Sitios afayadizos pal porrín

La Nueva España, 22.02.2019

La Policía Nacional, ayudada por esos perros enviciaos que muerden por goler esencies de THC, cachó va pocos díes, nun bar d’Uviéu, una partida porreros. De los quince clientes, nueve llevaben chocolate en bolsu, contando al que vendía, que la prensa etiqueta de camellu, cosa que nun dexa de ser una subcategoría d’esi espeyu de virtúes neoliberales que llamamos emprendedor. El 60% igual-y abulta a usté un porcentaxe escandalosamente altu pero piénselo d’otra manera: de los quince clientes del bar, quince taben alcoholizándose. Naquel contestu, había más víctimes del trinque que de los petas.

Sabemos que la reina d’Inglaterra y el duque d’Edimburgo son xente de whisky, y hasta quinxeron corromper al Papa Francisco llevándo-y al Vaticano una botellina escocesa, d’en casa, de Balmoral. La Premier Theresa May entornia más pal gwisgi galés: ya lo tien dicho. El día del relevu real, Juan Carlos I y Felipe VI descorcharon una botella gran reserva de 1925, que pa eso tienen bodega los dos. El presidente de la República francesa, monsieur Macron, xinta y cena con vinu de les 14.000 botelles arringleraes nes caves del Palaciu del Eliseu, la más tonta un Domaine Georges & Christophe Roumier Musigny Grand Cru de la Bourgogne. «El que nun tien una cerveza, nun tien qué beber», declaró la canciller Merkel va unos años con una xarra na mano. Jean Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, tira de coñá (tamién ensin tilde), y les llingües cuenten que ye onde mueya’l cruasán, o’l cuernu, a les mañanes. L’añu pasáu, el presidente rusu reforzó amistaes orientales col chinu mediando taponinos de vodka…

Toos beben y presumen d’ello con orgullu nacional. Pero, si’l productu del país ye verde y afuma, paez como que la promoción da apuru. Piense usté que, mutatis mutandis, el rei de Marruecos recibiere al xefe d’otra monarquía amiga… nun sé… una cualquiera… pasándo-y un canutín delantre los flases de la prensa: fáltanos muncho pa llegar a tanta naturalidá.

Los perros adictos d’Uviéu penetraron nun mediu saturáu de vinu, cerveza, vodka, anís, ron, xinebra, tequila y hasta licor-café, que ye lo último de lo último… y gusmiaron el cannabis. A mi, vienme a la cabeza aquel poema d’Ángel González que se titula Inventario de lugares propicios al amor, nel que denunciaba cómo los cuarenta años de paz («¡sin complejos!») reprimíen la espresión pública de los sentimientos. El primer versu pon: «Son pocos», y, pal final, diz: «Por todas partes ojos bizcos, / córneas torturadas, / implacables pupilas, / retinas reticentes / vigilan, desconfían, amenazan.» Inventariu de sitios afayadizos pal porrín.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: