Tres derrotes franceses

La Nueva España, 26/09/15

Discúlpeme’l lector atentu a l’actualidá si me desentiendo de tantu revuelu catalán y pongo la vista nel pasáu reciente, seis díes atrás y, por una vez, fuera d’Asturies, nel actu d’entrega del Premiu Nacional de Cinematografía a Fernando Trueba.

Dixo’l galardonáu que-y sobraba lo de «nacional». Dixo tamién que llamentaba la derrota de Francia. El ministru de Cultura, Méndez de Vigo, barón de Claret, responsablemente presente xunto al premiáu y vese que mal a gusto colo qu’oía, retrucó qu’él, en cambiu, alegrábase de la victoria d’España. Trueba falaba del sieglu XIX, de la Guerra de la Independencia y de la Encyclopédie; el ministru, de la selmana anterior, de los 1,9 metros talla mínima de los xugadores del Eurobasket y del Marca o del As.

Componentes del combináu francés: Montesquieu, Diderot, Voltaire, Rousseau y D’Alembert (espulsáu, por acumulación de faltes personales, el marqués de Sade).

—Pues yo me alegro de la victoria de España —dixo’l barón.

La nómina de ministros de Cultura de la V República Francesa empieza con André Malraux y, hasta la penúltima responsable del cargu, Aurélie Filippetti, acumula una retafila curiosa de novelistes, dramaturgos y algún poeta, ente ellos Premios Goncourt. Compárese colos predecesores de Méndez de Vigo. Por exemplu, Esperanza Aguirre, nel cargu ente 1996 y 1999 (obra completa en solitariu: «Discursos para la libertad», 2009), o Mariano Rajoy, ente 1999 y 2000 (obra completa, completa: «En confianza. Mi vida y mi proyecto de cambio para España», 2011). Dexando pa prau la facilidá creativa de los dos, estudie usté les feches de publicación: cuando llegaron al cargu, nun había constancia de que nun fueren ágrafos.

—Pues yo me alegro de la victoria de España.

Alegrámonos toos, claro que sí.

Una de les consecuencies de la derrota francesa (la napoleónica y la baloncestística) fue la presencia d’un rei español Borbón na entrega de la copa. Los reis ya nun son lo que yeren. En mediu la cancha, los plebeyos campeones diéron-y palmotaes y sobáronlu tolo que-yos dio la gana. Faltó-yos namás mantealu. Una periodista que lu entrevistó remató la faena tuteándolu. Al bisgüelu del trestaragüelu de la so trestaragüela, Lluis XIV, «le Roi Soleil», nun lu trataben de «toi», en Versalles, nin Dios nin la muyer. Revuélvense los sos güesos absolutistes na cripta de la basílica parisina de Saint-Denis colos ecos de la entrevista:

—Te comprometiste… Ellos han cumplido y tú también…

—Mon Dieu! Ç’est pour ça que j’ai étendu ma semence?

Tutear a un rei en Francia ye una tercer derrota gala. La llingua de Molière, retratu del espíritu protocolariu de la nación (perdón, señor Trueba), arrequexó’l tratu pronominal de confianza, al revés del devenir de les llingües d’España. A mi paezme mal esi tutéu real. Les formes nun hai que les perder. El día que vuelva la república, espero que nun manden a la periodista confianzuda a dar la noticia al Palaciu de la Zarzuela.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: