Quevediana

La Nueva España, 24/10/15

Vímoslo na prensa esta selmana: los alumnos de cero a tres años d’una escuela de Piedras Blancas van tresladase, temporalmente, a la tercer planta d’una residencia d’ancianos. A mi paezme una reubicación magnífica, acertadísima, pedagoxía barroca, quevedesca: En el hoy, y mañana, y ayer junto / pañales y mortaja y he quedado / presentes sucesiones de difunto. Llamento, namás, que’l cambiu vaya ser temporal. Había que pensar n’escolarizar a tolos críos d’infantil en centros d’ancianos o n’abrir parvularios intramuros los cementerios. Unos neños qu’empiecen la vida a la sombra de la muerte tienen que ser especiales, distintos. D’esi currículu necrófilu habíen salir poetes, místicos, militares… espíritus elevaos percima la chata demanda del mercáu laboral que denuncien, apocalípticos, filósofos y humanistes.

Los contrastes violentos son mui didácticos. Acuérdome que, va ya un tiempu, visité un institutu de Huelva capital. Con esi criteriu aforradorín de les administraciones públiques, el suelu cedío pa la construcción del centru taba a les afueres de la ciudá, nuna especie de polígonu en (sub)desarrollu. Prácticamente a la puerta del institutu había un prostíbulu. El día que yo tuvi ellí yera pa escontra’l veranu y facía calor. Una de les operaries del lupanar (supongo que la del turnu de guardia de mañana), ociosa a la puerta del local, sentábase nuna banqueta viendo llegar a los alumnos y abanicando alternativamente, espernancada, la cara y el puestu de trabayu. O igual saludaba, col abanicu, a los neños qu’entraben, agorrumbaos baxo la mochila, pa clase de Relixón, Ética o Ciudadanía.

—Quiyo, ettudia muxo, no zea como tu pare de mayó.

—¿Y tu qué zabe de mi pare?

—¡Vaya…!

Yo, que nun taba al tantu de la conformación del gobiernu andaluz, pensé si aquella nun sería la conseyera d’Educación, o polo menos una inspectora, velando pol correctu funcionamientu del sistema educativu.

Los adolescentes de Huelva podíen sacar más d’una enseñanza trescendental (ética y estética) del espectáculu que se-yos ofrecía diariamente. Los bebés de Piedras Blancas paecen inmaduros pa sacar conclusiones de la so vecindá cola decrepitú (pero hailos precoces, sobre too les neñes, ya se sabe). De toles maneres, la esperiencia escolar confírmanos que, anque los profesores lo neguemos, por ósmosis apréndese. Les facultaes mentales son de condición eteria, evanescente. Mientres los sentíos virxinales de los críos descubren estímulos de soníos y colores na tercer planta, na primera y na segunda hai cabeces seniles de les que s’evaporen alcordances camín del techu porosu. Abaxo, la vida volátil; arriba, l’instintu absorbente: metempsicosis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: