Actes incompletes

La Nueva España, 12/03/18

Poner silicona nel escañu ye como querer espiar pel furacu del coxín: una incongruencia que, amás, nos dos casos acaba con un güeyu ciegu. Nun-y deseo ninguna de les dos cegueres a Mercedes Fernández (nun sé cuála de les dos más terrible y desgraciada), vaya eso per delantre, pero esta solidaridá mía contra la oclusividá nun quita pa qu’alcuentre instructives les répliques que recibió, de parte de la izquierda, la so metáfora antigüelguista. El que manda agora na FSA dio a entender que nun anda périta en sustancies pegañoses y l’amenaza comunista pidió-y que nun cobre los díes que nun va a trabayar al plenu de la Xunta, que, polo visto, yeren unos cuantos más qu’esti pasáu 8 de marzu.

Esta última insinuación llevóme a mirar les actes de los plenos celebraos pola Xunta Xeneral de Principáu, consultables na web de la institución (si eches un tiempu pa dar con elles, tamién hai que lo decir). Nes de los diez últimos plenos trescritos, que correspuenden ocho a febreru y un par d’elles a marzu, Mercedes Fernández intervieno namás qu’en tres (3). Una d’elles, la del 9 de febreru, entrugó cuestiones relatives a una posible cooficialidá del asturiano y na del día 23 quinxo saber por qué-y refugare la cámara, al Grupu Parlamentariu Popular, una llei sobre parroquies rurales. Aldeanismu a tope. ¡Cuidáu, que dicho por mi ye emponderanza! Pero nun sé si, con esa temática, va cerrar la ferida pela que sangren los votos que sorbe la nueva derecha ciudadanista, tan remocicada, urbana y cosmopolita. De toles maneres, nun sabemos si asistió a les demás, y diben ser munches perres a devolver si facemos casu de la desixencia podemita.

Echo en falta, neses actes de los plenos de la Xunta, una relación d’asistentes. Igual la señora Fernández sí ocupaba l’escañu, ensin falta d’adherente, en silenciu atentu, pigarciosu o coléricu, vaya usté a saber. Pero, qué quier que-y diga, por poner un casu d’agraviu o de modelu, según se quiera entender, les actes d’una sesión d’evaluación de cualquier institutu, con ser un actu muncho menos relevante, recueyen la nómina y firma de los asistentes amás de lo que los profesores traten. Y si algún profesor convocáu falta, tendrá que xustificar l’ausencia de manera formal, por exemplu con un papelín del médicu. Nun digo que tengamos que saber los ciudadanos, vía web, si tal parlamentariu fue al proctólogu o tal otra a la xinecóloga, pero… bah… una esplicación xenérica, como la del funcionarín d’a pie… nun sé… ¿usté cómo lo ve?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: