La peste

La Nueva España, 25/08/2017

Desfecha la banda criminal de Ripoll, llega’l tiempu de los opinadores y de les espiculaciones. Tertulianos polivalentes denuncien responsabilidaes en complicidá tendenciosa col públicu de según qué cadena televisiva o radiofónica. Los medios, atentos, aprovechen cada tanxente humana que pueda ampliar les llendes de la noticia.

La onda llega hasta Asturies. Les cámares visiten centros de rezu musulmán abiertos nel país y entrúgase a los responsables qué criterios se siguen pa contratar predicadores. La prensa reproduz pintaes antimahometanes, fresques del día nes paredes de les nuestres villes. Y n’Internet, esi poderosu archipiélagu d’alderiques efervescentes, engárrense, otra vez, la progresía d’inconsciente raigón cristianu, amante del mea culpa, que carga al llombu occidental les responsabilidaes de toles inxusticies del mundu, y el covadonguismu partidariu d’una preventiva desparasitación foriaticida de la llosa astur.

Les voces son munches, tantes que ye fácil supone-yos más aire que sustancia. Procede buscar una intelixente, sensata, iluminadora, y pa eso fai falta apartase del guirigái inmediatu. Yo apártome setenta años, hasta la fecha en qu’Albert Camus publicó una gran novela, «La peste». Abúltame que merez la pena lleer los dos últimos párrafos de la obra a la lluz de los acontecimientos d’estos díes. Déxeme que-y refresque l’argumentu: la peste apodérase d’Orán. Clausúrase la ciudá pa evitar l’espardimientu del mal extra muros. La vida na ciudá, como ye de suponer, altérase radicalmente. Un médicu, Bernard Rieux, ayudáu por un puñáu de colaboradores, conságrase a combatir l’andancia con pocu ésitu. Por fin, depués de munchos meses, de manera tan imprevista como españó, la peste desapaez y la ciudadanía invade les calles pa festexalo. Y remata Camus, refiriéndose al so personaxe, Rieux:

«Pero sabía, de toles maneres, qu’esta crónica nun podía ser la de la victoria definitiva. Nun podía ser más que’l testimoniu de lo que fexo falta cumplir y de lo que, de toes toes, diben tener que cumplir tovía, contra’l terror y la so arma incansable, pesie a los sufrimientos personales, tolos homes que, non pudiendo ser santos y refugando admitir les plagues, esfuércense, con eso y con too, por ser médicos.

»Oyendo, sí, los gritos d’alegría que subíen de la villa, Rieux yera consciente de qu’esta alegría taba siempre amenazada. Porque sabía qu’esti xentíu folixeru ignoraba lo que se puede lleer nos llibros: que’l bacilu de la peste nun muerre nin desapaez nunca, que puede quedar décades apigazáu nos muebles y ente la ropa blanco, qu’espera pacientemente nos cuartos y que, pueser, vendrá’l día que, pa desgracia y aprendimientu de los homes, la peste despierte les sos rates y les mande a morrer a una ciudá feliz.»

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: