Una epifanía doblemente triste

La Nueva España, 12/02/18

Nel conceyu de Cangas, una mina quema embaxo la nevada. Nada diz la blanca capa callada, al aire xelón d’esti mes cumplidor, de los xiflíos y chasquíos de la combustión subterránea, el ruíu del engranaxe mineral del infiernu. Fumu y ceniza, indistinguibles na nueche permanente de la sesta galería de la mina Carbonar, despréndense y deposítense como’l precipitáu secreto d’un sueñu blancu del mundu esterior.

Muerren les mines, ¿y qué meyor manera qu’ardiendo a escures, en silenciu? Acaba una época, ciérrase una novela de Zola y el sudariu que la tapa ye la vieya Europa de François Villon, cíclicamente resurrecta, esta sí inmortal. Ún entrúgase qué va quedar d’esti tiempu, qué recreación d’esti tiempu va facer el futuru. D’equí a cien años, pasaes ya dos xeneraciones que nun tengan memoria de los derrabes mortales, del afuegu del silicosu, del vale del carbón, del economatu de Bustiello, de les tualles d’HUNOSA en colgaderu, de les vacaciones nel balneariu de Ledesma, de la canción de Víctor Manuel o de “Santa Bárbara Bendita”… cuando la tesis del mundu vuelva a ser la del druida que cuida la caña del árbol sagráu, ¿qué lectura van facer, entós, d’estos años?, ¿quedará namás el testimoniu gráficu, condenable y llamentable, d’unes cuenques degradaes urbanística y ecolóxicamente?, ¿el relatu d’una historiografía nueva y apartada de tesis polítiques d’ascendencia marxista, pa entós antigües, qu’espiece corrupciones y caciquismos de clase obrera como agora pueda facese del reináu de Pidal y Mon?

Ya nun se va quemar carbón en Lada, paez ser. Depués va toca-y a Aboño. Y habrá que ver si’l procesu de descarbonificación de la enerxía, l’aumentu del preciu de la lluz y la política sancionadora d’emisiones de CO2 de la UE nun tumba tamién la industria del aceru. Ye normal que la mina Carbonar, en Veiga de Rengos, se suicide a lo bonzo. Acábase un mundu. Yo, y perdóneme la pretensión, tuvi una epifanía a esi respectu cuando, va pocos años, morrió mio padre. Dende los 18 años, llevaba na espalda un repulgu grande, en forma de media lluna, consecuencia d’una operación que lu dexó ensin mediu pulmón, afectáu d’una tuberculosis que garró nun taller de Sama a los 15, trabayando d’aprendiz. Depués d’una vida de torneru, ya nos 70, estirpáron-y inútilmente, poco enantes de morrer, la cabeza del páncreas, y trazáron-y otra gran media lluna, esta per delantre del troncu. Cuando la vi, entendí que yera un home ente dos paréntesis: cerráren-y, en quirófanu, aquel otru que-y abrieren en 1950, acabárese-y l’arrogante plazu de gracia d’aquella otra intervención. Y entendí tamién, o paecióme entender ensin razón nin argumentu pa ello, porque eso ye una epifanía, qu’esi paréntesis que se clausuraba escedíalu a él: afectaba a la clase obrera asturiana del sieglu XX, la de la mina y la del taller. Una revelación indeseable y doblemente triste.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: