Caxeros automáticos

La Nueva España, 05/09/2015

Vivimos la Prehistoria de los caxeros automáticos. Piense cuánto saben d’usté los bancos y qué pocu usu-y dan cuando se planta delantre un caxeru automáticu, que ye, a ver quién lo niega, l’interlocutor por escelencia col establecimientu. «La entidad no cargará gastos en su cuenta por esta operación.» Mui probe mensaxe (amás de faltón, siendo d’ún les perres) pa quien sabe lo que cobro, lo que gasto, en qué gasto lo más gordo d’ello y a qué ritmu. Seguro que les Matemátiques tán en condiciones d’engarciar algoritmos con esi conocimientu y favorecer una comunicación más personal, d’humanizar la máquina. La murnia y pragmática monotonía de sacar perres nel caxeru diba convertise nun prestosu sobre sorpresa si pudiéremos lleer na pantalla saludos pol estilu de: «Esti mes vas embaláu», o: «¿Diez euros? Yes la reina del mambo», o: «Pamidea, tu tienes una querida», o, si son les tres de la mañana: «Ten cuidáu nun-y pisar la cabeza al de los cartones, que debes venir contentu».

Pero, polo visto, cuesta progresar nesti campu y les poques innovaciones que nos ofrecen los bancos resulten decepcionantes. El que suscribe fue a sacar perres, va poco, y el caxeru, perteneciente a la rede d’un bancu de los de más implantación n’Asturies, espetóme: «Hemos evolucionado nuestra imagen para corresponder a las personas y a las empresas.»

Llevanté la cabeza pa ver en qué consistía la citada evolución. Na paré frontera, onde enantes había un cuadrúpedo herbívoru, pintaren agora una raya. ¿Puede un bancu corresponder al cliente con una raya?

—A ver…

¿Puede un bancu corresponder al cliente con una raya pintada nuna paré? Yo nun me sentí particularmente correspondíu. Si esa ye tola estética qu’entiende’l bancu que toi en condiciones d’apreciar, debe teneme poco más o menos que por un mandril. Ponme nerviosu fia-y les mios perres al que m’engatusa col palu mondu y lirondu d’un chupachús tumbáu. Pero, oye, nun digo nada: igual coles empreses asturianes sí funciona (anque yo nun creo qu’esistan «les empreses», sinón «los empresarios»).

Más: el verbu «evolucionar» nun ye transitivu. Por si nun anda usté frescu en cuestiones gramaticales, eso quier decir que, de la mesma manera que nun podemos «suicidar a un vecín» (habrá que lu matar), tampoco ta na nuestra mano «evolucionar una especie» (tolo más esterminala) nin ninguna otra cosa. ¿Por qué «evolucionar» y non «cambiar», que sí ye transitivu y acepta complementos directos? El publicista responsable será agramatical pero de lo más gordo dase cuenta. «Cambiar» supón arrepentimientu y l’arrepentimientu naz de la culpa. Ye pasar del mal al bien. «Evolucionar», en cambiu, nun arrastra necesariamente esi principiu indeseable. ¿Quién va duldar de la condición benéfica de la evolución, que nos enfrentó, al deu pulgar, esti otru dedín índiz col qu’usté pasa la fueya del periódicu y calca na tecla o na pantalla del caxeru automáticu pa que-y digan que’l bancu, inocente de cualquier culpa como la especie humana, acompáñalu nesa carrera evolutiva, inacabable y siempre orientada al progresu?

Yo quedé roceanu col mensaxe, tocante a la forma como a la sustancia, pero garré les perres, que pa eso son míes, y salí del caxeru pensando nos tiburones: cien millones d’años ensin evolucionar y tampoco-yos va tan mal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: