El llargu brazu de Puigdemont

La Nueva España, 5/3/18

foto_milio

Cuéntolo como pasó y la cámara de seguridá del recibidor del institutu ye testigu:

Ún d’estos díes d’atrás, un bedel fue a buscame al despachu de xefatura:

—Milio, mira a ver si atiendes a una paisana.que ta ahí fuera, porque yo nun sé qué quier.

—¿Pero busca algún guaje, un tutor…?

—Qué va. Diz nun sé qué d’un cartel.

Salí al recibidor. Esperábame una muyer camín de los sesenta, si nun los gastaba ya, mui curiosa: ropa de calidá y peluquería del centru. Igual que yo a ella, escaneóme cola mirada y supongo qu’alguna conclusión sacaría.

—Buenos días. Soy uno de los jefes de estudios. Dígame usted —presentéme, correctu y diglósicu.

—Mire, igual no es cosa suya, pero no puedo evitar decirlo. ¿El cartel de fuera lo han puesto ustedes?

—¿A qué cartel se refiere?

—A uno que anuncia una obra.

Tán cubriéndonos una de les dos pistes deportives esteriores y, como suel pasar nestos casos, el primer llabor que se fexo fue mangar, per fuera d’ún de los muros del institutu, un cartelón dando cuenta de la obra y del presupuestu dedicáu.

—En realidad, no —espliqué—, la obra no la contratamos nosotros, así que tampoco es competencia nuestra anunciarla.

—¡Es que está mal escrito!

«¡Coime!», pensé, «¡una persona sensible al mundu verbal!»

—Tiene una palabra que no existe en español —siguió la muyer—: cubrición.

El cartel, efectivamente, ta encabezáu, en mayúscules ostentories (acertadísimu neoloxismu que-y debemos a nun sé qué ignorante de la farándula), col siguiente testu: OBRA DE CUBRICIÓN DE PISTA DEPORTIVA. La observación nun me garraba por sorpresa: yo ya viere la metedura de pata cuando punxeron l’anunciu, asina que me permití la trampa de quedar como un Lázaro Carreter:

—Tiene usted razón… en parte. La palabra está mal empleada aquí, aunque existir, existe, pero sólo para referirse al acto de montar el macho a la hembra.

Busqué-y una dilatación incontrolable nes neñines de los güeyos, una irreprimible delación d’escándalu. Nada: encaxó’l tiru como una campeona. La paisana diba subiendo puntos na mio consideración.

—Pero, en esa frase, está mal —aneció.

—Sí, en esa frase sí.

—Pero esto es un centro docente. ¿Cómo pueden tener un cartel con errores a la entrada? —púnxose, desaxerando’l sustu.

Yo abrí los brazos, señal d’impotencia y resignación, pero ella, perru de presa de la Gramática, nun soltaba:

—¡No, no! ¡Cámbienlo!

—No podemos. Ya le digo que no lo pusimos nosotros, no es nuestro. ¡No querrá que lo rectifiquemos a golpe de espray!

—¡Pues que lo cambie quien lo haya puesto! ¿Quién fue?

—La verdad… no estoy seguro. Sería la empresa que ganó el contrato… pero igual fue la propia consejería.

—¿Qué «conserjería»?

¡Ai! ¡Que la fina estilista del idioma facía agua!

—La de Educación, claro.

—¡Y encima la «conserjería» de Educación! —repitiólo, cruelmente, p’acabar de matame les ilusiones d’una posible alucinación auditiva—. ¡Pues me voy a dirigir a ellos para protestar.

—Inténtelo —sescudí los costazos con menos fe que ganes de quitala de delantre agora que ya perdiere l’halu de la heroicidá espresiva.

Y entós fue cuando empezó lo guapo:

—¡Claro, así nos va —llamentóse ella—: ¡No sabemos nuestro idioma pero nos obligan a estudiar catalán!

La conversación garraba un rumbu nuevu y prometedor.

—Hombre… no veo la relación, señora.

—¿Cómo que no? ¿No habría que conocer bien el español antes que obligar a estudiar catalán?

El llargu brazu del catalanismu llegaba, insidiosamente, hasta la periferia xixonesa. Pusdemón, Xixón, cubrición… La cosa rimaba, yera evidente, ¿cómo nun me diere cuenta anantes?

—¡Y ahora, aquí, quieren hacer oficial también el bable! —remató la paisana.

Entendílo too, por fin. Aquella muyer nun yera nin del Círculu Lingüísticu de Praga, nin del de Copenhague, nin súbdita xenerativista de Chomsky: pertenecía a la Escuela Apocalíptica de Cherines.

—Señora, dudo mucho que la persona que redactó esa frase haya cursado nunca estudios de catalán ni de asturiano. Probablemente, sea lector de la hoja de resultados futbolísticos de los domingos por la tarde, y nada más.

—¡No, no! ¡Que ponen el asturiano oficial y…!

—Señora —atayéla—, yo soy un ferviente defensor de la oficialidad del asturiano.

Enfrentémonos nun duelu mudu de miraes. Ella acababa de tener, tamién, una revelación inesperada y desagradable. ¡Qué futuru podía esperar a la llingua española cuando l’enemigu taba introducíu nel sistema educativu hasta la cañada!

—Voy a escribir protestando por el cartel —retóme, los dientes apretaos.

—Hágalo. A la «conserjería» de Educación —acizañé.

Y dio media y abandonó l’institutu ensin dame tiempu a recomenda-y destinatariu pa la carta: «A la atención del conserje.»

Crucé una mirada col bedel, el nuestru, candidatu, na so ignorancia, a recibir la carta de protesta, que siguiere la escena dende la cabina acristalada. Pegó colos deos d’una mano nel güesu temporal del craneu. Menos mal, nun yera solo impresión mía. Con esa clase de rivales, la oficialidá yera imparable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: