Un duelu, Cuadonga y un condón

La Nueva España, 06/04/2019

  1. Un duelu.

—¡Imbécil!

—Si no sabes comportarte, te tienes que salir de la sala.

—¡Ven tu a echame!

El retador ye Francisco García Fernández, conceyal del Partíu Popular nel conceyu d’Uviéu. El doblemente insultáu («imbécil» primero y cagón depués), Rubén Rosón, de Somos, responsable d’Economía nel ayuntamientu. El sitiu, el salón de plenos municipal. La fecha, el martes d’esta selmana.

Situaciones tales, va cien años —si facemos casu de lo que cuenta Alfonso Camín nes sos memories fantástiques d’inspiración barroca—, llevaben, inevitablemente, a un duelu. El conceyal moráu mánda-y los padrinos / les madrines al conceyal centroderechistaliberalconservador y acuérdense la hora, el sitiu y l’arma: la una de la madrugada, el Parque d’Iviernu, pistolones. La lluna, grande y anfetamínica, en cielu: nestos casos d’honor, siempre fai falta un testigu independiente col güeyu espabiláu. Llombu contra llombu y diez pasos. Media vuelta. Perfiles. Pistolón al frente. Dispara Rosón el primeru. Falla. Mal asuntu: hai que salvar les apariencies y esperar el tiru del rival con dignidá. Meter tripa, polo menos, pa menguar el bultu. Si García Fernández acierta, ¿quién va echar a los okupósofos del Sanatoriu Miñor? Que perí debió buscar l’ofensor los padrinos, porque tienen caspa nes hombreres de los macfarlanes. García Fernández cierra un güeyu pa facer puntería. El pulsu nun-y baila. Rosón pasa saliva. Seliquino, pa nun alterar la inmovilidá engominada del arma, el deu conservador va abrazando’l gatillu. Y, nesi momentu xustu, un pelotón de gochos monteses irrumpe nel escenariu del drama sescudiendo los xamones con faltonería de pasarela y gruñendo en filera ente los duelistes. Desfai la postura García Fernández, disgustáu pola distracción, y sescude la pistola pa espantalos:

—¡Fuera! ¡Fuera!

Un gochu vuélvese y diz:

——¡Ven tu a echame!

 

  1. Cuadonga.

Vox anuncia qu’abre campaña electoral en Cuadonga. Qué pena que’l viaxe a la Cueva nun lu pueda ser tamién temporal pa ver cómo diben recibir aquellos asturcántabros de va 1.300 años a un foriatu con perfil facial tan sospechosu: ¡esa nariz ganchuda que pide un turbante a gritos! Como nun-y deseamos el mal a naide, quiero aconseyar a l’agrupación asturiana del partíu que cuide de qu’Abascal nun se saque semeyes al pie la estatua de Pelayo. En Cuadonga, según cuenten, ya hubo algún milagru: consideren que, al final de Marcelino, pan y vino, la figura mueve’l brazu.

 

  1. Un condón.

Salú Pública va repartir, ente la chavalería asturiana, un condón bautizáu (sí, monseñor: eses coses bautícense tamién) Prestosu. Eso sí ye normalización lingüística: usar la llingua pal sexu.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: