Ún de los nuestros

Por culpa del bloquéu de cuentes bancaries impuestu pola xusticia, la familia de Fernández Villa nun tien nin pa comprar un richi, protesta l’abogada del sindicalista. Pues nun sé cómo va cobrar ella. Vaya. Menos mal que, p’atender estes situaciones de necesidá, esiste’l Montepío de la Minería, que nos va evitar una penosa semeya en prensa del clan faciendo cola na Cocina Económica. ¡Qué triste ye ver cómo se dan la mano la miseria y l’ancianidá! ¡Y colo qu’él fue! Una vida de película la de Villa, sí señor. El delator, según guión de Gómez Fouz; Desmadre a l’asturiana, esa vímosla toos; y, d’estrenu, El gran Villowski. Estos díes, observándolu movese con pasiquinos inseguros del coche pal xuzgáu y del xuzgáu pal coche, el cazu pingón y la vista perdida, ún piensa en filmes crepusculares de boseadores sonaos que, nun tiempu, tocaron el cielu colos guantes y, años depués, atropen colilles con deos artríticos a la puerta d’un ximnasiu de barriu degradáu. Sic transit gloria mundi.

Estes situaciones decadentes, tengo yo pa mi, son consecuencia de pasar de la fesoria al Iphone más rápido de la cuenta. Faen falta, como mínimo, tres xeneraciones pa volvese ricu ensin perder la chapeta. Avísolo por si se da’l casu de que me tea leyendo algún noviciu nel exerciciu de l’apropiación indebida, cosa improbable, ya lo sé, porque’l perfil tipo nun suel incluir, ente los sos atributos, l’afición a la lectura. Esa fue otra de les intuiciones de Villa. Acuérdese usté de cómo-y prestaba sacar llibros a airease. Ensobacábalos, embocaba una pipa intelectualoide (la cosa yera rellenar cavidaes corporales) y presentábase en cualquier actu públicu a dictar el futuru con esi aire faltón que ye marca de los grandes homes (véase l’actual Casa Blanca). Villa esforzábase en paecer cultu, lleíu. Algo gusmiaba él de que’l poder divorciáu del pensamientu llama al rencor y/o a la risa. Ye fácil suponer que la segunda opción-y resultare más dolorosa que la primera, seguro que la única dolorosa. De toles maneres, fracasó nel intentu. Había que ser mui incondicional d’él pa imaxinalu nun sillón d’oreyes, una escurecida serondiega, pasando, reflesivamente, les fueyes de Historia de la decadencia y caída del Imperio Romano. Con aquella pipa na boca y los llibros embaxo’l brazu, Villa yera una especie de Joe Pesci, el de Casino, disfrazáu d’Ortega y Gassett: nun colaba.

Un personaxe, Fernández Villa. Enxuícialu agora l’Estáu nos tribunales y enxuiciámoslu los ciudadanos en chigres, oficines y talleres, igual hasta nel tayu la mina. Hipocresía. Villa nun salió d’un güevu Kinder. Hai que se parar a pensar cómo fue posible qu’alguién como él, ensin mayores méritos de guerra nin un gran desarrollu intelectual, llegare a detentar el poder del que dispunxo, un poder como pa poner presidentes n’Asturies (esta vez nun fai falta mirar pa la Casa Blanca: tan cerca nel espaciu como nel tiempu) y pa facer gachar la cabeza a ministros d’España. Pero, ¿qué argumentos lu respaldaben? ¿Qué aire propiciu emburrió’l globu nel qu’ascendió a los cielos Fernández Villa? ¿Qué ola oportuna surfeó? Les d’él nun fueron fazañes d’héroe clásicu. Toos fuimos colaboradores: unos, quedando a deber tal prexubilación, tal reconocimientu d’una minusvalía duldosa o tal colocación d’un fíu; los demás, mirando pa otru llau. La so trayectoria personal fue una obra colectiva de dimensiones estraordinaries, autonómiques o nacionales, según lo quiera entender usté. Villa yera, y ye, ún de los nuestros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: