Claves pa un anónimu

La Nueva España, 15/03/19

¡Qué risa! ¡Cuánto los podemos echar en falta nel futuru! Luis Venta Cueli, l’home de Cherines (entiéndase figuradamente), el de la información privilexada, el que presumía de saber, va unos pocos meses, el nome de la candidata designada pol partíu pa les eleciones autonómiques (por desgracia, la trinidá Casado-Egea-Maroto tamién lu sabía y pronunciábalu distinto), acaba de pifiala otra vez y con munchu más estrueldu: como los grandes. Les cámares d’una oficina despoblada de Correos grabáronlu, a calva descubierta, cuando entraba con un sobre embaxo’l brazu. A esa hora y nesi sitiu, sellaron un anónimu amenazante, qu’empezaba muy poéticu, pidiendo a voces una rima: «Pablo, Pablito, Pabletee», y que-y llegó, al poco, al so conmilitón, meyor cosiglista, Pablo González, l’home de Teresa Mallada.

El quinqui más zote del planeta sabe qu’hai cámares per tolos llaos, d’ehí l’afición de los canis a les sudaderes con caperucha. El señor Venta Cueli, que ya llevó una temporada patilles a lo cani, bien pudo tenelo en cuenta y agora nun se diba ver nesti apuru. Y, si les conviciones estétiques nun-y lo consentíen, siempre pudo recurrir a la peluca afro, al bigote postizu y a les gafes Matrix. Más tovía: nos estancos venden sellos y por diez euros (tirando pelo alto), nun hai guaje que se resista a meter el sobre, ya selláu, nun buzón de calle. Y más más más tovía: como la carta la mandó pel tiempu los guirrios, ¡pues de guirriu, coime, cola cara entafarrada y blincando delantre’l mostrador de Correos pa que ruxan les campanines!

Visto que «la ocasión la pintan calva» (¡vaya!), los que manden nel PP aprovecharon pa llibrase de Venta Cueli, y fue’l mesmu día que tamién xubilaron, a efectos parlamentarios, a Mercedes Fernández: coincidencia. Y, con eso y con too, ¡qué barbaridá!, ¡cuánta defenestración interna!, ¡qué decapitación partidil! Pero Cherines ye guerrera, nun se va dar: quéda-y muncha vida política per delantre. ¿Vox ya cerró les listes n’Asturies?

Nun quiero salime del asuntu del anónimu. En documentos d’esta altura intelectual, nun hai que descartar nunca l’autoría colectiva. Los desconocíos literatos (porque Venta Cueli diz qu’él nun fue y un home con patilles siempre merez créditu: vid.: Curro Jiménez, El Fari, Peret & alii), amás de l’afición hipocorística a la que fixi referencia anantes, dan señes d’una picardía sibilina: usen nel testu, dos veces, el topónimu Xixón, asina, tal cual, n’asturiano. «…que todo Xixón sepa de lo que estamos hablando…» y «Basta ya de timar a los vecinos de Xixón…». ¡Cuánta sutileza! ¿Qué podía pensar Pablo González, conceyal del PP, si nun yera que los cobardes miserables que lu amenacen a lo foíno pertenecen al comunismu bablista contra’l que tantes veces predicó la, tovía cuando escribo esto, presidenta del PP astur? Pero, pa confirmar esi perfil radical, el topónimu, ensin más, ye poco: fai falta más lletra. La carta entera tenía que dir nesa «llingua» inventada por cuatro universitarios antiespañoles y ociosos. Y ello debió ser, pamidea, que ningún de los componentes del contuberniu redactor tenía bastante formación bablera pa enfrentar, anque fuere coles tripes returniaes, fazaña redactora tala. Asina que ya lo ve usté, lector paciente: si tien fíos que cursen Secundaria, apúntelos a la optativa d’asturiano, que nun se sabe si, el día de mañana, van andar en política y con falta de redactar anónimos disimulones qu’inculpen a terceros.

Anuncios

Nun pudo ser

La Nueva España, 09/03/19

Carlos Rubiera, autor fundamental de les lletres n’asturiano que, por desgracia, lleva muncho ensin publicar (busque usté peles biblioteques los Cuentos de bona oreya y seguro que me da la razón), marcha de Foro. Nel primer gobiernu municipal de Carmen Moriyón fue conceyal de Cultura y eso, considerando les dimensiones del partíu, ye lo que pa otres sigles un ministeriu. Marcha, diz, porque percibe una progresiva indiferenciación ente Foro y el Partíu Popular na que nun se conoz. Más tovía: ente Foro y Vox, Rubiera va camín de nun distinguir más que les consonantes.

Nun ye apreciación esclusiva d’él. La semeya de Moriyón en Madrid, na manifa de la Plaza de Colón, compartiendo cabecera colos grandes del patriotismu, tuvo pa ella una instantánea virtú publicitaria pero, a mediu plazu, l’inconveniente de la subordinación. ¿Y quién quier un richi si, pol mesmu gastu, puede llevar una barra de mediu? A nun ser que’l richi tea chiscáu d’alguna gracia: pipes, simiente de sésamu o daqué pol estilu. Esa gracia quinxo ser, naquel Foro inicial de va ocho años, la delicada sombra asturianista qu’aportaben un númberu llamativu d’afiliaos que llegaben con pedigrí bablista contrastáu, ente ellos Rubiera. Nun fue fácil pa estes persones. En más d’un casu, si non de manera xeneral, sufrieron la condena esplícita de los correlixonarios previos, l’ostracismu. Cascos representaba la España carpetovetónica más rancia y facíase difícil creer na so caída de la burra, na so conversión rexonalista, nin siquiera tramposa, inspirada pol modelu del padrín, Fraga Iribarne, que s’acordó de ser gallegu cuando ya nun yera nada. Pero Cascos nun ye Fraga nin Asturies, Galicia. Ente nosotros, el señor de Montenegro compra pisu en Madrid, nun pudiendo ser en Londres, y nun lo fai namás p’aforra-yos a los herederos l’impuestu de sucesiones, sinon, lo principal, pa que se conviertan en cosmopaletos desenvueltos y cambien el pote de berces pol café global en vasu de cartón impreso. Hai derecha n’Asturies, pero nun queda derecha asturiana.

Nun yera inocente aquel viaxe de difícil (o imposible) torna qu’entamaron los asturianistes que s’integraron en Foro, tampoco pola parte que los recibía. Tratábase d’un quid pro quo, un matrimoniu de conveniencies con menos amor que cortesía. La zuna antiasturianista del PSOE d’Areces (tradición seguida pol de Javier Fernández, y ya veremos qué pasa col de Barbón: de momentu, coloca de candidata al ayuntamientu de Xixón a la persona que más dañu-y fexo nunca a la situación de la llingua vernácula nos centros de Secundaria), que nunca quinxo entender que despreciaba votos que-y yeren naturales, enguizó a buscar un techu nuevu embaxo’l que poder criar, una organización que tovía se cocía en fornu y que pudiere inseminase: Foro. Fue una estratexa enquivocada, agora ye evidente, y “los del bable”, pamidea, nunca pasaron de ser vecinos raros pa una mayoría que se consideraba propietaria esclusiva de la finca (con razón) y que nun yera más que’l PP cola segunda equipación deportiva. Aquel sector del asturianismu aceptó contaminase de derecha pero la derecha nunca se contaminó d’asturianismu.

Rubiera ye’l primeru de los colonos que da’l portazu. Les pipes y el sésamu ya caen del richi qu’agraciaben y agora ye pan de lo mesmo, pero más pequeño. Si, como paez d’esperar, esti Foro impersonal mengua hasta l’anécdota o desapaez de la Xunta Xeneral, si queda reducíu a un partíu local de Xixón más o menos irrelevante, les carreres de vuelta a casa de los fíos pródigos van ser dignes de cronómetru.

A ello

La Nueva España, 02/03/2019

La candidata del PP a les autonómiques, Teresa Mallada, publicó’l xueves 28 una carta nesti periódicu col esmolocedor títulu «Frente al invierno demográfico», espresión que se ta poniendo de moda pa referise a la pérdida de población n’Asturies. A lo primero del escritu, Mallada pinta un panorama d’estinción y, na segunda parte, fai como que da soluciones que, remata ella, tienen que se complementar con iniciatives nacionales que namás puede aportar un futuru Gobiernu estatal del so partíu. Bueno: lo previsible en época preelectoral.

Pero, ¿cuál ye’l problema si Asturies baxa del millón a los 900.000, a los 800.000 habitantes o menos? ¿Iviernu demográficu? ¿Y nun pueser que vengamos d’una «sauna demográfica» prendida nos años 60 y 70 del sieglu pasáu y agora, ensin más, la temperatura poblacional tea volviendo, pasín a pasu, al so ser natural? Hai menos xente en Cantabria, La Rioja o Navarra y tampoco paez que-yos vaya peor qu’a nosotros. Y el pesu que tenemos nel Estáu ya ye nulu: poco más va dar que nos mengüe nel Congresu la representación parlamentaria que, d’otra manera, más que territorial ye partidista. Ehí sí podemos reconocer un problema, pero de los partíos políticos. Por poner un casu, cola redución a siete diputaos, el terceru de la lista del PP tien poques papeletes pa gastar billetes d’avión nin apartamentu en Madrid los prósimos cuatro años.

Faiga falta o non, el plan Mallada pa combatir el supuestu «invierno demográfico» astur nun ye orixinal. Ya-yos lu sentimos a toles sigles y, pamidea, a tolos gobiernos autonómicos de los últimos venti años. Pero pide una partida perres importante que la candidata del PP nun diz d’ónde va salir si reduz o elimina la riestra d’impuestos que va esbillando na so carta. Esa ye la parte del plan onde s’entretién más y, d’otra manera, la menos específica en relación col tema que trata. Cuando se centra concretamente no que denomina política familiar, les idees son menos: dos namás. La primera, una ocurrencia cara: guarderíes en pequeños núcleos rurales, que tampoco sabemos si serán privaes, porque Mallada nun precisa. Y, la segunda, un desiderátum xenéricu: medíes qu’incentiven la recuperación de la natalidá. Pa esto último dígo-y yo qué tien que facer, señora Mallada: regale porno on-line a los adolescentes.

«Pongámonos a ello porque se nos agota el tiempo», remata la candidata, en primer persona. Pues venga: a ello y suerte.