La lloba de Rozaflor

La Nueva España, 12/12/2017

Yo, a los noviembres y diciembres, nótome gachu y sentimental. Agudízaseme, entós, la sensiblería animalista de la que soi víctima, en realidá, tol añu. Miro, dende detrás de la ventana casera y afayadiza, mui a gusto y calentín, cómo la lluz ictérica de los homes va prendiendo en mil átomos desiguales peles calles moyaes, cómo asonsaña fríamente al Sol que se volvió folgazán col correr del añu, pienso nos montes anochecíos, solitarios y xelaos baxo’l mantu de la escuridá y, tresfiriendo (tontería ridícula d’urbanita, ya lo sé) mieos y padeceres humanos a aquella xente de pelo duro que pisa de cuatro pates, callandino y cola neñina del güeyu dilatada, vegues encharcaes y carbayeos cuestos, duélgome del xabalín estrocín, del osu pigarciosu, del esguil furaquil y hasta del llobu ensin rima.

Miento: llobu rima con bobu. Paez mentira que lo escaeciéremos, una cosa tan evidente que nun había paisanu que nun lo supiere naquella Europa verdadera anterior al fumu de carbón. Como pasa en cualquier familia, la intelixencia nun se repartió equitativamente ente los primos cánidos: el perru pragmáticu y el raposu espabiláu quedárense colos tres tercios. Los francos llamaron Renart al raposu y contaron mil tomadures de pelo que-y armó al llobu Ysengrin: robó-y los xamones que guardaba en casa, apresólu pel rau nel ríu xeláu y hasta lu fexo cornudu cola lloba Hersant.

Hersant, Harisinda, anda estos díes alredor d’Avilés, y per ellí, como la literatura medieval francesa nun ye tema de conversación, punxéron-y «la lloba de Rozaflor». Dedícase a corar oveyes y failo con tantu aciertu que tien espantaes y revueltes a les autoridaes de tres conceyos. Los alcaldes de Candamu, Illas y Les Regueres píden-y por carta a la viceconseyería de Mediu Ambiente que faiga algo pa para-y les pates a Harisinda. Contratar a Renart nun ye una opción: el mundu cambia pero él sigue siendo anarquista.

Lo que más indigna d’Harisinda, o d’Ysengrin, ye la incontinencia sanguinaria. Pa comer media pieza, sacrifica un rebañu enteru. Los biólogos espliquen qu’esa zuna quéda-y de la última glaciación, cuando Europa yera una fresquera hasta l’altura de Valencia de Don Juan y la carne, abandonao al fresco, nun apodrecía. Los paisanos, post-glaciales, abrieron cuenta nueva col Holocenu y acusen al llobu de crueldá, ensin más. De les oveyes nun hai opinión documentada pero, como herbívoru cristianu que son, suponemos que suspiren y perdonen.

Yo digo que la vocación matachina de los llobos tampoco tien que nos estrañar tanto a les persones porque coxicamos de la mesma pata, que se llama consumismu, “lato sensu”. Cualquiera que gastare unos pocos díes nun hotel de Benidorm o de Salou a pensión media o completa puede acreditar la voracidá alimenticia del pensionáu estándar. Avanza, d’espositor n’espositor de comida, ensin dexar presa pal siguiente depredador. Yo vi un turista, vestíu con un polo Ralph Lauren, que, cuando se llevantó de cenar, llevaba’l caballu muertu en pechu, achapláu embaxo’l pesu del xinete y, na mesa, quedaba tovía comida abondo como pa echa-y la culpa del desastre de la caballería británica en Balaclava.

Nun ye mui distinto, abúltame a mi, lo de la lloba de Rozaflor y los sos conxéneres. Una y buena vencen el cierru que guarda les oveyes, bufé llibre. El que nunca pecare d’esi viciu que tire la primer piedra, paisanu o ecoloxista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: