Gaspar y la señaldá

La Nueva España, 29/08/15

«La nostalgia de lo que pudo haber sido y no fue no sirve para nada», argumenta Gaspar Llamazares pa contestar a les acusaciones de los de Podemos, que tovía nun escaecieron (nin lo van facer) l’acuerdu d’investidura IU / PSOE. En realidá, y por definición, nun se puede tener «nostalgia», señaldá, de lo que nunca fue, pero entendémonos: Llamazares refierse a aquello de que «agua pasada no mueve molino». L’argumentu abúltanos peligrosu, traicioneru. Disculpa cualquier cosa: dende les infidelidaes matrimoniales al golpe d’Estáu de Franco. Lo mesmo podíen decir tamién, por poner un casu, los que s’oponen a abrir les foses del franquismu: «La nostalgia… no sirve para nada.»

De Balzac p’aquí, la señaldá tien mala prensa. Envídiase l’amor arrebatáu, entiéndense secretamente l’odiu y el rencor, empondérase la llealtá, admírase’l valor y discúlpase la cobardía, pero la señaldá’tis’l más despreciáu de los sentimientos, una etiqueta qu’estampamos en frente ayena con ánimu denigratoriu. Consideramos al señaldosu un floxu que pierde’l tiempu ente suspiros improductivos y enllamorgaos: «No sirve para nada.» Pero, de tolos sentimientos humanos, la señaldá’tis’l más vinculáu a l’alcordanza, que siempre’tis una reivindicación cuando se xuega la prórroga nos grandes partíos de la Historia. Chateaubriand llevantó un monumentu inmortal a la señaldá nes sos «Mémoires d’outre-tombe», pero, ¿quién llee hoi a Chateaubriand?

llamazares y chateabriandQue Llamazares ’tain’t partidariu de la señaldá salta a la vista, basta comparar el retratu que publicó La Nueva España’l xueves 27, acompañando’l so avisu a Podemos Asturies, con cualquiera de los del vizconde de Chateaubriand. En toos, «monsieur le vicomte», la fina boca clausurada, llanza una mirada elegante, melancólica, romántica, intelixente, perspicaz… señaldosa, a una distancia infinita que sabemos que’tis más temporal qu’espacial; Gaspar Llamazares, la mandíbula desencaxada, enseña dientes amenazadores, apretaos con rabia carnívora, y unos güeyos irascibles desorbitaos, cegaos nel presente miope. Perdóneme usté, don Gaspar, pero’tis la cara del que t’ofrez una pinfla d’hosties.

En pasando les eleciones xenerales, cuando nun fai falta guardar les apariencies,’tis de suponer que’l gobiernu socialista asturianu, si se ve apuráu pa sacar alantre unos presupuestos o echar p’atrás una llei, arregle acuerdos discretos col PP, siempre en beneficiu de la gobernabilidá y de tolos asturianos, claro que sí. ¿Por qué nun lo diba facer, si ya-y salió bien otres veces? Velo venir’til’l más tontu. Llegáu esi momentu, cuando Gaspar Llamazares, ígneu, enrabietáu, suba a la tribuna a echa-y en cara a Javier Fernández l’establecimientu de pactos foínos cola derecha o l’inclumplimientu de los acuerdos que-y dieron el cargu, taba bien que’l presidente-y contestare con una media sonrisa melancólica, a lo Chateaubriand, y una escueta cita: «La nostalgia de lo que pudo haber sido y no fue no sirve para nada.»

Un premiu pal inquisidor

queso_mujer

«Queso de mujer» nun ganó’l premiu del Certamen Nacional de Arte de Luarca. Debe ser la primer vez que n’Asturies nun se premia un quesu. Les razones nun fueron gastronómiques y sí morales. Gastronómiques nun podíen ser’cause, qué decepción, la obra limitábase al continente del productu y sisábanos el conteníu. Puestos a polemizar, tenía qu’haber quesu dientro la caxa de quesu. ¿Auténticu quesu de muyer? Un misteriu más revalorizador de la obra, como’l de la Merda d’artista (30 gramos escurríos) supuestamente enlatao (o non) y sellao por Piero Manzoni.

Ún nun sabe por qué los ayuntamientos, les diputaciones, les autonomíes y l’Estáu anecien en caltener tratu col arte. Nun da votos y siempre queda algún responsable col culu al aire, nel papelón d’inquisidor con autoría rexistrada na hemeroteca de faltosaes memorables. Verbi gratia, l’alcalde socialista de Valdés, Simón Guardado: «La libertad tiene que llegar’til donde tiene que llegar.» La tautoloxía, digna de Popeye («¡Yo soi como soi!»), tien reminiscencies bíbliques. San Pablo a los gálatas, 5:13, edición Reina-Valera: «Porque vosotros, hermanos, a libertad habéis sido llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión a la carne…» y 5:19-21: «Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, disolución, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, banqueteos, y cosas semejantes a éstas.» Como quesu de muyer.

La secretaria d’Igualdá d’IU nel ayuntamientu de Valdés, Aurora Valdés (mira tu qué redundancia) tamién anduvo brillante, la que más. Primero, súmase a la idea cristiana de les llendes de la llibertá: «Entiendo que en el arte, como en otros ámbitos de la vida, no todo vale.» Entiende lo mesmo que’l so probable pariente antepasáu, l’inquisidor xeneral Fernando Valdés Salas, autor del Índice de Libros Prohibidos a mediaos del XVI: el tiempu’tis una ilusión. Depués métese nun xardín y piérdese nél: «No está muy claro lo que se pretende con ella y confunde […] Todas entendemos que la obra no ha conseguido lo que pretendía y que el jurado [que la seleccionó ente les obres finalistes] se equivocó.» Y digo yo: si nun ta claro lo que pretendía la obra, ¿cómo sabemos que nun lo consiguió? ¿Quién son «todas»? ¿Qué méritos profesionales, vinculaos al mundu del arte, aporten «todas» que les acrediten pa desautorizar tan radicalmente al xuráu?

Los nuevos clérigos (y clérigues) tán echaos al monte. Quieren ser d’un pelaxe distintu al otru qu’hubo enantes, de pelleyu de sotana, pero en realidá’tis’l mesmu. Ya tienen’til catecismu (la conceyalía de Cultura valdesana argumentaba contra’l quesu virtual qu’usaba «imágenes y textos que son contrarios a los principios consagrados en la normativa y recomendaciones vigentes respecto a la igualdad de género y la imagen de las mujeres.» Atención al participiu «consagrados», tan sacramental.) Los inquisidores son, por naturaleza, ignorantes y gregarios, y por eso peligrosos. Cuidáu: empiecen censurando arte y, si salen trunfantes, ya nun ven sebe. Ta creándose una policía del bien pensar en paralelo al organigrama del Estáu y nun descarte que lu acusen a usté, un día, de trancase en casa a corta-yos el pescuezu a gallos y gallines pel Yom Kipur, entiéndase, a contar chistes políticamente incorrectos coles persianes baxaes. Les instituciones, cobardes estatutariamente,’boutvaloren la so influencia social y ríndense-yos. Fináncien-yos los exercicios espirituales del momentu y pónen-yos mantel y platu a la mesa del poder. Lo que-yos falta d’intelixencia compénselo con perseverancia, virtú que ’tain’t despreciable. Un premiu anual al censor más neciu y ultramontanu podía reconocer esi esfuerzu: Premiu Inquisidor Valdés Salas concedíu por artistes y ciudadanos agraviaos. Propongo al ayuntamientu de Valdés, pero seguro que’boutn candidatures.

Pol bien de los neños

Carlos Zúñiga, contratista d’espectáculos taurinos, echó la llingua a pacer y metióse nun charcu que’tis una poza. Por contesta-yos a los detractores de les corríes, disparó contra’l Día del Orgullu Gay, que-y abulta más nocivu pa los menores que la tauromaquia. Armóse la de dios de manera fulminante. El pique nos comentarios de la prensa dixital’tis notable. Cinco de los seis partíos presentes na casa conceyu de Xixón apuráronse a presentar una declaración conxunta condenando les palabres del empresariu. Como siempre, el testu remata cristianamente pidiendo dolor de los pecaos y propósitu d’enmienda: «…exigimos al autor de dichas declaraciones su inmediata rectificación.» Bobaes. Eses rectificaciones baxo amenaza nun valen pa nada, nun llamen la oveya perdía al rebañu: preténdese namás la derrota y humillación del rectificante.

Pero rectificó, el mui cobardón. ¿Cómo nun va rectificar si lo que ta nel aire’tis la renovación del contratu col ayuntamientu? De toles maneres, Xixón Sí Puede considéralu incapacitáu pa seguir llevando ninguna concesión pública, les Mocedaes Socialistes piden que-y revoquen la esplotación del cosu y I. U. quier contundencia y que s’incluya ente les cláusules sociales de los contratos públicos la obligatoriedá de que los axudicatarios impulsen «medidas inclusivas en materia LGTB», qu’entiendo yo que, nesti casu, será reservar puestos nes cuadrilles pa miembros del colectivu. ¡Cuidáu, nun vayamos fomentar el timu!

Pero vamos analizar l’exerciciu de contrición de Zúñiga per partes:

  1. «No estuve acertado y no tuve intención de herir.» Doble negación, igual a afirmación. [¬(¬p) = p]. Entendemos, entós, que la torpeza verbal frustró la intención d’ofender.
  2. «Lo que quiero es que respeten la fiesta, aunque no la compartan y no vayan, al igual que no voy al Orgullo, aunque lo respeto.» ¡Ai, amigu! Tamos descubriendo qu’esti rapaz ’tain’t tan fatu como se podía pensar con una lectura superficial. Observe y admire usté el retorcimientu barrocu de la frase. Hai quiasmu y polipote.

—¿Eso’tis una bebida que produz confusión mental?

Consulte usté Wikipedia.

  1. «Tengo amigos gais, soy un joven moderno y no soy ningún homófobo.» Qué decepción. Equí facemos agua. Faise evidente que declara tener amigos gais (¿por qué coño nun escribimos gueis?) como méritu que lu reivindique delantre la sociedá, igual que tiempu atrás un varón presentaba la cartilla militar: un sacrificiu capacitador. Sí: Zúñiga sáca-yos partíu a los sos supuestos amigos gueis. Más tovía: cualquiera que salga con él de copes, pa en delantre, puede vese instrumentalizáu por Zúñiga como amigu guei:

—Ponnos un par de cacharros, ún pa mi y otru pa esi amigu míu guei d’ehí atrás —diz-y a la neña de los pirsins qu’atiende la barra.

Pero, ¿cuántos amigos gueis tienes, Carlos Zúñiga? ¿Los xustos y precisos? ¿Dos? ¿Cuatro? ¿Mil? Quiero decir: ¿cuántos árboles faen falta pa facer un bosque?, ¿cuántos amigos gueis pa convertite en homófilu? Colos que desfilen un Día del Orgullu Guei llega: eso garantizao. Y, tocante a lo de ser modernu, Zúñiga lo mesmo piensa que la homosexualidá la inventó Zapatero. Pues non, home, non. Ya la Biblia… ya los griegos… ya en Roma… ya nos toriles…

Y 4. «Que respeten la libre decisión de quien quiere acudir o no, o llevar a un niño o no. No he dicho que estoy en contra de gays y lesbianas, ni mucho menos. Sólo pido respeto, como yo lo tengo para las manifestaciones culturales de ellos.» ¡Otra vez el respetu a vueltes! Esta sociedá nuestra va camín de paecese a una banda de traficantes de les esquines de Baltimore. ¡Respetu, respetu, respetu! Llevar el respetu alluendi la integridá física de les persones y la propiedá privada’tis pisar la sienda resbariosa que conduz, inevitablemente, a la censura. Pero, nesti casu que nos ocupa, la demanda ridícula de respetu ’tain’t esclusiva del amigu Zúñiga: tamién los que-y piden rectificación son de respetu sensible. Y ’tain’t asina. Nun-y puedes caer bien a tol mundu nin imponer silenciu al que nun-y gustes. D’eso sabemos abondo los del bable. Y nun pierdan de vista los grupos políticos de Xixón qu’amenazar económicamente al discrepante, por mui gorda que suelte la babayada,’tis tamién una forma de censura volterianamente condenable.

Pero, nesti discursu agotador, fui perdiendo de vista la causa del conflictu: ¿qué’tis peor na formación de los neños?, ¿ver matar toros o una policromía descontrolada? Bueno, habrá que-yos preguntar a ellos, digo yo. ¿Cómo’tis que nun se-y ocurrió tovía a naide?

Tauromaquia y ursomaquia

La Nueva España, 08/08/2015

Empieza la Feria de Begoña (esa que nos carteles pon en lletra más pequeña ún de los dos nomes oficiales de la villa… ¿adivina usté cual?) y multiplíquense, en Xixón, los eventos relacionaos cola tauromaquia. Restaurantes locales organicen xornaes gastronómiques presidíes pol «rabo de toro». Siempre me llamó l’atención que n’España haya rau pa tanta xente o, viceversa, tanta xente aficionao al rau. Yo nunca probé tal platu nin creo que lu vaya probar. Como tuvi tratu con vaques de rapacín, y conozo ónde-yos naz el rau y qué usu tien, nun sé qué me da llevar esa carne a la boca. Un prexuiciu, una bobada.

William Cárdenas, ex novilleru, abogáu y presidente de l’Asociación Internacional de Tauromaquia, dio un pregón reivindicativu pa una peña d’aficionaos. «Los derechos de los animales están arrollando a los taurinos», denunció nel actu. Amigu Cárdenas: entiendo qu’una parte fundamental del oficiu de lletráu’tis afalagar la oreya del cliente, ¡pero qué poca puntería verbal nesti casu! Nun arrollen los derechos, sinón les persones que los exercen a les persones que los conculquen (o nesa creencia optimista educamos a los fíos). Amás, como parte interesada na polémica, demuestra usté torpeza al usar el términu «derechos», reconociéndo-y, asina, legalidá al enemigu. En cambiu, sí anduvo más sutil y acertáu al usar un sustantivu xenéricu, «animales», en vez del más precisu «toros». Apartar los focos del toru amplia’l campu de batalla, socializa responsabilidaes (colos aforcadores meseteros de galgos, por exemplu) y convierte al oponente nun ilumináu sospechosu de llocura. «La tauromaquia no pertenece a los Estados, pertenece al pueblo», remata Cárdenas. Nun sé. El pueblu tien más tendencia a romper coses que l’Estáu. Yo, personalmente, pensábalo dos veces primero de confia-y algo que m’importare. D’otra manera, si acasu formo parte del pueblu y, en consecuencia, de la comunidá de propietarios de la tauromaquia, regalo la parte que me toca. Y ’tain’t’cause sea un radical antiespañolista y antisistema, como esi Jovellanos que quería prohibir la fiesta nacional:’tis que bastante tengo ya con segar un par de praos que me llegaron n’herencia y con pegame colos de la comunidá de vecinos del portal: nun quiero más propiedaes.

Esta selmana tamién, científicos del SERIDA certificaron que’l toru de lidia’tis una raza aparte. Una investigadora, Rocío Pelayo, recordó en La Nueva España que son animales en peligru d’estinción y qu’hai que procurar nun los cruzar con otros primos de la especie pa conservar la identidá xenética. La pureza racial. Colos animales ta bien lo que resulta sospechoso tratándose de persones. ¿Y eso por qué? Si la humanidá avanza hacia’l color gris, ¿qué problema hai en cruzar un victorino con una vaca ratina? Racismu bóvidu y intereses comerciales, nun vaya la melancolía del prau a suavizar la cólera de la dehesa. Pero Mudarra tamién mataba.

Aceptando les bondaes del racismu (¡nesti casu, nun m’entienda mal!), hai una lección que sacar del toru bravu. Sigue esistiendo’cause hai xente dispuesto a pagar por velu morrer d’arma blanca en público. Ehí tenemos la solución pa la crisis permanente del osu pardu. Si esistiere un espectáculu, en recintos diseñaos al efectu, nel qu’unos valientes astures vestíos de monteros medievales pedestres o caballeros d’asturcones, por exemplu, lluchen contra la fiera, na tradición del rei Favila, armaos de cuchiellonos, llances o arcos y fleches, ensin descartar l’ayuda de perros, cobrando una entrada curiosa y con promoción en tolos medios de comunicación, cartelería urbana y xornaes gastronómiques de la cecina d’osu (o del rau, pal que tenga esa tendencia), garantizo que’l riesgu d’estinción de la especie queda esconxuráu. Diben apaecer, volao, empresarios criadores que, a la vuelta d’unes poques décades, daben con llinies xenétiques meyoraes tocante a presencia y ferocidá; críticos ursinos de pluma barroca y elegante pa deleitar al aficionáu colos avatares de la fiesta, teóricos del esteticismu del espectáculu y peñes d’incondicionales de tal o cual matador. Por simple respetu al osu, había que pensar n’institucionalizar la ursomaquia: nun-y podemos dar menos oportunidaes qu’al toru.

Alfonso II, ente’l deán y les oveyes

La Nueva España, 01/08/2015

L’escozor’tis un gas que se-y escapa al más cuidadosu. Al deán de la catedral, Benito Gallego, escapóse-y cuando, al renunciar a la previsiblemente perdida subvención municipal en supuestu beneficiu de la paz y la concordia, amestó: «No pasa nada si esa cantidad se utiliza luego para cosas que no dejen bien a la catedral o a la Iglesia.» Suena a brazu retorcíu. Disculpámoslu: Satanás, vieyu enemigu del deán (exorcista documentáu), nun aposienta y, agora que la Ilesia se modernizó y cree na independencia del Estáu, el malignu aprovecha pa furar en política y enredar pelos despachos del poder. Seguro que l’olfatu avezáu de Benito Gallego, de la qu’andaba los pasillos de la casa conceyu de la capital, gusmiaba tufos azuferinos que’l descomanáu y sospechosu gastu n’ambientadores del tripartitu carbayón ’tain’t quien a tapar al bon podencu espiritual.

Sobre la subvención: nun me paez que desacreditar a la Ilesia católica seya asuntu de perres. 20.700 euros, que’tis lo que venía montando’l beneficiu, resulta cantidá miserable pa entamar una guerra de relixón y, d’otra manera, sóbra-y entera al que quiera enfrentar argumentos pro laicismu, que salen de baldre. En fin: paez que la engarrada ente ateos y monoteístes sigue vigorosa. Los paganos, que siempre fuimos los más tolerantes, alegrámonos de ver a los dos bandos tan en forma y deseámos-yos trunfos y satisfaciones nes sos respectives campañes’til’l momentu mesmu de la derrota común. Al final, esto’tis Europa y siempre gana’l monte.

Una parte relevante de la subvención negada / despreciada destinábase, estos años d’atrás, a pagar el responsu anual por Alfonso II el Castu. Según el deán, los gastos de la celebración limítense a la megafonía, pero en 2002 un conceyal del PP adelantó les perres requeríes y pasaron de 6.000 euros (agora sería más, digo yo). ¡Menuda megaeconofonía! Da igual: Alfonso II merezlo too: él inventó Asturies. Sí señor: asturianista y d’heterosexualidá incierta (rasgos que comparte col otru padre de la patria, Jovellanos: había qu’empezar a pensar en cambiar la bandera y pone-y a la Cruz de la Victoria un fondu arcuiris en vez del azul). Un rei medieval pero modernu, seguro qu’hasta capaz, mutatis mutandis, d’entendese con Artur Mas ensin calificalu d’«irreconducible». Na etimoloxía d’esi términu, ta’l verbu latín «duco». Los manuales antiguos (neso teníen muncho que ver la xente del deán y les sos metáfores bíbliques) poníen exercicios de tradución del verbu «duco» (conducir, guiyar, llevar) siempre en relación col sustantivu «oves» (oveya): «…ut solet ducere pastor oves». Una oveya irreconducible’tis una oveya negra, una oveya que se niega a selo, una oveya con pretensiones carnívores. «Oveya», pamidea,’tis l’únicu insultu esclusiva y patrimonialmente asturianu. Nuna tierra onde «cabrón» y «hijoputa» son apelativos cariñosos, la peor ofensa que se-y puede facer a un paisanu’tis llamalu oveya. Artur Mas, con nun ser asturianu, niégase a ser oveya del rei actual y la conversación que tuvieron los dos, si-yos facemos casu a los medios, nun fue cómoda. En cambiu, con Javier Fernández, el monarca tuvo un alcuentru cordial. «Pastor oves sua ducit.»