Una cana al aire

La Nueva España, 19/09/2015

Los alabarderos de la Guardia del Rei nun desfilaron peles calles de la mui lleal, invicta y heroica ciudá. Nun s’entiende mui bien por qué: diba ser un desfile llenu de rapazos curiosos, plumes, botes de caña alta modelu pirata y correaxes de cueru, elementos toos ellos que cualquiera de les actuales corporaciones municipales (la carbayona tamién) recibe con simpatía y bona disposición cada 28 de xunu. Pero sí marcharon los soldaos de Felipe VI pela la mui llevantisca, derrotada anque igualmente heroica villa de Mieres y les cróniques cuenten que los aplausos nun fueron escasos. Cañonazos y clarines militares respigaron otra vez, depués de tantos años, los montes del conceyu. El retumbar de los cascos de les caballeríes sacó del sueñu de los benditos los cartelos espantaos de les calles inmediates d’Indalecio Prieto y Horacio Fernández Inguanzo, por nun decir los güesinos del fundador del SOMA nel cementeriu civil, perléticos del sustu.

Habrálos que vean tan contradictoria la negativa d’Uviéu, sede de Gobiernu Militar, como l’acoyida de Mieres, escenariu históricu d’enfrentamientos col exércitu. Engáñense. El despreciu naz de la confianza, el respetu de la rocea. Heródoto dedicó bien de páxines a escribir sobre l’enemigu persa y, en munches d’elles, hai comentarios admirativos. En cambiu, naide mostró más afición por difundir la «leyenda negra» y condenar la conquista española d’América que los criollos descendientes de los que la protagonizaren. Nun m’estrañaba gota que dalgún de los que refugaron estos díes, activamente, el desfile militar d’Uviéu guarde en casa, bien arrecebáu de vaselina pa que nun lu coma’l ferruñu, el sable del güelito alférez provisional que defendió la ciudá del ataque mineru allá pel 34; o que la sintonía del móvil de más d’un paisanu que subió al fíu a caballito, enriba’l llombu, pa que viere bien les maniobres de la Guardia Real en La Mayacina seya aquella que cantaba Víctor Manuel: «Desde que tú te fuiste, Manuel Llaneza, todo es silencio.»

Unos y otros, y los que nun somos nin unos nin otros, saben y sabemos que l’espíritu de les dos ciudaes nun se va torcer por estos acontecimientos anómalos. Les ciudaes son seres vivos, tienen una personalidá que, en pasando de l’adolescencia (y les que nos ocupen dexáronla atrás cuantayá), nun cambia, tolo más marútase, de tarde en tarde, pa echar impunemente una cana al aire. Fue lo d’esta selmana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: