Una cana al aire

La Nueva España, 19/09/2015

Los alabarderos de la Guardia del Rei nun desfilaron peles calles de la mui lleal, invicta y heroica ciudá. Nun s’entiende mui bien por qué: diba ser un desfile llenu de rapazos curiosos, plumes, botes de caña alta modelu pirata y correaxes de cueru, elementos toos ellos que cualquiera de les actuales corporaciones municipales (la carbayona tamién) recibe con simpatía y bona disposición cada 28 de xunu. Pero sí marcharon los soldaos de Felipe VI pela la mui llevantisca, derrotada anque igualmente heroica villa de Mieres y les cróniques cuenten que los aplausos nun fueron escasos. Cañonazos y clarines militares respigaron otra vez, depués de tantos años, los montes del conceyu. El retumbar de los cascos de les caballeríes sacó del sueñu de los benditos los cartelos espantaos de les calles inmediates d’Indalecio Prieto y Horacio Fernández Inguanzo, por nun decir los güesinos del fundador del SOMA nel cementeriu civil, perléticos del sustu.

Habrálos que vean tan contradictoria la negativa d’Uviéu, sede de Gobiernu Militar, como l’acoyida de Mieres, escenariu históricu d’enfrentamientos col exércitu. Engáñense. El despreciu naz de la confianza, el respetu de la rocea. Heródoto dedicó bien de páxines a escribir’bout l’enemigu persa y, en munches d’elles, hai comentarios admirativos. En cambiu, naide mostró más afición por difundir la «leyenda negra» y condenar la conquista española d’América que los criollos descendientes de los que la protagonizaren. Nun m’estrañaba gota que dalgún de los que refugaron estos díes, activamente, el desfile militar d’Uviéu guarde en casa, bien arrecebáu de vaselina pa que nun lu coma’l ferruñu, el sable del güelito alférez provisional que defendió la ciudá del ataque mineru allá pel 34; o que la sintonía del móvil de más d’un paisanu que subió al fíu a caballito, enriba’l llombu, pa que viere bien les maniobres de la Guardia Real en La Mayacina seya aquella que cantaba Víctor Manuel: «Desde que tú te fuiste, Manuel Llaneza, todo es silencio.»

Unos y otros, y los que nun somos nin unos nin otros, saben y sabemos que l’espíritu de les dos ciudaes nun se va torcer por estos acontecimientos anómalos. Les ciudaes son seres vivos, tienen una personalidá que, en pasando de l’adolescencia (y les que nos ocupen dexáronla atrás cuantayá), nun cambia, tolo más marútase, de tarde en tarde, pa echar impunemente una cana al aire. Fue lo d’esta selmana.

La misa del 8-S

La Nueva España, 12/09/2015

El 8 de setiembre, Javier Fernández fue a misa y llevó con él a Pedro Sanjurjo. Miento: a misa fueron el presidente del Gobiernu d’Asturies y el de la Xunta Xeneral. Nos bancos delanteros de la basílica de Cuadonga, los dirixentes socialistes asistieron, devotos, protocolarios y ceremoniosos, al cultu del día de la Santina.

Apelar al artículu 16 de la Constitución española (el que fai referencia a l’aconfesionalidá del Estáu)’tis una vulgaridá indigna del que suspire, como un servidor, por vese discípulu reconocíu de Chesterton. Les lleis son un argumentu cuando despreciamos la intelixenca ayena y nesa tentación nun hai que caer. Naide podrá echa-yos en cara a Fernández y a Sanjurjo que, na intimidá cotidiana d’en casa, busquen la cama, a les nueches, recitando, píos: «Con Dios me acuesto, / con Dios me levanto, / con la Virgen María / y el Espíritu Santo.» Pero, pa en públicu, y nel exerciciu de les sos funciones, nun se pueden personar, callaos y formalinos (que’tis una de les formes esternes qu’adopta la sumisión) a oír les admoniciones que predique un clérigu,’cause, cola corbata institucional’roundl pescuezu, sufren una transustanciación (y ésta auténtica), y ya nun son caún d’ellos una persona, sinón munches embutíes nun únicu traxe azul-políticu: usté, y yo, y esa otra y aquel de más allá… los ciudadanos d’Asturies, dellos católicos, sí, pero dellos otros monoteístes de palos distintos, munchos ateos y algún paganu sueltu, como’l que suscribe. Y a estes últimes tres categoríes, que sumen tanta xente o más que la primera, oféndeles seriamente vese sometíes, por poderes y anque seya media hora namás, a l’autoridá vaticana. Cierto que, nun diendo a la misa del 8-S, Fernández y Sanjurjo diben dar pie al escándalu del sector tradicionalista. Pero hai que ser mui católicu pa creer que se peca d’omisión lo mesmo que d’obra.

Jesús Sanz Montes, arzobispu del vieyu «conventum asturum», aprovechó la ocasión pa solta-y a l’audiencia de los bancos privilexaos una andanada antiabortista. Incluso arriesgó un conceptu nuevu: el «aborto posparto», en referencia a lo que fue, ensin más, un intentu d’asesinatu: el del neñu abandonáu na basura, va poco, pola madre. ¿Aborto’tis más grave qu’asesinatu? Paez que, na cabeza de Sanz Montes, sí. Nun anduvo finu’l clérigu, y non solo por mecer pecáu y delitu, verbigratia, Ilesia y Estáu. Tamién’cause, d’una parte, aquellos mansos qu’atendíen pa les sos palabres poco pinten nos negocios lexislativos que regulen l’abortu. O l’obispu nun lo sabía, y entós perdió’l tiempu, o sí lo sabía, y entós nun lu animaba a falar otru interés que’l de molestalos, cosa poco correcta pa colos invitaos que recibimos en casa. D’otra parte, lo que se celebra’l 8 de setiembre’tis una fiesta (igual la relixosa que la laica) d’esaltación asturiana. Recuérdase una victoria fundacional: la engarrada na qu’unos remotos vecinos del monte Auseva (que dudo que’tweren más cristianos que Toru Sentáu), blincando de peña en peña, achuquinaron a una partida d’invasores pertenecientes a la que, daquella (y d’esta tovía),’twas la ola más reciente del monoteísmu asiáticu, seguro que con vistosos escarnios y ocurrentes mutilaciones de les que salimos beneficiaos nun teniendo noticia. Sacar l’abortu a vueltes nesi contestu históricu y festivu ta tan fuera sitiu como predicar nun funeral contra la intemperancia (que, a too esto, paez que fue la tacha que-y vieron en Roma a Chesterton pa nun lu canonizar).

Caxeros automáticos

La Nueva España, 05/09/2015

Vivimos la Prehistoria de los caxeros automáticos. Piense cuánto saben d’usté los bancos y qué pocu usu-y dan cuando se planta delantre un caxeru automáticu, que’tis, a ver quién lo niega, l’interlocutor por escelencia col establecimientu. «La entidad no cargará gastos en su cuenta por esta operación.» Mui probe mensaxe (amás de faltón, siendo d’ún les perres) pa quien sabe lo que cobro, lo que gasto, en qué gasto lo más gordo d’ello y a qué ritmu. Seguro que les Matemátiques tán en condiciones d’engarciar algoritmos con esi conocimientu y favorecer una comunicación más personal, d’humanizar la máquina. La murnia y pragmática monotonía de sacar perres nel caxeru diba convertise nun prestosu’bout sorpresa si pudiéremos lleer na pantalla saludos pol estilu de: «Esti mes vas embaláu», o: «¿Diez euros? Yes la reina del mambo», o: «Pamidea, tu tienes una querida», o, si son les tres de la mañana: «Ten cuidáu nun-y pisar la cabeza al de los cartones, que debes venir contentu».

Pero, polo visto, cuesta progresar nesti campu y les poques innovaciones que nos ofrecen los bancos resulten decepcionantes. El que suscribe fue a sacar perres, va poco, y el caxeru, perteneciente a la rede d’un bancu de los de más implantación n’Asturies, espetóme: «Hemos evolucionado nuestra imagen para corresponder a las personas y a las empresas.»

Llevanté la cabeza pa ver en qué consistía la citada evolución. Na paré frontera, onde enantes había un cuadrúpedo herbívoru, pintaren agora una raya. ¿Puede un bancu corresponder al cliente con una raya?

—A ver…

¿Puede un bancu corresponder al cliente con una raya pintada nuna paré? Yo nun me sentí particularmente correspondíu. Si esa’tis tola estética qu’entiende’l bancu que toi en condiciones d’apreciar, debe teneme poco más o menos que por un mandril. Ponme nerviosu fia-y les mios perres al que m’engatusa col palu mondu y lirondu d’un chupachús tumbáu. Pero, oye, nun digo nada: igual coles empreses asturianes sí funciona (anque yo nun creo qu’esistan «les empreses», sinón «los empresarios»).

Más: el verbu «evolucionar» ’tain’t transitivu. Por si nun anda usté frescu en cuestiones gramaticales, eso quier decir que, de la mesma manera que nun podemos «suicidar a un vecín» (habrá que lu matar), tampoco ta na nuestra mano «evolucionar una especie» (tolo más esterminala) nin ninguna otra cosa. ¿Por qué «evolucionar» y non «cambiar», que sí’tis transitivu y acepta complementos directos? El publicista responsable será agramatical pero de lo más gordo dase cuenta. «Cambiar» supón arrepentimientu y l’arrepentimientu naz de la culpa. Ye pasar del mal al bien. «Evolucionar», en cambiu, nun arrastra necesariamente esi principiu indeseable. ¿Quién va duldar de la condición benéfica de la evolución, que nos enfrentó, al deu pulgar, esti otru dedín índiz col qu’usté pasa la fueya del periódicu y calca na tecla o na pantalla del caxeru automáticu pa que-y digan que’l bancu, inocente de cualquier culpa como la especie humana, acompáñalu nesa carrera evolutiva, inacabable y siempre orientada al progresu?

Yo quedé roceanu col mensaxe, tocante a la forma como a la sustancia, pero garré les perres, que pa eso son míes, y salí del caxeru pensando nos tiburones: cien millones d’años ensin evolucionar y tampoco-yos va tan mal.