Encapuchaos

encapuchaos1

La cara esclariada y la esibición dental de Marta Renedo (una sonrisa falsa como la falsa moneda) delantre l’Audiencia Provincial d’Oviéu contrastaben, na prensa del xueves, col encierru (en términos sanfermineros) revueltu y encapucháu de los diez morlacos esportinguistes que dexaben en manada’l xuzgáu de Xixón depués que la maxistrada-yos diere, provisionalmente, suelta. Hasta neso (o neso más que nunca) vese la diferencia ente aristocracia y tercer estáu. Daba tamién noticia La Nueva España, esi mesmu día, del robu masivu de tapes d’alcantarilla en Xixón: déase usté cuenta del riesgu suicida qu’asumíen los lliberaos fuxendo del cuartón a reblagos ciegos.

encapuchaos2

Ún tien la impresión de que nun hai ultra ensin sudadera con capucha, como nun hai yonqui ensin priesa. Enquivocóse Kubrik, en 1971, al uniformar a los «drugos» de La naranxa mecánica con bombín negru, pero enquivocóse namás en materia de vestuariu, pamidea. Esos encapuchamientos a les puertes de la llei, según pa qué mediu sociointelectual, nun dexen de ser una forma de dar la cara. Maquillen al tapáu con una base de faltonería y descaru (evidentemente), que son valores superlativos según en qué chigres y barrios. Sabedor d’ello, yo, enfotáu nes ilustraciones del llibru de testu de Literatura, siempre-yos esplico a los mios alumnos (en xeneral futboleros que desprecien olímpicamente les lletres) que los inventores de la sudadera con capucha fueron fray Luis de León y san Juan de la Cruz, a ver si d’esa manera-yos despierto l’interés pola poesía ascética y mística. Pero nun funciona. Los dos autores tienen cara de ser del equipu perdedor y eso no mola.

encapuchaos3

Ocúrreseme, «calamo currente», que la xueza de Xixón que lleva’l casu de los ultras podía tener en cuenta esta circunstancia si quier imponer un castigu exemplar: en vez (o amás) de prohibi-yos averase al Molinón, condénelos al recitáu públicu, coral y con cobertura mediática, de la «Noche oscura del alma» dende’l puntu central del Carlos Tartiere nos minutos preliminares a l’arrancada del Oviedo – Sporting de la segunda vuelta de la Liga. Cola capucha puesta, si quieren, p’ambientar el testu. Pero non, qué bobu soi: eso diba ser, tamién, un sufrimientu pal respetable inocente.

Anuncios

Milagru marianu

La Nueva España, 09/09/2017

milagru marianu

Un allerán ecoloxista y emprendedor (entamaor, asturianizando’l conceptu), callandino, callandino, ensin que los vecinos de finca se dieren cuenta (¡!), punxo una mata mariguana de más de mil plantes. Los topos y los melandros, muertos de la risa.

Llegó la Guardia Civil (¿quién sería’l chivatu?), incautó les plantes y detúvolu.

La semeya qu’acompañaba la noticia, el xueves, en La Nueva España ye un documentu gráficu inspiráu y dignu de comentariu. Si nun fuere qu’ún sabe que la Benemérita nun concede posaos veraniegos, casi, casi podía camentar que yera’l casu.

Trátase d’una composición monocromática: verde Guardia Civil sobre verde cannabis. D’espaldes, los cadriles delicadamente desequilibraos, una funcionaria del cuerpu llevanta la cabeza pa (ad)mirar la maría altísima, los coldos plegaos como si aguantare, ente los deos, una cañina cola que s’entretién enredando nuna ensoñación melancólica, pueser que resignada, igual pesarosa. Por metonimia, la imponente vexetación esbórra-y la condición militar y tresfórmala en naturaleza, en muyer, sola nel mundu y autosuficiente. Y, duplicando metáfora, la condición psicotrópica de la planta dota a la muyer esguarcivilada d’un misteriu qu’escede lo individual pa tresformala nel mitu del eternu enigma femenín. Un cuadru dignu del Aduaneru Rousseau.

Resumiendo: que, con incautaciones como ensin elles, la maría pudo cola Guardia Civil.

Sentar el culu

La Nueva España, 02/09/2017

Publicada la sentencia del casu Marea, paez que ya se puede contar:

Yo encargábame de la biblioteca del institutu onde doi clase (esto yera poco enantes de salir a la lluz tol asuntu). Un día, el director entrugóme, estrañáu, por una cantidá importante de meses y sielles poles que s’interesaba la conseyería. ¿Acordábame yo de cuándo pudieren llegar?, ¿sabía ónde taben? Non, yo nin m’acordaba nin lo sabía. ¿Seríen seguro pa la biblioteca?, púnxime. Seguro, non, pero, ¿ónde metes unes decenes de sielles y meses si ya tienes les aules amueblaes? Pero’l mobiliariu de la biblioteca yera estable tamién, argumenté, llevaba años ellí… Dímos-y vueltes a tol centru buscando sielles y meses fantasmes de les que, polo visto, hasta esistíen papeles qu’acreditaben la entrega y recepción por parte del institutu. Tengo que confesar que la cosa yera poco prestosa porque, si nun les atopabes, quedabes delantre l’administración interesada como un incompetente incapaz de rexistrar y localizar un envíu de material de bultu notable, con pates pero inánime pa desplazase a voluntá y xugar al esconderite. Dos díes nos llevó rendinos y declaranos culpables. L’administración nun gurgutió. Qué raro. Al poco, arreventó’l casu Marea nos papeles. ¡Amigu, andaben tres d’ello! Descansemos: nun yéremos incompetentes, yéremos gilipollas.

Yo nun sé si nel Tribunal Superior de Xusticia d’Asturies tamién compraron sielles y meses a Igrafo o a Almacenes Pumarín. Nun ye una posibilidá despreciable. Tengo pa mi qu’usté, yo o cualquier asturianu tuvo’l culu, alguna vez, en contactu con un asientu facturáu por eses empreses. Ningún nos llibramos del tratu ñalgal (anal dependiendo de la postura y la constitución de caún) con Almacenes Pumarín o Igrafo. A saber si esa yera la circunstancia na sala del tribunal onde los agora condenaos asistieron al procesu, a saber si xueces, abogaos y sospechosos nun sedíen sobre’l beneficiu d’eses empreses. Nun hai nada que protestar a esi respectu: diba ser una sedencia acorde colos principios de la Física: una masa a la qu’un tableru horizontal-y reprime la pasión gravitatoria. Eso val unes perres, ye correcto pagalo. Si, contra l’escepticismu popular espresáu nos foros internautas estos díes, los reos culpables acaben ingresando en Villabona, pueser que tamién ellí les posaderes-yos alcuentren acomodu, nel refectoriu, na biblioteca o na capiella (dos d’ellos, polo menos, son xente d’ilesia), en bancos d’Igrafo o d’Almacenes Pumarín reales y sólidos como los barrotes de les ventanes.

Pero les sielles que llegaron y nun llegaron al institutu onde yo trabayo queden, pa siempre enxamás, por estrenar. Miento: problablemente les usen estudiosos espíritus cándidos, anxelicales, invisibles como elles, que, inconscientes del final penosu d’aquellos píos proveedores de material empireu, siguen esperando, ilusionaos, pola pizarra dixital.

La peste

La Nueva España, 25/08/2017

Desfecha la banda criminal de Ripoll, llega’l tiempu de los opinadores y de les espiculaciones. Tertulianos polivalentes denuncien responsabilidaes en complicidá tendenciosa col públicu de según qué cadena televisiva o radiofónica. Los medios, atentos, aprovechen cada tanxente humana que pueda ampliar les llendes de la noticia.

La onda llega hasta Asturies. Les cámares visiten centros de rezu musulmán abiertos nel país y entrúgase a los responsables qué criterios se siguen pa contratar predicadores. La prensa reproduz pintaes antimahometanes, fresques del día nes paredes de les nuestres villes. Y n’Internet, esi poderosu archipiélagu d’alderiques efervescentes, engárrense, otra vez, la progresía d’inconsciente raigón cristianu, amante del mea culpa, que carga al llombu occidental les responsabilidaes de toles inxusticies del mundu, y el covadonguismu partidariu d’una preventiva desparasitación foriaticida de la llosa astur.

Les voces son munches, tantes que ye fácil supone-yos más aire que sustancia. Procede buscar una intelixente, sensata, iluminadora, y pa eso fai falta apartase del guirigái inmediatu. Yo apártome setenta años, hasta la fecha en qu’Albert Camus publicó una gran novela, «La peste». Abúltame que merez la pena lleer los dos últimos párrafos de la obra a la lluz de los acontecimientos d’estos díes. Déxeme que-y refresque l’argumentu: la peste apodérase d’Orán. Clausúrase la ciudá pa evitar l’espardimientu del mal extra muros. La vida na ciudá, como ye de suponer, altérase radicalmente. Un médicu, Bernard Rieux, ayudáu por un puñáu de colaboradores, conságrase a combatir l’andancia con pocu ésitu. Por fin, depués de munchos meses, de manera tan imprevista como españó, la peste desapaez y la ciudadanía invade les calles pa festexalo. Y remata Camus, refiriéndose al so personaxe, Rieux:

«Pero sabía, de toles maneres, qu’esta crónica nun podía ser la de la victoria definitiva. Nun podía ser más que’l testimoniu de lo que fexo falta cumplir y de lo que, de toes toes, diben tener que cumplir tovía, contra’l terror y la so arma incansable, pesie a los sufrimientos personales, tolos homes que, non pudiendo ser santos y refugando admitir les plagues, esfuércense, con eso y con too, por ser médicos.

»Oyendo, sí, los gritos d’alegría que subíen de la villa, Rieux yera consciente de qu’esta alegría taba siempre amenazada. Porque sabía qu’esti xentíu folixeru ignoraba lo que se puede lleer nos llibros: que’l bacilu de la peste nun muerre nin desapaez nunca, que puede quedar décades apigazáu nos muebles y ente la ropa blanco, qu’espera pacientemente nos cuartos y que, pueser, vendrá’l día que, pa desgracia y aprendimientu de los homes, la peste despierte les sos rates y les mande a morrer a una ciudá feliz.»

Subliminal

La Nueva España, 12/08/2017

 

1001 2017-08-12

D’izquierda pa derecha, l’inseguru Dionisos neñu, la musa musical Euterpe, la fecunda Deméter y l’apolineu fíu de Zeus y Leto.

Pues a mi gústenme los carteles de San Mateo… como tamién me gusten les Pintures Negres de Goya. Alcuéntro-yos (a los carteles) una doble virtú: económica y propedéutica (¡qué ganes tenía d’usar esta palabra!). Lo primero, porque son reciclables: col cambiu mínimu que supón quita-yos la banda superior colorada onde figuren la fecha y l’advocación, valen p’ambientar Difuntos. Lo segundo, porque l’artista, arrogante, prepara, pa otros que vengan detrás, un camín llibre de torgues representatives tradicionales, caduques, preposmodernes. Pa en delantre, cualquier imaxe ye susceptible d’acompañar cualquier testu a efectos icónicos. Lo mesmo qu’él usó cuatro estampes con seres humanos p’aludir a la fiesta carbayona, bien podía echar mano… qué sé yo… d’otros tantos productos de la güerta: calabaza, pepinu, berenxena y rábanu, por caltener un aire compositivu cola obra espuesta.

En cambiu, a los conceyales del Partíu Popular nun-yos dan más, paez qu’hasta los ofienden. Tienen razones pa ello pero, pamidea, más que veles, albídrenles. Opinen de manera irreflesiva anque acertada. Gusmien un aquel que los agravia pero nun son quien a trescalar la sutil ofensa, la maldá subliminal claramente enveredada pa escontra d’ellos. Si la xente de Caunedo me lo permite, voi echa-yos un gavitu.

Primero, tando la fiesta de la capital consagrada a un apóstol del cristianismu, la imaxinería usada ye claramente pagana. Nun hai que se romper muncho la cabeza pa ver que los cuatro personaxes representaos son Euterpe, Apolo, Deméter y una especie de Dionisos infantil. Siendo’l PP, como ye, l’únicu paladín que-y queda a la Ilesia católica nel laicizante espectru políticu asturianu, esti ye un tema que nun-y puede resultar indiferente.

Pero hai agresiones visuales más foínes y, al empar, más directes. Obsérvese la composición de les cuatro semeyes. La lluz entra siempre pela izquierda mientras que la derecha ye la zona escura, el territoriu de les sombres. Más tovía: esi perfil qu’adopten los olímpicos, más o menos acusáu según qué estampa, nun ye caprichosu: conlleva que-y dean el culu, siempre, a la derecha. Y nun tien que nos caer embaxo la particular postura de les manes de los dioses. Apolo y Deméter espurren cuatro deos de la mano izquierda d’una manera desaxerada, podía pensase qu’hasta faltona. Cuatro son los conceyales que-y falten al PP p’aventar al tripartitu pa fuera’l poder. Por si la cosa tuviere poco clara, Euterpe enseña los mesmos cuatro deos, tiesos, evidentes y prevocatibles, pero de la mano derecha, dominada, eso sí, por una mano izquierda superpuesta en clara metáfora política. Dionisos neñu medio espurre tres deos namás. Esplicáron-y que teníen que ser cuatro pero como, por voluntá del fotógrafu, representa a tolos preadolescentes ordinarios y verdaderos, esos pa los que’l sistema educativu ye la Gorgona y les Matemátiques los misterios eleusinos, él, inseguru, punxo tres.

Un alpinista

La Nueva España, 24/06/17

Gabino de Lorenzo nunca fue capón y nun va aceptar agora que venga la robañada socialista a rapa-y la quelina, mutatis mutandis, a pedi-y que pague él pol ya históricu pufu de 60 millones d’euros de Villa Magdalena. Púnxose de pates estos díes y repartió coces ente l’actual rexidor ovetense, Wenceslao López; un misteriosu ideólogu, l’home que-y xuxuria al alcalde, al que pinta como incapaz de facer malabares con tres idees; y l’equipu universitariu que fexo l’estudiu nel que s’apoya’l gobiernu local pa requerir responsabilidaes patrimoniales a De Lorenzo y a otros cuatro de los que llevaba como conceyales venti años atrás. Sobre esto último, soltó una cosa mui simpática. Dixo que-y molestaba, «como asturiano y como ovetense», l’estropiciu que sufría’l prestixu de la universidá al ponese de manera partidaria al serviciu de lo que los lectores de les sos palabres podemos interpretar como rencorosu rojeríu municipal. Sí, claro. Los asturianos siempre anduviemos mui esmolgaos pola Universidá, como la universidá, recíprocamente, polos asturianos. Pero, eso, pa otra vez. A De Lorenzo abúlta-y, pa enriba, que na contratación del equipu universitariu, aparte de cometese figures delictives varies, tiráronse 22.000 euros de dineru públicu. Mete mieu. ¡22.000!

Por Gabino de Lorenzo fala la nuera, l’abogada María Virgós, que tamién atendía (administrativamente, ensin falta de pala dientes) de la yeguada que la familia tenía en Benia d’Onís. Ponse Virgós nun futurible calamitosu (gana la banda de López y el suegru tien que meter la mano en bolsu) y sentencia que l’ayuntamientu diba beneficiase d’un «enriquecimiento injusto». Bueno. Entós, la situación actual habrá que la entender como un emprobecimientu municipal xustu. Pero, ¿cómo se determinen, nestos casos, conceptos éticos tan resbariosos? Resulta indiferente. La xente, por desgracia, ya nun da un duru pol conceptu «xusticia». Fai una apelación estéril la señora Virgós. Lo que cuenta ye quién paga la fiesta de Villa Magdalena, que, pa mayor ofensa, nin ye fiesta nin nada: una puñetera biblioteca. Panem et circenses, non panem et libros, paez mentira que se-y pasare a De Lorenzo colo intuitivu que yera él, que sí tenía cabeza pa facer malabares con tres idees al tiempu.

A too esto, cruzando pufos, caballos, l’oriente asturianu y auditoríes universitaries, ocúrreseme que, en propoción, 22.000 euros son a 60 millones lo que mide d’alzada un pura sangre con respectu al picu La Verdilluenga mangáu a recostines de la Torre Cerréu. Pa que lo entienda, don Gabino: ellos monten en burru y usté fexo alpinismu.

Ún de los nuestros

Por culpa del bloquéu de cuentes bancaries impuestu pola xusticia, la familia de Fernández Villa nun tien nin pa comprar un richi, protesta l’abogada del sindicalista. Pues nun sé cómo va cobrar ella. Vaya. Menos mal que, p’atender estes situaciones de necesidá, esiste’l Montepío de la Minería, que nos va evitar una penosa semeya en prensa del clan faciendo cola na Cocina Económica. ¡Qué triste ye ver cómo se dan la mano la miseria y l’ancianidá! ¡Y colo qu’él fue! Una vida de película la de Villa, sí señor. El delator, según guión de Gómez Fouz; Desmadre a l’asturiana, esa vímosla toos; y, d’estrenu, El gran Villowski. Estos díes, observándolu movese con pasiquinos inseguros del coche pal xuzgáu y del xuzgáu pal coche, el cazu pingón y la vista perdida, ún piensa en filmes crepusculares de boseadores sonaos que, nun tiempu, tocaron el cielu colos guantes y, años depués, atropen colilles con deos artríticos a la puerta d’un ximnasiu de barriu degradáu. Sic transit gloria mundi.

Estes situaciones decadentes, tengo yo pa mi, son consecuencia de pasar de la fesoria al Iphone más rápido de la cuenta. Faen falta, como mínimo, tres xeneraciones pa volvese ricu ensin perder la chapeta. Avísolo por si se da’l casu de que me tea leyendo algún noviciu nel exerciciu de l’apropiación indebida, cosa improbable, ya lo sé, porque’l perfil tipo nun suel incluir, ente los sos atributos, l’afición a la lectura. Esa fue otra de les intuiciones de Villa. Acuérdese usté de cómo-y prestaba sacar llibros a airease. Ensobacábalos, embocaba una pipa intelectualoide (la cosa yera rellenar cavidaes corporales) y presentábase en cualquier actu públicu a dictar el futuru con esi aire faltón que ye marca de los grandes homes (véase l’actual Casa Blanca). Villa esforzábase en paecer cultu, lleíu. Algo gusmiaba él de que’l poder divorciáu del pensamientu llama al rencor y/o a la risa. Ye fácil suponer que la segunda opción-y resultare más dolorosa que la primera, seguro que la única dolorosa. De toles maneres, fracasó nel intentu. Había que ser mui incondicional d’él pa imaxinalu nun sillón d’oreyes, una escurecida serondiega, pasando, reflesivamente, les fueyes de Historia de la decadencia y caída del Imperio Romano. Con aquella pipa na boca y los llibros embaxo’l brazu, Villa yera una especie de Joe Pesci, el de Casino, disfrazáu d’Ortega y Gassett: nun colaba.

Un personaxe, Fernández Villa. Enxuícialu agora l’Estáu nos tribunales y enxuiciámoslu los ciudadanos en chigres, oficines y talleres, igual hasta nel tayu la mina. Hipocresía. Villa nun salió d’un güevu Kinder. Hai que se parar a pensar cómo fue posible qu’alguién como él, ensin mayores méritos de guerra nin un gran desarrollu intelectual, llegare a detentar el poder del que dispunxo, un poder como pa poner presidentes n’Asturies (esta vez nun fai falta mirar pa la Casa Blanca: tan cerca nel espaciu como nel tiempu) y pa facer gachar la cabeza a ministros d’España. Pero, ¿qué argumentos lu respaldaben? ¿Qué aire propiciu emburrió’l globu nel qu’ascendió a los cielos Fernández Villa? ¿Qué ola oportuna surfeó? Les d’él nun fueron fazañes d’héroe clásicu. Toos fuimos colaboradores: unos, quedando a deber tal prexubilación, tal reconocimientu d’una minusvalía duldosa o tal colocación d’un fíu; los demás, mirando pa otru llau. La so trayectoria personal fue una obra colectiva de dimensiones estraordinaries, autonómiques o nacionales, según lo quiera entender usté. Villa yera, y ye, ún de los nuestros.