¡Guau!

La Nueva España, 03/06/17

Los lladríos

La bronca del zapatu

 

La familia de Fernández Villa declaró sentise indefensa delantre d’esta segunda truñida xudicial etiquetada como «Operación Hulla». Cosa chocante cuando-yos entra per casa una abogada que, si nun muerde, polo menos lladra. Ana García Boto contestó con cuatro «guaus» a la prensa que-y metió los micros pel focicu (permítaseme’l coloquialismu, tan a cuentu nesti casu) de la que salía, azotada, del domiciliu de los clientes desamparaos el día que lu tomó la Guardia Civil. Últimamente, paez que García Boto anda siempre mui, mui azotada: hai que tener cuidáu con eses coses, nun se dexar llevar, que, depués, págalo la salú.

—Ana, ¿nos puedes decir algo?

—¡Guau! ¡Guau! ¡Guau! ¡Guau!

Estructuralista irrecuperable como soi (cúlpese a aquella camarilla que campaba pela facultá de Filoloxía allá pelos 80, con Alarcos a la cabeza), nun fui quien a resistime al retu comunicativu de García Boto. La forma,’tis incuestionable nesti casu, diz más que’l conteníu: lladra pa que la entiendan, ergo son perros. Asina que garré en cuellu a Noega, la westy que convive comigo, punxímonos delantre l’ordenador y pasé-y un puñáu de veces el vídeo de l’abogada lladradora. Noega nun demostró gran interés y yo saqué en consecuencia que nun se taba produciendo un procesu comunicativu eficaz. García Boto nun domina’l códigu canínu del lladríu. Nun digo nada: hai que ser una auténtica perra pa llegar, nin siquiera, al B1 nesi carné de llingües. El bilingüismu intermamíferu’tis competencia perdifícil, limitada a algún santu italianu. Amás, los fonemes del perrés son tan gráficos como sonoros: les postures qu’adopta’l rabu son tildes, espíritus ásperos o suaves que maticen la espresión. Y Ana García Boto ta incapacitada pa mover el rabu. Tocante al conteníu, lladra-yos a los periodistes fue un intentu interesante pero condenáu al fracasu.

Nun sé, pero esta señora ta faciendo coses mui rares. Usa términos malsonantes («¡Todo lo que habéis hecho en el juicio anterior es joder!»), sescude amenazadoramente zapatos estaconaos delantre les cámares y da a entender qu’en xuzgáu trabayen delincuentes. Lo mesmo ta preparando una estratexa pa saltar del barcu que naufraga o igual ta descubriendo’l miel de la popularidá telecinquil, andancia galopante nesti tiempu del que nos toca ser espectadores.

Algo d’eso hai, seguro. Repase usté, n’Internet, los vídeos de García Boto y verá cómo los rapazos (casi toi por escribir rapacinos) de los medios de comunicación persíguenla, micru per delantre, dirixéndose a ella con un tutéu inaceptable, denigrante, inxustificáu nel contestu de la noticia, como si’twere una cornífora o cornígena cualquiera de les qu’ataquen, a base de voces barriondes, esparabanes y tintes pal pelo, tolos sentíos a fecha d’hoi susceptibles de teleagresión.

—Ana, ¿nos puedes decir algo?

—Atiéndenos un segundín, así no pasa esto…

—Ana, ¿por qué estás tan enfadada?

Pero, claro, si ella-yos da pie…

—¡Guau! ¡Guau! ¡Guau! ¡Guau!

 

 

Advertisements

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: