A bailar

Entós, si nun s’enquivoquen los investigadores de la Guardia Civil, el precipitáu de la trama Hulla acababa depositando na caxa fuerte d’un chigre de Pola L.lena propiedá de Juan Antonio Fernández. Un chigre non, perdón: una vinoteca, términu muncho más elegante, ¡ónde vas parar, si hasta tien un helenismu! Sí: el sufixu –teca, –theke en griego, que significa «caxa». Nel Nuevu Testamentu, que como usté sabe ta escritu en griego, úsase la palabra «mammón» pa referise a la riqueza codiciosa. Asina que, na Pola L.lena, Juan Antonio Fernández tenía una vinoteca con una mamonteca dientro.

La vinoteca de Fernández (o la mamonteca de los Fernández y Cía., a saber) llevaba años organizando una Feria de Abril na pola. Esti 2017, los organizadores tresladaron la fiesta al recintu ferial del mercáu de ganao porque’l local quedáre-yos pequeñu, pero, n’ediciones anteriores, la fiesta entamábase en casa, na propia vinoteca. Había grupos de baile sevillanu, cante flamencu, caballos andaluces, misa y coru rocieros, cortadores de xamón, xarrés y traxes de xitana, chaquetuques curties, botes camperes… ¡Qué prestoses debieron ser aquelles primaveres andalusís al pie de la caliza cantábrica! Algún cliente familiar (redundancia latina) arimaríase a la barra abriéndose pasu ente sombreros cordobeses y abanicos y pediría, chisgando un güeyu…

—¡Quiyu, un finu, ho!

Asina, con finales en –u.

Y, al tiempu de pagar, posaba na barra un sobre reventón como los claveles más guapos de la rivera del Guadalquivir.

¡Ole!

El sobre, que nun pedía vuelta, pasaba volao pal interior de la mamonteca, que, nel momentu d’abrise, dexaba colar el «jaleo» de fondu o, si acasu l’ambientación del momentu yera más racial, algún «quejío» esgarráu. Un instante fugaz, porque ya se clausuraba otra vez la caxa sellando en sombres la nueva aportación a la comunidá d’emprendedores de los del Monte (Pío).

—¿Qué ye esta escuridá? ¿Ónde tamos? —entruguen, con un filín de voz, los billetes novatos.

—Na tripa del raposu, onde nunca llueve nin nieva —búrlase un abate Faria de 500 euros, canosu y afelpeyáu, residente telarañón del fondu que ya vio abrir y cerrar el contenedor munches veces.

El xaréu de la Feria trespasa la chapa d’aceru fechu un murmuriu:

«A bailar, a bailar, a bailar, / todo el mundo a bailar, a bailar, a bailar…»

—¿Qué xente ye esa? —tiemblen los nuevinos.

—Los del nuevu Califatu —gruñe, cenizu, el veteranu.

Un grupu de prubitinos de venti euros, escepción prisionera, asóciase espontaniamente y entonen, acobardaos, lo que quier ser telón sonoru que calle l’amenaza esterior:

«En el pozu Maria Luisa, / trianlará lará, trianlará, / morrieron cuatro mineros…»

Pero’l rival ye guerreru, nun se da:

«Baila, que siga la alegría / de noche y de día / con las sevillanas…»

«Traigo la camisa roja, / trianlará lará, trianlará, / de sangre d’un compañeru…»

«El claver encendido / y el oro fundido / donde el vino fino se bebe…»

«Mañana son los entierros, / trianlará lará, trianlará, / d’esos pobres compañeros…»

«No digas disparates / con el chocolate / déjame que siga bebiendo…»

«Trianlará lará, trianlará…»

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: