela cera pa llograr un planu xeneral de la ofensa («¡Epa…! Perdón, señora: ye que nun la vi…») hasta que, venti pasos atrás, por fin col ángulu necesariu pa que nin Sánchez nin Rajoy me taparen la Sagrada Familia, dime cuenta de que, en realidá, los candidatos, a la distancia y puestos asina, ún a cada llau, tampoco taben de más, nun desfacíen el conxuntu. Al revés: completábenlu. A fin de cuentes, el belén siempre tuvo cinco figures.

En pasando unes eleciones, l’apuru por quitar de les calles la cartelería nunca ye igual al qu’hubo por ponela. Por eso, abúltame que los Reis Magos van desfilar solemnemente, la tarde del 5 de xineru de 2016, con escolta doble: de romanos pel asfaltu y otra anxelical no alto formada por candidatos trunfantes (porque toos van ganar, ya se sabe). Los críos pequeños, esos prubitinos a los que se-yos abren güeyos manga redondos y grandes como si-yos los inflaren con una bomba cargada de sorpreses gaseoses, van tener qu’afrontar esti añu un retu intelectual importante cuando los padres los lleven a la cabalgata.

—¡Mira! ¡Ahí vien el Rei! ¡Saluda al Rei Magu! ¡Hola, Rei Magu! ¡Rei Magu!

Y el críu, cola vista arriba, abriendo y cerrado’l puñín contra Rajoy o Sánchez:

—¡Magu…! ¡Magu…!

—¡Ya marcha! ¡Di-y tu adiós cola manina! ¡Adiós, Rei Magu, adiós!

Y el críu, puñín abiertu, puñín cerráu cara a Sánchez o a Rajoy:

—¡Adiós…! ¡Adiós…!

«A sabiendas» y «a ignorandas»

La Nueva España, 05/12/2015

 

Mira tu per ónde Adriana Lastra, cabezalera de la lista del PSOE al Congresu, resultó ser machadiana (ignoramos si “a sabiendas”). Faigo memoria: Juan de Mairena empieza les leciones de Retórica duldando del valor absolutu de la verdá: “La verdad es la verdad, dígala Agamenón o su porquero. Agamenón: Conforme. El porquero: No me convence.” Adriana Lastra dixo de Rajoy, en precampaña (¿?), que “miente a sabiendas”. Yo nun conozo otra manera de mentir. Mentir, paezme a mi, ye siempre actu deliberáu. Faltando tal condición, nun se llama mentir. “La mentira es la mentira, dígala el presidente o su porquero. Adriana Lastra: No me convence.”

La candidata distingue: hailos que mienten “a sabiendas” (los enemigos malos), lo que supón qu’otros mentirán “a ignorandas” (comilitones inocentes d’espíritu, víctimes d’una confusión transitoria o permanente). Entendemos que, pa Lastra, hai que condenar y descalificar namás a los primeros. Yo, nesa disyuntiva, nun sé a quién quiero más de gobernante: al finu que m’engaña o al tuntu que s’engaña. Pero esi ye otru tema.

El matiz de Lastra busca la inculpación inmediata del rival y prepara la disculpa futura del partidariu. Ya, ya lo sé: de lo segundo, la candidata nun ye consciente: la mentira ta tan interiorizada nel procedimientu políticu que los que la esploten empiecen a distinguir inocentemente categoríes dando por supuesto que l’auditoriu tamién. Será qu’imaxinen un auditoriu de criadores de gochos, non de reis helenos. Adriana Lastra esprésase como-y sal, a la pata la llana, en confianza, un “tú ya me entiendes”. Ella piensa que piensa lo que diz, pero piénsalo namás nesi primer nivel de la doble articulación del pensamientu, el superficial, qu’atiende pa lo que se quier que representen les palabres y non pa lo que les palabres son.

Diráseme que soi un repunante, que nun se ganen eleciones cola semiótica. Nun ta tan claro. El circu mediáticu que nos afuega paez negalo. Coméntase quién ganó esti o aquel debate como si tal cosa fuere garantía de resultáu electoral y méritu pa bon gobiernu futuru. Tamién ye verdá que nun son flores poétiques lo que valora la ciudadanía sinon engarraes aniquiladores. Combaten, nes pantalles, gladiadores verbales disputando’l pulgar llevantáu de cada papeleta. En sintonía col públicu, les formes y calidaes de los lluchadores van a menos, son lasos los criterios pa selecionalos. “El orador nace”, esplicaba Juan de Mairena. Y, polo visto, nun conforma especie prolífica. La organización estamentaria de la clase política obliga a cubrir vacantes oratories en bien de niveles y nun hai personal cualificáu pa tantu escañu o nun se presenta voluntariu. Esto podía ser un problema nun país educáu pero tamos n’España. Y, n’Asturies, ya se ve: “Rajoy miente a sabiendas.”

Humillándonos, aceptando arrastranos per esi barruciu superficial del pensamientu lingüísticamente deficiente nel qu’exercita Adriana Lastra la so esgrima de muleta sobaquera, tovía se nos ocurre entruganos, ensin munchu esfuerzu, hasta qué puntu estigmatiza a Rajoy que lu califiquen de mentirosu. Ná. El gritu lastrín ye improductivu: puru afalagu pa partidarios. El común de la ciudadanía milita nel escepticismu y nun s’escandaliza por otra mentira más. Nun llama l’atención una raya nueva na cebra que se camufla ente’l rebañu multitudinariu. Les bales que lleven esa munición van volar poco y furar menos. Pero Adriana Lastra tien que seguir disparando anque seya con cerbatana escolar de boli Bic, qu’ella igual entiende arma de gruesu calibre. Porque, dientro de les tos modestes posibilidaes retóriques, “procura que tu enemigo nunca tenga razón”. Juan de Mairena, Antonio Machado.

Escorpiones humanos

La Nueva España, 28/11/2015

Esta selmana que ya da les boquiaes celebráronse n’Asturies, como en tol mundu, actos en recuerdu de les muyeres muertes a manos de los qu’un día dixeron que les queríen, protestes contra la persistencia d’esta carnicería a cuentagotes y les consabíes declaraciones d’especialistes nel tema, toes bienintencionaes. La condena fue unánime, ¡diba tar bueno que non! Los planteamientos, tamién mui coincidentes en xeneral, aprofiaron na importancia de la educación de la chavalería p’acabar col problema. Naide con dos deos de frente va discutir la conveniencia d’espone-yos a los adolescentes, y hasta a los neños pequeños, siempre d’una manera amañosa pa la edá, la conducta miserable del varón qu’invade la vida d’una muyer apropiándose d’ella, torturándola insidiosamente o esñizándola d’una vez. De toles maneres, tengo la impresión de qu’hai muncha fe na educación, nun sé si más de la cuenta. Nun arriesgo gran cosa nin soi gota orixinal si lo atribuyo a un humanismu rousseaunianu espetáu nes ciencies sociales de cuantayá, vinculáu a posiciones ideolóxiques que s’alcuentren a gusto baxo la etiqueta d’un progresismu bonaz. Ya sabe: el ser humanu, por naturaleza, nun ye malu: estrópialu la sociedá. Llevando esti principiu al asuntu que nos ocupa, una persona qu’atiende víctimes de violencia machista na Casa Malva de Xixón declaraba’l miércoles na radio, y cito, que “ningún hombre nace maltratador”, acaba faciéndose por circunstancies ambientales. Yo, como sé que soi un ignorante, nunca me diba atrever a ser tan categóricu. Lo primero, porque, per esi camín, va acabar resultando que’l maltratador ye culpable de lo que fai… relativamente: si la escuela y la sociedá en xeneral funcionaren meyor o dieren otru exemplu, igual él nun llegaba a matar a la muyer. Niégome a aceptar esi presupuestu. La mesma sociedá y la mesma escuela conformen (si ye que de verdá son quien a facelo) a noventa y nueve paisanos normales por un anormal maltratador. Diráseme que la familia ye’l focu d’infeción d’esti mal: de padres maltratadores salen, con frecuencia, fíos maltratadores porque aprenden del mal exemplu de casa. Pero yo pienso que de padres colos güeyos claros o’l pelu rizoso salen, con frecuencia, fíos colos güeyos claros o’l pelu rizoso, y nun ye porque aprendan a tener esi color nel iris o esi retorcimientu na queratina viéndolo tolos díes en casa.

—¡Nun ye lo mismo!

¿Por qué? ¿Quién puede afirmar que non? ¿En qué momentu la ciencia empírica estableció, con rotundidá, que la conducta humana ye independiente de la xenética? ¿Nun paez que va xusto nel sen contrariu, que’l camín pel qu’andamos la vida ye una estrencha caleya personalizada con muros altísimos, infranqueables, armaos con sólides combinaciones de piedres de cuatro canteres: adenina, timina, citosina y guanina?

Aceptar, nun digo’l fechu, sinón la posibilidá de que sí haya paisanos que nacen maltratadores esmoraliza. Refugámosla porque, contra esa circunstancia, paecen perder sentíu toles posibles medíes educatives, tol llabor de psicólogos o pedagogos, y entós, ¿qué queda, si nun ye’l castigu? Pero que nun guste un determinismu que cuestiona les bases del pensamientu humanista occidental y los conceptos esenciales de llibertá y responsabilidá nun ye razón bastante pa descartalu a priori. Si nun apostamos pola educación pa frenar la pederastia o les violaciones (porque nun pensamos qu’eses conductes seyan consecuencia ambiental, y naide pon la mano en fueu por un pederasta que sal de prisión depués de cumplir condena supuestamente reeducáu), ¿por qué va ser distintu’l casu de los maltratadores?

Nun soi amigu de refranes, paráboles nin fábules, pero téngo-y especial querencia a la del escorpión y la rana. Ya sabe: l’escorpión quería trevesar un fontán y pidió-y a la rana que lu cargare a cuestes. La rana nun se fiaba: “¡Sí, ho! Namás t’arimes, vas picame y mátesme!” “Verás cómo lo vamos facer: tu espéresme dientro l’agua, a la oriella, y, enantes de llegar a la otra oriella, yo pósome tovía dientro l’agua. ¿Cómo te voi picar de camín? Si te mato, afuégome.” La rana acepta’l razonamientu. Carga al escorpión y, a la metá la poza, nota’l picotazu mortal en llombu. “¡Ai! ¿Pero tu yes fatu? ¿Nun ves que vas morrer tamién?”, diz, espatuxando na agonía. Y l’escorpión, ente dos agües que lu llamen pal fondu, tovía ye quien a decir: “Nun lo pudi evitar… Ye que soi así…”

Estos escorpiones humanos maten y mátense, bien de veces. ¿Por qué nun vamos pensar que ye que son así?