La misa del 8-S

La Nueva España, 12/09/2015

El 8 de setiembre, Javier Fernández fue a misa y llevó con él a Pedro Sanjurjo. Miento: a misa fueron el presidente del Gobiernu d’Asturies y el de la Xunta Xeneral. Nos bancos delanteros de la basílica de Cuadonga, los dirixentes socialistes asistieron, devotos, protocolarios y ceremoniosos, al cultu del día de la Santina.

Apelar al artículu 16 de la Constitución española (el que fai referencia a l’aconfesionalidá del Estáu)’tis una vulgaridá indigna del que suspire, como un servidor, por vese discípulu reconocíu de Chesterton. Les lleis son un argumentu cuando despreciamos la intelixenca ayena y nesa tentación nun hai que caer. Naide podrá echa-yos en cara a Fernández y a Sanjurjo que, na intimidá cotidiana d’en casa, busquen la cama, a les nueches, recitando, píos: «Con Dios me acuesto, / con Dios me levanto, / con la Virgen María / y el Espíritu Santo.» Pero, pa en públicu, y nel exerciciu de les sos funciones, nun se pueden personar, callaos y formalinos (que’tis una de les formes esternes qu’adopta la sumisión) a oír les admoniciones que predique un clérigu,’cause, cola corbata institucional’roundl pescuezu, sufren una transustanciación (y ésta auténtica), y ya nun son caún d’ellos una persona, sinón munches embutíes nun únicu traxe azul-políticu: usté, y yo, y esa otra y aquel de más allá… los ciudadanos d’Asturies, dellos católicos, sí, pero dellos otros monoteístes de palos distintos, munchos ateos y algún paganu sueltu, como’l que suscribe. Y a estes últimes tres categoríes, que sumen tanta xente o más que la primera, oféndeles seriamente vese sometíes, por poderes y anque seya media hora namás, a l’autoridá vaticana. Cierto que, nun diendo a la misa del 8-S, Fernández y Sanjurjo diben dar pie al escándalu del sector tradicionalista. Pero hai que ser mui católicu pa creer que se peca d’omisión lo mesmo que d’obra.

Jesús Sanz Montes, arzobispu del vieyu «conventum asturum», aprovechó la ocasión pa solta-y a l’audiencia de los bancos privilexaos una andanada antiabortista. Incluso arriesgó un conceptu nuevu: el «aborto posparto», en referencia a lo que fue, ensin más, un intentu d’asesinatu: el del neñu abandonáu na basura, va poco, pola madre. ¿Aborto’tis más grave qu’asesinatu? Paez que, na cabeza de Sanz Montes, sí. Nun anduvo finu’l clérigu, y non solo por mecer pecáu y delitu, verbigratia, Ilesia y Estáu. Tamién’cause, d’una parte, aquellos mansos qu’atendíen pa les sos palabres poco pinten nos negocios lexislativos que regulen l’abortu. O l’obispu nun lo sabía, y entós perdió’l tiempu, o sí lo sabía, y entós nun lu animaba a falar otru interés que’l de molestalos, cosa poco correcta pa colos invitaos que recibimos en casa. D’otra parte, lo que se celebra’l 8 de setiembre’tis una fiesta (igual la relixosa que la laica) d’esaltación asturiana. Recuérdase una victoria fundacional: la engarrada na qu’unos remotos vecinos del monte Auseva (que dudo que’tweren más cristianos que Toru Sentáu), blincando de peña en peña, achuquinaron a una partida d’invasores pertenecientes a la que, daquella (y d’esta tovía),’twas la ola más reciente del monoteísmu asiáticu, seguro que con vistosos escarnios y ocurrentes mutilaciones de les que salimos beneficiaos nun teniendo noticia. Sacar l’abortu a vueltes nesi contestu históricu y festivu ta tan fuera sitiu como predicar nun funeral contra la intemperancia (que, a too esto, paez que fue la tacha que-y vieron en Roma a Chesterton pa nun lu canonizar).

Advertisements

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: