Daños colaterales

La Nueva España, 21/11/2015

Daquella que Facebook yera novedá, ún (siempre tan cegaratu pa ver les señales) pensó qu’un empachu talu de pulgares p’arriba, una riada tan grande d’esibicionismu banal diba ser estigma vergonzante del que teníen que fuxir, espantaes, les persones con un mínimu de dignidá y autoestima. Hoi tengo cuenta. Dígolo ensin apuru porque detrás vieno Twitter. Les coses valórense por contraste y, al par de Twitter, Facebook paez obra de Wittgenstein. Facebook ye a Twitter lo que los visigodos a los hunos.

Cualquier acontecimientu destacáu produz un argayu de comentarios en Facebook y de “tweets”, de pipíos, que nun tienen más razón de ser que confirma-y al redactor la propia presencia nel mundu. Faise imposible concebir el númberu d’ellos que pudieron producir los atentaos de París del pasáu día 13. Asturies contribuyó cola arrogancia propia de la idiosincrasia local. Van permitime destacar dos.

49 facebookk conceyal

El que más dio que falar fue’l d’un conceyal de PP de Peñamellera Baja. La ocurrencia costó-y el cargu. Nel muru de la so páxina de Facebook escribió literalmente: “Que hijos de puta!! Y todavía tendremos que acogerlos y respetarlos pa que no digan que Europa no es solidaria y cosas de esas .. Un Puto tiro en la cabeza y fuera !!! Son todos iguales tarde o temprano la lían [cara enfadada] [cara enfadada] [pistola] [pistola]” Nótese que’l conceyal peñamelleru tien inseguridaes cola tilde. Acierta nos hiatos (“todavía”, “la lían”) pero naufraga col “qué” esclamativu inicial y preséntase como “Martin”. Tamién da muestres d’alguna deficiencia a la hora de puntuar: el signu de dos puntos venía la cuenta detrás del axetivu “iguales”. Nun merez la pena decir nada sobre los ausentes signos d’esclamación d’apertura. Sí veo con simpatía’l toque coloquial que representa la preposición apocopada “pa”. Pero nun me quiero centrar nestos aspectos en realidá irrelevantes. Atención: “puta” escríbelo, correctamente, con minúscula inicial; “Puto” con mayúscula. ¿Comete’l conceyal un error inconsciente cola forma masculina? ¿Será un usu ortográficu torcíu que delata la mentalidá machista del autor, que concede y niega la lletra capital en función del morfema de xéneru? Yo arriésgome a decir que non. Yo afirmo que, sutilísimamente, el conceyal, dando señales d’una intelixencia afilada y, por que non, foína, escribe la so proclama alredor d’un leitmotiv: la repetición. Dos signos cierren la primer esclamación; dos puntos “seguidos”, la oración siguiente; dos cares y dos pistoles, l’arenga. La repetición preside’l testu. Y una palabra namás, una sola, duplícase: una palabra qu’empieza por “p”. Dos pes. Pa facilitanos la penetración subliminal del mensaxe, el conceyal escribe la segunda en mayúscula: p y P… ¡Y echáronlu del cargu! ¿Anda’l PP asturianu tan sobráu de cerebros como pa prescindir d’esti? ¿O será qu’ellos nun tuvieron a l’altura de la encriptación? Umm…

49 plataforma 2

El segundu comentariu al que me voi referir ye un tweet publicáu el día 14 nun grupu denomináu Plataforma Educación en Asturias. Preséntase baxo’l conocíu lema: “Todos los derechos son para niñas y niños por igual.” Perfecto. Pero, al pie del lema, el grupu defínese como “Plataforma creada por padres para hacer de la educación asturiana un modelo a seguir en todo el país.” Equí ya falten les madres, chocante cuando se trata de facer un mundu igualitariu pa neños y neñes. Amás, da la impresión de qu’un ranciu espíritu covadonguista (salvar España otra vez dende Asturies) anima los esfuerzos d’esti colectivu.

 

49 plataforma educaciónVoi al tweet: “Lo ocurrido ayer en Francia es una muestra más de hasta qué punto pueden llegar los tarados extremisas. Sea por Alá o por el bable.” Esti (ya sabemos que nun ye “esta”) sí sabe escribir y puntuar. Pon bien les tildes y acierta col puntu posterior a “extremistas”: crea espectación que satisfaz con una sentencia lapidaria. Descubrimos con sorpresa, na última palabra, l’auténtica razón de ser del tweet: avisar de los peligros motíferos del bable. Hai verdaderes virtúes narratives nesti pequeñu escritu, impecable na forma. Pero, si pienso na sustancia, el visigodu de Peñamellera paez un filósofu racionalista en comparanza col hunu tuiteru. Póngase usté en situación: el sábadu a la mañana, l’anónimu de la plataforma proeducación prende la radio, oye qu’en París masacraron a cientu y picu persones y lo primero que-y vien a la cabeza ye: “¡El bable!” Algún circuitu anda cruzáu, pamidea.

Contaminación

La Nueva España, 14/11/2015

Vivo nun décimu pisu. Al asomame un día d’estos a la ventana, pasóme per delantre les narices una rata surfeando’l cielu del oeste de Xixón enriba una especie d’aglomeráu de partícules parducies. Yo soi mui tolerante cola contaminación, hasta me pon sentimental. El fedor atmosféricu traime a la cabeza los años felices de la infancia, daquella que la familia, camín del pueblu de Llaviana a bordu d’un Simca 1000 color butanu, salía de La Gargantá y saludábanos La Felguera con un tufu a güevos podres que se m’incrustó, imborrable, en cada mitocondria, cada vacuola, cada lisosoma celular. Recibíanos la cuenca colo meyor que daba d’ella, tábemos en casa. Ya digo: la contaminación y yo, uña y carne. Pero ye que l’aguarón surferu del otru día pasó tosiendo… d’esto que tenía una tos fea… ronca… que sonaba casi a diablu de Tasmania. Bah, la cosa diome mieu: guardéme y tranqué la ventana.

Contaba’l xueves La Nueva España que’l Principáu abrió esti añu ocho espedientes por contaminación na villa de Jovellanos, la mitá d’ellos a la empresa propietaria d’eses chimenees pintes y elegantes que vemos a un llau de l’autopista. La multa por cada espediente ye de 100.000 euros, qu’a usté y a mi paeznos una pasta pero a los dueños d’Arcelor non, vista la contumacia. Esto tien dos esplicaciones.

La primera (y más prosaica, en consecuencia poco interesante) esprésase en términos contables. 100.000 euros vienen a ser los sueldos de cuatro o cinco operarios cualificaos. ¿Qué multinacional que se respete va cambiar la so política productiva pol coste de cinco sueldos más al añu, o de diez o quince? Si de verdá les multes quieren ser argumentu disuasoriu, el Principáu va tener que multiplicar l’importe de la sanción por venti o trenta pa empezar, porque, si non, ta insultando al dueñu d’Arcelor y tampoco ye cosa de ponese a mal colos que creen puestos de trabayu n’Asturies.

Pero igual nun hai qu’enfocar la cosa como si fuere un cenciellu cálculu ente asientos de gastos y d’ingresos. Igual nun tamos entendiendo l’espíritu de la empresa. Igual Arcelor, en realidá, ye una fábrica productora de contaminación que dexa aceru como residuu industrial. Igual la polución ye un valor “a futuru”. Pueser qu’eses poderoses fortunes que gobiernen el mundu y deciden el porvenir tean invirtiendo, conscientemente, en polución. Nosotros, los d’a pie, somos unos prubitinos ignorantes y cuéstanos ver les coses, pero, de toles maneres ¿nunca pensó que lo del cambiu climáticu tamién podía tener algo positivo incluso pa usté? Nun me mienta: sé que sí. Sal incomparablemente más barato comprar ropa de veranu que d’iviernu: ehí aforramos toos y Amancio Ortega, orgullu español que viste al pueblu llanu, sal tamién ganando. Col calzáu, otro tanto: unes chancles nun son unes botes (nin hai que les amarrar, que too cuenta, sobre too si yes adolescente) y los pies sufren menos al aire: adiós al callista. Si sube’l nivel de la mar, más sitiu pa bonitos y bacalaos, cosa siempre interesante pa un asturianu. El tráficu marítimu va circular más rápido trevesando un Polu Norte espeditu y tovía vamos poder arrascar otros cuantos centiminos comprando nos chinos.

En fin, pueser que’l Principáu, en vez de poner multes, tenga que pensar en premiar los esfuerzos polutivos d’Arcelor y otres empreses consagraes a procuranos un futuru meyor. Les evidentes ventaxes bien merecen un sacrificiu respiratoriu. Los pulmones d’un puñáu de rates xixoneses son preciu razonable a cambiu del beneficiu común.

Una velada nel teatru

Atlántica XXII, septiembre 2015

thehole

Alguién me dixo qu’alguién-y dixere que valía la pena dir ver un espectáculu de revista programáu pa diecisiete pases (¡17!) nel teatru Jovellanos de Xixón esti veranu atrás. Saqué entrada, roceanu. Nun me fío de los ésitos de taquilla, señal de soberbia elitista que nun voi negar.

Faltaben cinco minutos pa empezar la sesión cuando entré al patiu de butaques. P’animar la espera, y anticipando la representación, un faranduleru con aires afeminaos, mui na tradición del xéneru, metíase col públicu dende l’escenariu. Si llegaba un paisanu, insinuábase-y. Si llegaben muyeres, llamábales «cerda, guarra, zorra», etc. Subió al escenariu a una rapacina de ventipocos que baxaba’l pasillu central camín de la fila seis pa esplica-y al respetable lo «guarra» que taba con aquellos colores que vestía. La xente muerta risa. La «guarra», la que más. Nes manes de les amigues que la acompañaben florecieron móviles como catasoles, orientaos al astru insultante, pa recoyer grabación del momentu memorable.

Aquello del telón que sube pa que la xente sepa que nesi momentu empieza la cosa quedó obsoleto va cuantayá, muncho más en xéneros impuros y periféricos como esti de les variedaes, asina que la raya sutil ente’l calentamientu y la función supúnxola l’aparición d’una muyer en tanga y teteru que se retorció culebrilmente, y fue como cuando’l primer violín d’un conciertu da la nota pa que los demás intérpretes afinen. En realidá, esti conciertu tenía esa única nota. Nun taba nel do-re-mi. Quería ser ja. A mi, ya se va ver, féxoseme na.

Mediaba una disculpa argumental que quería ser ocurrente: una despedida de solteru, los amigos traen al noviu colos güeyos vendaos, súbenlu al escenariu, destapa la vista y resulta ser el conductor del espectáculu. Nun sé quién coño yera aquel puntu pero, al revelase facialmente, «las guarras» de los móviles que yo tenía delantre y alguna parexa trentañera a los llaos arreventaron a aplaudir como si acabare de sustanciase’l dios Dionisos. El prota, siguiendo la sienda abierta pol heraldu de la pluma, abundó na idea del zorreríu y puteríu presente na sala con gran fruición de les aludíes y casi más de los acompañantes. Cascónos, a cambiu de trenta y picu euros, un monólogu inacabable indignu del repetidor pretendidamente graciosu del tercer cursu de secundaria. Partíase la concurrencia.

A too esto, la contorsionista apaecía n’escena a cada poco, ensin xustificación temática ninguna, vestida de Shanna, la diablesa de la selva. Otra supuesta actriz, que quería combinar lo sexy colo gracioso, enseñó les tetes, gran atrevimientu en 2015. Esta polo menos falaba: baxaba al patiu de butaques a sentase en cuellu de los paisanos y entruga-yos qué yera esa cosa dura que notaba nes ñalgues. Ún de los mios vecinos empapizóse de les carcaxaes.

Yo nun daba créditu.

Hubo númberos circenses, por decir. Un puntu trepó en calzonciellos cándidos per dientro un tubu de plásticu tresparente y, nes altures, quitó la prenda. Columpióse una trapecista. Patinaron nuna plataforma circular dos patinadores (ún y una). Representáronse (el términu quéda-y grande a lo qu’ellí pasó) esqueches que queríen ser atrevíos, con mímica de mamaes y perculizaciones, animaos por más esibición de pirules… A veces, la función adoptaba tonu ceremonial, como cuando nos pidieron a toos que metiéremos mano a quien tuviéremos al llau, una idea pola que los productores de la pieza teníen que-y pagar derechos al cleru católicu (entiéndaseme: «Daos fraternalmente la paz.»). P’animar a l’acción, tol elencu se repartió ente les files de butaques dando exemplu. Per delantre de mi pasó l’afemináu insultón tocándo-yos a «las guarras» del móvil hasta les trompes de falopio. Veíase que lo facía con una profesionalidá rutinaria, desganada, de sexador de pollos. Elles, de toles maneres, retorcíense muertes de la risa y de los rebelguinos. Pa eso pagaren, pa dexase masuñar. Si-yos llega a salir gratis en cualquier local nocturnu, denuncien al artista.

Que les llingües latines conozan, caúna cola so forma, el términu «inmeyorable» y non l’antónimu «impeorable» ye señal del fondu pesimismu de les sociedaes que con elles s’espresen, que, íntimamente, acepten pa les circunstancies de la vida namás límite per arriba, cara al cielu. Yo, naquella butaca del Jovellanos, nuna muestra d’optimismu irracional, sí llegué a creer que lo que taba viendo yera impeorable. ¡Con decir qu’hubo un momentu nel que la vedete cantó «Eres tú», de Mocedades, y el públicu fexo coru ondulante dende los asientos! Aquello yera l’infiernu onde teníen secuestraes baxo tortura a Calíope, a Euterpe, a Melpómene y a les otres probes desgraciaes protectores de les artes. Imposible más menos. Pero equivocábame: llegó la rifa’l xamón.

El conductor del espectáculu subió al prosceniu a media docena d’espectadores, homes y muyeres, y ofreció un xamón al que se quitare más ropa nel curtiu plazu nel que la banda instrumental de minifalderes nos violaba les oreyes con algo que quería ser música siendo electroshock.

El xamón esibíase a un llau del escenariu, elemental, posguerrista, ranciu. Continuación d’él, puestos en filera cara al auditoriu, los seis pretendientes, en cuantes empezó a sonar el ruíu (pol estilu de lo que pueda llevar na cabeza un cocainómanu mangáu na xaula mecánica de la Selmana Negra de Xixón), unos con más convencimientu y otros con menos, empezaron a echar trapos enriba l’escenariu. Les muyeres, pudoroses, soltaron la melena, el calzáu y poco más. Ellos nun duldaron cola camisa. L’empate paecía inevitable cuando un maizón de xestu inespresivu, autista, baxó los pantalones con movimientos torpes y regalónos un planu frontal del paquete. Ovación xeneral. Pero al llau tenía a un retacu fofucu, con pinta d’estudiante d’Inxeniería, que debía ser mui competitivu, porque, viendo l’ésitu del rival, apuróse a quedar tamién él en calzones y a azotar los calcetos pal aire. Más tovía: arrastráu pola corriente impetuosa del protagonismu («veo los cuarenta y subo cuarenta más»), ponse d’espaldes y baxa tamién la calzones. La ovación volvióse clamor: ye’l poder magnéticu de los culos. Yo creo que’l probe, ente los aplausos, los xiflíos, l’atronar de les guitarres y de la batería de les músiques del fondu pa les que ya s’esibía apolíneamente y nun sé qué enguizamientu foín que-y soplaba a la oreya’l monologuista corruptor, aturulló definitivamente y volvióse pal patiu de butaques de brazos abiertos, como un Cristu con sobrepesu. El teatru fundía. Pa la espresión que vi naquella cara nun tengo vocablu acertáu. Yera una cosa pol estilu del trunfu mecíu con retrasu mental con un matiz nerviosu como de priesa por dir mexar. El xamón tenía ganador: pa seguir quitando más había que se sacar los güeyos. Yo bien pensé que la pata gochu, avergonzada de pasar a aquelles manes, diba saltar del soporte xamoneru y facer mutis pel foru. Pero non. Y entós vieno lo más difícil. El desnudu vencedor, delantre un teatru repletu y ilumináu, acompañáu d’una fanfarria ensordecedora, porriqueru, tuvo que poner los calcetos, que yeren d’esos baxos que llamen pinkis y de colorinos. Nun tenía agarradera y ya se sabe lo problemáticos que resulten los calcetos nesa coyuntura. Blincaba sobre un pie con pocu aciertu y la pirulina aprovechaba pa facer reverencies al públicu que la aplaudía, consciente de que tol protagonismu yera pa ella. Ye verdá que pudo ocurríse-y al rapaz poner los calzonciellos primero que los calcetos, pero la confusión mental, la del momentu o la permanente, y pueser qu’una tradición personal consuetudinaria nel ritu matutín de la investidura cegáronlu. Por fin, fue quien a tapar les carnes abondantes y xelatinoses. Entregáron-y el cuartu de gochu y con él como rama d’olivu descenció al patiu de butaques, onde lu esperaba la moza, que lu besó, feliz y orgullosa de tener aquello por parexa.

A mi invadióme una tristeza rara. Nun tenía nada que ver con que’l xamón nun viniere pa en casa (soi más de pescáu). Yera la pena que debió sentir un romanu sensible cuando l’imperiu se fexo cristianu.

«El mundu acábase, Milín.»

Por fin, concluyó l’espectáculu. La xente fue colando, satisfecha con tanta humillación verbal y intelectual. El que más, un animal qu’entrare con dos pates y salía con tres. Miré un momentu pal escenariu del crime y pensé que, primero o depués, sobre eses tables diben sonar Schubert, Mozart, Haendel, les palabres de Shakespeare o de Valle-Inclán. Imponíase una purificación previa que pienso solicitar, formalmente, a los xestores del teatru.

José Antonio Marina o les trampes de la bondá

La Nueva España, 07/11/15

Cada vez que veo a José Antonio Marina nos medios, vienme a la cabeza’l falsu bulderu (pleonasmu onde los haya) del tratáu quintu del Lazarillo: “…el más desenvuelto y desvengonzado y el mayor echador dellas [de bules] que jamás yo vi ni ver espero ni pienso que nadie vio; porque tenía y buscaba modos y maneras y muy sotiles invenciones.” Pero siempre queda la dulda: Marina, ¿será un espabiláu o un tontu útil? Namás una convivencia íntima (cuartelera, carcelaria o conyugal) diba resolvenos el dilema. Nun tenemos falta de tanta cercanía (por suerte) pa sentenciar la so utilidá: Marina carga, con argumentaciones supuestamente sensates, la munición cola que’l prósimu gobiernu (del PP, del PSOE o de Ciudadanos, qué mas da) va precarizar la situación laboral de los docentes.

El ministeriu d’Educación (esto ya nos da una pista) encargó-y un plan pa “rescatar” la enseñanza española y Marina propón un piñu d’idees. La primera ye diferenciar salarios (¡más tovía!) condicionaos a nun se sabe qué resultaos en función de nun se sabe qué variables. Al final, pa qué nos vamos engañar, la medida del ésitu del profesor van ser los aprobaos. Apretándo-y col sueldu al que pon la nota, ya verá usté cómo en cosa d’un cursu, milagrosamente, les estadístiques dan la vuelta y España abandona’l furgón de cola onde viaxen los países con más fracasu escolar pa convertise na locomotora educativa europea.

Quier Marina, tamién, que los profes «buenos» (repito la idea anterior: los que favorezan l’ésitu estadísticu del sistema) «fomenten la exclusión de los malos profesores». Esto va de caxón, porque basta un garbanzu negru dientro l’equipu evaluador pa estropiar los resultaos del cursu y menguar insolidariamente los sueldos en conxuntu. Asina que, como algún docente s’empeñe en dar clase y en poner notes axustaes a la realidá, caigan los suspensos que caigan, xugando cola economía familiar de los compañeros, tenga usté por seguro que los demás, «los buenos», van face-y casu a Marina y apestalu de bona gana.

Bendiz Marina una idea que’l PSOE (¡izquierda progresista!) ya propunxo con Rubalcaba, que vuelve a llevar nel programa electoral con Pedro Sánchez, que tamién-y sentimos esta lexislatura al PP y que piensa aplicar, si gobierna, Albert Rivera (con esto quier decise que poco habrá que rascar contra ella): el MIR de los profesores. La disculpa ye que de la universidá nun salen docentes fechos. Innegable. Como tampoco salen xueces, policíes o bomberos, y nun faen ningún MIR. Pero, amás, los cursos de capacitación ya esisten, son obligatorios pa presentase a oposiciones y páguense caro: el más baratu a 2.000 euros. Facelos lleva casi un cursu y incluyen formación teórica y fase práctica en centros educativos. ¿Qué más fai falta? ¿Cuál va ser, entós, la novedá, la virtú d’esi MIR docente? Sustituir a los interinos por «profesores internos residentes» que van realizar el mesmu trabayu pola mitá de sueldu o menos y ensin compromisu de recontratación por parte de les administraciones públiques nin pluses por trienios. Igual que ya tán faciendo munchos médicos, vamos ver cómo persones con diez, venti o trenta años d’esperiencia na pizarra van vese obligaes a presentase a les pruebes anuales del PIR (por llamalo asina) p’aspirar a un sueldu jibarizáu y ensin vacaciones pagaes. Pero, ya se sabe, lo urxente nun dexa tiempu a pensar no importante y esti añu toquen oposiciones pa secundaria. Y los sindicatos, aparentemente, pasando.

«Debemos tender a que los nuevos funcionarios que entren sepan que están sometidos a una cierta evaluación, que no son cargos vitalicios. Si lo estás haciendo mal, no se te renueva tu condición de funcionario», diz Marina, cómodamente xubiláu. ¿Y quién va evaluar al docente? (¿Y al xuez, al policía o al bomberu non? Tranquilos: empiecen polos más impopulares, pero vais detrás…) Angustiosa disyuntiva: o lu evalúen los alumnos, a la manera de la Revolución Cultural china, o la dirección del centru, a la qu’habrá que mostrar una prudente sumisión y obediencia. Nesti segundu casu, aforramos tiempu y fastidios si los gobiernos autonómicos importen directores de la enseñanza privada, que ya conocen los procedimientos a seguir.

Visto los visto, faise evidente que, pa Marina, los males de la enseñanza española son responsabilidá esclusiva de los profes. Esi cristianismu pedagóxicu que lleva años vendiendo en medios de comunicación de tolos colores susténtase, fundamentalmente, en tresferir responsabilidaes del fracasu educativu español al sector más odiáu: el que representen los que me suspendieron al neñu (bueno: y ventipicu años atrás al padre, y a la madre, y a los tíos…) y me lu echen dos llargos y insoportables meses pa casa en veranu. Marina, ensin la menor vergüenza, irresponsabiliza a les families con fíos que nun dan la media, que ye pa los que van destinaos los sos desvelos. Nada tendrá que ver la desatención de los críos, hasta les tantes de la nueche pelos parques mientres papá y mamá peguen berríos, escoraos, pelos chigres; nada tendrá que ver l’empachu que se meten los adolescentes, un día sí y otru tamién, de tertulies de “boudoir” na tele, de pornografía n’Internet, de conversaciones inanes o insultantes en teléfonu. Eso, y tantes coses más, nun tien nada que ver col rendimientu de los estudiantes, qué va: too ye culpa de los profes. Habrá que los putear un poco pa que se rindan delantre la realidá del mundu.

El Cola Cao y los pulgos

La Nueva España, 31/10/15

Ilustración: Pablo García

Ilustración: Pablo García

1. Añu 480 a. C.: trescientos hoplites inmólense nes Termópiles en defensa d’Esparta; 2015 d. C.: Antonio Masip renuncia al Cola Cao en defensa d’España. “Dulce et decorum est pro patria mori…” y pasar gana.

A mi, el sacrificiu de Masip abúltame, con diferencia, superior al de los soldaos helenos. Ellos, lo que perdieron, perdiéronlo d’una vez: en morriendo, ¿qué vas echar en falta? Pero, pa Masip, según pon na carta que dirixó públicamente al presidente independentista de Cola Cao, el bote de los polvinos achocolataos formaba parte del ámbitu familiar d’unes cuantes xeneraciones p’acá (cosa sorprendente, porque empezó a fabricase en 1946, que ye l’añu nel que nació don Antonio), lo mesmo que la semeya de la boda de los güelos, o la d’aquella tía infantil que morrió tísica l’añu que diba comulgar, o la de los primos indianos posando con guayabera nun estudiu de La Habana prerrevolucionaria; y, ¡déase usté cuenta!, pa en delantre, por castigar a un secesionista insolidariu, ya nunca más va meter Masip la cuyar nel bote amariellu, furando y penetrando la masa escura y con decisión sensual; nin va vaciar en tanque l’arenuca que dexa flotando, delantre les narices sensibles, una nublina con perfume a trópicu; nin va fabricar, con unción infantil, el barrucín oleoso de la primer golfará de lleche cola que se bautiza’l cacáu; nin va notar na llingua esi grumín testerón, bombón arcillosu, que se negó a ser fluíu y entrega finalmente la voluntá estrapalláu contra’l cielu la boca… Esos pequeños placeres, don Antonio va sacrificalos, en solidaridá cola España ofendida, pa siempre… pa siempre… pa siempre…

Y duel-y. Y nun ye namás por él: polos nietos tamién, que ya seguíen la tradición colacaotera inmemorial de los Masip (“…su emblemático producto, que ahora encanta a mis nietos…”, esprésa-y al empresariu catalán pa qu’aprecie tolo que pierde). Agora, en casa güelito, eso acabóse. La negra del turbante, el negru del blusón blancu, aquellos otros de la vieya estampa colonial que cargaben na cabeza sacos de cacáu baxo’l sol de l’África incandescente, dan media vuelta y marchen, gachos, del llar de los Masip, que tantu tiempu fue refuxu de les sos penuries tercermundistes. Llevántase n’Europa otru alambre d’espinu.

A mi paezme que s’enquivoca Antonio Masip. Ninguna causa, ninguna patria merecen la renuncia a los pocos consuelos que nos da la vida. Tampoco-yos la podemos imponer a los nuestros y menos si son menores, que los neños nagüen y eso, siempre lo dixeron les paisanes, ye malo. A veces, les prohibiciones tienen un efectu indeseáu nos críos: enaltecen el productu vedáu y son el primer pasu a l’adicción. Piénselo, don Antonio, agora que ta a tiempu.

2. Si tuviere yo la suerte (milagrosa) de que Miguel Alarcos pasare la vista percima estes lletres, prestábame aclara-y que’l pulgu nun ye’l machu de la pulga. Dígolo porque’l miércoles, cuando s’engafentó pola lectura d’un poema n’asturiano nun actu qu’homenaxeaba al padre y apellidó con términos malsonantes l’idioma de la güela de San Claudio (falo por boca de la madre, doña Josefina, que fue profesora mía), igual pensó que pisaba pulgues cuando lo que pisaba, en realidá, yeren pulgos. A mi don Emilio tratóme bien y con doña Josefina pasélo bárbaro en clase. Por eso siento ver cómo’l fíu pega esos resbariones, que depués cai pates arriba y la xente ríese: ya lo sabía Charlot.

Quevediana

La Nueva España, 24/10/15

Vímoslo na prensa esta selmana: los alumnos de cero a tres años d’una escuela de Piedras Blancas van tresladase, temporalmente, a la tercer planta d’una residencia d’ancianos. A mi paezme una reubicación magnífica, acertadísima, pedagoxía barroca, quevedesca: En el hoy, y mañana, y ayer junto / pañales y mortaja y he quedado / presentes sucesiones de difunto. Llamento, namás, que’l cambiu vaya ser temporal. Había que pensar n’escolarizar a tolos críos d’infantil en centros d’ancianos o n’abrir parvularios intramuros los cementerios. Unos neños qu’empiecen la vida a la sombra de la muerte tienen que ser especiales, distintos. D’esi currículu necrófilu habíen salir poetes, místicos, militares… espíritus elevaos percima la chata demanda del mercáu laboral que denuncien, apocalípticos, filósofos y humanistes.

Los contrastes violentos son mui didácticos. Acuérdome que, va ya un tiempu, visité un institutu de Huelva capital. Con esi criteriu aforradorín de les administraciones públiques, el suelu cedío pa la construcción del centru taba a les afueres de la ciudá, nuna especie de polígonu en (sub)desarrollu. Prácticamente a la puerta del institutu había un prostíbulu. El día que yo tuvi ellí yera pa escontra’l veranu y facía calor. Una de les operaries del lupanar (supongo que la del turnu de guardia de mañana), ociosa a la puerta del local, sentábase nuna banqueta viendo llegar a los alumnos y abanicando alternativamente, espernancada, la cara y el puestu de trabayu. O igual saludaba, col abanicu, a los neños qu’entraben, agorrumbaos baxo la mochila, pa clase de Relixón, Ética o Ciudadanía.

—Quiyo, ettudia muxo, no zea como tu pare de mayó.

—¿Y tu qué zabe de mi pare?

—¡Vaya…!

Yo, que nun taba al tantu de la conformación del gobiernu andaluz, pensé si aquella nun sería la conseyera d’Educación, o polo menos una inspectora, velando pol correctu funcionamientu del sistema educativu.

Los adolescentes de Huelva podíen sacar más d’una enseñanza trescendental (ética y estética) del espectáculu que se-yos ofrecía diariamente. Los bebés de Piedras Blancas paecen inmaduros pa sacar conclusiones de la so vecindá cola decrepitú (pero hailos precoces, sobre too les neñes, ya se sabe). De toles maneres, la esperiencia escolar confírmanos que, anque los profesores lo neguemos, por ósmosis apréndese. Les facultaes mentales son de condición eteria, evanescente. Mientres los sentíos virxinales de los críos descubren estímulos de soníos y colores na tercer planta, na primera y na segunda hai cabeces seniles de les que s’evaporen alcordances camín del techu porosu. Abaxo, la vida volátil; arriba, l’instintu absorbente: metempsicosis.

Un convite

La Nueva España, 17/10/15

Si nun naz de l’amistá, un convite humilla siempre al convidáu. ¿Son amigos el diputáu Trevín y el senador Fernández Rozada? El socialista ofrez-y una comida en Campumanes al popular si la variante de Payares baxa de la meseta enantes de morrer esti añu ya con artrosis, como anunciaron los de Rozada cuando’l tiempu abultaba más elásticu. El procedimientu (una rueda de prensa) y el tonu irónicu del convite animen a pensar na intención humillante, pero’l casu ye qu’hai semeyes onde vemos a los dos protocomensales sonrientes, amicales, pasándose’l brazu percima’l costazu. Yo nun sé lo que pensar. Confúndeme’l conflictu permanente ente imaxe y palabra nel que se mueven tan a gusto los políticos. Tampoco entiendo a qué espera Rozada pa devolve-y l’ofrecimientu a Trevín, multiplicáu por diez y a cambiu de nada. ¿Nun ye de la cuenca?

Escribí, arriba, protocomensales y escribí mal: discomensales ye más acertao, porque, sabémoslo toos, el tren nun va llegar y los platos a la mesa, en consecuencia, tampoco. El convite ye una burla, pero una burla resbariosa. Anduvo poco finu’l parlamentariu socialista vinculando l’actividá política cola comida. La xente nun quier saber que los políticos comen. Hai fechos orgánicos que, según la ocupación del personaxe públicu, val más que s’envuelvan nuna sombra misteriosa. Nunca sentirá usté falar, por exemplu, de les erecciones matutines de los obispos, porque, p’algunos espíritus tan sensibles como irracionales, desacrediten los desvelos espirituales a los que los mitraos se consagren. “Episcopi mientes neque erectionantes!” Otro tanto, la ciudadanía quier facer de la boca del políticu un órganu esclusivamente fonador. Acéptase que’l clérigu guíe almes a cambiu de que nun tenga cuerpu, aceptamos que’l políticu nos mida la ración a cambiu de qu’él nun coma.

De toles maneres, ye una pena que nun vayan compartir mesa Trevín y Rozada. Apetez imaxinar que’l senador, pincháu en llandio, garra’l guante del diputáu y pon en funcionamientu los sos recursos inagotables y les sos influencies privilexaes:

—¡Ministra, el tren tiene que llegar a Asturias en dos meses, que me estoy jugando una comida!

Y nun hai esconxuru más eficaz. La ministra, sensible a la urxencia del casu y a los sutiles poderes de convencimientu de Rozada, descuelga’l teléfonu y el ministeriu, al momentu, echa fumu: los contables paren euros a fargataes, los contratistes atropéllense pa dar d’alta operarios, les nubes del cielu aguanten el pis pa nun estorbar la obra y la vía miedra y espúrrese como los artos en mayu. Esi ye’l mundu nel qu’ún querría vivir: un mundo que rueda porque los platos son redondos.

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.