Voluntá de Dios

La Nueva España, 13/01/18

Anque ya va pa una selmana del sucesu, nun me resisto a comentar la noticia del Lázaro de Villabona que resucitó na morgue d’Oviedo (toponimus castellanissimus Caunedensis). Al saber que conservaba al fíu, el padre de Gonzalo Montoya Jiménez declaró a la radio: “¡Es increíble! ¡Increíble! De la vida a la muerte… ¡hay mucha diferencia!”

Pues sí: incontestable.

Al otru día, el padre del resurrectu diere ya con una esplicación pa lo increíble: “Ha sido un milagro del Señor. Ha sido gracias al Señor.”

Eclesiastés 11:5: “Los caminos de Dios son misteriosos como la sienda l’aire.”

Nesti casu, pa que Dios quinxere salvar de la radial del forense al presidiariu aparentemente muertu, tuvo que ser la So santa voluntá omnisciente, primero, que’l rapaz cayere, na candidez de l’adolescencia o de la mocedá, metafóricamente presu de conductes reprobables y de l’afición a la propiedá ayena; qu’eses aficiones socialmente incomprendíes lu emburriaren a incurrir na delincuencia col perxuiciu subsiguiente a terceros; que la policía lu detuviere y la xusticia lu sentenciare, gastando, nos trámites, una bona cantidá de perres del erariu públicu; que’l gastu continuare na prisión, esta vez literal, onde se determinó que diba cumplir los tres años de reclusión prescritos; qu’a la celda que lu acoyía entraren cocaína, heroína, barbitúricos y jachís, sustancies toes elles qu’apaecieron na analítica que se-y fexo en resucitando, según contaron estos díes los papeles; que’l Gobiernu d’España decidiere recortar gastos de personal en prisiones, acumulándose así, el vienres, el repartu de pastilles correspondiente a tol final de selmana; que tres médicos de la cárcel tengan que se romper la cabeza agora pa esplicar cómo pudo ser que certificaren una muerte que nun fue (un conseyu de funcionariu que se solidariza: nun se desdigan de lo firmao, apelen al milagru, como’l padre: a fin de cuentes, si acaben por denuncialos, la xusticia cola que van tratar ye la española); que la Guardia Civil disponga un retén nel HUCA pa custodiar al resurrectu en vez de tar disponible pa otru serviciu difícilmente menos importante; qu’un abogáu con instintu (pónga-y usté l’axetivu que quiera al sustantivu) tea dispuestu a pedir responsabilidá patrimonial a l’Administración polos fechos sucedíos, lo que quier decir más perres del erariu públicu tiraes al regatu que se va faciendo Nalón; y, finalmente, que les autoridaes penitenciaries tengan que se poner a perder el tiempu, a cumplimentar y mover papeles y vaya usté a saber si, tamién, a buscar una cabeza de turcu pa cerrar, con un suspiru de descansu, esti casu de comedia.

Si esto ye la voluntá de Dios, complíca-yos la vida a unos cuantos y salnos cara a toos. Pero… la sienda l’aire.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: