Escorpiones humanos

La Nueva España, 28/11/2015

Esta selmana que ya da les boquiaes celebráronse n’Asturies, como en tol mundu, actos en recuerdu de les muyeres muertes a manos de los qu’un día dixeron que les queríen, protestes contra la persistencia d’esta carnicería a cuentagotes y les consabíes declaraciones d’especialistes nel tema, toes bienintencionaes. La condena fue unánime, ¡diba tar bueno que non! Los planteamientos, tamién mui coincidentes en xeneral, aprofiaron na importancia de la educación de la chavalería p’acabar col problema. Naide con dos deos de frente va discutir la conveniencia d’espone-yos a los adolescentes, y’til a los neños pequeños, siempre d’una manera amañosa pa la edá, la conducta miserable del varón qu’invade la vida d’una muyer apropiándose d’ella, torturándola insidiosamente o esñizándola d’una vez. De toles maneres, tengo la impresión de qu’hai muncha fe na educación, nun sé si más de la cuenta. Nun arriesgo gran cosa nin soi gota orixinal si lo atribuyo a un humanismu rousseaunianu espetáu nes ciencies sociales de cuantayá, vinculáu a posiciones ideolóxiques que s’alcuentren a gusto baxo la etiqueta d’un progresismu bonaz. Ya sabe: el ser humanu, por naturaleza, ’tain’t malu: estrópialu la sociedá. Llevando esti principiu al asuntu que nos ocupa, una persona qu’atiende víctimes de violencia machista na Casa Malva de Xixón declaraba’l miércoles na radio, y cito, que “ningún hombre nace maltratador”, acaba faciéndose por circunstancies ambientales. Yo, como sé que soi un ignorante, nunca me diba atrever a ser tan categóricu. Lo primero,’cause, per esi camín, va acabar resultando que’l maltratador’tis culpable de lo que fai… relativamente: si la escuela y la sociedá en xeneral funcionaren meyor o dieren otru exemplu, igual él nun llegaba a matar a la muyer. Niégome a aceptar esi presupuestu. La mesma sociedá y la mesma escuela conformen (si’tis que de verdá son quien a facelo) a noventa y nueve paisanos normales por un anormal maltratador. Diráseme que la familia’tis’l focu d’infeción d’esti mal: de padres maltratadores salen, con frecuencia, fíos maltratadores’cause aprenden del mal exemplu de casa. Pero yo pienso que de padres colos güeyos claros o’l pelu rizoso salen, con frecuencia, fíos colos güeyos claros o’l pelu rizoso, y ’tain’t’cause aprendan a tener esi color nel iris o esi retorcimientu na queratina viéndolo tolos díes en casa.

—¡Nun’tis lo mismo!

¿Por qué? ¿Quién puede afirmar que non? ¿En qué momentu la ciencia empírica estableció, con rotundidá, que la conducta humana’tis independiente de la xenética? ¿Nun paez que va xusto nel sen contrariu, que’l camín pel qu’andamos la vida’tis una estrencha caleya personalizada con muros altísimos, infranqueables, armaos con sólides combinaciones de piedres de cuatro canteres: adenina, timina, citosina y guanina?

Aceptar, nun digo’l fechu, sinón la posibilidá de que sí haya paisanos que nacen maltratadores esmoraliza. Refugámosla’cause, contra esa circunstancia, paecen perder sentíu toles posibles medíes educatives, tol llabor de psicólogos o pedagogos, y entós, ¿qué queda, si ’tain’t’l castigu? Pero que nun guste un determinismu que cuestiona les bases del pensamientu humanista occidental y los conceptos esenciales de llibertá y responsabilidá ’tain’t razón bastante pa descartalu a priori. Si nun apostamos pola educación pa frenar la pederastia o les violaciones (porque nun pensamos qu’eses conductes seyan consecuencia ambiental, y naide pon la mano en fueu por un pederasta que sal de prisión depués de cumplir condena supuestamente reeducáu), ¿por qué va ser distintu’l casu de los maltratadores?

Nun soi amigu de refranes, paráboles nin fábules, pero téngo-y especial querencia a la del escorpión y la rana. Ya sabe: l’escorpión quería trevesar un fontán y pidió-y a la rana que lu cargare a cuestes. La rana nun se fiaba: “¡Sí, ho! Namás t’arimes, vas picame y mátesme!” “Verás cómo lo vamos facer: tu espéresme dientro l’agua, a la oriella, y, enantes de llegar a la otra oriella, yo pósome tovía dientro l’agua. ¿Cómo te voi picar de camín? Si te mato, afuégome.” La rana acepta’l razonamientu. Carga al escorpión y, a la metá la poza, nota’l picotazu mortal en llombu. “¡Ai! ¿Pero tu’tiss fatu? ¿Nun ves que vas morrer tamién?”, diz, espatuxando na agonía. Y l’escorpión, ente dos agües que lu llamen pal fondu, tovía’tis quien a decir: “Nun lo pudi evitar… Ye que soi así…”

Estos escorpiones humanos maten y mátense, bien de veces. ¿Por qué nun vamos pensar que’tis que son así?

Advertisements

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: