Un convite

La Nueva España, 17/10/15

Si nun naz de l’amistá, un convite humilla siempre al convidáu. ¿Son amigos el diputáu Trevín y el senador Fernández Rozada? El socialista ofrez-y una comida en Campumanes al popular si la variante de Payares baxa de la meseta enantes de morrer esti añu ya con artrosis, como anunciaron los de Rozada cuando’l tiempu abultaba más elásticu. El procedimientu (una rueda de prensa) y el tonu irónicu del convite animen a pensar na intención humillante, pero’l casu ye qu’hai semeyes onde vemos a los dos protocomensales sonrientes, amicales, pasándose’l brazu percima’l costazu. Yo nun sé lo que pensar. Confúndeme’l conflictu permanente ente imaxe y palabra nel que se mueven tan a gusto los políticos. Tampoco entiendo a qué espera Rozada pa devolve-y l’ofrecimientu a Trevín, multiplicáu por diez y a cambiu de nada. ¿Nun ye de la cuenca?

Escribí, arriba, protocomensales y escribí mal: discomensales ye más acertao, porque, sabémoslo toos, el tren nun va llegar y los platos a la mesa, en consecuencia, tampoco. El convite ye una burla, pero una burla resbariosa. Anduvo poco finu’l parlamentariu socialista vinculando l’actividá política cola comida. La xente nun quier saber que los políticos comen. Hai fechos orgánicos que, según la ocupación del personaxe públicu, val más que s’envuelvan nuna sombra misteriosa. Nunca sentirá usté falar, por exemplu, de les erecciones matutines de los obispos, porque, p’algunos espíritus tan sensibles como irracionales, desacrediten los desvelos espirituales a los que los mitraos se consagren. “Episcopi mientes neque erectionantes!” Otro tanto, la ciudadanía quier facer de la boca del políticu un órganu esclusivamente fonador. Acéptase que’l clérigu guíe almes a cambiu de que nun tenga cuerpu, aceptamos que’l políticu nos mida la ración a cambiu de qu’él nun coma.

De toles maneres, ye una pena que nun vayan compartir mesa Trevín y Rozada. Apetez imaxinar que’l senador, pincháu en llandio, garra’l guante del diputáu y pon en funcionamientu los sos recursos inagotables y les sos influencies privilexaes:

—¡Ministra, el tren tiene que llegar a Asturias en dos meses, que me estoy jugando una comida!

Y nun hai esconxuru más eficaz. La ministra, sensible a la urxencia del casu y a los sutiles poderes de convencimientu de Rozada, descuelga’l teléfonu y el ministeriu, al momentu, echa fumu: los contables paren euros a fargataes, los contratistes atropéllense pa dar d’alta operarios, les nubes del cielu aguanten el pis pa nun estorbar la obra y la vía miedra y espúrrese como los artos en mayu. Esi ye’l mundu nel qu’ún querría vivir: un mundo que rueda porque los platos son redondos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: