Con qué facilidá faigo amigues

Consecuencia del últimu artículu d’esti blog, una tal Laura Fonseca salió en defensa de la periodista Azahara Villacorta, a la que yo aludí. Fonseca escribe lo siguiente en Facebook: “Quien cree que la profesión de periodista puede entrar en una lista de profesiones indeseables me parece respetable para el que lo crea, pero lo que no entiendo es que hace leyendo y opinando sobre un periódico.” (La tilde que falta nun ye cosa mía: copié y pegué.)

Y Villacorta agradéz-ylo: “Muchas gracias, Ché! Lo mismo digo, con mucho orgullo, de vos y de tant@s compañer@s. Conclusión: quien califica este oficio de indeseable se califica a sí mismo.” (Entós, si digo que los actores son guapos, ¿vuélvome guapu de repente…? A ver si alguién sabe esplicame, por favor, el principiu lóxicu d’esi razonamientu.)

De la contestación de Villacorta saqué en consecuencia que Fonseca trabaya tamién na prensa. Por salir de duldes, googleé, y sí: ye redactora d’El Comercio. Pido disculpes pola ignorancia: tengo dalgún amigu nesi mundu pero nun controlo tola nómina, amás que, pa qué lo voi tapar, nunca fui lector del diariu xixonés, xixonés como soi.

Vuelvo a Google. Lo primero que me sal ye una noticia del 6 de marzo de 2008 que diz que Laura Fonseca ganó “uno de los premios Anacer”. El primer párrafu (el que llee tol mundu) pon: “La periodista Laura Fonseca, redactora de EL COMERCIO, acaba de ser distinguida con el Premio Anacer de Periodismo que concede la Asociación Nacional de Clínicas de Reproducción Asistida, por la «excelencia periodística en artículos cuya temática se centra en el campo de la reproducción asistida humana»”. Más abaxo, onde ya lleguen pocos lectores, precisen: “«La cigüeña de cristal», firmado por Laura Fonseca y publicado en este periódico el 30 de diciembre de 2007, obtuvo el accésit.” ¡Ah, entós nun fue’l premiu! Bueno, pero eso ye lo de menos: l’accésit tamién tien méritu, ye una categoría mui disputada.

Les palabres que me dedicó Laura Fonseca nun dexaben d’esmoleceme cuando yo taba ignorante del so perfil profesional, pero agora, sabiéndola periodista, pónenseme los pelos de punta. Fáigame’l favor y vuelva arriba. Admire’l bucle sintácticu de: “Quien cree que la profesión de periodista puede entrar en una lista de profesiones indeseables me parece respetable para el que lo crea” y dígame cuál ye’l nucleu verbal, cuála de les dos proposiciones la principal y cuála la subordinada. Resulta una construcción admirable. Trai a la cabeza esos dibuxos d’Escher nos que’l suelu se tresforma nel techu y les escaleres baxen p’arriba. Eso tocante a la forma, pero, tocante al fondu, yo sí que nun acabo d’entender lo qu’ella diz que nun entiende: ¿por qué nun voi consultar la prensa y opinar de lo que pon, anque la alcuentre decepcionante comparándola colo que yera cuando, polo menos, los que se dedicaben a ella conocíen les regles de la gramática? ¡Vaya bobada! Ye como si Fonseca tuviere que renunciar al sexu hetero porque, según afirmen los más recientes estudios médicos, los paisanos cada vez producimos menos espermatozoides. Qu’eso bien lo debe saber, documentada como ta na reproducción asistida.

Relatividad

Anuncios

Rumore

Cuento con que s’enteró usté de la polémica del IES nº 1 de Xixón, que ye, xusto, onde yo trabayo. Los padres de los neños que van a esquiar a Andorra colos profes d’Educación Física tienen que firmar una circular qu’alguién-y pasó a El Comercio (pero va tres años que ye un documentu públicu), y armóse la marimorena. La circular pide permisu a los padres pa que los profes puedan tener “control físico” (nun pon “contacto físico”, como se repitió perende) sobre los alumnos en casos mui determinaos. L’orixe del asuntu ta nuna mala esperiencia de va tres o cuatro cursos. Nuna salida del departamentu de Ciencies a la Casa del Agua, en Sobrescobio, un profe garró del brazu a una rapacina de Secundaria, que s’encerriscó en cruzar la carretera (había un pasu de cebra a 200 metros, pa onde los profesores llevaben a los demás neños), pa devolvela a la filera. Ella debió sentise humillada y, a la vuelta, el padre denunció al profesor. La denuncia nun fue a ninguna parte, como ye d’esperar, pero supunxo un disgustu pal profe y un mareaderu pal centru.

Azahara Villacorta, en El Comercio, sabiendo que’l sueldu nun lu gana por aburrir al lector, buscó un titular escandalosu: “Un instituto de Gijón pide permiso a los padres para «corregir» con «contacto físico»”. A les siete y media de la mañana, Pepa Bueno, en Cadena Ser, con esa voz dramática cola qu’anuncia qu’Al Qaeda secuestró n’Arxelia a un grupu d’occidentales (xaponés incluíu), convierte la noticia en denuncia. Esa mañana del día 16, llamaron al institutu la RTPA, Antena 3 (que mandó un equipu con cámara dende Valladolid: tres hores y media venir y otro tanto volver), Tele 5 (que quería al director de tertulianu en Madrid), Onda Cero, Cadena Ser, La Sexta, EuropaPress y nun sé cuántes más (faltó Intereconomía, y nun lo entiendo: esti tema yera de los que los podíen poner berracos). L’institutu llenóse de micros, cámares y periodistes. Hubo caza d’alumnos y de profesores pel patiu y pelos pasillos. Grabaron neños menores ensin permisu paternu, cosa que los profes nun podemos, y mutiláron-yos declaraciones pa faceles más escandaloses, a la gueta de la denuncia morbosa de malos tratos (a un alumnu míu, que-yos esplicó que nun se pegaba a naide nel institutu, cortáronlu de manera que declaraba: “A mi madre no le parecería mal que me pegasen”). Los foros d’El Comercio disparáronse: cientos de mensaxes discutíen a favor y en contra nuestro, y, pa más narices, yeren mayoría los que nos daben la razón ¡por querer pega-yos a los guajes! La Nueva España sumóse tarde, con un día de retrasu, pero con ganes: “Educación rechaza la iniciativa del IES nº 1 de corregir con «contacto fisico» a los alumnos.” Nótese que les comilles son un signu ortográficu que s’usa pa indicar literalidá y que, como dixi arriba, la palabra “contacto” nun figura na circular. Nótese tamién que’l viaxe a la nieve nun apaez per ningún llau: interprétase que queremos pega-yos a los alumnos como medida xeneral, a cualquier hora del día, en cualquier dependencia, por cualquier motivu. LNE píde-yos la opinión a unos cuantos indocumentaos (porque se ve que nun conocen el documentu: Juana Llana, presidenta de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de Xixón, ye prudente y diz, namás, que-y abulta una redacción poco afortunada. Más remangu tien Fernando López Valverde, coordinador del área d’educación en Xixón d’I. U., que califica’l papel como  “intolerable”. Pero los güevos de verdá ponlos enriba la mesa Encarna García, presidenta de l’Asociación Contra el  Acoso Escolar, que “califica, por su parte, de «fascistoide» el contenido de la carta”. Volviendo a El Comercio, recueye hoi, 17, les declaraciones (a saber si sacaes de contestu ) d’un catedráticu d’Educación de la Universidá d’Uviéu, José Vicente Peña: «Un bofetón puede ser muy liberador, pero también la señal de que has fallado en algo». Y sigue avisándonos a los del IES nº 1: «El “contacto físico” no es la solución». Gracies, maestru. Y Jaime Poncela, qué decepción, entra tamién al trapu de lo fácil y precisa que lo de “contacto físico” (¡qué cruz!) ye un “bello eufemismo del guantazo seco, en corto y por derecho”. Etc., etc.

¿En qué mieda de país vivimos? ¿Qué xente lu habita?, ¿qué fantasmes violentos y rencorosos habiten les cabeces d’esa xente? ¿Quién, medianamente normal, puede pensar que los profesores, un claustru enteru de profesores, nel añu 2013, tenemos el menor interés en pega-yos a los alumnos? ¿Y hasta qué puntu la necesidá d’atrapar lectores pa un negociu en decadencia, (el de la prensa escrita) ye razón pa montar un antroxu informativu al estilu Billy Wilder? Va tiempu que llevo un Catálogu razonáu de profesiones despreciables. Encabécenlu “obispu” y “futbolista”, alternándose. Pamidea, voi tener que meter tamién, nel índiz, periodista.

¡Qué razón teníes, Battiato!  Com’è difficile restare calmi e indifferenti mentre tutti intorno fanno rumore!