Cuestión de llimpieza

La Nueva España, 03/02/18

El Partíu Popular nun quier a Caunedo de candidatu pa l’alcaldía d’Uviéu pero a Cherines, pa presidenta d’Asturies, sí. Algo sabrá d’eso’l vicepresidente de política social y sectorial del PP, Javier Maroto, que lo dixo aprovechando una vueltina que pegó esta selmana, de casualidá, per equí y que se dexó fotografiar cola protocandidata pero non col autocandidatu… o anticandidatu…, por nun decir pseudocandidatu, hipocandidatu, lipocandidatu, necrocandidatu, paquicandidatu, tóxicocandidatu o a saber si, d’equí a poco, exocandidatu. Esi mesmu día, enterémonos de que l’Estáu va llibrar Asturies de la prohibición de cuchar la tierra. Les dos noticies, cruzaes, dan un resultáu esmolecedor: «El PP refuga de candidatu a Caunedo, que nun va tener problemes si quier esparder cuchu.»

Maroto declaró na radio que Caunedo nun daba pinta de «limpio y transparente». Pues eso nun lo puede estropiar más el cuchu. Deducimos qu’a Cherines, la candidata encontiada, sí la ve llimpia y tresparente. Bueno, nun ye d’estrañar: a mi siempre me lo abultó. De toles maneres, da que pensar que lésicu propiu de la publicidá de productos hixénicos acabe tresformándose en currículum políticu. Paez que Maroto plantea la situación del PP asturianu y carbayón como un duelu a manga y esprái ente Cuchumán y miss Proper. Cuidáu: nesa coyuntura, yo diba mirar con más respetu a Cuchumán, que tien un chisme más grande y chisca más.

Por una vez, Cherines y los comunistes (en simpática espresión de la propia candidata tresparente) del ayuntamientu d’Uviéu coinciden nel so desdén por Caunedo. El puntu afín debe ser, efectivamente, esi de la llimpieza. Rubén Rosón, conceyal de Somos, llegó a interesase, en comisión municipal d’investigación, hasta poles coses que salíen d’embaxo los colchones en casa les tíes de Caunedo, cosa que ya raspia (por nun decir roza, que diba ser peor) el trestornu obsesivu-compulsivu. Pel so llau, Mercedes Fernández, ratita presumida, lleva años barriendo la casa del PP autonómicu de conceyu en conceyu. Pero, anque agora Madrid mande a cortexala a Maroto en xusta recompensa pol so llabor infatigable, el futuru sentimental de la parexa abúltame inciertu. Tamién ye verdá qu’eso ye lo de menos: los partíos políticos practiquen, internamente, el poliamor. De toles maneres, el cortexu va depender muncho de si ella atopa, nes elecciones de 2019, la moneda d’oru cola que comprar el llacín rosa que caltenga’l romance y de qu’acierte a llenar bien la cestina de la merienda. Si non, el ratonín del cuentu conviértese en gatu traidor y… ¡ñam!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: