Disparando a les llargateses

cartel polesu

Seré yo (claro que soi yo, seguro), que nun veo, nel cartel qu’anuncia la Oktoberfest polesa, les razones d’alarma y escándalu que sí ven los conceyales de Somos y d’IU, pa los que «atenta gravemente contra la igualdad y ofende a las mujeres», amás de que les característiques del anunciu «perpetúan y fomentan los estereotipos sexistas que son la base de la violencia contra las mujeres».

Si se quier torcer el focicu pol eventu, abulta causa bastante lo innecesario d’otra fiesta foriata, desvinculada de los ciclos agrarios del país, copiada al serviciu del continuum consumista. Pero gravedá sexista o fomentu de la violencia contra les muyeres, si los hai nesti casu, a mi escápenseme. Ya lo sé, nun ignoro que puedo resultar sospechosu: un paisanu nesa etapa de la vida aceleradamente fuxitiva que la delicadeza social designa como «mediana edá» y que precede a esa otra, pa la que ya nun esisten paños calientes, que s’espresa cola etiqueta despectiva de «viejo verde». En fin: contra la bioloxía lluchen namás los fatos y fatu hai que ser, tamién, pa espresar opiniones que nos mazcariten biolóxicamente. Asina que:

Yo, l’únicu fantasma que soi a ver nel cartel de la Oktoberfest de La Pola ye’l del aburrimientu. La semeya ye un bostezu gráficu. Quiero pensar que ta sacada d’ún d’esos repositorios impersonales d’Internet onde lo que más se valora ye un enfoque nítidu. Por dir descartando coses, nun fui a atopar nella matiz sexual indecente que pudiere alterar al padre Escrivá de Balaguer nin siquiera nos sos díes de más estricta penitencia pascual (a nun ser que te pongan verracu les puntillines y los bordaos camiseros a consecuencia d’alguna imprevista visión colorada escucada per casa nes inocentes carreres de la infancia, pero desconozo les biografíes de los conceyales polesos como pa tener camientos a esi respectu). Pulcritú de tendera conforme a norma ISO ye lo que tresmite la neña que nos apurre les cerveces. Y nel fondu borrosu, ente castañales de les Indies, apreciase la violencia d’un congresu de pedagogos LOMCE.

Dizlo la indumentaria: la rapaza, de polesa tien poco, ye una inmigrante bávara que s’esfuerza por integrase na sociedá sierense, por ser un miembru (umm…) productivu y cotizante. ¿Refuerza esta imaxe los estereotipos femeninos? ¿Contribuye a encaxellar a la muyer nun determináu rol laboral denigrante, xenéricamente discriminatoriu? Nun sé: d’un llau, a mi los/les camareros/es nun me paecen casta paria, gústame que me tuteen y que charren comigo con confianza, nun sufro d’ínfules de señoritu distante que ve un sirviente asociáu a cada bandexa y a cada servilleta; d’otra, yo nun asocio necesariamente mostrador a muyer, casi veo más camareros que camareres per onde paro (tamién ye verdá que suelo salir de día: igual los conceyales esmolgaos tienen otru horariu o visiten otros locales, qué sé yo).

Y, a fin de cuentes, ya sabemos que, cola perspectiva actual, resulta inxusto, triste y un estereotipu sexista, por exemplu, que les institutrices decimonóniques fueren siempre muyeres (y muyeres, pa encima, condenaes a la subordinación, la humildá y la soledá), pero eso nun ye razón pa que los rapacinos nun puedan ver «Mary Poppins» amás de «Pipi Calzaslargas»… nun sé si m’esplico.

Que’l sueñu de la razón produz monstruos. Que, si gastamos la munición disparándo-yos a les llargateses, nun nos van quedar bales pa cuando lleguen los cocodrilos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: