Séneca y un chocolatín

La Nueva España, 27/01/2018

Tampoco hai que descartar que Javier Fernández acabe votando PSOE nes prósimes elecciones. Eso sí: les posibilidaes son mayores pa les autonómiques de 2019, en particular si se diere’l casu, improbable pero non imposible, de que’l candidatu fuere algún de los conseyeros por él nomaos: el parleru Guillermo Martínez o l’hiperactivu Fernando Lastra. Pero hai que reconocer que, pa les xenerales de 2020, el partíu de la rosa va tener que mayar enforma si quier ganar un votu, esi votu concretu, na parroquia de Somió, en Xixón.

Porque los sos amores, agora mesmo, tienlos na derecha. El diariu ABC, qu’en tiempos de la Xestora lu describió como “el hombre que ha desbloqueado España”, acudía otra vez a él, estos díes, pa denunciar los errores del actual secretariu xeneral (“Javier Fernández celebra que Pedro Sánchez rectifique y se abra a pactos con el PP”) y les aventures lingüístiques de la nueva dirección de la FSA (“El presidente de Asturias alerta de los riesgos que supondría la cooficialidad del bable”). La Razón tamién-y dedicaba algún titular, consolador pa los sos lectores angustiaos pol peligru de desaparición d’España (“Javier Fernández cree que Sánchez ha desechado la plurinacionalidad”; “El presidente de Asturias, que dirigió la Gestora del PSOE, se alegra porque es contrario a entregar palabras simbólicas a los nacionalistas”). Ensin tener claro per qué parte del espectru políticu sigo, El País, que va viendo la vida de color naranxa, aprofiaba col tema d’ABC: “Javier Fernández celebra que Pedro Sánchez «rectifique» y se abra a pactar con el PP.” Pel mediu la noticia, reproduzse alguna perla paternalista, en cita literal del mierense: “No voy a juzgarlo, voy a comprenderlo.” La Vanguardia tamién nos lu asitiaba nesi puntu que namás-y puede resultar indiferente (¡o igual estimulante!) al que ya nun cuenta nin siquiera col regalín d’un escañu pigarciosu nel Senáu, áurea mediócritas del políticu gotosu: “El PP asturiano insta al PSOE a hacer caso a Javier Fernández y negociar con Rajoy.” Ente los diarios dixitales de la periferia racional, l’entusiasmu pola figura del presidente crepuscular nun ye menor. Hispanidad titulaba: “Javier Fernández: el nuevo PSOE me acusó de poner el culo en pompa con el PP y ahora negocia con Rajoy.” “Brillante ironía de Javier Fernández sobre el nacionalismo y Asturias”, proclamaba Libertad Digital. Anque la emponderanza más encesa de la que tengo noticia vien ya de cuando’l presidente garró les riendes d’aquella Xestora que fexo’l tránsitu a ninguna parte, una etopeya de poner coloráu por cuestión de forma y de fondu, algo pol estilu al porno pasáu pel filtru de Palacio Valdés que-y aconseyo disfrutar, lector paciente, y que puede alcontrar n’Internet googleando “Javier Fernández, líder normal”. De nada.

Quierlu la derecha. Ye esi tipu de galán. Alluendi’l Negrón, en munches families d’orde y sentíu del Estáu, nun deben ser a entender cómo ye posible que la militancia socialista tea tan ciega como pa facer de menos a un señor seriu y formal, convidable a merendar chocolate con bizcochos de soletilla nel salón de casa, respetuosu cola Corona y cola Ilesia, patriota y, a fin de cuentes, conservador nes coses importartes, trescendentales. Él tampoco lo debe entender, vistes les estocaes que-yos mete, perende que-y ponen un micru delantre la boca, a los que van ser los sos herederos indeseaos. Ye la condición del machu alfa, que, como la regla ente les femes de los cánidos, nun desapaez cola edá: hai bien d’exemplos na clase política. Nun s’inventaron pa ellos, pa Javier Fernández, les cañes de pescar o les valles de les obres. Nun escribió Séneca pa ellos, pa él, aquelles palabres d’una de les cartes a Lucilio: “¿Qué quexa nin qué incomodidá hai en que s’escose lo que tenía que s’acabar?”

Anuncios

Manipulación

La Nueva España, 20/01/2018

La detención y posterior condena d’un conseyeru y una directora xeneral d’Educación asturianos nun merecieron mayor interés pa los medios de comunicación d’ámbitu estatal. Poco más o menos, lo mesmo pasó col casu del que fuere más de tres décades secretariu xeneral del SOMA. La Guardia Civil investiga a la UGT asturiana por un presuntu fraude en relación coles perres de los cursos pa paraos y eso tampoco ye asuntu relevante pa la prensa radicada alluendi’l Negrón. Les manifestaciones contra la monarquía que se celebren en paralelo a la entrega de los Premios Princesa d’Asturies a pocos metros del Campoamor resulten invisibles pa telediarios, noticiarios radiofónicos y prensa en papel madrileños. Nun fai falta decir que los retrasos na llegada de l’alta velocidá ferroviaria a Asturies son cosa insignificante pal conxuntu d’España n’opinión d’eses redacciones. Etcétera, etcétera.

En cambiu, una posible oficialidá del asturiano sí ye, polo visto, cuestión d’alarma nacional. Antena 3 emitió, va poco, un reportaxe esmolecedor al respectu, sentenciando, motu proprio, la discrepancia social y l’apaición d’una polémica nueva ente asturianos; el diariu ABC abundó nel tema (¡dos planes!) del supuestu coste y marafundiu que diba suponer tal medida y, hai un par de díes, un mediu dixital, OKDiario, que se diz “el sitio de los inconformistas”, tragó l’anzuelu d’un asturianista coñón que sacó de la manga un institutu asturchale xixonés onde imponíen a los neños, como lectura obligatoria, un llibru en bable que difamaba a España y proclamaba la nación asturiana: sustu xeneral ente los lectores del mediu, que tragaron la xorra hasta les coraes y empezaron a berrar contra la proliferación de separatistes nazis en tierres de don Pelayo.

Hai verdaes irrelevantes y mentires productives. Polo visto, nun convién que vaya amatándose’l fueu que prendió cola declaración de la república catalana, hai qu’alimentar esa foguera emocional, fecunda xeneradora de votantes según pa quién, y nun da más ónde s’eche la gasolina: el fin xustifica los medios. Pero, si nel restu d’España “cuela” la noticia falsa del profesor asturianu qu’instruye, torcidamente, a los alumnos pa facelos del so bandu separatista, ¿por qué nun vamos pensar que tampoco yeren veraces toes aquelles informaciones que nos “colaron”, años y años, sobre los abusos que sufríen, nel sistema educativu catalán, los neños d’espresión castellana?

¡Esta xente nun va para hasta acabar con España! Y nun me refiero a los catalanes.

Voluntá de Dios

La Nueva España, 13/01/18

Anque ya va pa una selmana del sucesu, nun me resisto a comentar la noticia del Lázaro de Villabona que resucitó na morgue d’Oviedo (toponimus castellanissimus Caunedensis). Al saber que conservaba al fíu, el padre de Gonzalo Montoya Jiménez declaró a la radio: “¡Es increíble! ¡Increíble! De la vida a la muerte… ¡hay mucha diferencia!”

Pues sí: incontestable.

Al otru día, el padre del resurrectu diere ya con una esplicación pa lo increíble: “Ha sido un milagro del Señor. Ha sido gracias al Señor.”

Eclesiastés 11:5: “Los caminos de Dios son misteriosos como la sienda l’aire.”

Nesti casu, pa que Dios quinxere salvar de la radial del forense al presidiariu aparentemente muertu, tuvo que ser la So santa voluntá omnisciente, primero, que’l rapaz cayere, na candidez de l’adolescencia o de la mocedá, metafóricamente presu de conductes reprobables y de l’afición a la propiedá ayena; qu’eses aficiones socialmente incomprendíes lu emburriaren a incurrir na delincuencia col perxuiciu subsiguiente a terceros; que la policía lu detuviere y la xusticia lu sentenciare, gastando, nos trámites, una bona cantidá de perres del erariu públicu; que’l gastu continuare na prisión, esta vez literal, onde se determinó que diba cumplir los tres años de reclusión prescritos; qu’a la celda que lu acoyía entraren cocaína, heroína, barbitúricos y jachís, sustancies toes elles qu’apaecieron na analítica que se-y fexo en resucitando, según contaron estos díes los papeles; que’l Gobiernu d’España decidiere recortar gastos de personal en prisiones, acumulándose así, el vienres, el repartu de pastilles correspondiente a tol final de selmana; que tres médicos de la cárcel tengan que se romper la cabeza agora pa esplicar cómo pudo ser que certificaren una muerte que nun fue (un conseyu de funcionariu que se solidariza: nun se desdigan de lo firmao, apelen al milagru, como’l padre: a fin de cuentes, si acaben por denuncialos, la xusticia cola que van tratar ye la española); que la Guardia Civil disponga un retén nel HUCA pa custodiar al resurrectu en vez de tar disponible pa otru serviciu difícilmente menos importante; qu’un abogáu con instintu (pónga-y usté l’axetivu que quiera al sustantivu) tea dispuestu a pedir responsabilidá patrimonial a l’Administración polos fechos sucedíos, lo que quier decir más perres del erariu públicu tiraes al regatu que se va faciendo Nalón; y, finalmente, que les autoridaes penitenciaries tengan que se poner a perder el tiempu, a cumplimentar y mover papeles y vaya usté a saber si, tamién, a buscar una cabeza de turcu pa cerrar, con un suspiru de descansu, esti casu de comedia.

Si esto ye la voluntá de Dios, complíca-yos la vida a unos cuantos y salnos cara a toos. Pero… la sienda l’aire.

Corones y azar

La Nueva España, 6/1/2018

Tamién n’Asturies (nun vamos ser menos) tenemos polémica colos Reis Magos. La cabalgata d’Oviedo (O-vie-do, al gustu del señor Caunedo) profesionalízase. El conceyal de Fiestes, Rivi, considera que ye una manera de despolitizala. Nun sé: yo, la única que conozo ye la de Xixón, y sí: desfilen romanos. Usté ya m’entiende: imperialistes. Rivi diz qu’había “intereses muy concretos” nel vezu d’estos últimos años d’ofrecer la corona a notables de la ciudá, que yera “un sistema de favoritismo”. Indiscutible. Ser Rei Magu nun ye ninguna broma. Hai tanta ilusión enriba de les carroces como al pie d’elles. Yo tengo la suerte de tener amistá con un Gaspar qu’abdicó de la corona (y ronda tamién peles fueyes d’esti diariu) y un Melchor que, el probe, abdicó del mundu. Ningún de los dos, si nun ando mal informáu, tien (tenía, nel casu de Melchor) convicciones monárquiques pero la túnica vestíenla con entusiasmu indignu de republicanos.

Rivi contrató actores y la oposición municipal critica esti cambiu de criteriu recordando que les maxestaes d’años precedentes llegaben del Oriente “gratis et amore”. Nun son conscientes del enorme sacrificiu del conceyal. Porque yo tengo pa mi qu’él mismu llamenta nun ser Rei nesa cabalgata máxica. Más tovía: que llamenta nun ser negru pa poder representar a Baltesar, cuota solidaria de la celebración. Quiero decir que Rivi nun pide a naide un sacrificiu distintu d’aquel al que s’obliga él.

Veo, eso sí, un riesgu na decisión del conceyal, un riesgu de tipu administrativu: ¿pue ser que los Magos de pagu acaben pidiendo formar parte del organigrama municipal? ¿Habrá algún abogáu llaín que-yos saque alantre la obligación del ayuntamientu a facelos Reis funcionarios por algún defectu de forma que se-y escape a Rivi nesti momentu? ¿Acabarán por convocase, n’Oviedo, oposiciones a Rei Magu pa tapar esi futurible furacu normativu y, en consecuencia, tocará cargar coles denuncies de mancos, virolos, tatexos, retacos y torgaos por vese escluyíos de la prueba según unes bases discriminatories? ¿Y qué pasa coles candidates? ¿Y quién redacta’l temariu?, ¿qué tribunal pluridisciplinar, espertu n’estética capilar, piedres precioses, historia sagrada, naipe español y comunicación verbal y non verbal va evaluar a los candidatos? ¡Uf, que me dean unes tranquiles oposiciones a verdugu!

Yo coincido con Rivi en que nun puede ser cosa d’un deu zahorí la elección de les maxestaes de la cabalgata pero, al revés qu’él (y pído-yos perdón a los contrataos del presente añu: de verdá que m’alegro de que-yos salga esti trabayu, como cualquier otru), paezme que la solución ta en democratizar les corones. Quiero decir: kairocracia. Ábrese una lista, ensin prexuicios de clase, pa que s’apunten los ciudadanos carbayones pretendientes a la realeza fugaz de la primer selmana del añu; esclúyense pederastes y, por razones obviamente distintes, les categoríes arriba citaes (mancos, etc.); procédese a una rifa pública delantre notariu (evitando, nun fai falta esplicar por qué, que les tres boles les saque una mano infantil) y corónase a los felices afortunaos, eso sí, depués de superar un cursín preparatoriu que bien pueden dar cualquier sindicatu o la patronal, ya se verá a cuenta de qué conceptu del gastu públicu. Y hasta podemos aforrar lo del notariu: realeza coincidente colos cuatro númberos finales del Gordu de Navidá, el precedente y el posterior, a dos eurinos la participación. La cabalgata, a coste cero. Un chollu pa les arques municipales.

El chacachá del tren

La Nueva España, 30/12/2017

El PP nun se quier enterar, ce por be, de les perres que van metíes nel sacu descosíu pel que cuelen les que se van gastando pa traer (o eso dicen) l’alta velocidá ferroviaria a Asturies. Vamos agradecé-ylo, porque a saber a cuánto diba salir el billete a Madrid si, al final, hubiere qu’amortizar el preciu de la obra viaxeru a viaxeru. Y nun descarte usté esa eventualidá. Pero, ya digo: en beneficiu d’usté y míu pal día de mañana, el partíu del Gobiernu bloqueó, en Congresu, una propuesta de la oposición pa que’l Tribunal de Cuentes saque la calculadora. La parlamentaria por Asturies Susana López Ares diz que ya se mirará al final. A mi, esi planteamientu siempre me punxo nerviosu: “Tu tranquilu, cuando tea’l pedíu completu ya te digo lo que me debes.”

Esto del progresu de los medios de tresporte ta mui bien, y pa unos más que pa otros. Acuérdome cuando, de neñu, organizábemos en casa una escursión familiar de domingu pa dir a ver los aviones a Ranón (perdón: a Santiago del Monte). P’allá arrancábemos, a pasar la tarde, l’obreru, la muyer y los fíos, toos empaquetaos dientro’l SIMCA 1000 color butano, con bocadillos y fantes pa la merienda. La cosa pedía paciencia, lo mesmo’l viaxe que l’espectáculu, porque’l tráficu aereu yera escasu daquella. Pero, si sabíes esperar, acababa presentándose un avión y podíes admirate y espantate col desafíu a la razón que suponía ver posase, cola maña d’un coríu, aquel bichu grande y pesaón como un concesionariu enteru de simcamiles.

—Pues tíu Lolo fue n’avión a Mallorca.

Tíu Lolo gastaba bigotín Clark Gable, fumaba tabacu mentolao y teñía les canes incipientes nel llavamanos de casa.

Sí: el progresu, qué gran cosa. Agora, ¿quién queda que nun subiere a un avión? Namás tien que disponer de 300, o 400, o 500, o 600, o casi 700 euros, según el día y la priesa, si quier volar d’Asturies a Madrid. Nun soi yo amigu de convertir a pesetes los precios en moneda actual, pero, nesti casu, la cosa tien gracia: de 50.000 a 115.000 pesetes dir y volver nel día. Lo que costaba un pisu proletariu naquellos años inocentes del SIMCA 1000.

Otru tíu (esti llamábase Pepín), empleáu nuna empresa de grandes infraestructures, acabó estableciéndose en Valladolid. La madre (sagazmente deduciría usté que yera tamién güela mía) viaxaba en tren a visitalu un par de veces al añu. Garraba’l Talgo na estación del Norte de Xixón y, nun m’acuerdo si yera pola viudedá o por qué otra desgracia tresmutada en beneficiu coyuntural, el viaxe llevába-y unos pocos cientos de pesetes y unes cuantes hores de llabor de puntu: lo mesmo daba pa unos patucos.

En 2020 ta previsto que Madrid quede a menos de tres hores y media de la playa de Poniente arrecostines d’un tren embaláu. Queda escaso pa los patucos y apuesto perres a que’l billete nun baxa de los 100 euros, el doble de lo que vien a costar agora. Y yo pregunto (reaccionariamente, ya lo sé): ¿quién da por supuesto que tol mundu anda tan apuráu como pa nun poder gastar unes poques hores más mirando cómo pasa’l mundu per delantre la ventanilla? Puesto na balanza aforrar en perres o en tiempu, ¿de verdá ta tan clara una mayoría a favor de lo segundo o ye que nun pesen lo mesmo estos dos grupos humanos? ¿Tan guapu ye’l formigueru de la Gran Vía como pa que mereza la pena facer una mancha difuminada de la inmensidá polícroma de Tierra de Campos? Y, mirusté, nun voi quedar coles ganes de decilo: ¿convién tener a tres hores y picu de la playa una ciudá que va pa los 7 millones d’habitantes? ¡Ya podemos dir aprendiendo l’himnu de Valencia, que, ente’l cambiu climáticu y el trenísticu, el futuru pinta color Malvarrosa!: “Per ofrenar noves glòries a Espanya, / tots a una veu, germans, vingau…”

Togues y faldes

La Nueva España, 23/12/17

En Xixón, la xusticia ta dirimiendo si condenar o non por violador a un rapaz de 28 años y l’abogáu que lu defiende comentó-yos a los medios, llaín, que la presunta víctima acudió a declarar con minifalda. Ún nun entiende por qué hai que pensar dos veces lo que se diz pa tantes coses, nun te vayan a sentar a ti delantre’l xuez, y, en cambiu, l’abogacía paez tener barra llibre pa soltar estes gilipolleces, anque sea fuera la sala: acuérdese usté del argumentariu de la defensa de los hooligans sevillanos qu’esperen sentencia en Pamplona, que pasaba por echa-y en cara a aquella otra presunta víctima que nun escenificare una desolación permanente. Podíemos pensar que l’abogáu de Xixón entiende que, depués d’una violación, a una muyer sóbren-y les piernes. Si nun les amputa, polo menos que les tape con un hábitu pardu, que s’aplique una reconversión carmelita, igual que se-y podía pedir a un virgu estropiáu, con aquiescencia o ensin ella, en tiempos de la Contrarreforma.

Al revés: yo pienso que toles víctimes de violación teníen qu’acudir a declarar en minifalda. Hai qu’educar a esta xente, de verbu sueltu y llingua paciente (participiu activu de “pacer”), que quier vestir el derechu con un códigu estéticu moralista y ranciu faciendo de la ropa indumentaria del espíritu. Habrá que s’esforzar un poco más pa ganar el sueldu y los casos, digo yo. Triste cosa diba ser qu’estos xuicios se sacaren alantre animando escandaleres alredor de les denunciantes, emporcándo-yos l’aura pa que les señalen pel barriu cuando vayan a comprar el pan o a llevar el neñu a la escuela, a ver si se deprimen un poco más de lo que ya puedan tar y se dan. En cierta manera, estos procedimientos trabayen pal siguiente casu, nunca pal presente, y eso failos tovía más despreciables. Con independencia de la sentencia resultante, la consecuencia que pueden tener ye enfrentar a otres muyeres, que se vean mañana na mesma situación, al dilema de si-yos trai cuenta denunciar y arrecostinar cola tensión, cola angustia de nun saber si la estampa que van ofrecer declarando resulta bastante deprimida pal gustu del abogáu de la defensa o l’atuendu bastante funerariu como pa que nun dexe caer sobre elles insinuaciones que la carcundia (abundantísima tovía y interclasista) interprete al so gustu sangrín, culpabilizándola.

Por eso, cuando más llarga y escura la toga, más curtia y lluminosa la falda.

Perros y toros

La Nueva España, 17/12/17

Sofía Cosmen, conceyala del Partíu Popular de Xixón, comparó, en plenu municipal, les corríes de toros con tener perru nun pisu. “Hay defensores de los animales que consideran que existe maltrato también en tener en un piso un perro.” ¡Olé y olé, hai que la tragar!

Con independencia de la opinión que se tenga sobre los toros, la desproporción ente uno y otro paez evidente, escandalosa. Pensará usté que, si la conceyala del PP tien perru, qué mal lo tará pasando’l probe animal, escapando pel pasillu de casa de banderillazos y puntilles ente un estrueldu estereofónicu de clarines y timbales, col rau defensivamente ente les pates por si la faena sal trunfante: ¡qué vezos tan raros habrá nesa familia! Pues nun s’azote, porque igual ta xuzgando a la conceyala con dureza a priori, ensin conocimientu de causa. ¿Quién-y diz a usté qu’ella vive nun pisín? Nun lo sabemos. Entienda bien les sos palabres: los culpables de crueldá pa colos perros somos los que nun tenemos residencia independiente con espacios verdes particulares pa espansión de Rex. Si se prohíben les corríes de toros, a ella igual-y da por presentar, en xusta contrapartida, una normativa pa condicionar la tenencia canina al Impuestu sobre Bienes Inmuebles (eso que los probes llamamos la contribución).

Diz tamién la conceyala Cosmen que los toros son, n’España, el segundu espectáculu depués del fútbol. Nesto, tol mundu cuenta de la fiesta como-y va. Yo ya vi en prensa alguna estadística que revela que se venden más entraes de teatru que de fútbol (sí: yo tamién flipé) y cuéstame muncho creer qu’haya menos xente qu’asista a conciertos (dicho asina, de manera xenérica, incluyendo cuartetos de cámara, rock-and-roll y Operación Triunfo) qu’a los toros. ¿Y el cine? ¿O ye que los miles de sales de cines qu’hai n’España venden menos entraes que les feries taurines? En fin, ¿pa qué seguir? La cosa, tal como yo la veo, nun tien que ver col predicamentu taquilleru, mayor o menor, d’un espectáculu. Ética y demografía son categoríes que cuelguen de distinta percha.

Too esto yera porque la bancada podemista del ayuntamientu de Xixón quería facer una consulta ciudadana sobre la continuidá de los toros nel conceyu (entiéndase, la feria de Begoña), propuesta que salió derrotada en plenu municipal. Ún tampoco tien mui claro a cuentu de qué facer una consulta que nun diba ser vinculante. Por desgracia, nun somos suizos, ese maravillosu país d’anarquistes conservadores onde la ciudadanía tien voz y votu permanentes. Yo, de toles maneres, nun sé si diba votar. A mi, los toros abúrrenme, como m’aburren la ópera italiana, el fútbol o les noveles de fantasía heroica. Abúltame que’l verdaderu enemigu de los toros, muncho más que los movimientos contra’l maltratu animal, ye l’aburrimientu que puede producir. Ayenos al enfrentamientu ente taurinos y antitaurinos, a la mayoría de los ciudadanos (polo menos per esti cantu de la península) les corríes paecennos un espectáculu “kitsch, demodé, out”… castizamente, tronáu. La parafernalia qu’acompaña la puesta n’escena ye’l trunfu del mal gustu plebeyu y l’aire farrucu que se dan los toreros asonsaña códigos d’honor del tiempu de les guerres de Flandes que difícilmente comparte ya la xente. Pero ello nun me prevoca ningún prexuiciu contra los aficionaos pol cenciellu fechu de selo. Conozo unos cuantos, persones educaes, cultes y cíviques, que nun merecen qu’una multitú enrabietada los llame asesinos a voces a la entrada de la plaza.

De toles maneres, anque, esta vez, la izquierda playa (PSOE, Xixón Sí Puede, IU) nun fue quien a unificar les respectives propuestes que, sobre’l tema, llevaba al plenu, l’acuerdu paez cosa namás de tiempu. Nun creo que vague muncho pa qu’estos amigos míos toreristes tengan que sacar localidá pa La Maestranza o Las Ventas si quieren ver una corrida, porque, pamidea, los díes d’El Bibio tán contaos. Ye como vienen los tiempos. Nun hai nada que dure pa siempre, o eso ye lo que nos dicen a los del bable. Tamién el circu romanu se fue al carajo, y seguro qu’empezó con unos cuantos radicales cristianos protestando a voces delantre los vomitorios.