Razones pa marchar d’España

La Nueva España, 30/09/2017

«Si hay algunos que no están a gusto viviendo en España, pueden buscar otro país que les acoja.» Son palabres recientes de Gabino de Lorenzo, delegáu del Gobiernu español n’Asturies. Dexando pa prau la ofensa gramatical que supón el leísmu, la propuesta de don Gabino tien una vuelta rompedora, positiva: si tolos ciudadanos descontentos con España-y fixeren casu a De Lorenzo, el país podía llegar ensin esfuerzu a una situación de paru cero, más tovía, al pluriempléu obligatoriu y por decretu pa los pocos que quedaren residentes. Porque les categoríes d’afectaos pol desafectu son múltiples, van alluendi del fervor nacionaliegu catalán: tán los republicanos, los laicistes, los antitaurinos, los amantes del silenciu…

Yo mesmu, si me pongo a numberar toles partes, aspectos, coses y facetes d’España que m’ofienden, tengo falta de munchu más espaciu del que me facilita esta columna. Por poner un casu, nun me gusten les provincies de Badajoz o Murcia. Nun me gusta’l desiertu de Los Monegros, tampoco la ciudá de Huelva o’l barriu del Monte Naranco, con tanta cuesta p’arriba y p’abaxo. Nun me gusten los arrebatos de les procesiones de Selmana Santa (nacíes pol esfuerzu de camuflar sangre morisca o marrana), los sanfermines navarros, los moros y cristianos llevantinos, la voracidá pulpera gallega, el Rocío andaluz o’l día de la Santina nuestru. ¿Y los premios Príncipe / Princesa d’Asturies? ¡Una enervante tontería protocolaria! Espántenme les mantilles tenebroses y los caperuchos kukluxklaneros de les cofradíes. Indígname la bobada foriatera de poner un pañuelu alredor del pescuezu na fiesta de Les Piragües (¡Dios, Les Piragües…!). Pónenme los pelos de punta les talles polícromes del barrocu castellanu contrarreformista, técnica virtuosa al serviciu del espantu. La Dama d’Elche véola como un muñecón y la obra de Dalí, un timu. La jota, pal que-y preste. El flamencu repúname hasta la voltura y la sardana fáiseme un coñazu insoportable. Del chistu, nun me merez la pena nin falar. La zarzuela, en xeneral, caime como una patada na tripa. Nun puedo pasar de la tercer páxina de les noveles de Pérez Galdós, toi naguando pola xubilación namás que pa poder llibrame de la condena anual que me supón Los santos inocentes, y los esquisitos de la Xeneración del 27 déxenme fríu como un tocín. El cine casposu de la Transición paezme porno social. Resúltenme antipáticos los Reis Católicos y tola so descendencia Habsburgo, y otro tanto Felipe V y tola so descendencia borbónica, lo mesmo la lexítima de los sepulcros de Trieste que la ilexítima que permanez nel tronu en Madrid. Nun tengo’l menor apreciu pol legáu árabe hispánicu, y el Cid, depués de dedica-y les pertinentes lectures profesionales, preséntaseme como’l xefe d’una banda de matones mercenarios, racista y avariciosu (y, a too esto, independentista). Les maneres empalagoses y afeminaes que son marca profesional del cleru español (probablemente del cleru universal) prodúcenme un noxu insuperable. Nun me gusta’l Real Madrid, tampoco el Barça. Ofiéndeme esa afición castiza y paleta poles banderes, lo mesmo me da que representen a un equipu de fútbol, al Reinu, a una rexón, a un partíu políticu, a un bancu, a una cadena de gasolineres o al orgullu gay. Pónenme frenéticu la impuntualidá española, el supuestu «gracejo» andaluz o la babayonería playa. Y les voces: ¡esa puñetera zuna de les voces! Nun soi pa col ruíu ambiental d’esti país incapaz de la introspeción. Los canales de televisión n’abierto son un delitu y los de pagu, una estafa. L’atrevimientu col que gran parte de los ciudadanos presumen d’agrafía tenía que tar penao nel códigu legal. Nun puedo cola presunción característica de los ricos nin cola dignidá hipersensible de los probes. La desvergüenza y la combayonería rastrera pa colos líderes que demuestra la clase política (con alguna digna escepción) ya va tiempu que me quitó les ganes de votar. Atáquenme la vista’l traxe ridículu de los toreros y la oreya, los clarines y timbales. ¿Qué puedo decir del disgustu estéticu que me producen les places de toros, en particular esti pegote fuera de sitiu que tenemos en Xixón, o los perfiles vacunos d’Osborne nes carreteres asturianes? ¡Y qué ascu les berenxenes en conserva d’Almagro! Y… y… y…

Pero, si me tengo que quedar con algo d’España que me resulta insuperable, absoluta y radicalmente indixerible, son los delegaos del Gobiernu enguizaores, como Gabino de Lorenzo, que mira tu que tranquilu taba yo n’España enantes d’empezar a escribir y, agora, ya me toi entrugando por qué coño nun faigo la maleta y cuelo camín de… qué sé yo… d’Andorra, que ye una Cataluña en pequeño y ensin tonteríes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: