Contaminación

La Nueva España, 14/11/2015

Vivo nun décimu pisu. Al asomame un día d’estos a la ventana, pasóme per delantre les narices una rata surfeando’l cielu del oeste de Xixón enriba una especie d’aglomeráu de partícules parducies. Yo soi mui tolerante cola contaminación, hasta me pon sentimental. El fedor atmosféricu traime a la cabeza los años felices de la infancia, daquella que la familia, camín del pueblu de Llaviana a bordu d’un Simca 1000 color butanu, salía de La Gargantá y saludábanos La Felguera con un tufu a güevos podres que se m’incrustó, imborrable, en cada mitocondria, cada vacuola, cada lisosoma celular. Recibíanos la cuenca colo meyor que daba d’ella, tábemos en casa. Ya digo: la contaminación y yo, uña y carne. Pero ye que l’aguarón surferu del otru día pasó tosiendo… d’esto que tenía una tos fea… ronca… que sonaba casi a diablu de Tasmania. Bah, la cosa diome mieu: guardéme y tranqué la ventana.

Contaba’l xueves La Nueva España que’l Principáu abrió esti añu ocho espedientes por contaminación na villa de Jovellanos, la mitá d’ellos a la empresa propietaria d’eses chimenees pintes y elegantes que vemos a un llau de l’autopista. La multa por cada espediente ye de 100.000 euros, qu’a usté y a mi paeznos una pasta pero a los dueños d’Arcelor non, vista la contumacia. Esto tien dos esplicaciones.

La primera (y más prosaica, en consecuencia poco interesante) esprésase en términos contables. 100.000 euros vienen a ser los sueldos de cuatro o cinco operarios cualificaos. ¿Qué multinacional que se respete va cambiar la so política productiva pol coste de cinco sueldos más al añu, o de diez o quince? Si de verdá les multes quieren ser argumentu disuasoriu, el Principáu va tener que multiplicar l’importe de la sanción por venti o trenta pa empezar, porque, si non, ta insultando al dueñu d’Arcelor y tampoco ye cosa de ponese a mal colos que creen puestos de trabayu n’Asturies.

Pero igual nun hai qu’enfocar la cosa como si fuere un cenciellu cálculu ente asientos de gastos y d’ingresos. Igual nun tamos entendiendo l’espíritu de la empresa. Igual Arcelor, en realidá, ye una fábrica productora de contaminación que dexa aceru como residuu industrial. Igual la polución ye un valor “a futuru”. Pueser qu’eses poderoses fortunes que gobiernen el mundu y deciden el porvenir tean invirtiendo, conscientemente, en polución. Nosotros, los d’a pie, somos unos prubitinos ignorantes y cuéstanos ver les coses, pero, de toles maneres ¿nunca pensó que lo del cambiu climáticu tamién podía tener algo positivo incluso pa usté? Nun me mienta: sé que sí. Sal incomparablemente más barato comprar ropa de veranu que d’iviernu: ehí aforramos toos y Amancio Ortega, orgullu español que viste al pueblu llanu, sal tamién ganando. Col calzáu, otro tanto: unes chancles nun son unes botes (nin hai que les amarrar, que too cuenta, sobre too si yes adolescente) y los pies sufren menos al aire: adiós al callista. Si sube’l nivel de la mar, más sitiu pa bonitos y bacalaos, cosa siempre interesante pa un asturianu. El tráficu marítimu va circular más rápido trevesando un Polu Norte espeditu y tovía vamos poder arrascar otros cuantos centiminos comprando nos chinos.

En fin, pueser que’l Principáu, en vez de poner multes, tenga que pensar en premiar los esfuerzos polutivos d’Arcelor y otres empreses consagraes a procuranos un futuru meyor. Les evidentes ventaxes bien merecen un sacrificiu respiratoriu. Los pulmones d’un puñáu de rates xixoneses son preciu razonable a cambiu del beneficiu común.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: