Haber y debe

La Nueva España, 10/10/15

Va cosa de diez años, apunté a la mio fía (ella tenía once daquella) a un cursín veraniegu d’iniciación a la vela qu’impartía’l Club de Regates de Xixón (los profes tamién tenemos que nos romper la cabeza pa ocupar les vacaciones escolares de los guajes). Lo de “iniciación a la vela” quedaba-yos grande a aquellos cinco díes. Sacaben a los neños a saliase pel muelle pa fuera, toos embarcaos nun bote de cuatro o cinco bancos, embutíos nel obligatoriu y falsamente tranquilizador chalecu salvavides.

El primer día del cursu, al tiempo de cenar, la neña entrugó:

―¿Qué’tis’l Fondo Monetario Internacional?

Créame: en casa, nun somos de tratar esa clase d’asuntos col carriellu moliendo. A la mesa, criticamos a los vecinos, como usté y como tol mundu. D’otra manera, nin la madre nin yo seguimos con especial interés el devenir económicu planetariu fuera d’aspectos periféricos y escandalosos, como’twere l’asuntu Strauss-Kahn. Colos grandes temes d’actualidá, esos que nos faen sentinos un ceru a la izquierda, practicamos un telecinquismu profilácticu. Amás, yo tenía la ilusión de tar criando una amante de les belles artes, nunca una materialista miope. La pregunta dolióme como una puñalada.

―¿Entós? ¿Por qué lo quies saber?

―Porque en el cursillo hay una niña que diz que su padre’tis’l director del Fondo Monetario Internacional.

―Pues mañana díces-y que’l tuyu escribe en bable ―gruñí.

Asumo que l’anécdota catalógame. Si usté escora pa la banda de babor, pensará que soi un pijo desclasáu qu’apunto a la neña a cualquier actividá con tal de que se roce col vecindariu de Somió; si escora pa estribor, sacará en conclusión que Rodrigo Rato, como usté ya suponía,’tis una persona desprexuiciada y abierta qu’apunta a la neña d’él a cualquier actividá ensin preocupase por si se roza con alumnes de la escuela pública del Polígonu Pumarín. Tampoco son escluyentes los dos planteamientos, pero eso conviértelu a usté nun navegante d’altu riesgu.

Súbase comigo al bote. El nordestín rescampláu que pinta d’azul el Cantábricu y el saleru de la mar chiscona que brincaba percima la borda traíen-y a aquella cría (la mía non: la otra) tanta alegría de polu de llimón que nun se pudo aguantar:

―¡Mi papá es director del Fondo Monetario Internacional!

Nun piense usté que la neña nun sabía de qué trataba’l cargu: conocía los aviones con barra llibre de refrescos de cola, los hoteles constelaos d’estrelles, los bufés con sacrificios pingües de croquetes de xamón (tamién los ricos lleven una infancia en paladar) servíos por mulatos caribeños de sonrisa diamantina, el fulgor prístinu de la nieve de Suiza, el perfume del cueru nuevo nel asientu traseru d’una berlina, el respigu nerviosu de la pata del caballu de raza, l’afalagu de la chinchilla y el rebelguín de la seda, el piropu del solicitante y l’aplausu del subordináu… Bien podía abrir los brazos al océanu amistosu y declarar qué guapa’twas la vida. Eso, esa plenitú impúber y ensin sombres de la retueya, por muncho que sufra Rato agora o vaya sufrir nel futuru, siempre lo va llevar nel haber, como usté y yo nel debe.

Advertisements

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: