Gaspar y la señaldá

La Nueva España, 29/08/15

«La nostalgia de lo que pudo haber sido y no fue no sirve para nada», argumenta Gaspar Llamazares pa contestar a les acusaciones de los de Podemos, que tovía nun escaecieron (nin lo van facer) l’acuerdu d’investidura IU / PSOE. En realidá, y por definición, nun se puede tener «nostalgia», señaldá, de lo que nunca fue, pero entendémonos: Llamazares refierse a aquello de que «agua pasada no mueve molino». L’argumentu abúltanos peligrosu, traicioneru. Disculpa cualquier cosa: dende les infidelidaes matrimoniales al golpe d’Estáu de Franco. Lo mesmo podíen decir tamién, por poner un casu, los que s’oponen a abrir les foses del franquismu: «La nostalgia… no sirve para nada.»

De Balzac p’aquí, la señaldá tien mala prensa. Envídiase l’amor arrebatáu, entiéndense secretamente l’odiu y el rencor, empondérase la llealtá, admírase’l valor y discúlpase la cobardía, pero la señaldá’tis’l más despreciáu de los sentimientos, una etiqueta qu’estampamos en frente ayena con ánimu denigratoriu. Consideramos al señaldosu un floxu que pierde’l tiempu ente suspiros improductivos y enllamorgaos: «No sirve para nada.» Pero, de tolos sentimientos humanos, la señaldá’tis’l más vinculáu a l’alcordanza, que siempre’tis una reivindicación cuando se xuega la prórroga nos grandes partíos de la Historia. Chateaubriand llevantó un monumentu inmortal a la señaldá nes sos «Mémoires d’outre-tombe», pero, ¿quién llee hoi a Chateaubriand?

llamazares y chateabriandQue Llamazares ’tain’t partidariu de la señaldá salta a la vista, basta comparar el retratu que publicó La Nueva España’l xueves 27, acompañando’l so avisu a Podemos Asturies, con cualquiera de los del vizconde de Chateaubriand. En toos, «monsieur le vicomte», la fina boca clausurada, llanza una mirada elegante, melancólica, romántica, intelixente, perspicaz… señaldosa, a una distancia infinita que sabemos que’tis más temporal qu’espacial; Gaspar Llamazares, la mandíbula desencaxada, enseña dientes amenazadores, apretaos con rabia carnívora, y unos güeyos irascibles desorbitaos, cegaos nel presente miope. Perdóneme usté, don Gaspar, pero’tis la cara del que t’ofrez una pinfla d’hosties.

En pasando les eleciones xenerales, cuando nun fai falta guardar les apariencies,’tis de suponer que’l gobiernu socialista asturianu, si se ve apuráu pa sacar alantre unos presupuestos o echar p’atrás una llei, arregle acuerdos discretos col PP, siempre en beneficiu de la gobernabilidá y de tolos asturianos, claro que sí. ¿Por qué nun lo diba facer, si ya-y salió bien otres veces? Velo venir’til’l más tontu. Llegáu esi momentu, cuando Gaspar Llamazares, ígneu, enrabietáu, suba a la tribuna a echa-y en cara a Javier Fernández l’establecimientu de pactos foínos cola derecha o l’inclumplimientu de los acuerdos que-y dieron el cargu, taba bien que’l presidente-y contestare con una media sonrisa melancólica, a lo Chateaubriand, y una escueta cita: «La nostalgia de lo que pudo haber sido y no fue no sirve para nada.»

Advertisements

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: