Contaminación visual

La Nueva España, 12/12/2015

Les luminaries navideñes, cortocircuitaes col concordatu, va ya unos añucos que decoren les calles de les nuestres ciudaes con motivos propios del naturalismu paganu cuando non d’una xeometría descaradamente iconoclasta. De manera escepcional, enfotándose na estilización tan poco realista que dan les bombilles, puede vese tovía alguna Sagrada Familia colgando de fachada a fachada. La que vi yo hai poco, bicolor, brillaba dorada y blanca: doraos los mantos del santu y la santa y la paya del Neñu; blanques, les carnes de los tres. Pero, al llevantar la mirada, colóseme una mancha azul xusto a la derecha de la Virxe tapándo-y, pol aquel del ángulu que yo tenía, una bona parte del ropón: el presidente del Gobiernu, Mariano Rajoy, engancháu a una farola.

Vaya: torcí’l focicu y crucé, cambié de cera pa llibrame d’aquel ostáculu visual, especie d’antídotu navideñu, raticida de pascues, Grinch electoral. Pero, ¡disgustu doble!, otru Grinch invadía tamién la composición lumínica del llau opuestu, a la izquierda de Xosé, equidistante del Neñu: Pedro Sánchez.

«Pero… ¿qué ye esto? ¿A cuentu de qué? ¿Por qué hai qu’aguantar esta agresión visual? ¿Por qué, si quiero ver les lluces de la Navidá, tengo que pasar pol fielatu de la campaña electoral?»

Escandalizáu y foscu, fui reculando pela cera pa llograr un planu xeneral de la ofensa («¡Epa…! Perdón, señora: ye que nun la vi…») hasta que, venti pasos atrás, por fin col ángulu necesariu pa que nin Sánchez nin Rajoy me taparen la Sagrada Familia, dime cuenta de que, en realidá, los candidatos, a la distancia y puestos asina, ún a cada llau, tampoco taben de más, nun desfacíen el conxuntu. Al revés: completábenlu. A fin de cuentes, el belén siempre tuvo cinco figures.

En pasando unes eleciones, l’apuru por quitar de les calles la cartelería nunca ye igual al qu’hubo por ponela. Por eso, abúltame que los Reis Magos van desfilar solemnemente, la tarde del 5 de xineru de 2016, con escolta doble: de romanos pel asfaltu y otra anxelical no alto formada por candidatos trunfantes (porque toos van ganar, ya se sabe). Los críos pequeños, esos prubitinos a los que se-yos abren güeyos manga redondos y grandes como si-yos los inflaren con una bomba cargada de sorpreses gaseoses, van tener qu’afrontar esti añu un retu intelectual importante cuando los padres los lleven a la cabalgata.

—¡Mira! ¡Ahí vien el Rei! ¡Saluda al Rei Magu! ¡Hola, Rei Magu! ¡Rei Magu!

Y el críu, cola vista arriba, abriendo y cerrado’l puñín contra Rajoy o Sánchez:

—¡Magu…! ¡Magu…!

—¡Ya marcha! ¡Di-y tu adiós cola manina! ¡Adiós, Rei Magu, adiós!

Y el críu, puñín abiertu, puñín cerráu cara a Sánchez o a Rajoy:

—¡Adiós…! ¡Adiós…!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: