Reciprocidá en crisis

La Nueva España, 26/12/2015

Fernando Lastra y yo fiximos el ridículu esta selmana, él como parlamentariu y yo como xefe d’estudios, pero los dos pola mesma causa. Póngome d’exemplu.

Por incumplimientu de determinada norma del institutu, el miércoles 23, día d’entrega de notes, trexéronme al despachu un alumnu d’un ciclu formativu. Como siempre nestos casos, pa la reconvención adopté’l tratu d’usté (amás del idioma castellanu: que los puristes me llamen diglósicu si quieren, pero una opción más autóctona, nos barrios del sur de Xixón, limita les posibilidaes comunicatives con menores de cuarenta años). L’alumnu aneciaba en tuteame.

—Tráteme de usted, si no le importa —pedí-y, foscu.

—No me sale.

Nun m’estrañó: nun-y sal a casi ningún rapaz de los que pasen per xefatura.

—Pues haga lo posible por que le salga. Es cuestión de reciprocidad. Hay que saber hablar como procede en cada momento.

—A mí no me parece que hable mal por tratarte de tú. Es cosa de la generación a la que pertenece cada uno —prevocóme, sonriendo irónicu.

—Está equivocado —púnxime cabezón—. No es cuestión de años sino de reciprocidad, le repito. Si le hablo de usted, debería corresponderme con el mismo trato. ¿Cuántos años tiene?

—Veintidós.

—Pues, con veintidós años, ya es tiempo de saber cómo hay que tratar a la gente, joder…

Fue un joder piquiñín, esfamiáu, de cura desesperáu que nun ye quien a mete-y el catecismu na cabeza de torollu al fíu del campaneru… la vergüenza de los joderes. Pero l’alumnu tuteador agarróse a él:

—¡Me pides educación a mí y dices «joder»! —apuntóme con deu acusador.

Lo siguiente (la subida de tensión del xefe d’estudios, el berríu autoritariu y la espulsión fulminante del despachu) evíto-ylo porque nun vien a cuentu.

Razone usté (o tu) comigo: si yo quería facer pedagoxía lingüística o urbana, l’alumnu vivió, estrictamente, una engarrada xeneracional qu’amazcaritaba otra xerárquica de fondu. Nun podemos decir que s’engañare. Sabe que’l Tiempu, que quita y pon la razón en tolos conflictos, ta de la parte d’él. Los trenta años d’edá que lu separen de mi son trenta victories futures del «tú» sobre’l «usted». Que la casta (representada, nesti casu, pol xefe d’estudios, servidor d’usté) apele a la reciprocidá delantre un revolucionariu gramatical xuvenil ye vergonzoso, patético, un reconocimientu implícitu de debilidá, de causa perdida. Igual, hasta m’hereda’l despachu’l día de mañana, vaya usté a saber.

El miércoles, na Xunta Xeneral del Principáu, nuna sesión bronca, gafa, el pesoísta Fernando Lastra pidió-y al podemita Emilio León respetu recíprocu. León tuteare al Gobiernu: «Ponte a currar ya que no renuncias a tus privilegios.» Lastra retrucó-y con un clásicu televisivu: «Respéteme como yo lo respeto a usted.» Amigu Lastra: cuando alguién goza del respetu de los demás, nun fai falta que lo pida; cuando lo pide, humíllase siempre, nun lo va llograr. Apelar a les formes de la cortesía tradicional tien un mercáu cada vez más pequeñu, más caducu, reumáticu, bronquíticu, artríticu y prostáticu: n’estinción. Y, ente los nuevos y áxiles depredadores d’olfatu finu que s’introduxeron va poco na, hasta agora, pacífica sabana política astur, una demanda como esa val namás que pa identificar al ñu vieyu, al primeru al que-y van espetar el canil. Venti años-y saca usté a León, venti derrotes futures, como les míes col alumnu irreductible. Amigu Lastra: ta fechu usté un xefe d’estudios en crisis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: