El Cola Cao y los pulgos

La Nueva España, 31/10/15

Ilustración: Pablo García

Ilustración: Pablo García

1. Añu 480 a. C.: trescientos hoplites inmólense nes Termópiles en defensa d’Esparta; 2015 d. C.: Antonio Masip renuncia al Cola Cao en defensa d’España. “Dulce et decorum est pro patria mori…” y pasar gana.

A mi, el sacrificiu de Masip abúltame, con diferencia, superior al de los soldaos helenos. Ellos, lo que perdieron, perdiéronlo d’una vez: en morriendo, ¿qué vas echar en falta? Pero, pa Masip, según pon na carta que dirixó públicamente al presidente independentista de Cola Cao, el bote de los polvinos achocolataos formaba parte del ámbitu familiar d’unes cuantes xeneraciones p’acá (cosa sorprendente, porque empezó a fabricase en 1946, que ye l’añu nel que nació don Antonio), lo mesmo que la semeya de la boda de los güelos, o la d’aquella tía infantil que morrió tísica l’añu que diba comulgar, o la de los primos indianos posando con guayabera nun estudiu de La Habana prerrevolucionaria; y, ¡déase usté cuenta!, pa en delantre, por castigar a un secesionista insolidariu, ya nunca más va meter Masip la cuyar nel bote amariellu, furando y penetrando la masa escura y con decisión sensual; nin va vaciar en tanque l’arenuca que dexa flotando, delantre les narices sensibles, una nublina con perfume a trópicu; nin va fabricar, con unción infantil, el barrucín oleoso de la primer golfará de lleche cola que se bautiza’l cacáu; nin va notar na llingua esi grumín testerón, bombón arcillosu, que se negó a ser fluíu y entrega finalmente la voluntá estrapalláu contra’l cielu la boca… Esos pequeños placeres, don Antonio va sacrificalos, en solidaridá cola España ofendida, pa siempre… pa siempre… pa siempre…

Y duel-y. Y nun ye namás por él: polos nietos tamién, que ya seguíen la tradición colacaotera inmemorial de los Masip (“…su emblemático producto, que ahora encanta a mis nietos…”, esprésa-y al empresariu catalán pa qu’aprecie tolo que pierde). Agora, en casa güelito, eso acabóse. La negra del turbante, el negru del blusón blancu, aquellos otros de la vieya estampa colonial que cargaben na cabeza sacos de cacáu baxo’l sol de l’África incandescente, dan media vuelta y marchen, gachos, del llar de los Masip, que tantu tiempu fue refuxu de les sos penuries tercermundistes. Llevántase n’Europa otru alambre d’espinu.

A mi paezme que s’enquivoca Antonio Masip. Ninguna causa, ninguna patria merecen la renuncia a los pocos consuelos que nos da la vida. Tampoco-yos la podemos imponer a los nuestros y menos si son menores, que los neños nagüen y eso, siempre lo dixeron les paisanes, ye malo. A veces, les prohibiciones tienen un efectu indeseáu nos críos: enaltecen el productu vedáu y son el primer pasu a l’adicción. Piénselo, don Antonio, agora que ta a tiempu.

2. Si tuviere yo la suerte (milagrosa) de que Miguel Alarcos pasare la vista percima estes lletres, prestábame aclara-y que’l pulgu nun ye’l machu de la pulga. Dígolo porque’l miércoles, cuando s’engafentó pola lectura d’un poema n’asturiano nun actu qu’homenaxeaba al padre y apellidó con términos malsonantes l’idioma de la güela de San Claudio (falo por boca de la madre, doña Josefina, que fue profesora mía), igual pensó que pisaba pulgues cuando lo que pisaba, en realidá, yeren pulgos. A mi don Emilio tratóme bien y con doña Josefina pasélo bárbaro en clase. Por eso siento ver cómo’l fíu pega esos resbariones, que depués cai pates arriba y la xente ríese: ya lo sabía Charlot.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: