José Antonio Marina o les trampes de la bondá

La Nueva España, 07/11/15

Cada vez que veo a José Antonio Marina nos medios, vienme a la cabeza’l falsu bulderu (pleonasmu onde los haya) del tratáu quintu del Lazarillo: “…el más desenvuelto y desvengonzado y el mayor echador dellas [de bules] que jamás yo vi ni ver espero ni pienso que nadie vio; porque tenía y buscaba modos y maneras y muy sotiles invenciones.” Pero siempre queda la dulda: Marina, ¿será un espabiláu o un tontu útil? Namás una convivencia íntima (cuartelera, carcelaria o conyugal) diba resolvenos el dilema. Nun tenemos falta de tanta cercanía (por suerte) pa sentenciar la so utilidá: Marina carga, con argumentaciones supuestamente sensates, la munición cola que’l prósimu gobiernu (del PP, del PSOE o de Ciudadanos, qué mas da) va precarizar la situación laboral de los docentes.

El ministeriu d’Educación (esto ya nos da una pista) encargó-y un plan pa “rescatar” la enseñanza española y Marina propón un piñu d’idees. La primera ye diferenciar salarios (¡más tovía!) condicionaos a nun se sabe qué resultaos en función de nun se sabe qué variables. Al final, pa qué nos vamos engañar, la medida del ésitu del profesor van ser los aprobaos. Apretándo-y col sueldu al que pon la nota, ya verá usté cómo en cosa d’un cursu, milagrosamente, les estadístiques dan la vuelta y España abandona’l furgón de cola onde viaxen los países con más fracasu escolar pa convertise na locomotora educativa europea.

Quier Marina, tamién, que los profes «buenos» (repito la idea anterior: los que favorezan l’ésitu estadísticu del sistema) «fomenten la exclusión de los malos profesores». Esto va de caxón, porque basta un garbanzu negru dientro l’equipu evaluador pa estropiar los resultaos del cursu y menguar insolidariamente los sueldos en conxuntu. Asina que, como algún docente s’empeñe en dar clase y en poner notes axustaes a la realidá, caigan los suspensos que caigan, xugando cola economía familiar de los compañeros, tenga usté por seguro que los demás, «los buenos», van face-y casu a Marina y apestalu de bona gana.

Bendiz Marina una idea que’l PSOE (¡izquierda progresista!) ya propunxo con Rubalcaba, que vuelve a llevar nel programa electoral con Pedro Sánchez, que tamién-y sentimos esta lexislatura al PP y que piensa aplicar, si gobierna, Albert Rivera (con esto quier decise que poco habrá que rascar contra ella): el MIR de los profesores. La disculpa ye que de la universidá nun salen docentes fechos. Innegable. Como tampoco salen xueces, policíes o bomberos, y nun faen ningún MIR. Pero, amás, los cursos de capacitación ya esisten, son obligatorios pa presentase a oposiciones y páguense caro: el más baratu a 2.000 euros. Facelos lleva casi un cursu y incluyen formación teórica y fase práctica en centros educativos. ¿Qué más fai falta? ¿Cuál va ser, entós, la novedá, la virtú d’esi MIR docente? Sustituir a los interinos por «profesores internos residentes» que van realizar el mesmu trabayu pola mitá de sueldu o menos y ensin compromisu de recontratación por parte de les administraciones públiques nin pluses por trienios. Igual que ya tán faciendo munchos médicos, vamos ver cómo persones con diez, venti o trenta años d’esperiencia na pizarra van vese obligaes a presentase a les pruebes anuales del PIR (por llamalo asina) p’aspirar a un sueldu jibarizáu y ensin vacaciones pagaes. Pero, ya se sabe, lo urxente nun dexa tiempu a pensar no importante y esti añu toquen oposiciones pa secundaria. Y los sindicatos, aparentemente, pasando.

«Debemos tender a que los nuevos funcionarios que entren sepan que están sometidos a una cierta evaluación, que no son cargos vitalicios. Si lo estás haciendo mal, no se te renueva tu condición de funcionario», diz Marina, cómodamente xubiláu. ¿Y quién va evaluar al docente? (¿Y al xuez, al policía o al bomberu non? Tranquilos: empiecen polos más impopulares, pero vais detrás…) Angustiosa disyuntiva: o lu evalúen los alumnos, a la manera de la Revolución Cultural china, o la dirección del centru, a la qu’habrá que mostrar una prudente sumisión y obediencia. Nesti segundu casu, aforramos tiempu y fastidios si los gobiernos autonómicos importen directores de la enseñanza privada, que ya conocen los procedimientos a seguir.

Visto los visto, faise evidente que, pa Marina, los males de la enseñanza española son responsabilidá esclusiva de los profes. Esi cristianismu pedagóxicu que lleva años vendiendo en medios de comunicación de tolos colores susténtase, fundamentalmente, en tresferir responsabilidaes del fracasu educativu español al sector más odiáu: el que representen los que me suspendieron al neñu (bueno: y ventipicu años atrás al padre, y a la madre, y a los tíos…) y me lu echen dos llargos y insoportables meses pa casa en veranu. Marina, ensin la menor vergüenza, irresponsabiliza a les families con fíos que nun dan la media, que ye pa los que van destinaos los sos desvelos. Nada tendrá que ver la desatención de los críos, hasta les tantes de la nueche pelos parques mientres papá y mamá peguen berríos, escoraos, pelos chigres; nada tendrá que ver l’empachu que se meten los adolescentes, un día sí y otru tamién, de tertulies de “boudoir” na tele, de pornografía n’Internet, de conversaciones inanes o insultantes en teléfonu. Eso, y tantes coses más, nun tien nada que ver col rendimientu de los estudiantes, qué va: too ye culpa de los profes. Habrá que los putear un poco pa que se rindan delantre la realidá del mundu.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: