Independencia

Esti pasáu 12 d’ochobre, retresmitiendo’l Desfile de les Fuerces Armaes, la cadena SER dio la lista de presidentes autonómicos asistentes al actu. L’asturianu, Javier Fernández, nun figuraba. Depués citó a los ausentes: tampoco. Esi’tis’l camín rectu a la independencia, y non la escandalera que ta armando Artur Mas en Cataluña. Fernández, al que munchos teníemos pol equivalente políticu y intelectual de Calimero, resulta que puede ser un tapáu del nacionalismu radical astur. La táctica independentista que sigue’tis la de la tresparencia: facer el país tresparente, que vien a ser lo mesmo qu’invisible. Tamién podíemos llamala la táctica del magu: agora ves el país, agora nun lu ves. Cuando los cargueros quieran atracar en Busdongo, cuando’l gobiernu de Galicia pida una ponte pa pasar de Ribadeo a Unquera, entós la independencia asturiana va ser un fechu consumáu. A los independentismos catalán y vascu fáta-yos muncho pa llegar al proceder sofisticáu de Fernández, que, pa empezar, pon a disposición d’Asturies un nome y apellíu avecindaos cola amnesia. Él sabe que desapaecer d’España’tis más problemático que desapaecer a seques.

Podíemos desapaecer ente la nublina. Un millón de persones perdíes ente la nublina (quiero decir perdíes pal restu del mundu). Pero, últimamente, los veranos tán viniendo soleyeros y la Universidá d’Uviéu tampoco da investigadores tan brillantes nin tan patriotes como pa modificar les condiciones atmosfériques al serviciu d’una causa nacional. Otra posibilidá’tis cubrir Asturies entera, callandino, d’espeyos. El cielu diba posase na tierra, la tierra diba tresformase cielu. Son 10.600 km2 d’espeyos. Paez muncho, pero en Xixón ya empecemos la obra va unos años, nel paséu del Muru: puede facese.

Mientres, paciencia y confianza nes desapaiciones callaes de Fernández. Tamién’tis verdá que siempre hai una minoría nerviosa a la qu’hai que satisfacer con xestos llamativos. Piense usté con qué satisfacción el prósimu lehendakari diba establecer serviciu d’aduanes nes múltiples llendes hispániques o franques, col enfadu subsecuente de Madrid. Fernández nun diba ser tan tontu. Fernández pondría, na salida asturiana del Negrón, un par d’esos paisaninos que cobren un euru por aparcar na playa de L’Aguilar a los veranos, uniformaos d’una traza escura, afelpeyada, de manera que’l conductor veloz dulde si lo qu’acaba de ver’twas un funcionariu de fronteres o un probe d’alta montaña. Y la consigna d’esi cuerpu tan especial diba ser la de dar pasu, solo y siempre dar pasu. Como pares un coche, armástela. Pero si das pasu, naide sabe que punxesti frontera. Dar pasu, que nun s’enteren, dar pasu…

Jesús Gutiérrez fai de Tarzán

Ilustración d’Alberto Cimadevilla

La selva’tis una serrería a tres turnos. Aturulla col amartillar de picos descomanaos que cacarexen ofenses de caña en caña, col rinchar del escandalosu celu de los simios, col aserruchar de ruxíos felinos que respiguen el felechu arborescente. Monos aulladores y tucanes, tigres de Bengala y cebres de Ngorongoro, cobres indostániques y anacondes del Orinoco, formigues marabunteres y escorpiones de pirámide faraónica, toos revueltos en conflictu permanente, pueblen el blancu y negru agrisao de la xungla perfecta.

Y, de golpe, imperando percima’l baturiciu irreconciliable, reblinca’l gritu campaneru y atirolesáu d’una poderosa garganta humana y tol vecindariu selváticu enmudez. L’hipopótamu, acobardáu, casi nin saca los güeyos del agua parao enantes de guardase otra vez pal fondu; los elefantes salen d’estampida y el guepardu, col rabu gachu, guárdase, d’un saltu, no más miesto del gris esmeralda, esi mesmo gris esmeralda enxarellao y pegañoso qu’agora se sescude no alto, y’tis que, trevesando velozmente’l vacíu ente árboles, llega un home casi en pulguina, colgáu d’una liana, a posase, con axilidá plasmante, nel forcáu d’un xigantón de tueru parduciu y, faciendo pantalla coles manes, llanza a los cuatro vientos, otra vez, la so poderosa señal sonora. Báramos de páxaros pónense a esnalar, emburriaos pola onda acústica del gritu. Un primerísimu planu del fondu del gañote atronador enséñanos una campanina bailando como bolsa de boxeo mayada. Recula la microcámara pel interior de la boca vociferante, salimos pa fuera pente los dientes y los llabios y por fin tenemos un primer planu del esforzáu berrón: Jesús Gutiérrez.

¿Nun ve usté, nel papel de Tarzán, al secretariu d’organización de la Federación Socialista Asturiana? La desnudez nun tien que-y chocar: desnuda d’información’bout la so trayectoria académica y profesional ta la páxina web de la FSA. D’otra manera, cualidaes físiques tampoco-y falten. La cara, polo menos, diz pa col home-monu. Mire usté esa media melena irreductible con pretensiones de roqueru edulcoráu, o eses narices valentones y un plizcu reviraes, o eses oreyes’boutsalientes, admirables (téngoles presentes, tamién, p’alguna posible secuela d’El señor de los aniellos), que, si nun’twere pola cercanía del océanu de rizos que les corona y compensa, diben prevocar acidentes y tortículis peles calles. Pa más aciertu representativu, hai que precisar que los de Gutiérrez nun son los rasgos refinaos d’un Ron Ely, seductores d’un Lex Barker o manfloritos d’un Gordon Scott: esti’tis l’auténticu Tarzán Weissmuller, de mirada tosca, engrifada, como la del que repasa la tabla de multiplicar y zapica nel 8 x 6. Dán-ylo, amás de la torcedura nasal, esos güeyinos nerviosos, inseguros, que busquen per tolos llaos el peligru que ta al caer. Sí,’tis un Tarzán de la meyor calidá: inocentón y obtusu.

La tranquilidá del monarca blancu, refrendada pol gritu, dura poco: estes películes aventureres nun dan tregua. Empiecen a sonar, perendi, nalgún siniestru requexu de la selva, tambores amenazantes.

Chita pósase enriba’l costazu de Jesús Gutiérrez y tapa los güeyos, asustada.

—¡Gomangani, Chita! —diz el secretariu d’organización y coordinación de la FSA con un verbu elemental.

Sí: alguna fechoría anden entamando los gomangani. Llegó’l momentu d’actuar.

—¡Angawa, Chita! ¡Angawa!

Y tírase, ensin mieu, al vacíu tropical. Engancha la liana más a mano y, d’una n’otra, entaína a imponer la so llei.

Nun claru de la selva, una tribu de negros feroces, coles cares pintaes pa la guerra, les cabeces engalanaes con caramiellos plumíferos y les manes ocupaes con escudos ovalaos y grandes llances, ataca una espedición ocidental, elegantemente vestida de safari y salacot. Algún de los porteadores africanos de la espedición (que van tocaos con una especie de fez pa distinguilos de los negros malos), pierde los nervios, tira la carga en suelu y quier fuxir. Al momentu, cai pegando un berríu dramáticu, trevesáu por una llanza. El que-y la tiró rellámbese y un puñáu d’atacantes arramplen col cuerpu camín d’alguna nefasta calderona onde ya tará ferviendo l’agua.

El xefe de los esploradores blancos apunta con un revólver, dispara y mata, pero los enemigos son infinitos y les bales non: axuntóse ellí l’África entera pa echa-yos mano y diente,’cause la carnina de blancu debe tener otru sabor, vete a saber si más dulce, lo que va del plátanu a la banana. «¡Llegó la costera del blancu!», deben pregonar nes carniceríes de la rodiada. Y, lo más dulce de la carnina dulce de los blancos, lo de la mocina espantada, polo visto llámase Jane, que lleva les manes engrifaes a la cabeza con xestu teatral y retuércese como una culiebra a cada disparu. Anque a Tarzán, que la ta viendo dende lo alto d’un arbolón nel qu’acaba de posase, nunca-y abultaron tan interesantes les sinusoidaes de los reptiles. Ténsase, inesperadamente, el taparrabos de Jesús Gutiérrez. L’home-monu echa mano, con fuerza, al mangu del cuchiellón. Pega’l so gritu, y paez que-y quier salir un gallu.

La tribu caníbal mira pa lo alto: ¡presentóse’l diablu blancu que vive colos grandes simios! Márcha-yos (metafóricamente) el color de les cares, encuéyense, apetigúñense unos pelos otros, adopten una postura defensiva.

Gutiérrez cai enriba d’ellos como el pedriscu. Lo mesmo-y da cuántos sean: trai madera de sobra pa toos y ponse a repartilo, inmisericorde. Sálta-yos les escarificaciones de les cares a castañazos.

—¡Bundolo, bundolo! —berra, sangrín.

Y Chita, contenta, blinca, enseña lo dientes asonsañando la sonrisa humana y aplaude en vertical coles sos manones torpes.

Dilátense les pupiles de los espedicionarios. ¿Mánda-yos Dios un ánxel esibicionista? Tan malos y peligrosos como-yos abultaben a ellos los atacantes, y l’apaecíu acháplalos lo mesmo qu’a merucos.

Jane empieza ya a notar cómo se-y espeta na carnina dulce la guiyada del deséu viendo aquel despliegue de virilidá y atrevimientu. ¡Un home asina nun s’alcuentra en tolos salones del mundu civilizáu qu’ella frecuenta! L’atractivu montunu de Jesús Gutiérrez, allandiando pelleyes prietes, produz-y un respigu que-y cuerre, íntimamente, carrastiellu abaxo, bien abaxo…

Pero un tríu de caníbales, los más foínos de la tribu, sorprenden per detrás a los espedicionarios clisaos, asalten a Jane y arrástrenla p’hacia l’interior de la selva. La rapaza resístese y grita, desesperada. A los notables pabellones auriculares del home-monu astur sóbren-yos bien de centímetros cuadraos pa recoyer la llamada de socorru. Acaba de cascar dos cabeces escures que tien a mano y ya ta blincando tres del rastru de los raptores.

Tirar d’una blanca racista al traviés de la xungla africana’tis bien abegoso, más tovía si te va escorriendo Tarzán. De toles maneres, los tres gandules nun se dan, son necios y lleven una delantera inesplicablemente curiosa, visto’l pocu tiempu que medió ente planu de secuestru y planu d’escorribanda. El secretariu d’organización de la FSA analiza la situación y acude a les bases. Conecta otra vez el megáfonu manual y grita:

—¡Hista! ¡Bundolo gomangani!

El negru que cuerre l’últimu zapicó con un raigón qu’aflora a la superficie y queda retrasáu unos metros. Por mirar pal suelu, nun ve cómo se descuelga d’una caña una especie de chorizón pintu y flesible que se-y enrosca al pescuezu y lu afuega. El probe desgraciáu muerre berrando, al alto la lleva, combinaciones vocáliques propies d’un dialectu brutu. Cuando Tarzán pasa pel sitiu, fáen-y de dosel los pies espatuxadores del caníbal frustráu.

Pero, ¿y los otros dos?, ¿úlos?, ¿pa ónde tiraron pente aquel laberintu vexetal? Jesús Gutiérrez vuelve a llevar les manes a la boca pa facer bocina:

—¡Tántor! ¡Bundolo!

Atruena la selva col barritar del poderosu elefante, que vien faciendo estielles y abriendo rede viaria pa escontra los secuestradores. El más fatu de los dos (igual’tis que lu inmoviliza’l mieu) quédase-y trevesáu delantre y avienta la llanza pa escontra d’él ensin fe, una ofensa que Tántor nun ta dispuestu a perdonar. Hai más berríos de muerte qu’acaben con cruxir de güesos achaplaos.

Pero tovía queda un negru tirando de Jane, el más malu, el que tien la cara grabada coles escarificaciones más fondes, y nun tien traces de soltar la presa. Llévala a rastres pente los árboles’til que los para la oriella d’un gran ríu.

—¡Numa! ¡Bundolo gomangani! —llamá, tres d’él, Jesús Gutiérrez.

Y, d’ente la fueya, sal, llaín, el lleón, la cabeza gacha, los pasos medíos, murando negru cagáu, rellambiéndose. Agora sí que’l caníbal perdió tol valor que-y quedaba. Suelta a Jane p’abrazar bien l’escudu y empuñar la llanza, pero, ¿ónde va, con esa tembladera que se-y punxo nes piernes? Salta Numa pa enriba d’él. La cámara evítanos los detalles masticatorios.

Pero Jane, urbanita tosquina como’tis, nun entendió la estratexa de desgaste del secretariu d’organización. Espantada pola presencia del gran felín, medio tapando los güeyos col brazu pa nun ver o pa que la sangre nun-y chisque la cara, recula ensin poner atención’til que resbaria y cai pal ríu. Dos o tres planos muéstrennos el despertar del gran Gimla, qu’echaba un pigazu reptilianu a la oriella y agora métese pal agua pegando poderosos golpes de rau. Pa cuando llega Tarzán al ríu, el cocodrilu ta ya a pocos metros de la histérica Jane.

Jesús Gutiérrez nun lo dulda: aguanta’l cuchiellu ente los incisivos y tírase de cabeza a la corriente. Bate records de natación fluvial y alcanza a la fiera xusto cuando ya abría la bocona pa zampar a Jane. El rei de la selva súbese-y al llombu coriaciu y ponse a apuñalalu ensin pena. El bichu sescúdese con violencia pa llibrase d’aquella carga fadiante. Abrácense, home y reptil, nun terbolín de xiros que los saca pal aire alternativamente: agora ta enriba’l secretariu d’organización de la FSA, apuñalando con saña, y al momentu’l representante de les fuerces reptilianes más primitives y conservadores, abriendo les mandíbules insaciables; agora Tarzán, agora Gimla; y otra vez Gutiérrez, y otra vez el sauriu… Hasta qu’aquello dexa de paecer una pelea. Ye otra cosa, una especie de baile agarrao. O, meyor, un exerciciu de socorrismu acuáticu mutuu, nel que se cambien, a cada vuelta, los papeles del tablón que flota y del necesitáu que s’agarra. Jane, de la que nada camín de la oriella pa salvase sola, paez que ya va dándose cuenta.

Lección de Sintaxis

Transitividá’tis la cualidá de los verbos qu’acepten complementos directos, dicen los manuales clásicos. Paez más correcto entender que se trata d’una relación ente’l nucleu verbal de la oración y el complementu directu. Asina, un mesmu verbu evidencia esta relación en delles oraciones, pero notres non: La policía pega o El profesor educa son oraciones nes que nun esiste transitividá’cause nun esiste complementu directu.

En cambiu, en La policía pega palos o El profesor educa a los alumnos sí hai complementos directos, conmutables por pronomes átonos (La policía pégalos, El profesor edúcalos). Podemos concluir qu’estes dos oraciones presenten transitividá y son idéntiques.

Pero si consideramos, na primer oración, un complementu directu con referente humanu, fráncese’l paralelismu: La policía pega a los manifestantes’tis una construcción sintácticamente intransitiva, con complementu indirectu (La policía péga-yos), (nota bene: nun esiste n’asturiano, pal verbu pegar, la polisemia del correspondiente castellanu: na llingua autóctona, distinguimos pegar/apegar. Pero nun ta de más facer la reflexón sintáctica tamién n’español: La policía pega a los manifestantes, entós Los manifestantes son pegados por la policía*: ¿pegados ónde: nuna paré, contra l’asfaltu…? ¿Y con qué oxetu, material o productu? Compárese, por exemplu: La policía pega a los manifestantes con las porras con Los manifestantes son pegados con loctite por la policía).

Amás, si amestamos un mesmu sintagma nominal nes dos oraciones, vuelven planteásenos matices interesantes: El profesor educa a los alumnos con ganes. / La policía pega a los manifestantes con ganes.

El grupu con ganes, na primer oración, ofrez ambigüedá sintáctica: podemos interpretalu como complementu circunstancial, en relación col verbu educa (educa con ganes) o consideralu dientro del sintagma que funciona como complementu directu, susceptible de tresformase en suxetu (na versión castellana) por aciu de la pasividá del so significáu (Los alumnos con ganas son educados por el profesor). Dicho con torpeza de profanu, les ganes puen ser del profesor o de los alumnos.

En cambiu, ¿’tain’t verdá que, na otra oración, rincha esta segunda posibilidá?, ¿’tain’t verdá que les ganes nun puen ser namás que de la policía? Volvemos a la oración: La policía pega a los manifestantes con ganes. Nun podemos aceptar la esistencia d’un sintagma los manifestantes con ganes* (¿con ganes de qué?), nun nos dexen evidentes problemes de cohesión lésico-gramatical. Pueser que’l sustantivu manifestantes incluya un sema inherente que coincide col grupu con ganes, en consecuencia redundante y malsonante. En cambiu, el sustantivu alumnu de ninguna de les maneres garantiza esi sema inherente y por eso mesmo acepta la compañía de con ganes ensin dificultá.

Quiero evidenciar (anque sé que ta de más) que la intransitividá qu’observamos en La policía pega a los manifestantes esiste igualmente si conmutamos el suxetu: El profesor pega a los manifestantes. Y, si cambiamos el verbu, el problema de cohesión d’un inaceptable complementu directu estensu sigue presente: La policía educa a los manifestantes con ganes*.

D’equí podemos sacar que la culpa ’tain’t de la policía nin de pegar, sinón de los manifestantes.