Actes incompletes

La Nueva España, 12/03/18

Poner silicona nel escañu ye como querer espiar pel furacu del coxín: una incongruencia que, amás, nos dos casos acaba con un güeyu ciegu. Nun-y deseo ninguna de les dos cegueres a Mercedes Fernández (nun sé cuála de les dos más terrible y desgraciada), vaya eso per delantre, pero esta solidaridá mía contra la oclusividá nun quita pa qu’alcuentre instructives les répliques que recibió, de parte de la izquierda, la so metáfora antigüelguista. El que manda agora na FSA dio a entender que nun anda périta en sustancies pegañoses y l’amenaza comunista pidió-y que nun cobre los díes que nun va a trabayar al plenu de la Xunta, que, polo visto, yeren unos cuantos más qu’esti pasáu 8 de marzu.

Esta última insinuación llevóme a mirar les actes de los plenos celebraos pola Xunta Xeneral de Principáu, consultables na web de la institución (si eches un tiempu pa dar con elles, tamién hai que lo decir). Nes de los diez últimos plenos trescritos, que correspuenden ocho a febreru y un par d’elles a marzu, Mercedes Fernández intervieno namás qu’en tres (3). Una d’elles, la del 9 de febreru, entrugó cuestiones relatives a una posible cooficialidá del asturiano y na del día 23 quinxo saber por qué-y refugare la cámara, al Grupu Parlamentariu Popular, una llei sobre parroquies rurales. Aldeanismu a tope. ¡Cuidáu, que dicho por mi ye emponderanza! Pero nun sé si, con esa temática, va cerrar la ferida pela que sangren los votos que sorbe la nueva derecha ciudadanista, tan remocicada, urbana y cosmopolita. De toles maneres, nun sabemos si asistió a les demás, y diben ser munches perres a devolver si facemos casu de la desixencia podemita.

Echo en falta, neses actes de los plenos de la Xunta, una relación d’asistentes. Igual la señora Fernández sí ocupaba l’escañu, ensin falta d’adherente, en silenciu atentu, pigarciosu o coléricu, vaya usté a saber. Pero, qué quier que-y diga, por poner un casu d’agraviu o de modelu, según se quiera entender, les actes d’una sesión d’evaluación de cualquier institutu, con ser un actu muncho menos relevante, recueyen la nómina y firma de los asistentes amás de lo que los profesores traten. Y si algún profesor convocáu falta, tendrá que xustificar l’ausencia de manera formal, por exemplu con un papelín del médicu. Nun digo que tengamos que saber los ciudadanos, vía web, si tal parlamentariu fue al proctólogu o tal otra a la xinecóloga, pero… bah… una esplicación xenérica, como la del funcionarín d’a pie… nun sé… ¿usté cómo lo ve?

Anuncios

El llargu brazu de Puigdemont

La Nueva España, 5/3/18

foto_milio

Cuéntolo como pasó y la cámara de seguridá del recibidor del institutu ye testigu:

Ún d’estos díes d’atrás, un bedel fue a buscame al despachu de xefatura:

—Milio, mira a ver si atiendes a una paisana.que ta ahí fuera, porque yo nun sé qué quier.

—¿Pero busca algún guaje, un tutor…?

—Qué va. Diz nun sé qué d’un cartel.

Salí al recibidor. Esperábame una muyer camín de los sesenta, si nun los gastaba ya, mui curiosa: ropa de calidá y peluquería del centru. Igual que yo a ella, escaneóme cola mirada y supongo qu’alguna conclusión sacaría.

—Buenos días. Soy uno de los jefes de estudios. Dígame usted —presentéme, correctu y diglósicu.

—Mire, igual no es cosa suya, pero no puedo evitar decirlo. ¿El cartel de fuera lo han puesto ustedes?

—¿A qué cartel se refiere?

—A uno que anuncia una obra.

Tán cubriéndonos una de les dos pistes deportives esteriores y, como suel pasar nestos casos, el primer llabor que se fexo fue mangar, per fuera d’ún de los muros del institutu, un cartelón dando cuenta de la obra y del presupuestu dedicáu.

—En realidad, no —espliqué—, la obra no la contratamos nosotros, así que tampoco es competencia nuestra anunciarla.

—¡Es que está mal escrito!

«¡Coime!», pensé, «¡una persona sensible al mundu verbal!»

—Tiene una palabra que no existe en español —siguió la muyer—: cubrición.

El cartel, efectivamente, ta encabezáu, en mayúscules ostentories (acertadísimu neoloxismu que-y debemos a nun sé qué ignorante de la farándula), col siguiente testu: OBRA DE CUBRICIÓN DE PISTA DEPORTIVA. La observación nun me garraba por sorpresa: yo ya viere la metedura de pata cuando punxeron l’anunciu, asina que me permití la trampa de quedar como un Lázaro Carreter:

—Tiene usted razón… en parte. La palabra está mal empleada aquí, aunque existir, existe, pero sólo para referirse al acto de montar el macho a la hembra.

Busqué-y una dilatación incontrolable nes neñines de los güeyos, una irreprimible delación d’escándalu. Nada: encaxó’l tiru como una campeona. La paisana diba subiendo puntos na mio consideración.

—Pero, en esa frase, está mal —aneció.

—Sí, en esa frase sí.

—Pero esto es un centro docente. ¿Cómo pueden tener un cartel con errores a la entrada? —púnxose, desaxerando’l sustu.

Yo abrí los brazos, señal d’impotencia y resignación, pero ella, perru de presa de la Gramática, nun soltaba:

—¡No, no! ¡Cámbienlo!

—No podemos. Ya le digo que no lo pusimos nosotros, no es nuestro. ¡No querrá que lo rectifiquemos a golpe de espray!

—¡Pues que lo cambie quien lo haya puesto! ¿Quién fue?

—La verdad… no estoy seguro. Sería la empresa que ganó el contrato… pero igual fue la propia consejería.

—¿Qué «conserjería»?

¡Ai! ¡Que la fina estilista del idioma facía agua!

—La de Educación, claro.

—¡Y encima la «conserjería» de Educación! —repitiólo, cruelmente, p’acabar de matame les ilusiones d’una posible alucinación auditiva—. ¡Pues me voy a dirigir a ellos para protestar.

—Inténtelo —sescudí los costazos con menos fe que ganes de quitala de delantre agora que ya perdiere l’halu de la heroicidá espresiva.

Y entós fue cuando empezó lo guapo:

—¡Claro, así nos va —llamentóse ella—: ¡No sabemos nuestro idioma pero nos obligan a estudiar catalán!

La conversación garraba un rumbu nuevu y prometedor.

—Hombre… no veo la relación, señora.

—¿Cómo que no? ¿No habría que conocer bien el español antes que obligar a estudiar catalán?

El llargu brazu del catalanismu llegaba, insidiosamente, hasta la periferia xixonesa. Pusdemón, Xixón, cubrición… La cosa rimaba, yera evidente, ¿cómo nun me diere cuenta anantes?

—¡Y ahora, aquí, quieren hacer oficial también el bable! —remató la paisana.

Entendílo too, por fin. Aquella muyer nun yera nin del Círculu Lingüísticu de Praga, nin del de Copenhague, nin súbdita xenerativista de Chomsky: pertenecía a la Escuela Apocalíptica de Cherines.

—Señora, dudo mucho que la persona que redactó esa frase haya cursado nunca estudios de catalán ni de asturiano. Probablemente, sea lector de la hoja de resultados futbolísticos de los domingos por la tarde, y nada más.

—¡No, no! ¡Que ponen el asturiano oficial y…!

—Señora —atayéla—, yo soy un ferviente defensor de la oficialidad del asturiano.

Enfrentémonos nun duelu mudu de miraes. Ella acababa de tener, tamién, una revelación inesperada y desagradable. ¡Qué futuru podía esperar a la llingua española cuando l’enemigu taba introducíu nel sistema educativu hasta la cañada!

—Voy a escribir protestando por el cartel —retóme, los dientes apretaos.

—Hágalo. A la «conserjería» de Educación —acizañé.

Y dio media y abandonó l’institutu ensin dame tiempu a recomenda-y destinatariu pa la carta: «A la atención del conserje.»

Crucé una mirada col bedel, el nuestru, candidatu, na so ignorancia, a recibir la carta de protesta, que siguiere la escena dende la cabina acristalada. Pegó colos deos d’una mano nel güesu temporal del craneu. Menos mal, nun yera solo impresión mía. Con esa clase de rivales, la oficialidá yera imparable.

Surníos y el rei Lear

La Nueva España, 26/02/18

El presidente Javier Fernández dixo’l miércoles, nun actu públicu, que ve con optimismu’l futuru de la so agrupación. Mostróse feliz cola fidelidá de los conmilitones, que «formen piña» unánime con él, y remató afirmando que nun los había iguales en toa España. Digo Javier Fernández presidente del Sporting, claro.

L’otru, nun tonu perdistintu, tristón, anunciaba, un día enantes, que nun va acudir al homenaxe que, por un familiar d’él, Manuel Llaneza, celebra tolos años, en Mieres, el socialismu políticu y sindical asturianu. “No voy a ir a lugares en los que no se me estima.” Surniaba al decilo. Tol ratu. Podía ser pena, podíen ser mocos. Yo, que soi un románticu, quiero quedame colo primero. Los mocos estropien la dignidá igual qu’estropien el sexu, y el momentu que vivió Fernández delantre les cámares requería un destiláu purísimo de dignidá política. De toles maneres, mocos o pena, el surníu resultaba inconveniente, taba de más. Cuando s’escenifica, pal pueblu espectante, la denuncia de la traición, hai que llevar la nariz bien de les riendes, con mano firme. Recree usté a Shakespeare. Lear, rei caducu, desengáñase de la castra que crió y aborrez a les fíes traidores: «¿Hai equí alguién que me conoza? ¿Quién me va poder decir lo que soi? ¡La sombra de Lear! (Surnia.) Adiós. Nun nos vamos volver a alcontrar más (surnia), pero, con too eso, son carne de mio carne y sangre de mio sangre (surnia). O, meyor, venenu enxendrao de mio sangre podre (surnia). ¿Pensabais veme llorar? (surnia). Nun lo vais conseguir. Verdá ye (surnia) que me sobren motivos, pero, primero qu’echar una sola llágrima (surnia) rómpeseme’l corazón (surnia).» Qué va: el testu pierde muncho colos surníos. Unos mocos, reales o presidenciales, nesos momentos de tensión familiar y, al empar, política, entafarren, pegañosamente, la traxedia: corrómpenla, impurifíquenla, acomedícenla.

Pero apaeció Cordelia, la fía lleal. Jesús Gutiérrez, el que fuere nostromo cuando Fernández gobernaba la nave socialista astur, fexo un alarde de retórica atmosférica, tan del gustu del poeta inglés. «Se merecería [Javier Fernández] que se ensalce su labor, como hacen en todo el país, ya sea en el norte, el sur, el este y el oeste.» Gutiérrez ye un estremista, ye evidente. Y acierta, namás, media rosa de los vientos. El sur, por exemplu, ta raramente calláu. Cuatro díes después de los whatsapp, yo tovía nun vi na prensa defensa javieril de Susana Díaz. ¿Ú la Faraona amiguísima, que se-y sentaba al llau en cada congresu y reía chistes con él, simpaticona? ¡La desgracia ye pegañosa, hai que s’apartar d’ella, y más si va emparentada col orgullu! ¡Fuu, fuu! Otru puntu cardinal enemigu: nel este, ya conocemos el pocu filin (ensin tilde) que Fernández tien col PSC y lo que lu «estimen» (preciosu detalle del nuestru presidente escoyer, na puesta de llargo del cisma de la FSA, un verbu común col idioma catalán) los socialistes valencianos, a los que da «un poco de tristeza», según el conseller de Facienda llevantín, el frente interpartidista PP-PSOE pol que fichó esta selmana Fernández. Agora, los amigos: al oeste, en Galicia, el tratu tienlu col probable sucesor de Mariano Rajoy. Y nel norte, que somos nosotros, más de lo mesmo: Mercedes Fernández felicitábalu’l xueves y pedía-y relaciones intracomunitaries. Gutiérrez ye persona abierta y nun mira les sigles del qu’ensalza. Eso ta bien. Lo importante ye que te quieran. Si nun ye en casa, amores mercenarios.