Sentar el culu

La Nueva España, 02/09/2017

Publicada la sentencia del casu Marea, paez que ya se puede contar:

Yo encargábame de la biblioteca del institutu onde doi clase (esto yera poco enantes de salir a la lluz tol asuntu). Un día, el director entrugóme, estrañáu, por una cantidá importante de meses y sielles poles que s’interesaba la conseyería. ¿Acordábame yo de cuándo pudieren llegar?, ¿sabía ónde taben? Non, yo nin m’acordaba nin lo sabía. ¿Seríen seguro pa la biblioteca?, púnxime. Seguro, non, pero, ¿ónde metes unes decenes de sielles y meses si ya tienes les aules amueblaes? Pero’l mobiliariu de la biblioteca yera estable tamién, argumenté, llevaba años ellí… Dímos-y vueltes a tol centru buscando sielles y meses fantasmes de les que, polo visto, hasta esistíen papeles qu’acreditaben la entrega y recepción por parte del institutu. Tengo que confesar que la cosa yera poco prestosa porque, si nun les atopabes, quedabes delantre l’administración interesada como un incompetente incapaz de rexistrar y localizar un envíu de material de bultu notable, con pates pero inánime pa desplazase a voluntá y xugar al esconderite. Dos díes nos llevó rendinos y declaranos culpables. L’administración nun gurgutió. Qué raro. Al poco, arreventó’l casu Marea nos papeles. ¡Amigu, andaben tres d’ello! Descansemos: nun yéremos incompetentes, yéremos gilipollas.

Yo nun sé si nel Tribunal Superior de Xusticia d’Asturies tamién compraron sielles y meses a Igrafo o a Almacenes Pumarín. Nun ye una posibilidá despreciable. Tengo pa mi qu’usté, yo o cualquier asturianu tuvo’l culu, alguna vez, en contactu con un asientu facturáu por eses empreses. Ningún nos llibramos del tratu ñalgal (anal dependiendo de la postura y la constitución de caún) con Almacenes Pumarín o Igrafo. A saber si esa yera la circunstancia na sala del tribunal onde los agora condenaos asistieron al procesu, a saber si xueces, abogaos y sospechosos nun sedíen sobre’l beneficiu d’eses empreses. Nun hai nada que protestar a esi respectu: diba ser una sedencia acorde colos principios de la Física: una masa a la qu’un tableru horizontal-y reprime la pasión gravitatoria. Eso val unes perres, ye correcto pagalo. Si, contra l’escepticismu popular espresáu nos foros internautas estos díes, los reos culpables acaben ingresando en Villabona, pueser que tamién ellí les posaderes-yos alcuentren acomodu, nel refectoriu, na biblioteca o na capiella (dos d’ellos, polo menos, son xente d’ilesia), en bancos d’Igrafo o d’Almacenes Pumarín reales y sólidos como los barrotes de les ventanes.

Pero les sielles que llegaron y nun llegaron al institutu onde yo trabayo queden, pa siempre enxamás, por estrenar. Miento: problablemente les usen estudiosos espíritus cándidos, anxelicales, invisibles como elles, que, inconscientes del final penosu d’aquellos píos proveedores de material empireu, siguen esperando, ilusionaos, pola pizarra dixital.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: